Diario de Robin

Aprendiz de Arquero
Aprendiz de Hombre

Jueves, 1 de Enero de 2009

Querido diario.

Arriando velas...



Sentado en mi escritorio rodeado de viejas fotografías y decenas de objetos antiguos abro una vez más las páginas de este diario. Ha finalizado un año de pérdidas, también un año de encuentros.

Fortalecido y crecido, puedo ahora elevar mi vista al cielo... allí dos estrellas me recuerdan el rumbo y también todo cuanto yo puedo. Me permito un suspiro y algunos recuerdos fugaces hasta que mi vista se clava de nuevo en el horizonte, arrío mis velas, el mar de la vida aguarda.



Este fin de semana regresaré al bosque, el arquero reclama de nuevo su protagonismo en mi vida, después de tanto tiempo es muy fuerte el deseo de volver a tensar mis arcos, darle vida a mis flechas y volver a sumergirme en el bosque con mi Black Widow.

El viejo José espera paciente mi regreso, después de muchos años es la primera vez que me ausento tanto tiempo, aunque, como siempre... entre semana no me falta su visita. A primera hora tomamos un café antes de incorporarme al trabajo. La verdad es que no me ha abandonado nunca, nuestra amistad, alejados del bosque, sigue manteniéndonos unidos. Así que ya es hora de acompañar de nuevo al viejo arquero, de disfrutar de sus historias y de recoger sus flechas. Durante nuestros paseos solemos arreglar el mundo y recordamos a otros arqueros que el mundo ha engullido, también cientos de aventuras, y nos acordamos de blanca, nuestra inseparable perra que la muerte nos arrebató.

Es de noche, permitidme, antes de entrar en combate que en este nuevo año os suelte una arenga:

Repetid conmigo, no sin antes volveros niños: "respiramos, llamamos a las cosas por sus nombres propios (únicos, hermosos), miramos hacia fuera y nos sentimos dichosos con tanto regalo, con las pequeñeces que, vividas, colman". Y por último os digo... no os creáis sabios porque pensáis tanto, alabad abiertos, daros sin medida, vivid de ese gozo, no de recortaros, crueles, contra otros. Bastaros a vosotros mismos, pero no sin buscar vuestra otra mitad, buscadle a él o a ella, hacedla de un poco de belleza y cieno, y comprended que tan sólo un cuerpo entiende a otro cuerpo.

Amad sobre todas las cosas.

Feliz año 2009.

Robin

Domingo, 4 de Enero de 2009

Querido diario.

Reencuentro...



Esta mañana después de más de tres meses de abstinencia arquera he regresado a mi tiro con arco, ese tiro con arco alejado de las medallas y siempre en compañía de buenos amigos arqueros. Hoy la fortuna me ha brindado un hermoso día de invierno aderezado con dos buenos amigos con los que me siempre me siento muy bien acompañado. El viejo José que cada día es más revoltoso, y el bueno de Antonio al que siempre estoy dispuesto a acompañar en nuestros recorridos por el bosque. Ir por el bosque con esa pareja de arqueros una mañana cualquiera es un privilegio para mí. De José pocas cosas podría añadir a todo cuanto he dicho de él a lo largo de todos estos años, pero Antonio... es realmente sorprendente, su apariencia engaña y esa imagen de tipo duro que puede uno hacerse nada tiene que ver con la sensibilidad que encierra toda esa masa de buena persona, hay que darse tiempo para descubrir a este noble y desinteresado amigo, yo me di tiempo, fui muy afortunado.

Pero vayamos al meollo del día, hoy tenía mucha curiosidad por ver en qué estado había quedado mi tiro con arco después de tanto tiempo ajeno a él. Equipado en el campo de entrenamiento me notaba ciertamente ansioso por soltar mis primeras flechas, ¿acusaría la falta de práctica en la apertura de mi arco? ¿se encendería esa bombilla intuitiva cuando encarase la diana? ¿habría perdido la memoria instintiva para las distancias?... después de hacer volar media docena de flechas se han disipado todos mis temores, la apertura del arco ha sido algo que se ha producido sin hacer esfuerzo y como si yo no interviniera en la acción, de la misma forma, el arco abierto se ha situado en el espacio buscando la diana, yo, como un mero espectador... y de repente, casi un segundo después se ha activado un resorte que me ha relajado la mano hasta el punto en el cual la cuerda ha abandonado mi mano y la flecha ha partido en busca de su objetivo, ha sido como si yo no hiciera nada, era como he dicho... un espectador. Ese jodido arquero que llevamos algunos dentro... lo ha hecho todo. Tres meses no han sido suficientes para que mi tiro con arco se viera afectado en lo más mínimo. Como mucho algo de cansancio después de disparar muchas flechas seguidas, algo que la práctica habitual soluciona en poco tiempo.

La conclusión a la que llego es que mi tiro con arco está arraigado hasta el tuétano de mis huesos, ello me ha dado la confianza necesaria para atreverme a encarar todas las dianas del recorrido sin dudar, en algunas he pecado de altura, incluso alguna flecha se ha ido a buscar espárragos, pero en general he acabado más que satisfecho. Podría afirmar que después de muchos años usando los mismos arcos, mismas potencias y mismas flechas... (la gorra no la incluyo aunque no podría tirar sin ella) hace que todo esté más que grabado a fuego en mi memoria de arquero. Por esa razón siempre aconsejo no ser demasiado promiscuo con el material de tiro, hay que decidirse, encontrar tu arco y encontrar tus flechas, algo que puede llegar a ser obsesivo, pero algún día debe finalizar esa búsqueda del "santo grial arquero" permitiendo que arco y flechas acaben formando parte integrada del propio arquero. Ni os imagináis como de importante es eso, al menos con arcos tradicionales en los que lo decisivo no es un elemento de puntería sino la memoria acumulada del arquero. Si cada semana cambiáramos de automóvil posiblemente no aparcaríamos a la primera como puede llegar a suceder al cabo del tiempo utilizando el mismo vehículo, el tiro con arco necesita mucho más tiempo, pero es necesario, imprescindible diría yo, que arco, flechas y arquero se consoliden.

Por cierto... esta mañana Antonio ha traído su cámara de fotos y ha sacado una buena cantidad de instantáneas, posiblemente una de las veces que más salgo retratado, tan pronto las reciba las colgaré para hacer un anexo visual del día.

Unas horas después...

Ya tengo las fotos, en ninguna sale Antonio, excepto una que hemos disparado con el automático colocando la cámara encima de una rama, sale también Jordi Martí alias "Chuqui" que también nos ha acompañado, Chuqui dispara en la modalidad de arco mecánico y esta mañana ha disfrutado con su recién estrenado arco Mathews.

Una vista del Montseny cubierto de nieve, desde el campo de entrenamiento...


Disparando con mi recurvado Blackwidow PMAV Ironwood...


Con el lobo, primera diana del recorrido de volumétricas...


El viejo José con su bolsa en la mano en busca de las apreciadas setas, de vez en cuando se nos perdía por el bosque, pero enseguida acudía a disparar sus flechas...


Preparando el tiro al ciervo tumbado, aquí en ocasiones la flecha no da en la diana, hoy cumplieron las dos...


Chuqui disparando, Yo y José esperando...


El viejo José disparando, la bolsa de setas siempre colgando en el cinto...


Y finalmente... ¡la patrulla al completo!


Hasta pronto amigos.

Robin

Martes, 6 de Enero de 2009

Querido diario.

Al otro lado de la pantalla...


Ha transcurrido mucho tiempo desde la primera entrada en el diario, y muchas las cartas que ha recibido Robin. He abierto un nuevo rincón como reconocimiento y agradecimiento a vuestro apoyo, amigos desconocidos, quienes sin saberlo, inyectáis en la pluma de Robin la tinta necesaria para seguir manteniendo vivo este diario. A todos... muchísimas gracias por estar y sobre todo por hacérmelo saber.

Puedes cliquear aquí...

Cartas enviadas a Robin

¡Hazlo! permite que tu corazón hable, hoy hace bastante frío, es un invierno crudo, el calor de tu carta... es necesario, hazlo ahora... ¡Escríbele a Robin!

Robin

Domingo, 11 de Enero de 2009

Querido diario.

Algunas veces sucede...

Primeras flechas de calentamiento, la primera en frío hacia las nubes, la segunda para darle a un ganso volando, hasta que con el primer amago de calor corporal empiezo a agrupar los tiros, las últimas en el amarillo y la más última insertada en el culatín de su anterior... ¡Un Robin!.

Es curioso como sabiendo que cazar el culatín de una de tus flechas es fruto de la casualidad y también que la gran realidad es que acabas de perder como mínimo una flecha... te siga haciendo ilusión. Al menos me satisface el hecho de que la flecha insertada estaba en el amarillo, así que la agrupación de los últimos tiros ha tenido algo que ver.

Pasen y vean la tontería...



Pero vayamos a la jornada de tiro de esta mañana. Después de un sábado lluvioso que amenazaba un fin de semana con abstinencia arquera, el tiempo nos ha permitido tirar con arco, ha lucido un sol espléndido y todos cuantos estábamos esta mañana en el club lo hemos sabido disfrutar.

Hoy he tenido la sensación de que tenía un buen día para tirar en sala o a distancias conocidas, por ejemplo ante una misma diana. En el bosque he efectuado disparos muy desiguales y alguno excesivamente desigual, recuerdo cuando he agrupado dos flechas a la perfección... pero fuera de la diana, la diana no se movió, no hay excusa, la culpa ha sido totalmente mía al soltar la cuerda cuando aún no tocaba, de alguna forma no he permitido al arquero interior hacer aquello que sabe hacer mejor que yo. Pero exceptuando algunos tiros para olvidar, me he sentido a gusto cuando mi "swing" arquero golpeaba con elegancia la flechas para meterlas en su hoyo-diana, así que, menos quejarse y a entrenar, no he perdido técnica ni memoria después de tres meses, pero sí regularidad en el tiro, no me gusta lo de una de cal y otra de arena. Aunque si es cierto que nunca hay dos días iguales tirando con arco.

Una vez más hemos repetido patrulla, Antonio, José, Chuqui y un servidor, una patrulla peculiar. Antonio semi concentrado, Yo semi desconcentrado, lo que debe ser lo mismo, Chuqui en su línea intentando acoplarse a su nueva "maquina" de soltar flechas a la velocidad de la luz, y José... ¡ah! ¡el jodido abuelo!... una fiera buscando setas, con Antonio comentábamos que si el abuelo oliera las trufas... nos hacíamos millonarios.

Hemos tirado con arco, hemos disfrutado del bosque, y sobre todo hemos sabido aderezar todo ello con buena sintonía y unas dosis de buen humor. En una ocasión el viejo José (que cada día es más revoltoso) le dio por no dejar sacar unas fotografías a Antonio, para mí que en lugar de hacerse viejo... cada día es más niño, para muestra una foto...



Hemos estado hablando de arcos, sobre todo de arcos de poleas, siempre salen novedades y suele ser corta la vida de estos arcos en manos del arquero de esa modalidad. La ventaja de los arcos tradicionales es que se hacen viejos, en cambio los arcos de poleas u otros de precisión pueden hacerse anticuados además de viejos.

Fliser también nos ha acompañado, por suerte ya no ladra tanto pero sigue respetando como el viejo José ese instante sagrado en el que un arquero tiene que disparar, es decir... nunca lo hace, y más si hay setas alrededor. Donde va el abuelo... le sigue el perro, por eso hemos de andar con mucha precaución antes de efectuar nuestros disparos.

Y como curiosidad, anunciar que nunca más podremos decir que no hay osos vivos en la comarca del maresme, hoy he podido ver a uno inmenso arrancando un árbol de raíz...


En realidad la base del arbolito estaba podrida y ha faltado poco para que Antonio hiciera un solemne aterrizaje, eso sí... sin soltar el árbol.

Sed buenos.

Robin

Sábado, 17 de Enero de 2009

Querido diario.

Entrañable visita.



Teresa, Josep y Chene.


Este fin de semana ha querido el destino que coincidiera la primera tirada de liga social del club con una visita entrañable para mi, Chene (Canarias) y Teresa (Valencia) del foro "Arqueros en la red" nos han acompañado en el recorrido de bosque. El Viernes recogieron un nuevo longbow en Diomar Bows y esta mañana Chene ha podido estrenarlo junto a unas hermosas flechas de madera que Teresa le ha regalado.



Una de las nuevas flechas de Chene.



El Isleño con su nuevo Diomar.



Teresa un segundo antes de soltar.



Algunos componentes de la panda.


Nuestra patrulla estaba formada por Chene y Teresa, Víctor, Antonio, Yo y Magda. Chene habla poquito, pero como le he dicho a Teresa... es un dulce de leche. Teresa, es el cariño personificado, afortunados quienes puedan gozar de su compañía porque es un verdadero bálsamo para sus amigos. Esta mañana me ha parecido que tantas emociones la desafinaban en algunas primeras flechas, pero en las segundas retomaba las riendas de su arco efectuando unos tiros muy precisos. Antonio desafina y a mi parecer se preocupa en exceso por ese bajón temporal, dice continuamente que antes no fallaba, que en la explanada de entrenamiento tampoco falla, pero en el bosque y después del prolongado descanso de tiro con arco que ha tenido, acusa la falta de entrenamiento, pienso que preocuparse en exceso puede dificultar su puesta a punto, hay que pasar el bache, que siempre los hay, y darse tiempo y mucha tranquilidad al encarar las dianas, la modalidad de arco libre es muy exigente. Yo he disparado muy a gusto sin importarme un bledo donde clavaba mis flechas, y Víctor ha arrancado bien, pero al cabo de unas cuantas dianas algunas de sus flechas se han perdido en el mar de las intenciones, Víctor es capaz de realizar unos tiros magníficos sin apenas esfuerzo y después desbaratarlo todo en un par de series, cuando consiga mantener el tono en todo un circuito mejorará y mucho, pero a pesar de esto disfruta como un loco tirando con arco al igual que Antonio y eso es lo principal. Y finalizo con Magda, una arquera que ha captado mi atención durante todo el recorrido de esta mañana. Hoy ha sido la primera vez que la he acompañado en un recorrido, su modalidad es la de arco clásico o desnudo como le llaman ahora, y es la esposa de un excelente arquero de esa modalidad de nuestro club, Salvador Floriach. Pues bien, Magda me ha hecho alucinar. Se trata de una arquera en estado de formación que dispara con un arco de 22 libras el cual le resulta muy cómodo de abrir, primer acierto, pero independiente de la puntuación, que promete por cierto, me ha asombrado lo bien que se coloca en la piqueta de tiro y la perfecta secuencia de tiro rematada con una suelta que ya la querrían algunos. Hay algo innato en Magda. A mi parecer se trata de un diamante en bruto que si lo trabaja podrá dar mucho de sí. A todo esto señalar su capacidad de concentración, algo poco usual en esas primeras fases de desarrollo de un arquero, y la facilidad con la que mueve todo el tronco superior en los tiros hacia arriba o hacia abajo. Ha conseguido que me fascinara viéndola disparar su arco, incluso cuando alguna flecha mordía el polvo.



Magda en acción.


Y mañana, después de muchas semanas de ausencia, regresaré con mis amigos tertulianos de historia y monedas antiguas en la Plaza Real.

Hasta pronto.

Robin

Sábado, 24 de Enero de 2009

Querido diario.

El poder del viento...



Anunciaban temporal de viento, y el viento acudió sin retraso. Esta mañana en el club hemos experimentado el poder del viento soplando con una fuerza poco habitual, y también el poder de los árboles que fuertemente arraigados en la tierra le han desafiado, desgraciadamente algunos de ellos han caído, la mayoría víctimas de la mano del hombre que al urbanizar les ha descalzado parcialmente, como ha ocurrido con cuatro árboles que han caído cortando caminos de acceso al club.

Eran los primeros bostezos del día cuando observaba desde mi ventana un cielo despejado de nubes, esta mañana luciría el sol, pero unas primeras ráfagas de viento me anunciaban una mañana movida, muy movida en el interior del bosque.

Nueva patrulla para esta mañana de sábado, Víctor, Dani, Oriol, Fani y el que escribe este cuaderno de bitácora. Víctor a quien ya conocemos, Dani Porras que dispara con un recurvado, y lo hace más que bien, sobre todo cuando la patrulla no le desconcentra, Oriol con su longbow y sus hermosas flechas de madera con puntas medievales, y Fani que se está recuperando de una delicada intervención quirúrgica, valiente Fani, aunque algunas veces demasiado.

Una instantánea de esta simpática pareja con sus longbows diomar...



Fani y Oriol


Y otra con Robin, si, ese del diario...



Fani y Josep


He vivido tormentas de viento, pero la de esta mañana ha sido apoteósica, era tal la fuerza del viento que los árboles parecía que danzaban sobre sí mismos. Estábamos esperando turno en una de las dianas cuando le he dicho a Oriol... ¿se mueven los árboles verdad? pues abrazate a uno de ellos y alucinarás en colores, y así ha sido, abrazado a un enorme árbol podía sentir la lucha titánica del viejo habitante del bosque resistiendo los envites de un viento poderoso, impresionante, podía sentir también como se estremecía, como bamboleaba en el aire y como sus raíces le mantenían sujeto a la tierra, una lucha encarnizada.

Pero el movimiento no lo era todo, el bramido del viento y el rugido de toda la vegetación del bosque nos hacía cada vez más pequeños, insignificantes, eran ráfagas, seguidas unas de otras, como inmensas olas de mar que estallaban en las rocas, y nosotros... personajes menudos cabalgábamos esas inmensas olas como locos surfistas extasiados de energía.

Además de todo esto... había que tirar con arco, y eso en esas condiciones tenía su miga, preparados en la piqueta de tiro esperábamos atentos a esos pequeños intervalos entre sacudida y sacudida, era entonces y solo entonces cuando la cuerda sonaba en el bosque y la flecha nerviosa salía como posesa, perseguida por un viento voraz.

Y eso es todo por hoy amigos...

Robin

Miércoles, 28 de Enero de 2009

Querido diario.

Elfos en la noche...



Ha finalizado la jornada de trabajo, mi incondicional cuatro ruedas me devuelve a casa. Mientras conduzco, mi vista se pierde unos segundos a un lado de la carretera. Dibujada en la negra pizarra de la noche, la silueta sinuosa del bosque me acompaña. Pienso en ese bosque que dormita y el cansancio acumulado del día parece que se desvanece, la vieja radio me acaricia ahora con música de Enya, un poco más, solo un poco más y confundiré semáforos con elfos del bosque, debe ser el cansancio, harto de números y de crisis busco refugio en el mundo de los sueños.

Una ducha de agua caliente me libera de la tensión acumulada. Me encuentro en mi estudio aporreando teclas, abriendo una ventana en mi imaginación pensando bosques, pensando arcos y flechas, incluso pensando y viendo a los elfos andar por un mullido suelo de musgo y hojas.

Cambio el cd, quiero ahora un bosque que explosione, y para ello nada mejor que Celine Dion con su "I'm Alive", cojo arrancadilla y sigo escribiendo... la noche se desvanece y aparece ante mí un bosque pletórico, estamos en pleno invierno y miles de flores adornan a los viejos ermitaños del bosque que despiertan a una primavera inventada, deseada. Su fragancia enloquece mis sentidos, cierro el puño de mi mano cuando siento la madera de mi arco cobrar vida, Celine me despega definitivamente de la realidad, mis dedos se apartan del teclado... el mundo de los sueños me engulle... me libero de mi último anclaje a la realidad. Andando ligero en ese bosque imaginario, piso musgo y hojas, mi mano que sujeta un viejo arco de madera se eleva en el aire haciendo una señal, a lo lejos unos elfos levantan su mano, esperan mi llegada, y lentamente mis párpados se cierran.

Feliz noche élfica amigos.

Namarie

Robin



Diciembre 2008

Enero 2009

Febrero 2009

Calendario (diario de Robin)