Una suelta relajada.
Autor: Al Henderson

Todo el mundo sabe que la presión constante y despiadada de la cuerda cuando abandona la punta de los dedos ocasiona dedos inflamados, simplemente porque no salen de su camino lo suficientemente rápido, y la cuerda los restriega duramente cuando pasa. Ya que nadie puede abrir los dedos más rápido que la presión que la cuerda hace empujando, debemos encontrar un camino para soltar los dedos de la cuerda de una forma que minimice el problema.

Un montón de gente dirá que para llevar la flecha en una trayectoria recta, debes soltarla de un modo flojo. Yo discrepo con esto, porque para soltar la cuerda de un modo flojo debes usar y controlar los músculos para abrir los dedos, y nadie puede abrir los dedos con los músculos lo suficiente rápido como para evitar la presión de la cuerda y que ésta restriegue las puntas cuando pase. Lo siguiente entonces sería conseguir abrir los dedos lo suficientemente rápido para que la acción de restregarlos fuese eliminada, hasta cierto punto.

Esto nos lleva a la suelta relajada.

Creo que el modo adecuado y consistente para efectuar la suelta es rehusar sujetarla. Este metodo no tiene nada que ver con soltarla de un modo flojo, y de hecho, es exactamente lo opuesto de hacerlo.

Para rehusar sujetarla, simplemente relajas los músculos que intervienen en la sujección de la cuerda. Para entender esto, sujetemos un libro con la mano entre el pulgar y los dedos con el reverso de la mano arriba y el brazo extendido desde el cuerpo. No abrir los dedos con ningún músculo de ninguna forma. El libro se cae porque relajamos la mano cuando rehusamos sujetarlo. Si usamos los músculos para dejar que salga la cuerda, abriendo los dedos, posiblemente abriremos un dedo antes que otro o sujetaremos uno más tiempo que los otros, lo cual son inconsistencias que no podemos ver.

La razón por la cual esta suelta funciona tan bien es porque la relajación de la mano es instantánea, lo cual es tan rápido o más que la acción de la cuerda. Por tanto, la cuerda sale de un tirón de los 3 dedos relajados completamente, sin causar dolor en los dedos y ninguna inconsistencia en la propia suelta. Esa es la suelta perfecta.

Nunca he sido capaz de enseñar a nadie a relajar los dedos que están bajo la presión del arco en total apertura. Sin embargo, no tengo ningún problema en conseguir que los dedos se relajen enseñándoles a relajar el REVERSO de la mano.

La suelta relajada no es una cura para todos los problemas de los dedos doloridos. Puede funcionar perfectamente, pero el esfuerzo de la suelta total puede deteriorarse debido a otra parte de la técnica.

Un problema con el tercer dedo muy habitual en los arqueros, es el torque de la mano de tracción. Todo el mundo "torquea" la mano de tracción hasta cierto punto en total apertura. Algunos arqueros lo hacen excesivamente, causando una presión excesiva en el tercer dedo.

Hagamos una comprobación, mantengamos la parte de la mano de nuestro anclaje en la cara con el reverso de la mano girado horizontalmente. Esta es la posición más confortable para la mano, porque es una posición natural. Ahora giremos la mano hacia abajo, para poner el reverso de la mano en vertical, y tendremos la posición en la cual sujetamos la cuerda en total apertura. Nos damos cuenta de que esta posición es innatural y requiere control de los músculos y concentración en ellos para mantenerla allí.

Ahí es donde está el problema. La mano del arquero en total apertura quiere instintivamente girarse a la posición horizontal, por ser una posición más natural. Este movimiento de giro, llamado torque, ocasiona presiones laterales en el tercer dedo, lo cual puede acabar restregandolo, especialmente si los dedos en la suelta no están relajados.

Debemos repetirnos mentalmente que mantendremos el reverso de nuestra mano en la posición vertical en total apertura, y que la dejaremos en esa posición todo el tiempo hasta el "follow through". Una suelta buena, relajada y un mínimo de giro (torque) en la mano de cuerda no producirán dedos doloridos.


Volver a Artículos de interés