Diario de Robin

Aprendiz de Arquero
Aprendiz de Hombre

Sábado, 5 de Marzo de 2005

Querido diario.

"Deja que tus ojos miren con amabilidad, que tu lengua hable con dulzura, y que tu mano toque con suavidad"
(Sivananda)

Después de unos días de frío, viento, lluvia y nieve, esta mañana amanece totalmente despejado, se adivina un día precioso.

Formamos patrullas para iniciar un recorrido 3d, hoy Carmen deberá fortalecer aún más la confianza en sí misma. Inicio el recorrido con Carmen, la pequeña Marta y Gemma que nos acompañará toda la mañana.

Hoy además de los habituales aluminios me he traído unas cuantas maderas para hacer alguna prueba con el Ironwood. Arrancamos en la primera diana, necesito entrar en calor. Corrijo el anclaje de Marta y compruebo como abre ya con facilidad sus 16 libras, creo que es conveniente aumentar un poco la potencia del arco por lo que recomiendo cambiar las palas por unas de 20 libras. Le corrijo cuatro detalles y consigo que se concentre en el tiro. Marta como siempre... responde con unos disparos muy depurados y efectivos.


Carmen suelta sus primeras flechas, le doy algún consejo, percibo una ligera sensación de duda que lentamente va desvaneciéndose... como si una neblina se disipara empieza a resolver sus dianas, Carmen crece... empieza a creer de verdad en su capacidad y permite emerger a esa arquera en la que yo he creído desde el primer día y el bosque se ilumina con unos disparos impresionantes. Carmen al cien por cien fluyendo tiro con arco por cada poro de su piel... ¡alucinante!.

Suficientemente relajada estudia su diana y tensa su arco...


Y empieza la fiesta...


Y sigue...


Hoy sin duda... va a ser un gran día...


A partir del convencimiento, a partir de la confianza recuperada, Carmen ha entendido como una vez aprendida la técnica, ha de dejar que su tiro con arco fluya... y sabe Dios como también sabemos quienes la hemos acompañado esta mañana que hoy en el bosque la palabra ARQUERA se ha escrito en mayúsculas... que espectáculo... que disparos, que GRAN arquera.

Hoy me ha tocado repasar lecciones, recuerdo las palabras de ánimo de Carmen cuando en la diana del ciervo de la piedra me ha visto disparar con miedo, motivo por el cual mis flechas volaban excesivamente altas. ¡Fantástico! me he dicho a mi mismo: "solo hay que tener miedo del miedo", y no solo he vuelto a dispararle al ciervo sino que lo he hecho con una de mis más preciadas flechas de madera, unas adornadas con cresting importadas de los EE.UU, si ha de romperse, que sea ahora, pero sin miedo... mi última flecha ha alcanzado al ciervo.

Llegamos a mi diana preferida, el muflón, un tiro largo precioso...


Mis dos flechas prácticamente juntas. Carmen no falla, y Marta no va a ser menos.

Iniciamos el descenso, Carmen resuelve un Oso a una buena distancia, la veo como alucinada y le invito a disparar otra flecha... quiero que esté convencida de lo que hace, que no es fruto de la providencia meter la tercera.


Una foto de "The players" gentileza de Gemma...


Carta a una arquera amiga:


Estimada Carmen...

yo no soy el que guía, sino el que ayuda a que te descubras a ti misma y descubras, desde ti, esa fuerza interior de la que hemos hablado algunas veces. Yo no puedo definirla ni explicarla, pero sí ayudar a sensibilizarte para que puedas percibirla por ti misma.

Se que llegará un día en el que deberás ser tu propia maestra, ese día deberás encender la lámpara que hay en tu interior y proseguir ya sin ningún temor.

Hasta que llegue ese día... estaré siempre cerca.

Josep



Existe un lugar en nuestro interior donde reina la paz, donde nada es imposible, donde habita la fuerza del creador.

Hay que encontrarlo.

Robin

Sábado, 12 de Marzo de 2005

Querido diario.

Aprovechando la ausencia de unos cuantos arqueros de la tribu, esta mañana he podido dedicar un poco de tiempo a afinar mi tiro con arco.

Durante esta semana he estado haciendo pruebas en casa con flechas desnudas (sin plumas). Como era de esperar, y a consecuencia de haber alargado un poco más las flechas con los nuevos tubos 2213 me da un comportamiento de estas algo más flexibles. Como no tengo intención de reducir peso en la punta estudiaré un nuevo calibre. He querido hacer pruebas también con un emplumado de cinco pulgadas y francamente no es que haya notado mucho la diferencia, excepto en los tiros cortos donde obtengo más precisión. Los nuevos tubos 2213 que utilizo ahora se equiparan en espine a los antiguos 2115, pero cuando impactan lateralmente en algún árbol o soporte de diana 2d pasan rápidamente a mejor vida... no se tuercen, ¡se parten! esto es debido al menor grosor de la pared del tubo, a pesar del aumento de diámetro del tubo (22) la pared del mismo ha disminuido hasta (13) y me da a mi la impresión de que es bastante frágil a impactos laterales. Así que, o vuelvo a los 2115, o estudio las características de nuevos calibres que no se me desmadren en peso.

Pues bien, esta mañana he querido probar algunos tubos y comprobar mi rendimiento en el recorrido 2D del club. Para ello he disparado en compañía de José al que le he montado una nueva cuerda en su Samick de 35 libras, al poco de verlo disparar con ella me he dado cuenta que no es la cuerda apropiada para ese arco, demasiados hilos absorbiendo gran parte de la energía desarrollada por las palas, así que mañana la cuerda la montaremos en el otro Samick de 55 libras y buscaremos algo más ligero para el de 35.

En el recorrido 2D me he sentido muy a gusto, todas mis flechas son ya de la longitud adecuada a mi apertura, las viejas las he dejado aparcadas en casa.

El bosque, después de la lluvia del día de ayer esta exuberante con ese punto de fragancia y humedad que alcanza todos los sentidos. El agarre del suelo perfecto y la iluminación la adecuada. Nuevas dianas 2D, a raíz del campeonato de liga catalana del pasado domingo al que no asistí por no estar en condiciones físicas adecuadas. Si mañana repito es para ir recuperando la forma y también entrenar más a menudo.

Esta mañana José se lo ha pasado divinamente, físicamente es difícil que pueda puntuar como lo hacía antes de su enfermedad, pero yo procuro animarle y corregirle alguna mala posición de anclaje, cuando su brazo se lo permite ejecuta unos disparos muy buenos, si en ese momento le manifiestas con sinceridad la satisfacción de ver volar sus flechas... José levita durante las tres siguientes dianas, seguramente porque olvida la minusvalía del brazo izquierdo y vuelve a sentirse capaz.

También he conocido a una amiga del hijo de José, Bea, quien al parecer ya había disparado alguna flecha. En mi opinión el arco de 35 libras de José que ella utiliza le supera en potencia, por lo que el próximo sábado le subiré el pequeño longbow infantil que guardo en casa. He intentado recomponer su anclaje pero ha sido prácticamente imposible, la tensión del arco desbarataba cualquier intento, había que verla metiendo la cara al no conseguir tensar por completo el recurvado. Es muy importante que un aprendiz de arquero no tenga que pelear con la tensión del arco, hay que grabar posturas y anclajes y con el tiempo ir aumentando la potencia sin que esta llegue a ser un handicap para el principiante. Recuerdo perfectamente haber visto aprendices más recurvados que sus propios recurvados al intentar abrir sus arcos, todo ello debido a un exceso de potencia de los mismos.

Mañana más.

Robin

Domingo, 13 de Marzo de 2005

Querido diario.

Repetimos recorrido 2D con José, Jordi, Marta y Carmen. Nuestra pequeña amazona Marta estrena nuevas palas de 20 libras, ¿podrá con ellas? unos cuantos disparos disipan interrogantes...

¡Puede!


Después de calentar en el campo de entrenamiento iniciamos el recorrido. José ha cambiado la cuerda del arco por otra mucho más ligera notándose mucho la mejora en los primeros tiros largos, también en las distancias medias y cortas ha mejorado notablemente el rendimiento de tiro del día anterior.


Carmen me ha sorprendido con un pretendido cambio en el agarre de la cuerda, hasta ahora disparaba con tres dedos bajo nock dentro de la modalidad de arco clásico, y hoy ha querido probar con un dedo por encima, le advierto que el tiro va a subir notablemente pero la dejo que ella misma decida si es conveniente el cambio en estos momentos de afianzamiento, después de disparar unas cuantas flechas... comprueba como pierde el control de altura de las mismas, le aconsejo que consolide su confianza que se sienta segura tal y como disparaba hasta hoy... y que posponga el cambio de agarre.

Seguimos el recorrido... observo a la pequeña Marta cuando encara las dianas y al situarme detrás me doy cuenta de que apunta fuera de la diana, las flechas vuelan considerablemente hacia la izquierda, observo posiciones y no detecto nada raro, ¿que sucede?... tiene que ser algo relacionado con la vista, pero... ¿porqué en días anteriores no sucedía?... rebobino unos días atrás y recuerdo cuando le dije que disparara con los dos ojos abiertos. Le pregunto a Jordi si Marta es de ojo dominante izquierdo y me dice que no. Carmen me confirma también que Marta apunta a la izquierda de la diana, y como dos y dos son cuatro le hago unas cuantas pruebas para determinar que ojo es el dominante. Pues bien, después de repetir tres veces esta prueba no nos queda ninguna duda de que el ojo director de Marta es el izquierdo, así que a partir de ahora deberá disparar con ese ojo cerrado.


Ejecutando los primeros disparos con el ojo izquierdo cerrado, Marta encara las flechas hacia el centro de la diana, y sin problemas de deriva nos congratula con unos disparos magníficos. La alternativa a cerrar el ojo izquierdo sería cambiar el arco diestro de Marta por uno de zurdo, pero no me tienta mucho esa idea a estas alturas del desarrollo arquero de Marta, su constitución física no es la panacea y cambiar de mano de arco nos obligaría a disminuir la potencia, eso en sí no es un problema, pero si lo sería el como afectaría todo este retroceso a Marta, así que al igual que lo hace Carmen, deberá disparar siempre apuntando con el ojo derecho y cerrando el izquierdo.

Repasando viejas fotos he podido comprobar como Marta ya tiraba ocasionalmente con el ojo izquierdo cerrado...

De nada servía decirle que inclinara el arco o que se posicionara mejor ante la diana, el ojo izquierdo desbarataba su puntería. Lo siento ojo izquierdo de Marta... te mantendremos fuera de concurso.

Y eso es todo de momento.

Robin

Sábado, 19 de Marzo de 2005

Querido diario.

Esta mañana hemos participado en una tirada social 3D de nuestro club. Con un día soleado y una temperatura que ya permite desnudar los brazos hemos participado toda la tribu en una distendida tirada. He formado patrulla con Carmen para comprobar si el hecho de puntuar influía en su tiro con arco, y también con Bea, recién incorporada al tiro con arco. He podido convencer a Bea para que utilizase un arco de iniciación, no sin los comentarios habituales de: "es que es un arco de iniciación..." pienso en voz baja... ya estamos con lo de siempre, preocupada por como la verán los demás, ¡pues mal empezamos!

Bea a mitad de recorrido en la diana número 10 junto a un bicho negro de largos cuernos...


Diana a diana hemos ido resolviendo el recorrido, y tal y como me pidió Carmen le he ido ocultando su puntuación hasta finalizar la competición. El resultado de la tribu ha sido el siguiente:

Desde la piqueta blanca:

Daniel "cacaolat"
Marta López
Bea Coll
95 puntos
77 puntos
40 puntos

Y en la categoría senior...

Josep Barceló
Jordi López
Carmen Navas
Xavi Marin
Jesus Tierra
José Ruiz
Robert Calderon
258 puntos
180 puntos
164 puntos
134 puntos
121 puntos
118 puntos
113 puntos

A destacar: los 180 puntos conseguidos por Jordi, y los 164 de Carmen, ambos han mejorado notablemente su puntuación. Robert ha pinchado un poco con sus 113 puntos, la presión de la competición parece ser que lo ha dejado fuera de combate, en mi opinión Robert va como un torpedo y posiblemente lo que necesita es navegar en un mar de tranquilidad. En lo que a mi respecta no puedo quejarme, domino bien las dianas pequeñas y parece que ya voy cogiendo las distancias largas con el Ironwood, definitivamente seguiré emplumando con plumas de cinco pulgadas me da más estabilidad de vuelo.

Hasta mañana.

Robin

Domingo, 20 de Marzo de 2005

Querido diario.

De nuevo en el campo de tiro, pocos miembros de la tribu esta mañana, formo patrulla con José, Jordi y Marta, nos acompaña también Gemma nuestra buena proveedora de agua.

Hoy no puntuaremos, vamos a repetir el recorrido lo más distendido posible y procurando afinar bien los disparos.

Empezamos el recorrido con la primera diana, un pavo gordote que vemos de frente a una distancia media, resolvemos bien los dos disparos, recogemos y nos dirigimos a una pequeña cabra, un tiro a unos 15 metros hacia abajo, se trata de un tiro aparentemente fácil, pero la zona de máxima puntuación es bastante reducida, no hay que despistarse y procurar una suelta lo más suave posible. Cumplimos con la diana y vamos en busca de un pecari que nos queda a unos 25 metros, la diana está ligeramente ladeada y es necesario centrar bien el tiro. Resuelto el pecari ascendemos en busca de un pavo gordote pero de menor tamaño que el de la primera diana, esta situado de lado y el tiro no amaga dificultad, bueno si... la aparente facilidad puede hacer que te relajes y se te escape la flecha hacia el mar de las intenciones, ese mar que muchos arqueros han navegado en más de una ocasión...

Dispara primero José...


Le sigue Jordi...


Me toca... pero no hay foto, y finaliza desde la piqueta blanca Marta...


Seguimos...

La siguiente diana es el ciervo de la piedra, atravesando un pasadizo vegetal hay que impactar en un ciervo, el problema es que es un tiro hacia arriba y visualmente una respetable piedra alcanza casi la zona de tocado, cuando quieres soltar tus flechas... hay como un resorte mágico que hace que los disparos vayan excesivamente altos, es el efecto "piedra acojonadora" al que hay que vencer.


La siguiente foto está tomada cerca de la diana, la piedra aparece muy baja, pero desde la piqueta de tiro, mucho más abajo, el borde de la piedra queda a la altura de la zona de tocado y de verdad que le come el tarro a cualquiera, es sin duda un tiro difícil para arco de poleas con mucha rasante, en nuestro caso la parábola de vuelo de la flecha es una bendición...


Ascendemos unas escalinatas de troncos y resoplando llegamos a la siguiente piqueta, a poca distancia una nutria, por llamarle algo a una diana pequeñísima. No es por hacernos el "pavo" pero la hemos resuelto los cuatro con bastante acierto...


Le seguirán un pavo muerto de hambre, es decir un pavo delgaducho y escurridizo, después un oso negro a una distancia media al que hay que dejar sin aliento. Despachado el oso nos dirigimos a una diana de una cierva pastando algo conflictiva, detrás de la diana un mar de piedras devoradoras de flechas, se trata de un tiro hacia arriba, los cuartos traseros de la cierva quedan ocultos por un robusto árbol, la zona de tocado visible, las piedras detrás dando por saco como es costumbre, disparamos sin miedo y las piedras a pasar hambre y nosotros tan contentos. Ascendemos hasta dar con una especie de cabra negra de largos y retorcidos cuernos, es una diana de trámite, no presenta dificultad aunque no hay que desconcentrarse. Tomamos un pequeño sendero y nos dirigimos hacia la diana número 11...


De nuevo otro pavo raquítico desafiando nuestra precisión...


Jordi, imparable este fin de semana, le clava un buen par de flechas...


Seguimos en busca de la diana 12, el tiro al muflón, una diana que a mi me gusta especialmente, resolvemos bien el tiro. Iniciamos el ascenso a la cima de la montaña, a medio ascenso nos despachamos un oso negro ligeramente ladeado, para seguir hasta la diana 14 que consiste en un tiro llano a un ciervo, distancia media. La dificultad de esta diana consiste en que el sol nos da de pleno en la cara, los que llevamos gorra somos la envidia del resto de arqueros...


Mientras resolvemos la diana, Gemma y Marta toman un descanso en una generosa piedra cercana a las piquetas de tiro...


Tomamos un sendero donde se encuentra un barrizal de jabalís hasta alcanzar el lugar donde se inicia el descenso de la montaña. La diana 15 ha sido sustituida por un zorro de Aravac, se encuentra ligeramente inclinado, es necesario apurar mucho el tiro ya que la zona de tocado está al límite de la diana, y al estar esta girada existe la posibilidad de que la flecha no impacte bien y salga rebotada de la misma.

Pero hoy... no hay quien nos pare.


Seguimos el descenso, nos topamos con un jabalí de Aravac recostado en el suelo, la zona de tocado está prácticamente debajo de la oreja y hacia la derecha, la diana está considerablemente ladeada, apenas se aprecia visualmente la zona correcta a impactar. La foto está tomada muy cerca de la diana y casi de frente, pero se puede observar la dirección desde donde disparábamos siguiendo una línea imaginaria a partir del culatín de las flechas hacia arriba...


El siguiente objetivo es alcanzar un gordo y enorme Jabalí de la firma Aravac, es la diana 17, se trata de un disparo largo y hacia abajo, el generoso volumen del animal detiene la mayoría de flechas...


Ahora un primer plano del jabalí, pero para ello utilizaré una foto del campeonato de España, y te cuento el motivo de no poner la actual...


Resulta que durante la noche del viernes 18 antes de la tirada social, unos gamberros se divirtieron arrancándole los ojos al jabalí y clavándole toda una serie de cuchillazos, me cuesta entender que gusto pudo darle a los australopitecos autores del estropicio. Y es que es mala suerte que fuera precisamente en una de las dianas Aravac que tanto apreciamos en el club, esas dianas las ponemos en el recorrido en contadas ocasiones con el fin de preservarlas lo máximo posible, la mala suerte quiso que esos monos mal evolucionados se toparan con nuestro querido jabalí.

Seguimos con el recorrido, quedan tres dianas, la 18 es un coyote a más de veinte metros, hay que disparar un poco agazapado para que la flecha pase entre una pared de tierra y la vegetación, con arcos de poca potencia es necesario poner una rodilla en tierra para evitar la interferencia de algunas ramas, el flaco coyote por lo visto es un mal cazador y da la impresión de haber pasado un poco de hambre, así que a la distancia que está hay que precisar muy bien el disparo. La penúltima diana es un enorme ciervo de Aravac, posiblemente la más impresionante que tenemos en el club...


El disparo es limpio, sin obstáculos, pero el tamaño enorme del animal puede inducir a error en el cálculo de la distancia desde la piqueta de tiro...


Y para finalizar nos despachamos un lobo a una buena distancia, aunque acusamos un poco el cansancio, finalizamos el excelente recorrido de hoy con un buen par de banderillas cada uno.

Jordi ha mejorado muchísimo, está acoplándose cada vez más y más a su Blackwidow, esta mañana en los tiros cortos ha sido letalmente efectivo. José también ha ejecutado unos buenos disparos a pesar de que esta mañana se quejaba de su brazo izquierdo, y es que a veces creo que se queja para despistarnos. Bromas aparte, es un placer vivir de cerca la satisfacción de este viejo arquero a quien la enfermedad no ha podido apartarle del arco, la flecha y sus amigos. Un arquero se mantendrá "vivo" siempre que mantenga viva la ilusión de los primeros días.

Robin



Febrero 2005

Marzo 2005

Abril 2005

Calendario (diario de Robin)