Diario de Robin

Aprendiz de Arquero
Aprendiz de Hombre

Domingo, 1 de Febrero de 2009

Querido diario.

Después del viento, lluvia y niebla...



(Escuchando: "May it be (Hayley Westenra )")

Ayer sábado la lluvia se hizo dueña del bosque, le acompañaba una espesa niebla con pocas intenciones de disiparse, así que como la cosa no pintaba muy bien opté por dedicar la mañana a tareas pendientes, reparar algunas flechas y encerar mis arcos y sus cuerdas.

Esta mañana las nubes cubren el cielo, llueve con intermitencias y con poca intensidad. A primera hora... bullicio en mi ratonera, el ratón está dispuesto a salir con todo su armamento, bueno, casi todo. Mi recurvado Ironwood con sus flechas de aluminio y carcaj de cintura a la derecha del asiento trasero del cuatro ruedas, a su lado... mi viejo longbow Blackwidow, un carcaj de espalda con una docena de flechas de madera y por supuesto un protector de brazo para disparar con el arco largo.

Antes de partir, último vistazo al cielo, es posible que llueva un poco esta mañana pero en el interior del bosque estaré protegido... ¿acaso existe un lugar mejor?

Pocos arqueros en el club, José y Antonio se reúnen conmigo, desayunamos y nos dirigimos al campo de entrenamiento. Me cuelgo el carcaj de espalda con doce hermosas flechas de madera y saco a pasear al viejo longbow. Medio adormecido cuelga de mi mano el legendario arco largo, extraigo una de mis flechas de madera y cierro el puño, pienso en el momento que uno suelta a un potro salvaje, me sonrío y tenso la cuerda... la flecha emprende su vuelo con elegancia, mi brazo desconcertado se ha sorprendido de la pequeña sacudida del longbow... es lo que me esperaba, de nuevo el viejo potrillo trota libre en el bosque... una vez más la fascinación por la madera y la sencillez del arco largo me hacen sentir el placer del arco tradicional, incomparable, fascinante, embriagador.

Después de una buena sesión con el longbow, regreso al cuatro ruedas, doy descanso al legendario arco recto y monto la cuerda del recurvado Ironwood, cambio el carcaj y las flechas y regreso a la zona de entrenamiento. Cuando lo abro para soltar la primera flecha percibo una vez más la comodidad del recurvado, es como una goma elástica, no hay sacudida, es una sensación muy dulce al abrirlo pero puede sorprender su carácter al soltar la cuerda, la flecha de aluminio parte como un rayo hasta alcanzar su diana. En el punto de partida queda el arquero extasiado, sin dejar de mirar la diana una mano busca en el carcaj que cuelga ahora de la cintura una nueva flecha que disparar.


Los tres iniciamos el recorrido, el bosque está impregnado por la lluvia, la niebla ha deposito cientos... miles de gotas en el extremo de cada una de las hojas de los árboles, suficientes como para regar a un arquero, sobre todo si golpeas cualquier tronco del bosque, José sabe hacerlo, Antonio sabe hacerlo, yo también, de modo que no llueve pero nos mojamos. Con buena sintonía, una mezcla de Hobbits, Elfos y Humanos se turnan para disparar sus flechas. Hobbits cuando reímos, Elfos cuando disparamos, Humanos cuando formamos nuestro circulo de amistad. Ascendiendo por el bosque rodeados de árboles y vegetación por todos lados percibimos una vez más ese halo embriagador que emana el bosque después de una intensa lluvia. Bajo el influjo del bosque, lejos del asfalto y el cemento... disparamos nuestras flechas...


Al no disponer de toda la mañana hemos abreviado el recorrido, afortunadamente mis recorridos no se miden por la cantidad de flechas como tampoco se miden por la cantidad de arqueros o la cantidad de puntos conseguidos, se miden por su intensidad, algunas veces... hay tanta intensidad en un par de flechas, que bastarían junto al paseo por el bosque para regresar a casa reparado. Pero como hay tiempo suficiente... disparamos muchas veces dos flechas, tantas como dianas se crucen en nuestro camino.

Para ella, que sobrevuela siempre mi bosque.

"Namárie melima amme" "Namárie arkwen ar lisse fion"

Robin

Martes, 3 de Febrero de 2009

Querido diario.

Va de vídeos...

Hacía tiempo que quería añadir en arcobosque algunos vídeos de Youtube relacionados con el tiro con arco y también otros de música, así que finalmente he desarrollado la web de la cuenta que tengo suscrita en Youtube, allí iré añadiendo como favoritos aquellos vídeos que tengan un interés especial para mí, la mayoría serán sobre tiro con arco. En el apartado de vídeos personales aparecerán todos los vídeos que vaya insertando en el diario, los de cosecha propia. De momento estoy trasteando con la vieja cámara de fotos... no os creeréis que después de no sé cuantos años acabo de descubrir que puede grabar secuencias de vídeo, eso sí... máximo 10 segundos por vídeo, lo cual no me permite grabar una secuencia completa de tiro, razón por la cual intentaré hacerme con alguna cámara de vídeo para producir vídeos de más extensión.

Aquí os dejo el enlace:


Página de vídeos de Youtube de arcobosque.com

Página de vídeos de arcobosque.com en Youtube


Y eso es todo por hoy.

Robin

Miércoles, 11 de Febrero de 2009

Querido diario.

Jorge Bucay...


A veces suena la flauta, otras veces el aviso sonoro de la llegada de correo, y en algunas ocasiones llega un regalo de los que invitan a meditar. Lo hizo Jorge Bucay hace tiempo escribiendo su serie de cuentos, lo ha hecho ahora quien ha tenido la amabilidad de hacérmelo llegar. En honor al escritor y en honor al amigo, es un gusto transcribir este pequeño escrito, pequeño en cuanto a extensión, infinito si permitimos que nos alcance, que nos acierte en el pleno.

Cada semilla...

En el silencio de mi reflexión percibo todo mi mundo interno como si fuera una semilla, de alguna manera pequeña e insignificante pero también pletórica de potencialidades...

...Y veo en sus entrañas el germen de un árbol magnífico, el árbol de mi propia vida en proceso de desarrollo.

En su pequeñez, cada semilla contiene el espíritu del árbol que será después. Cada semilla sabe cómo transformarse en árbol, cayendo en tierra fértil, absorbiendo los jugos que la alimentan, expandiendo las ramas y el follaje, llenándose de flores y de frutos, para poder dar lo que tienen que dar.

Cada semilla sabe cómo llegar a ser árbol. Y tantas son las semillas como son los sueños secretos. Dentro de nosotros, innumerables sueños esperan el tiempo de germinar, echar raíces y darse a luz, morir como semillas... para convertirse en árboles. Árboles magníficos y orgullosos que a su vez nos digan, en su solidez, que oigamos nuestra voz interior, que escuchemos la sabiduría de nuestros sueños semilla.

Ellos, los sueños, indican el camino con símbolos y señales de toda clase, en cada hecho, en cada momento, entre las cosas y entre las personas, en los dolores y en los placeres, en los triunfos y en los fracasos. Lo soñado nos enseña, dormidos o despiertos, a vernos, a escucharnos, a darnos cuenta. Nos muestra el rumbo en presentimientos huidizos o en relámpagos de lucidez cegadora.

Y así crecemos, nos desarrollamos, evolucionamos... Y un día, mientras transitamos este eterno presente que llamamos vida, las semillas de nuestros sueños se transformarán en árboles, y desplegarán sus ramas que, como alas gigantescas, cruzarán el cielo, uniendo en un solo trazo nuestro pasado y nuestro futuro.

Nada hay que temer, ...una sabiduría interior las acompaña... porque cada semilla sabe... cómo llegar a ser árbol.

Jorge Bucay

Hermoso Bucay.

Robin

Sábado, 14 de Febrero de 2009

Querido diario.

El regreso de un amigo...



(Escuchando: "Hero (Nickelback)")

Ayer por la noche sonó el teléfono, al otro lado... una voz conocida me proponía una mañana de sábado disparando flechas juntos. Habían pasado unos nueve meses desde que nuestros caminos se bifurcaran, mi entrañable amigo Robert me convocaba a compartir su regreso al arco y la flecha, algo que no podía hacerme más feliz, ya no por su regreso al arco, sino por la posibilidad de poder compartir de nuevo una mañana con él.

Esta mañana en el bar los dos nos hemos despachado un buen desayuno, y hemos hablado... vaya si hemos hablado, había tanto por contar, tanto por compartir. Hablamos de fotografía por supuesto, y de diversos proyectos que Robert quiere llevar a cabo, uno de ellos es una historia de una Elfa, para ello tomó hace tiempo muchas fotos en el bosque del club con Eva, una modelo que ha participado en algunas sesiones de fotografía con nuestro amigo el captador de momentos. Todas esas fotos están en proceso, pues "procesar" es una de las claves del resultado de sus reportajes fotográficos, puede tardar una eternidad en procesar todo el material, incluso quedarse con tres o cuatro instantáneas de unos cientos de tomas.

Aquí os dejo un retrato "made in" Robert. Un halo de magia lo envuelve...



Y por último una toma de Eva para el trabajo sobre la Elfa del bosque...



Finalizadas las charlas llegó el momento de quitarle un poco de oxido al tiro con arco de Robert, después de tanto tiempo sin disparar se acusa siempre el cansancio, el problema es que incide y mucho en la forma de tirar, sueltas precipitadas e inseguridad en el tiro, el "capta imágenes" no cesaba de repetir que hacía mucho tiempo que no disparaba, eso es una forma de excusarse al dudar de uno mismo, pero afortunadamente la compañía de quien os escribe y la de Antonio disiparon esos temores, me emocioné cuando Robert ajeno a todo... volvió a disfrutar domando su GameMaster, el rebelde potrillo de Hoyt.

Le he pedido a Robert que un día me permita acompañarle en alguna salida de caza fotográfica como él le llama, lo que me preocupa es que llegue a gustarme, me conozco... y culo veo... culo quiero. Pero si algo aprendí de mi madre en sus últimos días es que la vida hay que exprimirla, evitando siempre esa frase que tanto detesto..."Si lo hubiera hecho..."

Y ahora la última locura de Robin... Jesús me ha vendido una espada de entrenamiento. Desde que tengo la espada nadie está a salvo en casa, los perros me huyen y las lámparas me evitan, todos dicen que si me he vuelto loco... y yo les contesto que SI, esos momentos de sentirme Aragorn atizando orcos... ¡no me los privará ni Dios!...



... bueno ahora en serio, hacía mucho tiempo que quería tener una espada que además de bonita, fuera practicable, y ésta que no tiene filos casi no pesa en la mano, su centro de gravedad está donde debe estar y sentirla cortar el aire (en la terraza por supuesto) es una experiencia que hacía tiempo anhelaba, ahora hay que aprender a manejarla, hay que conseguir que baile con elegancia en el aire.

He subido algún video a youtube, pero no sé qué es lo que sucede que a los pocos días pierden definición, supongo que es por falta de resolución inicial, mi cámara de fotos no da más de sí, pero lo que no entiendo es que durante los primeros días se ven relativamente bien y después cuando menos lo esperas han perdido muchísima resolución hasta casi no apreciar detalle alguno. De los vídeos que grabó Robert, hay uno que me gusta especialmente por el vuelo de la flecha y como no hay forma de que mantenga su calidad en youtube, he convertido el formato avi original a formato wmv que ocupa mucho menos espacio alojándolo en mi servidor, lo pongo a continuación... dadle al play...



Y aquí lo dejamos por hoy.

Robin



Enero 2009

Febrero 2009

Marzo 2009

Calendario (diario de Robin)