Las plumas y su colocación


Son los estabilizadores de la flecha. En la actualidad cada flecha porta tres de estos "vanes", nombre por el que también los conoceremos.

Los fabricantes nos las ofrecen en dos tipos: Naturales y de material plástico. Las naturales son extraidas de las alas de los pavos, y posteriormente teñidas y dada la forma definitiva. Ambas son utilizadas indistintamente, y según el gusto o necesidad del arquero.

Como suele suceder en todo orden de las cosas nada es perfecto del todo, las ventajas que tienen unas son inconvenientes para las otras y viceversa, veamos...

La pluma natural es más benévola con nuestra suelta, perdonando en mayor grado que la de plástico los pequeños defectos a la hora de realizar tal operación. Por el contrario la pluma de plástico, ofrece mayor durabilidad y menores precauciones que la natural. De todos modos será el tipo de reposaflechas que utilicemos el que nos determine que pluma deberemos utilizar a la hora de pertrechar nuestras flechas. Las plumas de plástico solo las podremos utilizar si usamos reposaflechas mecánico o del tipo material plástico que se fijan con un adhesivo de doble cara a la pared de la ventana del arco. Si, por el contrario, podemos utilizar la pluma natural, no sólo en los dos casos anteriormente descritos, sino que además, es exclusivo su uso en los arcos con reposaflechas en las plataformas de las ventanas (recurvados de caza y long bows), sean estas radiadas o no.

La colocación de las plumas en el arco, lo que conocemos con el nombre de emplumado, puede realizarse de varias maneras:

Recto: Colocando las plumas paralelas a la dirección del eje de la flecha.

Offset: Con ligera inclinación con respecto al eje de la flecha. Pero eso sí, todas con el mismo ángulo de inclinación, y hacia el mismo lado.

Helicoidal: Emplumado que cuenta con una gran inclinación de la pluma con respecto al eje de la flecha, y que hace rotar fuertemente a la flecha en su vuelo hacia la diana. Es muy utilizado en los lances de caza, y se debe atender a si el emplumado se realiza para arqueros diestros o zurdos.

Para los tres casos se pueden utilizar plumas de plástico o naturales. Y en todos los casos se usa un útil llamado emplumadora que coloca las plumas con la separación y posición adecuadas. Para lograr una buena adherencia al tubo de la flecha se utilizan pegamentos especiales tanto para carbono y sus aleaciones, como para aluminio.

Existen otro tipo de plumas que son las llamadas Spin Wing, plumas también de material plástico que por su forma rizada imprimen un giro suave a la flecha en su vuelo. Se utilizan mucho en tiro de precisión a largas distancias.

Debemos acostumbrarnos a una correcta elección de las plumas, a la hora de preparar una flecha para tirar en cualquiera de las modalidades. El tamaño de éstas influirá directamente en el vuelo de la misma. Como sabeis, debemos adecuar a cada calibre de tubo, la más idónea. En efecto, si a un tubo de poco peso, por ejemplo una 1816, le emplumamos con unas de 5 pulgadas, el estrepitoso frenazo que se llevará la flecha cuando salga del arco, será notable. Por el contrario si a una 2417 la emplumamos con plumas de 2 pulgadas, comprobaremos sin intención, el resultado de la prueba de la flecha desnuda. Del mismo modo influirá el peso de la punta, si fuera mucho, deberíamos utilizar unas plumas mayores para levantar la punta de la flecha en vuelo, con la consiguiente resistencia.


Regresar