Cuento de venganza:

El Topo estaba viviendo en el bosque, haciendo una madriguera en la colina, cuando oyó los gritos de su familia. Apresurándose hacia su casa, encontró el bosque ardiendo y otras criaturas que huían le dijeron que Coyote había provocado el fuego.

La familia del Topo no había sobrevivido. El Topo se enfureció tanto que hizo un voto de venganza contra todo Coyote que se le acercara hasta el fin de sus días.

Topo mató muchos Coyotes durante muchos años, tapándose los oídos ante la súplica por sus bebés y cerrando los ojos a su dolor. En su vejez se encontró con uno de los que habían huido del bosque aquel día del incendio. Topo estaba ansioso por recoger más información, que daría a sus viejos huesos vitalidad nueva para llevar a cabo su brutal venganza.

A medida que Arrendajo Azul le contaba todo lo que había pasado, un sentimiento extraño se apoderó de Topo. Enfermó y quería morir. No podía creer lo que estaba oyendo.

Más tarde, esa noche, cuando Abuela Luna empezaba a levantarse, Topo expresó a gritos su agonía en el bosque. Topo llamó a la Madre Tierra, y ésta le contesto diciendo: "Topo, has oído finalmente la verdad de la historia del Coyote. Coyote se quemó vivo intentando salvar a tu familia del fuego que comenzó cuando un relámpago hirió un árbol. A partir de este momento, estarás cegado por la luz, tus orejas se pegarán a tu cabeza, y tendrás que soportar para siempre los símbolos de tu sed de venganza".


Regresar