Diario de Robin

Aprendiz de Arquero
Aprendiz de Hombre

Sábado, 7 de Febrero de 2004

Querido diario.

Menuda forma de iniciar el año... el estrés y los problemas me han dejado fuera de combate, pero después de unos días de reposo obligado parece que las cosas se normalizan. Soy como muchos, víctima de una vida acelerada y cargada de problemas. La naturaleza (sabia la jodida) tiene elementos de defensa... algo así como un dispositivo que cuando se recarga en exceso hace que desconectes, el problema es que desconectado pareces vivir en el limbo o en un mundo que no parece real. Afortunadamente parece que estoy reconectando, sobre todo por una semana de buenas horas en los brazos de Morfeo. Uno de los motivos del "crack" ha sido la falta de horas de dormir. Así que a partir de ahora respetaré mis horas de sueño necesarias para que las pilas se me recarguen.

Ahora que ya me he hecho la puesta a punto... ardo en deseos de retomar mi arco, mis libros y mi vida, eso si, tomando buena nota de este aviso.

A cuidarse internautas!!

Un abrazo.

Robin

Lunes, 16 de Febrero de 2004

Querido diario.

Una semana para ponerme al día con el trabajo atrasado y ya estamos de nuevo aporreando teclas.

Anteayer sábado, arcos flechas y bosque, después de un mes y medio de no tensar cuerda quedé más que satisfecho, las flechas seguían entrando en las dianas.. pateandome el bosque como un gamo, ¿será la cura de sueño de la semana pasada? ... ¡seguro!.

Un circuito 3D y otro 2D en compañía del viejo José, nuestra inseparable perra blanca y una pareja de recién incorporados al tiro con arco, Xavi y Carmen. Que puedo decir del viejo José que no haya escrito en este diario... que me faltaba su compañía, sus chistes y esa mirada tierna rebosante de alegría cuando me encuentro con él a primera hora de los sábados.

Con un poco de tiempo te contaré de esas flechas, de esos árboles y de mis amigos. Ahora quiero grabar en este diario mi agradecimiento a un par de dos. Uno de ellos lleva armadura más bien negra que contrasta con su blanco corazón, ha estado cuando yo no he podido. La que hace dos... adorada en el país de los elfos y las hadas sabe atar bien la negra armadura de su compañero.

Que la envidia de terceros no pueda nunca atravesar esa armadura.

Un abrazo pareja!

Y acabo por hoy.... visita la web sobre monedas de plata de la antigua Hispania que nos hemos currado entre cuatro amantes de la historia antigua y sus monedas, me reconocerás allí con el apodo de Ilturo que es el nombre Ibérico del poblado precursor a mi ciudad natal Mataró:

www.denarios.org

Hasta muy pronto.

Robin

Lunes, 23 de Febrero de 2004

Querido diario.

Una de mis rutinas en los días laborables es a primera hora de la mañana, tomar un desayuno ligero y leer algunas noticias en el periódico. En el bar-granja donde me preparo para afrontar la jornada de trabajo suelo leer la prensa que ponen a disposición de los clientes, en este caso se trata de La Vanguardia. Pues bien... aparte de algunas noticias, suelo no perderme las entrevistas que publican en la contraportada. La de esta mañana voy a transcribirla en este diario y voy a dedicarla especialmente a mi hijo Miquel que está viviendo su "edad del pavo" y al resto de la humanidad porque creo que puede sacarse una lectura positiva.

Antes de transcribir la entrevista cito la fuente:

Periódico: La Vanguardia del Lunes 23 de Febrero de 2004
Periodista: Víctor-M. Amela
Entrevistado: Alex Rovira Celma, que es psiconomista.

- A qué viene eso de psiconomista?

- Me refiero a la administración del alma: si es buena, hay beneficios en todos los campos.

- Pero no se olvide del azar...

- Azar es eso que seguro que sucede si tú no haces nada para evitarlo. Yo prefiero olvidarme del azar, de la suerte: prefiero actuar.

- Si me toca la lotería, me reiré de eso.

- ¿No sabe que un 90% de las personas a las que tocó la lotería al cabo de diez años volvía a estar como estaba... o incluso peor?

- Oh. ¿Se reirá usted de mí, por entonces?

- Sólo le diré: "¡Esto le pasa por confiar en la suerte y por no buscar la buena suerte!".

- ¿Suerte y buena suerte? ¿No es lo mismo?

- ¡No! En España preferimos aún la suerte a la buena suerte. Apostamos al año 54.000 millones de pesetas (loterías, juegos de azar, máquinas...), mientras que sólo registramos 100.000 nuevos NIF (número de identificación fiscal) al año; el que apuesta es aquel que "espera" tener suerte, y el emprendedor es quien "crea" su buena suerte.

- ¿La buena suerte se crea?

- Dice un proverbio japonés: "Existe una puerta por la que puede entrar la buena suerte..., pero tú tienes la llave". Es verdad: ¡tú y sólo tú eres la causa de tu buena suerte!

- ¿Yo? Ojalá...

- Déjese de "ojalá", esa actitud es la del que "espera" la suerte, la del que cree ser merecedor de algo (¡y se enfada o deprime si no le llega, claro!), la del que se siente víctima: ¡con esa actitud jamás tendrá buena suerte!

- ¿Qué actitud me propone que adopte?

- Lo dijo el jugador de golf Gary Player: "Cuanto más practico, mejor suerte tengo". También Niki Lauda lo ha dicho así: "Tú eres el motivo de casi todo lo que te sucede".

- Uff... Qué confianza en la voluntad...

- Durante años, en seminarios de economistas y empresarios, hemos hecho esta petición: "Que levanten la mano los que crean haber tenido buena suerte". ¡Sólo un 10% la levantaba! Luego hablábamos con ellos, y así descubrimos ciertos rasgos comunes...

- ¿Las claves del triunfo? ¡Soy todo oídos!

- Son personas exentas de toda "victimitis", responsables de sus decisiones, muy perseverantes y que invierten en sí mismas.

- ¿Ser así atrae la buena suerte?

- Sí. La buena suerte está al alcance de cualquiera: ¡actúa, haz algo para modificar tus circunstancias, persevera, mima el detalle...!

- Algunos parecen tener una flor en el culo.

- Ya: pues seguro que es porque mueven bien el culo... Y sin perder el culo.

- Y otros parecen gafes, todo les sale mal...

- Pues tienen que decirse: "Algo estaré haciendo yo para que todo me vaya mal..."

- Planteamiento cruel e injusto para quienes nacen en situaciones muy desfavorables...

- Sólo digo que, tomando un punto de partida determinado, se puede avanzar. Y, fíjese, la mayoría de los que se ven triunfadores tuvieron puntos de partida muy jodidos. Hay muchísimos ejemplos en la historia...

- Cíteme algunos.

- Ford (el de los automóviles), Kodak (el de las cámaras) o Edison..., que fracasó en mil prototipos de bombilla, y ¿abandonó? ¡No! Se dijo: "¡Ahora sé mil formas diferentes de no hacer bombillas!". Esa gente jamás se resignó, porque la resignación es un suicido cotidiano. 'Ellos crearon su buena suerte!

- ¿Me ayuda a crear mi buena suerte?

- Mi amigo Fernando y yo hemos resumido en un cuento las claves de la prosperidad.

- ¿Prosperidad es dinero?

- No sólo es dinero: es un equilibrio entre el sentirse bien, el dinero, el sentirse creativo, sentir afectos de la familia, de amigos...

- Me interesa: ¡adelante con su cuento!

- El mago Merlín anuncia a sus caballeros que en siete días brotará en el Bosque Encantado un trébol mágico, y que el caballero que lo halle obtendrá una buena suerte ilimitada.

- ¡Qué chollo!

- La mayoría de los caballeros cree imposible hallar un trébol en el bosque tan grande, ¡y no va! Sólo dos van, llamados Sid y Nott.

- Suenan a sí y no.

- ¡Dos actitudes distintas, sí! Llegan al bosque y, cada uno por su lado, habla con un gnomo que les asegura que en ese bosque jamás ha brotado un trébol, cosa imposible en ese apelmazado suelo... Faltan cinco días...

- ¿Y en qué son distintas sus actitudes?

- Nott vaga por el bosque, preguntando: él espera que le señalen dónde podría nacer ese trébol (y como todos le desengañan, él maldice a Merlín). Sid, durante esos días, elige un rincón de bosque y esponja su tierra, la riega, la mima... crea las condiciones idóneas para un trébol... ¡por si al trébol se le ocurriese brotar justo allí! Sólo actuando así, Sid ya goza.

- ¿Y qué sucede?

- Un gran viento derrama ¡sobre todo el bosque! una dorada lluvia de semillas de trébol, que caen sobre el apelmazado suelo... y sobre ese cuidado rincón preparado por Sid.

- Creo que ya entiendo...

- Lea ese cuento: en él encontrará compendiadas las diez claves de la buena suerte. En resumen: buena suerte = oportunidad + preparación. Y como la oportunidad sopla siempre, queda claro que... ¡todo es preparación!

- O sea, que deberíamos hacer como Sid...

- Si ahora no tienes buena suerte, quizá sea porque las circunstancias son las de siempre: ¡crea tú otras circunstancias nuevas!

- Ajá, bien, sí, vale, veré...

- "La suerte ayuda a los osados", dijo Virgilio. Actúa. ¡Hazlo ya, no esperes! Sólo quien nada espera del azar es dueño de su destino.

- ¿Y los accidentes y las enfermedades...?

- "El optimista ve una oportunidad en toda calamidad y el pesimista ve una calamidad en toda oportunidad", dijo Churchill...

- Pues qué suerte haber hablado con usted.

- No. Lo hemos buscado: es buena suerte.

Nada es por casualidad querido diario, hasta la próxima.

Robin



Enero 2004

Febrero 2004

Marzo 2004

Calendario (diario de Robin)