Diario de Robin

Aprendiz de Arquero
Aprendiz de Hombre

Miércoles, 4 de Enero de 2006

Querido diario.

Cuando se inicia el año suelo hablar del bosque, de mi primera flecha del año, etc. esta vez hablaré solo de un árbol, de un viejo roble... de mi padre.

Esta mañana el viejo roble ha ganado su primera batalla en el quirófano del hospital. A primera hora los doctores nos han explicado los tres posibles resultados de su compleja intervención. La primera era con unos puentes (bypass) conseguir hacer llegar riego sanguíneo al pie deteriorado, la segunda si eso no funcionaba era hacer una serie de derivaciones para conseguir lo mismo, y la tercera consistía en que mi padre perdiera parte de la pierna afectada. Ha sido un duro mazazo para todos, pues la tercera posibilidad aunque probable, no pensábamos que fuera tan inmediata. Así se lo han comunicado a él y a toda la familia 5 minutos antes de llevárselo. Mi cerebro funcionaba a cien por hora pero en el fondo una voz me recordaba lo fuerte que es mi padre y como durante toda su vida ha gozado de buena suerte, tenía que salir bien, una vez más.

El cambio de tuberías no ha sido cosa fácil ya que por lo visto ha sido complicado encontrar una parte de tubería en buen estado para hacer el puente, pero al final se ha conseguido. Perderá movilidad y ya no podrá conducir, pero no importa, a partir de ahora mis ruedas van a ser sus ruedas.

Cuando le he despedido rumbo al quirófano he visto como una lágrima rodaba por su mejilla, eso es algo difícil de ver en el rostro de mi padre. Han pasado 4 horas eternas de espera en las que mi cabeza ha ido planteando y buscando soluciones al cambio de modo de vida que en el peor de los casos iba a provocar. Terminada la intervención, una charla con el doctor nos ha insuflado esperanza. Por la tarde en la unidad de cuidados intensivos he podido hablar de nuevo con el viejo roble que ya estaba pensando en la infinidad de cosas que quiere hacer cuando se recupere, es sin duda esa ilusión lo que le mantiene viento en popa.

He aguantado el tipo durante todo el día, pero a estas horas de la noche noto como se me van aflojando todos los muelles, una lágrima que nadie puede ver se desliza ahora por mi mejilla.

Hoy como ya os he dicho podría empezar el año hablando del bosque, o posiblemente de mi primera flecha del 2006, pero no va a ser así, hoy he empezado el año hablando del viejo árbol que siempre ha estado a mi lado en el transcurso de mis 48 años de vida, hoy como tantas y tantas veces en toda mi vida me he sentido orgulloso de ser su hijo...



Al Gran Árbol le doy las gracias por darme esta mañana toda la entereza que necesitaba.

Feliz 2006 queridos internautas...

...cuidad bien de vuestros viejos robles, y quienes desgraciadamente no podáis gozar de su compañía... mantenedlos vivos en vuestra memoria, vuestra vida... es su gran legado.

Robin

Viernes, 6 de Enero de 2006

Querido diario.

El viejo roble sigue peleando... pero esta mañana ha estado a punto de ser derribado completamente, por fortuna en la unidad de cuidados intensivos donde estaba vigilado le han ayudado a superar una insuficiencia respiratoria. Cualquier intervención es una agresión y mucho más a su edad y con un antecedente de infarto de miocardio en Marzo de 1999.

Mi padre sigue peleando, y según dicen los doctores es fuerte... muy fuerte, pero soy consciente que estamos ganando batallas para perder la guerra cualquier día.

Tengo que seguir entero, el viejo roble resiste, y yo... yo no he de derrumbarme mientras quede un hilo de esperanza. Quisiera pasear por el bosque para oxigenarme un poco pero no puedo apartarme del teléfono y del cuatro ruedas por si he de salir volando hacia el Hospital que lo tengo a 35 Km.

Siento escribir todo esto, pero es la única vía de escape que me queda, gracias por leerme, agradezco vuestra paciencia.

Robin

Martes, 10 de Enero de 2006

Querido diario.

El viejo roble sigue en pié, su madera aunque añeja es de una robustez extraordinaria y se recupera a gran velocidad, el viejo roble no va a caer, al menos en el presente inmediato. La savia corre ahora con fluidez por sus extremidades y la raíz dañada ha recuperado la vida.

He vivido estos días momentos muy intensos junto a mi padre, el más crítico cuando iban a desconectarlo de su respirador, crítico porque a partir de ese momento, él, desasistido, tenía que dirigir de nuevo su propia orquesta. Recordaré siempre ese momento, especialmente cuando su mano se estrechaba con la mía aferrándose de nuevo a la vida.

Horas después, su recuperación es ya una realidad. ¿Para cuanto tiempo? pues tanto tiempo como su corazón pueda resistir. Ahora, lo mejor de él reside definitivamente en mi corazón, y eso ya no me lo arrebatan hasta el día en que yo mismo dispare mis flechas de oro en el campo de los Elíseos.

Y ahora... volvamos al 2006, queda mucho por hacer, y mucho por ocurrir.

Robin

Sábado, 14 de Enero de 2006

Querido diario.

Verde esperanza...

Dicen que la esperanza nunca se pierde, y en ello estamos. Parece que al viejo roble le han dado un bonus, quizás por haber jugado tan bien la partida de la vida le han concedido algunas bolas extras. Quienes le rodeamos seguiremos soñando... soñando en verde, verde esperanza.



Esta mañana he hecho un paréntesis, y que maravilla querido diario... inmerso en el bosque, he sentido de nuevo la energía fluir por la cuerda de mi arco hasta penetrar en el corazón de mis flechas... he podido observar de nuevo su majestuoso vuelo... y escuchar el característico sonido de las flechas al impactar en las volumétricas... recoger las flechas y fluir por el interior del bosque observando a cada paso esos mil detalles que me rodean hasta alcanzar la siguiente diana, situarme de nuevo en la piqueta, observar con atención el tiro e iniciar esa liturgia embriagadora que es disparar una flecha.

Pocos arqueros esta mañana en el club, he añorado la compañía de muchos amigos/as, espero y deseo reencontrarme pronto con ellos. Hacia el mediodía ha llegado el padre de Marta, y me ha contado que Marta tiene un nuevo arco, un recurvado de caza, a su medida por supuesto, me dice que es de foto verla con su nuevo arco "de verdad", espero poder fotografiar a nuestra menuda amazona con su nuevo arco, y disfrutar esa tierna compañía que tantas veces me ha regresado a mi niñez.

Y ahora hacia el hospital... a transmitir toda la energía que el bosque me ha entregado esta mañana, esta noche... un bosque mágico acunará al viejo roble.

Robin

Sábado, 21 de Enero de 2006

Querido diario.

Hace un par de días que el viejo roble reposa en su hogar, hasta hace pocos días creía que la madera de mi Ironwood era de las más densas y difíciles de roer, ahora me pregunto como sería un arco con una madera parecida a la del viejo roble.



Esta mañana me he encontrado con José, Robert y Antony, este último con su nuevo arco recurvado "Lone Wolf" recién llegado de los EEUU...



Unas cuantas fotos del nuevo arco recurvado de Antony...




Nuestro amigo en acción...



Un hermoso arco hecho totalmente a mano, los acabados son de muy buen gusto y calidad. He tenido ocasión de probarlo y solo he necesitado unas pocas flechas para controlarlo. A destacar: es un arco muy ligero que sorprende cuando sueltas la cuerda ya que no notas vibración alguna, lo que no vemos del arco, su interior, está bien diseñado y bien construido. La elección de la flecha para este arco corrió a cargo de Oriol Panadès de "Cerra Archery" en Barcelona, y solo puedo decir que ha dado en el clavo, la flecha vuela de maravilla y no va a ser necesario esa búsqueda tan habitual y algunas veces interminable de la flecha perfecta, el peso de punta y el calibre del tubo para su longitud es perfecto.

Ahora queda un período de adaptación al nuevo arco, de momento la mayor potencia hace que Antony haga volar las flechas un poco altas, pero con tiempo y paciencia recalibrará su disparo para obtener el máximo que puede dar este Lone Wolf, y os aseguro que puede ser mucho.

Aquí tenéis la página web de Lone Wolf para curiosear un poco...



Lone Wolf Custom Bows


Esta mañana nos hemos divertido como cosacos disparando nuestras flechas, buenos tiros, y unas condiciones de luz, temperatura y humedad perfectas. José ha tenido una buena mañana y Robert se ha sacado el mono después de un mes sin tirar con arco. Hoy creo que hemos regresado todos a casa totalmente reparados.

Robin



Diciembre 2005

Enero 2006

Febrero 2006

Calendario (diario de Robin)