CRONICA PERSONAL DEL XVII CAMPEONATO DE ESPAÑA

Antony Poole


Quisiera ofrecer mi impresión global de lo que fue una experiencia tanto bonita como frustrante. Es la crónica de un "principiante" que anima a todos los arqueros a participar en esta y otras tiradas similares - no son sólo competiciones, son encuentros de arqueros.

El Campeonato de España en Can Piqué no fue mi primera salida oficial al bosque. Ya había participado en dos encuentros de la Liga Catalana (2D) y en una de las tiradas del Trofeo de los Pirineos en Toulouse. Aún así fue digno de ver: 180+ arqueros concentrados en un mismo lugar, algunos para lidiar por el campeonato, otros para pasar un buen rato y, me parece, todos para competir - aunque sólo fuera contra los recorridos y contra sí mismos.

Lo más bonito de todo fue la salida, con mención especial para los longbow. Será por los carcaj, por los arcos, por las flechas de madera o quizás por un especial fraternidad entre los que tiran en la modalidad más "auténtica"...lo que sea, pero ver a 62 longbows concentrados es para sentarse a aplaudir todos sus tiros durante tres días.

Con los pies en tierra, había que encontrar a los compañeros de patrulla: Nieves de Madrid (olé su carácter y su clasificación final), Juan, Oriol y Jordi. Una muy buena patrulla para empezar. El circuito azul nos tocó el primer día a los recurvados, para mí el más agradecido de todos. Tiraba bien (ejem) pero algo irregular - 140 puntitos. Eso da igual (aunque fastidia). Lo más importante viene a continuación y es un apunte especial para los que no vayan a estos eventos por pensar que son muy serios o que ellos no son lo bastante buenos: la mayoría vamos para ponernos a prueba contra recorridos desconocidos, conocer a otros arqueros y disfrutar de los tiros y el entorno. En fin, vamos para pasar un rato haciendo algo que nos gusta (o nos apasiona) con otra gente que, en general, comparte el mismo interés. Así lo ejemplificaron Nieves y Oriol que sacando puntuaciones por debajo de sus posibilidades fueron geniales compañeros de patrulla en una tarde muy, pero muy calurosa y lenta: 2 horas 45 minutos para el recorrido (después de 45 de espera) y el agua en la diana 14!!! Esto, para un inglés, se considera competencia desleal ;-)

A la mañana siguiente, con la debida pinta de guiri cangrejo, nos presentamos bajo la lluvia en Montcada y Reixach. Acostumbrado a días así, uno no encuentra ni un solo impermeable ni paraguas por casa y se presenta como para una fiesta cervecera en Lloret - camiseta y pantalón corto. En cuanto a los tiros, casi mejor no comentar. El primer recorrido, el blanco, no demasiado complicado y no demasiado mojado. Con bastante cobertura de árboles y algún momento sin goteos la verdad es que estaba menos mojado que con el calor del viernes. Así que tiré igual de bien pero irregular que el día anterior - 141 puntos.

El segundo recorrido, el amarillo, será para contar a los nietos. Sin ninguna cobertura vegetal y un constante goteo contundente, fue una especie de pesadilla. Me dijo en un momento Javier (de Granada) que si apareciera al día siguiente sin una hipotermia entendería porqué los ingleses consiguieron su imperio. Bueno, lo hice a duras penas. Sin embargo, con 95 puntos se entiende porqué los ingleses perdieron su imperio. Tres cosas merecen especial mención de ese día tan memorable. Primero, un cum laude a Javier. Habrá visto la lluvia en su tierra natal muy de vez en cuando últimamente, y desde luego no con arco en mano, pero hizo la mejor puntuación de su campeonato en el fatídico recorrido amarillo, sin gafas y con un buen humor irrompible. Segundo, a nuestro compañero argentino, Horacio, que hasta pudo bromear sobre los Falklands, quiero decir las Malvinas J, durante nuestra ducha. (Sin bromas, los habitantes de las Malvinas se habrían encontrado en casa durante ese recorrido). Por último, a Joaquín de Madrid un enorme abrazo. Tiene grandes tiros dentro de sí (más de 100 puntos en los primeros diez dianas del recorrido blanco) y por algún motivo no los saca todos en un mismo recorrido. Jamás pierde el buen humor, es el primero en sacar flechas, el primero en hacer una broma, el primero en animar. Un placer pasar un día mojado hasta los ****** con él y con arco en mano.

Después de los grandes triunfos del recorrido amarillo, el último día tocó la patrulla 25 - la zona de cachondeo. Kudos para David Cano de Tirarc y la patrulla 26 ;-) que aguantó las bromas de "Pochuelo" con una sonrisa hasta recuperar su nombre auténtico. Día agradable, buena conversación, tiros como siempre (145) y un desgracia final para Hilario de Valencia con una rodilla maltrecha: agradecería que cualquier compañero de esas tierras nos confirmara que esté bien.

Y por último, al final territorial. ¿Qué resaltar? A todos, por estar ahí, aguantar al público y tirar bien. A algunos por la impresión causada. La mayoría de los espectadores, por un interés de orgullo totalmente comprensible, seguían al equipo Catalán - todos arqueros de gran nivel. Por ser inglés y entrenado desde pequeño en la perversidad, les hice menos caso...

Primero, ver todos los tiros del Sr. Iriarte. Otros le habrán visto antes, pero ver a un longbow meter todas las flechas en zona (menos una, creo) fue impresionante.

Segundo, intentar ver todos los tiros del Sr. Joan Lope. Por muchas veces que le veo en el TEM, me alucina como tira.

Tercero, prestar especial atención a los equipos de Andalucía y Galicia que participaban con lo que tenían (4 arqueros en la categoría que podían). Y participaron bien, con talante y saber hacer, sabiendo que no tenían opción pero a la altura del final nacional de un deporte hecho por la calidad de las personas que lo practican.

Antony Poole



Regresar al Diario