Diario de Robin

Aprendiz de Arquero
Aprendiz de Hombre

Domingo 6 de Febrero de 2011

Querido diario.

Anna



(Escuchando: "We Are The Champions (Queen)")

Se llama Anna y tiene 19 años.

La semana pasada finalicé mi jornada de tiro acompañando a Salvador Floriach y a su hija Anna en el circuito de campo del club. Fue muy interesante observar a un tirador de arco clásico haciendo string walking y a su hija con un arco de poleas y miras. La verdad es que lo pasamos muy bien. Salvador ejecuta muy bien su tiro con arco, se coloca perfectamente, resumiendo... sabe tirar y se le ve muy consolidado, pero... siempre hay un pero en la vida de un arquero... su dificultad no radica en la parte técnica, ni la lejanía de las dianas, Salvador tiene que calmar a Salvador, es él su propio hándicap, la ansiedad de querer hacerlo bien lo domina en bastantes ocasiones. Después de comentarle esta observación me confirmo que por ahí andaban los problemas, así que solo disparando con más tranquilidad y menos auto exigencia dará lo mejor de sí mismo. No es cosa fácil, aunque no imposible.



Acompañé al mismo tiempo a su hija Anna, una joven arquera de 19 años que me sorprendió con un tiro con arco exquisito en ejecución. Les hice unas pocas fotos y se las envié, al responder Anna me sugirió que debíamos repetir la sesión de tiro, y así lo hemos hecho esta mañana.




Hoy Salvador no aparece en las fotos, y no aparece porque quería que acompañara a su hija para observarla con detenimiento.

En las primeras ocasiones suelo no decir gran cosa, observo y tomo nota. Anna no es de muchas palabras, al menos en esta primera ocasión, pero habla a través de sus ojos y de sus gestos, he captado una buena cantidad de ellos.

A medio circuito tenía muy claro que pocas cosas podía decirle sobre su nivel técnico, lo hace de una forma excelente, la he visto cómoda disparando, se toma su tiempo y parece ajena a interferencias externas, con lo cual deduzco que tiene buena madera para precisión. También he comprobado que su formación inicial ha sido más que correcta.

Como he dicho... es sólida frente a injerencias externas, pero a raíz de su comentario de que en competición tenía bajones importantes, he pensado que lo que la puede perjudicar tenga su origen en su propia cabeza, ese enemigo interior que nos altera y de que manera. Aunque parezca lo mismo no creo que el pensamiento que puede perturbar su tiro con arco en competición tenga la misma naturaleza que el de su padre, el problema parte del mismo lugar, pero es distinto en ambos arqueros. Creo, por lo que he observado que a Anna le afecta sobremanera una flecha poco acertada, debe aprender a aislarse de su propio resultado, da igual que sea un gran fallo como un gran acierto, ambas cosas nos influyen y generalmente en negativo. Jamás debe uno querer repetir un buen tiro o compensar uno malo, el arquero debe concentrarse y disparar cómodo y tranquilo, sin presión, los puntos son una consecuencia de esa forma de tirar. Ese es el aspecto que deberá trabajar Anna, adquirir confianza y relajarse ante sus propias expectativas, y convertir en anécdota acciones ya realizadas sobre la diana. Otras cosas que debe mejorar no me preocupan demasiado, son cosas lógicas y normales por lo que lleva andado con su arco de poleas. Desde Agosto de 2010 ha disparado en sala, así que le falta rodadura en bosque con el poleas, sobre todo para determinar las distancias correctas, agrupa bien pero comete errores en altura consecuencia de una lectura de distancia incorrecta o poco precisa, desgraciadamente para mejorar esa imprecisión no existe una formula rápida ni un manual que nos explique algún truco para averiguar las distancias, aunque sí que hay ciertos trucos para detectar que tamaño de diana grande de campo es la que está frente al arquero, algo que a mi me pierde sobremanera en la apreciación de distancias largas sobre dianas de campo. Para que Anna mejore el cálculo de distancia solo debe tirar, tirar y tirar con arco en el bosque, sea en recorridos de campo o disparando sobre volumétricas. Aunque parezca extraño, la parte intuitiva de un arquero debe estar presente en bosque aunque dispares con un sofisticado arco de poleas, la distancia la decides tú.

Como decía, Anna hasta ahora ha competido en sala, que es en lo que se ha ido formando con su poleas. Pero hace años que nuestra amazona tira con arco, lo hacía anteriormente con un arco recurvado de precisión, sin miras y supongo que haciendo string walking como su padre y su madre Magda con la que ya tuve ocasión de compartir una sesión de tiro con arco en Enero de 2009.



No voy a extenderme en una primera apreciación pues es más que suficiente para un primer día.

Anna... la madera de un arquero se forja con tiempo y constancia, es lo único que necesitas para mejorar, tu base es buena, diría que muy buena, de hoy hacia adelante... está en tu mano modelar y fortalecer a la arquera que no sale en las fotos, esa otra Anna que te acompaña, la que habita en tu interior, la que debe creer con firmeza de lo que es capaz, ella será determinante en tu eficacia futura. Puede ser tu enemiga o tu amiga, pero eso... es tema para otra ocasión.

Y ahora unas cuantas fotos de esta mañana...







A mitad del circuito probé unos tiros nuevos, en uno de ellos disfruté mucho, mi piqueta se encontraba en un camino hundido en la ladera de la montaña, la diana se encontraba bastante alta y la flecha salía del arco navegando en ascenso desde un palmo del suelo, un tiro fantástico que repetiré sin duda el próximo día, gracias Anna por hacerme la foto.



Hasta pronto.

Robin



Enero 2011

Febrero 2011

Marzo 2011

Calendario (diario de Robin)