Diario de Robin

Aprendiz de Arquero
Aprendiz de Hombre

Sábado, 4 de Febrero de 2006

Querido diario.

El fin de semana pasado fue imposible salir de casa, una lluvia copiosa se interpuso entre el bosque y mi arco. Pero hoy si ha sido posible, jornada distendida con cielo gris combinado con un tiro con arco no muy acertado, a muchas de mis flechas les ha faltado ese empujoncito que las coloca en el centro del deseo, pero eso es normal, siempre hay días "chof".

Robert es quien ha estado más acertado, domina bien la cabalgadura de su Game Master y eso se traduce en algunos disparos exquisitos, salvo... unos desconcertantes desvíos de flecha que más tarde hemos descubierto que eran debidos al contacto de su cuerda con el bolsillo izquierdo de su chaleco, ha sido eliminar el chaleco y todo solucionado.

Bea sigue en su camino autodidacta, empeñada en derribar a cabezazos el muro construido con su tozudez, le daremos más tiempo... quizás un lustro.

A Carmen la veo un pelín irregular y algo poco convencida, he visto que agarraba mal la cuerda por culpa de un guante nuevo, cambiado el guante agarre solucionado, pero hay más por solucionar y me temo que no sea solo un defecto de esos muy claros, sino un cúmulo de pequeños defectos, algo difícil de detectar y corregir, con tiempo los barreremos uno por uno, no quiero agobiar que a veces es contraproducente. De momento quisiera que se preguntara el motivo que la ha llevado a utilizar una dragonera de dedo, yo no la veo necesaria para un recurvado de caza y recorrido de bosque, pero seguro que hay un motivo, ¿que has corregido con ella?, ¿la llevas solo porque alguien te lo dijo? ¿varia tu tiro cuando disparas tu arco sin ella?.

José sigue en su línea, a veces recta, otras discontinua, pero José disfruta disparando su arco pasando de geometrías, y eso es amar con locura el tiro con arco.

Miqui nos ha acompañado esta mañana, disfruta de unos 15 días de vacaciones en el trabajo y ha retomado su arco después de meses de inactividad. Ha olvidado completamente lo que es anclar la cuerda y ha regresado a su antiguo tiro continuo, un tipo de tiro muy difícil y poco agradecido si se utiliza en competición. Es necesario reeducar y recuperar el tiro con arco donde lo dejó, para ello necesita una buena dosis de campo de entrenamiento, no creo que sea muy difícil recuperar su anclaje, el tiro continuo es hermoso, pero necesita al igual que el tiro intuitivo tirar con arco muy asiduamente.

Y eso es todo de momento, por cierto... el viejo Roble se recupera de una forma asombrosa, el cardiólogo nos dijo que tenía siete vidas como un gato y una naturaleza muy fuerte, espero no despertar pronto de este sueño.

Robin

Martes, 7 de Febrero de 2006

Querido diario.

Muchos sábados por la mañana tengo la oportunidad de observar a algún aprendiz de arquero. Es curioso observar como muchos defectos se repiten de uno a otro, y es normal que te pregunten porqué sus flechas se desvían a la izquierda o a la derecha, pero curiosamente nunca sospechan que una flecha que va alta o baja lo sea también por un defecto en el tiro y no a una mala apreciación de la distancia, por esa razón repasaremos algunas causas del desvío de sus flechas.



Algunas cosas que influyen en un mal vuelo de nuestras flechas:

Cuando van bajas o caen puede ser debido a: brazo derecho colapsado - se deja caer el brazo del arco - encoque alto - apertura pobre al no alcanzar el punto de anclaje - interferencia de la ropa con la cuerda al soltar - mala posición de la mano en el arco - colapso de brazos y espalda reduciendo la apertura - fistmeller excesivo - cuerpo desequilibrado hacia delante - brazo de arco excesivamente doblado - acompañar la cuerda al soltar.

Cuando van altas: levantamos la mano de arco al soltar - el arquero empuja excesivamente fuerte el arco - encoque bajo - apertura excesiva al sobrepasar punto de anclaje - aplicación excesiva de presión en la parte baja de la empuñadura - fistmeller insuficiente - cuerpo desequilibrado hacia atrás.

Cuando las flechas se van hacia la izquierda: una inclinación excesiva del arco o de nuestra cabeza - alineamiento erróneo de la cuerda con la punta de la flecha o diana (problemas con ojo dominante) - se empuja el brazo del arco a la izquierda al soltar la cuerda - arquero de mano derecha utilizando ojo incorrecto para apuntar - barbilla excesivamente girada cuando se utiliza un anclaje lateral (punto de referencia) haciendo que la cuerda se desvíe al soltar - spine de la flecha rígido.

Cuando van hacia la derecha: empujamos el brazo del arco hacia la derecha al soltar la cuerda - utilización de ojo incorrecto para apuntar, estiramiento excesivo del cuerpo al tensar (sobretensión) - utilización de los bíceps cuando se abre el arco - el codo del brazo de arco falla empujando el arco a la derecha al soltar la cuerda - spine de la flecha flexible.

Son estas unas cuantas pistas para intentar saber que es lo que causa un vuelo incorrecto de nuestras flechas, entendemos que el desvío es igual para una serie de flechas, si cada flecha va para un lado... mejor le rezamos a Santa Tecla, y por último señalar que en días de mucho viento mejor jugamos a la petanca y no tenemos en cuenta los desvíos.

Aquí tenemos lo que sería una secuencia idónea de la secuencia de tiro de una flecha, en este caso para tiro de precisión, pero salvo la fase del cliquer el resto puede servirnos:



Y por último unas líneas sobre una parte muy importante de la secuencia de tiro, me refiero por supuesto a la suelta de la cuerda.

El disparo de una flecha ha de sorprender siempre, no debe apreciarse ninguna señal del tiro que va a producirse. El cuerpo, la cara y la mirada del arquero han de permanecer impasibles antes, durante y ligeramente después de la acción de la suelta, estoy harto de ver caras encogidas y con tensión encarando una diana. El brazo y la mano del arco han de seguir el movimiento de la espalda. La suelta debe producirse por una relajación de la mano y el tiro ha de producirse por si solo, sorprendiéndonos. No es fácil, pero tampoco imposible.

Robin

Jueves, 9 de Febrero de 2006

Querido diario.

Blanca se ha perdido...

O al menos es lo queremos creer hasta ahora. Desde el pasado día 30 de Enero "Blanca" nuestra compañera perruna de arcos y flechas ha desaparecido de las inmediaciones del club. Se me hace raro llegar a la entrada del club a primera hora de los sábados y no verla esperando nuestra llegada, la recuerdo y ya estoy añorando sus apenas perceptibles chillidos de alegría cuando recibía nuestra llegada al club con el cuatro ruedas.



Cuantas y cuantas jornadas de tiro hemos sido acompañados por Blanca en nuestros recorridos por el bosque, ojalá la recuperemos pronto, aunque... no entiendo como no ha regresado después de 9 días, igual le ha ocurrido algún percance en el bosque, desgraciadamente existe la posibilidad de que algún desaprensivo le haya hecho daño.



Este sábado regresaré al bosque, necesito reencontrarme, es necesario perderse en el bosque para reencontrarse con uno mismo, mientras ando perdido entre los árboles practico la introspección, me reordeno y también establezco contacto, ¿con quien? pues sencillamente con todo lo que me rodea que no es poco, parece una tontería pero no lo es, pecamos de aislamiento, hay que ver, escuchar, oler, sentir los mil y un matices que el bosque nos brinda, cuando sintonizamos con nuestra madre tierra se nos abren puertas a otro estado de comprensión, es entonces cuando inmersos en la profundidad del bosque sabemos responder a nuestras propias preguntas, los árboles, las piedras, los animales, el viento, la humedad... son los catalizadores, no es más magia que la propia vida misma. Es sin duda un gratificante viaje hacia el interior de uno mismo, y es factible, en el corazón del bosque, donde es más fácil despojarse de toda la porquería que la vida en sociedad adhiere a nuestro ser divino.

Es necesario curar las heridas, la terapia es tan sencilla como incontenible. Es incorporarse al espectáculo. Ampliar el campo de profundidad que se puede llegar a mirar. Es, con todo, callarse y que a uno le pase por dentro un poco de la vida que le resbala por fuera.



¿Cuantas veces habré escrito la palabra bosque en este diario? muchas, sin duda, pero ¿entendemos que es realmente un bosque?

Un bosque es una entidad. Un bosque es un bosque gracias a la presencia de muchos árboles, de muchos animales, de un suelo suficientemente fértil. Es una multitud de factores que conviven y participan juntos en una misma experiencia de vida. Todas las individualidades que lo componen, sin que importe su tamaño ni sus características, son igualmente importantes. El bosque es la suma de la intención de muchos.

Este sábado ya está tardando en llegar.

Robin

Sábado, 11 de Febrero de 2006

Querido diario.

A primera hora de la mañana con el enano y José rumbo al club de tiro, para mi... rumbo al bosque. Llegamos a la entrada y confirmo mis temores, Blanca sigue desaparecida, algo mustios nos dirigimos al bar para almorzar un bocadillo de butifarra y su correspondiente "all i oli", a medio bocata llega Xuri que también se apunta a uno de butifarra, Robert que llega al cabo de unos minutos sigue fiel al bocata de lomo y queso fundido.

Con suficiente gasolina en el estomago formamos dos patrullas para resolver el recorrido 3D, en la primera estoy Yo, Miqui, Robert y Xuri, en la segunda que nos pisaría los talones durante todo el recorrido, José, Gloria, Moragas y Miquel Casas.

Si los recorridos fueran de 10 dianas, esta mañana hubiera alcanzado el clímax, pero si hay algo que no debería uno saber cuando va fenomenal es los puntos que lleva acumulados, creo que rondaba los 130 o 140 puntos a mitad de recorrido, fue saberlo y meterme en un bache que duró cuatro dianas, en una de ellas bicicleta incluida, con el tiempo que hacía que no sabía lo que era un cero patatero, total que el promedio se joroba y viéndome incapaz de alcanzar esa frontera de los 250 puntos resuelvo lo que queda de recorrido más bien flojo y me planto en unos 206 puntos, que para muchos no está mal, pero para lo que podría haber sido... una ocasión perdida. Esto es el tiro con arco, nada es acumulativo, y a la que cometes un error de principiante... te pierdes en el mar de las intenciones, y os advierto que es un mar jodidamente peligroso.

Xuri muy regular en sus tiros, ha cambiado las palas G3 de su Hoyt Matrix por unas Vector en teoría inferiores, parece que son menos críticas y perdonan algo más las sueltas defectuosas, me ha comentado que la intención es que las puntuaciones sean algo más regulares, por lo visto antes podía hacer 280 puntos un día y 180 otro día, es preferible plantarse en 240 y no bajar de los 220 por decir una cantidad de puntos.

A Robert no le he visto tirar cómodo, y a pocas dianas del final parecía que deseaba terminar cuanto antes el circuito, en una de ellas le he oído sentenciar que mejor sería abandonar, en fin el típico día "chof" ya vendrán otros mejores.

Y por último Miqui, sigue con el inseguro tiro continuo, pero con el agravante de que no ancla, suelta la cuerda unas veces más cerca de la cara otras más lejos, es muy difícil saber que hacer si en cada disparo interviene una potencia distinta, le he recordado el motivo de su desacierto pero ha sido como predicar en la taza de un sanitario. EL enano atraviesa una mala época y veo difícil que esté por mejorar su tiro con arco, hoy no ha puntuado (menos mal) pero he visto correr demasiadas bicicletas a su alrededor.

Finalizado el recorrido he dado un corto paseo por el bosque, andaba meditando cuando he notado que los árboles murmuraban, "mal presagio" me he dicho. He salido del bosque con la sensación de que no volvería a ver a Blanca retozando por el bosque.

Robin

Lunes, 13 de Febrero de 2006

Querido diario.

Datames...

Hoy voy a cambiar un poco de tercio y como aficionado a la numismática antigua y también a la historia antigua me explayaré un poco sobre la mañana del domingo pasado.

Ayer domingo, encuentro de aficionados en el mercadillo numismático de la Plaza Real de Barcelona. A primera hora repasé las distintas mesas de los comerciantes sin ver nada que valiera la pena, pero la diosa fortuna por lo visto acudió también este domingo y un amigo de afición que asistió a una convención en Madrid trajo lo que sería el objeto del deseo, adquirió un par de estáteras de plata de Datames, sátrapa Persa (gobernador de provincia) de la ciudad de Tarsos en Cilicia, territorio conquistado por los Persas a los Griegos.

Afortunadamente llevaba conmigo un par de denarios del Imperio Romano que tenía repetidos por haberlos mejorado en otra convención. Mi amigo aceptó el cambio con un pequeño suplemento de euros para equiparar ambos lotes. La estátera de Datames descansa ya en uno de mis monetarios dedicado a Imperios orientales como el Persa, el Parto, el de Bactria o el Sasánida...



Estátera de Datames


Es esta la primera moneda relativa al Imperio Persa de mi colección y ello me ha conducido a recuperar información olvidada y a incorporar otra no estudiada. Los Iberos y Romanos capitalizan la mayoría de los estudios de muchos numismáticos de moneda antigua. Muchos Imperios que combatieron a Roma no se han profundizado salvo el Cartagines por su estancia en la península Ibérica. Precisamente esos otros Imperios son últimamente el centro de mis estudios y de mi búsqueda numismática.

No explicaré la historia de Datames porque se que no me lo perdonaríais, pero si hago hincapié en que fue uno de los principales sátrapas rebeldes que puso en jaque al mismísimo gran Imperio Persa en Asia Menor durante una década. Estamos hablando del año 370 al 360 antes de Cristo.

La moneda en cuestión es una estátera de plata, que es el equivalente a dos dracmas o a dos denarios de plata. En el anverso observamos al Dios Baal sentado en un trono y su nombre escrito en Arameo, escritura que me gustaría conocer, de momento, me quedo con el ibérico, latín y algo de griego. En el reverso de la moneda el Dios Ana desnudo frente al sátrapa Datames.

Ahora mi búsqueda se centrará en una dracma del Rey Darío de Persia, el que se zurró a gusto con Alejandro Magno del cual tengo dracmas y tetradracmas al igual que de su padre Filipo de Macedonia.

Y no doy más el coñazo con las monedas, mi colección de trocitos de historia.

Robin

Sábado, 18 de Febrero de 2006

Querido diario.

Tirada social...

Buena mañana y mejor jornada de tiro con arco. Me sumo a una patrulla en la que está Robert, Bea, Jordi y un nuevo socio... Juan Carlos. Marta, la hija de Jordi no ha podido venir por no encontrarse bien, y yo con ganas locas de verla con su nuevo arco... esperaremos.

Hoy ha sido el primer recorrido puntuando de Juan Carlos, y en honor a la verdad hay que decir que me ha gustado mucho verle disparar sus flechas, algo inseguro pero con estilo, estilo que hay que pulir, pero al fin y al cabo buena masa con la que tornear a un nuevo arquero. Juan Carlos compró a Jordi el arco "Impala" con el que el padre de Marta dio sus primeros pasos tirando con arco. Pues bien, o mucho me equivoco o veo a Juan Carlos dentro de unos años dándole guerra a las volumétricas, solo es cuestión de madurar y pulir, de esto último se encarga Jordi, suficientemente capacitado para ayudarle a perfeccionarse. De momento el aprendiz de arquero ha superado los 100 puntos, que no están nada mal, pero es que además le he visto resolver magníficamente un par de dianas con mucha serenidad, y eso el primer día que unos puntos pueden condicionarte es algo a subrayar, bien Juan Carlos, vas bien.

Jordi ha resuelto bien su recorrido, quizás ha acusado un poco la falta de entrenamiento, pero puedo asegurar que ha disfrutado dándole vuelo a sus flechas. Robert, nuestro indomable Robert... ha estado al cien por cien, superando la barrera de los 200 y haciéndome disfrutar con su tiro con arco. Yo también he resuelto a gusto el recorrido anotando 225.

Y por último, Bea, que ha seguido en su línea plantándose en unos 51 puntos, que no son otra cosa que el resultado de utilizar un arco insuficiente y una técnica básica mediocre carente de método alguno. Bea se queja de que los tiros no "le salen", cuando no entiende que los buenos disparos no son algo que sale por azar, sino que son el resultado de un aprendizaje, pero... como ella no necesita que nadie le diga nada, la dejaremos que siga esperando el día que por arte de magia sus flechas cobren conciencia y apliquen a su vuelo lo que ella hoy por hoy es incapaz de darles.

Bea vive cerrada a los demás, y quien no escucha la opinión de los que le rodean, ni los efectos de su presencia en las diversas circunstancias en las que vive, las reflexiones que haga sobre sí misma serán siempre parciales, y al final puede caer en la trampa de la autocomplacencia o en la trampa de la crítica más feroz. Ambas trampas son considerablemente peligrosas, tanto en lo que hace referencia a la relación con uno mismo como a la relación con los demás.

El autocomplaciente suele creerse perfecto, siempre tiene la razón y nunca admite la crítica, trata a los otros con distancia y superioridad, tiende a dar consejos que suenan a imposición y a exigir a los demás la conducta que a ellos les parece pertinente. Convivir con este tipo de personas es difícil, y si no se puede evitar hacerlo, se tiende a darles la razón sistemáticamente con el fin de evitar el enfrentamiento, cosa que provoca que aumente la autocomplacencia y de esta manera no se cierra el círculo productor de sentimientos de estúpida superioridad. Reconozco mi incapacidad para hacer que Bea sea una buena arquera, al menos mientras ella no permita que la ayuden.

Y respecto a las condiciones climatológicas, un día despejado pero con un viento que incordiaba en algunos puestos de tiro. Por cierto, hemos estrenado un conejo en la parte alta del circuito y a pesar de su escaso tamaño ha recibido una buena agrupación de flechas.

Blanca no aparece, no sabemos nada de nuestra incodicional compañera de recorridos, me entristece su ausencia, y me cabrea no poder enterrarla sentimentalmente, pues ni siquiera se si vive o no.

Hasta pronto.

Robin

Sábado, 25 de Febrero de 2006

Querido diario.

Se llaman: "Martin Prodigy" y "Marta López"...

Esta mañana la pequeña amazona del club, nuestra querida Marta nos ha acompañado en nuestro recorrido de bosque con su nuevo arco recurvado de caza, una pequeña virguería que fabrica Martin para los más pequeños, le llaman "Prodigy" y da unas 20 libras, un arco que le va perfecto a la pequeña arquera.



El arco es una preciosidad, y funciona. Funciona sobre todo porque Marta tiene "duende". Marta con un arco que funciona y a su medida, es capaz de hacer gritar de sorpresa y alegría a toda una patrulla de "mayores" en pleno recorrido, bueno, a casi todos.

Hoy he disfrutado muchísimo, primero por poder dar un gran abrazo a nuestra pequeña y segundo por la satisfacción de ver esa capacidad que tiene de crecerse ante una diana. Durante todo el recorrido ha disparado desde la piqueta blanca, en algunas dianas algo alejadas la primera flecha no ha llegado a su objetivo, pero ha sido digno observar a Marta extraer su segunda flecha... tensar su arquito, elevarlo hacia el cielo hasta el instante de hacernos sentir su suelta disparando una de sus pequeñas flechas hacia la mejor zona de la diana, increíble.



Y es que nuestra pequeña arquera ya tiene la lección aprendida, ella si ha sabido escuchar, por lo que solo necesita algún pequeño apunte cuando tiene algún problema, y lo resuelve... vaya si lo resuelve.



Su padre Jordi que estaba en la patrulla nos ha deleitado con tiros exquisitos, en fin que ya no era el bosque de Sherwood... sino más bien el bosque de López.

Otra buena noticia... el enano ha regresado al tiro con arco que tenía olvidado, esta mañana muchísimo mejor y mucho más relajado, ancla bien consiguiendo unos buenos tiros.

El ambiente ha sido casi perfecto, y digo casi... por esa obstinación de Bea en salir en el guiness de la antipatía. Es desesperante: después de un estornudo de Bea, Robert con educación pronuncia el consabido "Jesús", a lo que ella le responde: "no creo en ese señor". Si no se trata de creer Bea, nos importa un bledo en lo que crees, si es que crees en algo que no sea tu misma, esa respuesta es sencillamente educación... y te recuerdo también que cuando dices "Adiós" no estas citando a nadie sino cumpliendo con la más mínima cortesía, que no es otra cosa que dar un saludo de despedida. En fin, lo de siempre, buscar los tres pies al gato... pero hoy hemos estado muy por encima de estas lindezas, lo hemos pasado en grande y hemos hecho piña para devolverle algunas al Gollum. Por extraño que parezca la cantidad de cabreo acumulado en el gollum es directamente proporcional a un acierto "casual" a la diana. La verdad es que empiezo a estar un poco harto de tanta gilipollez.

Una instantánea de buen rollo...



Y ahora una del enano resolviendo la diana que denominamos: "el sol en la cara", entenderéis muy bien porque le llamamos así...



Y terminamos con unos buenos lances de dos exquisitos compañeros de patrulla, primero Robert...



al que le sigue Jordi...



Y aquí termina otra jornada de tiro en el precioso bosque de nuestro club.

Sed felices!

Robin



Enero 2006

Febrero 2006

Marzo 2006

Calendario (diario de Robin)