Diario de Robin

Aprendiz de Arquero
Aprendiz de Hombre

Domingo, 4 de Abril de 2004

Querido diario.

Hermoso y soleado fin de semana, apropiado para dar unos buenos paseos por el bosque. No he querido ir al campo de tiro porque la ausencia de José me hubiera nublado el día, puedo esperar. No obstante he querido dar una caminata por otros bosques para retomar contacto con mi segunda madre, la Naturaleza.

Esta mañana he disfrutado de esa no velocidad o lentitud característica de la Naturaleza. La medición del tiempo en la naturaleza es caprichosa e irrelevante, nosotros los humanos nos hemos hecho adictos al mismo, y en consecuencia peligrosamente dependientes del reloj y el calendario, dos de las peores drogas de diseño, ya que ambas no existen en la Naturaleza, con las que aceptamos altas dosis de esclavitud voluntaria.

Para pasear por el bosque es necesario no tener prisa, esa lentitud es necesaria para poder percibir como acompañante a la libertad del paisaje. Ese paisaje ha de ser metabolizado por nuestras emociones que necesitan digerir ese alimento que es la belleza de lo que se mira. La lentitud permite el cambio de dirección constante. Salirte del cauce no es posible cuando eres comprimido por la velocidad. La lentitud es el requisito imprescindible para la visión completante, que sólo puede ser la panorámica, esa que a los seres humanos nos obliga a mover todo el cuerpo si queremos disfrutarla.

El lento paso del tiempo cuando paseo por el bosque, me permite degustar los mejores instantes de vida. Vivir al compás de lo que vive me hace consciente de una mayor cantidad de realidades, tanto cercanas como incluso lejanas. El acto de posarse tras un vuelo, eso es lentitud querido diario.

Inmerso en la grandeza del bosque, no puedo evitar pensar en mi amigo José, me falta su compañía, aunque... no me siento sólo en el bosque. Hablo conmigo mismo y me pregunto hasta donde alcanzará su recuperación, deseo que alcance un mínimo que le permita sujetar el arco y poder disparar sus flechas, negarle eso a José no cabe en mi cabeza y no puedo ni quiero aceptarlo. Le pido al gran árbol que le permita recuperar, aunque no sea fácil, José puede pelear... solo pido que tenga una posibilidad, si así fuera... sus flechas volverán a volar entre los árboles y yo volaré con ellas en un mar de felicidad.

Robin

Sábado, 10 de Abril de 2004

Querido diario.

8:30 de la mañana.... mi cuatro ruedas se detiene en una plaza llena de palmeras... espero unos minutos y aparece ¡el incombustible José! equipado con un bastón que daría que hablar a lo largo de la mañana. Esta mañana José sería el director de la orquesta arquera y el bastón su batuta, bueno... también sería un punto de apoyo necesario para nuestro amigo.

Antes de dirigirnos al campo de tiro nos tomamos un café en un bar cercano a su casa, allí me muestra una mano que se cierra y un brazo que se alza... ¡BIEN! ha iniciado la recuperación, primero hay que recuperar movilidad, después recobrar fuerza. La verdad es que la pierna dolida le está funcionando muy bien, aunque se le nota al andar... se desplaza perfectamente por la ciudad, esta mañana veremos que tal hace de cabra montesa.

Llegamos al campo de tiro y una buena noticia, uno de los dos recorridos de la 3ª tirada de Liga Nacional del pasado día 28 de Marzo no se ha desmontado, es el recorrido azul que vamos a practicar esta mañana, José nos acompañará sin su arco, entrenará la pierna y nos regañará en cada una de las dianas del recorrido... de tal forma que estamos todos deseando que recupere la fuerza en el brazo para que vuelva a disparar sus flechas lo antes posible.

Formamos una patrulla, llega Jesús que hace tres meses que no tira con arco, Xavier, Carmen, Yo y el viejo José armado con su bastón, es como ir acompañado del mago Gandalf sin barba pero con esa magia que sólo la compañía de José hace posible... un gustazo querido Diario.

Antes de iniciar el recorrido entreno en unas dianas 2D, José rectifica mis posiciones en una diana, hasta seis veces he tenido que disparar a la maldita 2D, si no hacía un doble pleno "Gandalf" no me dejaba continuar. Cuando apuntaba... un ojo miraba la diana, el otro el bastón de Gandalf-José que formaba círculos en el aire al compás de sus indicaciones.

Nos desayunamos en el bar-restaurante y arrancamos todo el grupo desde la primera diana del circuito azul.

El día 28 de Marzo, se reunieron en el TEM unos 150 arqueros venidos de todas partes de España, fue un día fantástico en el que los arqueros/as disfrutaron como cosacos con los dos circuitos, finalizado el primer recorrido almorzaron un buen bocadillo de pan con tomate y butifarra hecha a la brasa, una fruta y una bebida, la verdad es que los vi despachar el almuerzo con satisfacción. Durante la tirada yo formaba parte de la organización, recorría las diferentes dianas controlando los embotellamientos y los problemas que podían acontecer en alguna patrulla, éramos varios del TEM repartidos por la montaña, con los Walkies estábamos en contacto para resolver cuantos problemas aparecieran, afortunadamente el día transcurrió sin apenas incidencias.

Aquí tienes una foto con el Walkie en la mano, me acompañan algunos arqueros del foro de "Arqueros en la Red", por la izquierda: Fernando (Caballero Negro), José Miguel Carreras (Sumanitu), Josep Barceló (Yo) y David:

En la foto siguiente unos cuantos arqueros practicando en el campo de entrenamiento antes de tomar la salida, hacía un frío considerable:

Debajo de estas líneas... un par de situaciones de tiro preciosas de las muchas que Josep Xuriach y Angel Salinas del TEM diseñaron para esta competición, la de la derecha consistía en un tiro hacia abajo a considerable distancia, en el circulo verde claro apreciarás la diminuta diana de un ciervo, muchos erraron el tiro:

Y esta que sigue es la famosa cabra blanca del TEM de la que todos los arqueros hablan, ese día la situamos a unos 36 metros, el problema fue la pendiente acusada que obligaba a elevar el tiro, esta mañana no se me ha escapado:

Bien, hecho el recordatorio del día de la 3ª tirada de Liga Nacional en el TEM, prosigo con la mañana de este sábado.

Empezamos el recorrido azul disparándole a un lobo, recuerdo que muchos lo fallaron el día de la competición y francamente no tiene dificultad alguna, es posible que al arrancar en frío y debido al viento helado que hacía a primera hora muchos de los mejores arqueros perdieran las flechas en el mar de las intenciones, hoy no hacía frío y le he clavado un buen par.

Seguimos el recorrido en la segunda diana, una cierva pastando en un tiro pronunciado hacia abajo, siendo una situación de tiro conocida he clavado con seguridad mi primera flecha, la segunda ha rebotado en el lomo, he soltado precipitadamente y sin convencimiento. Seguimos varias dianas fáciles, esas a las que se les puede sacar una buena cantidad de puntos... hasta llegar a la de la foto del circulito verde, allí me he comido dos rosquillas o cero patatero y lo tremendo es que nunca me ha funcionado esa diana, cualquier día planto una de mis dianas 3D allí y suelto todo mi carcaj hasta borrarla de mi listado de difíciles.

Seguimos el recorrido disparándole a un oso marrón, un tiro de los de meter las dos en el pleno con un poco de tranquilidad, toda la patrulla se despacha a gusto con el oso y seguimos el recorrido disparando a un lado y al otro de la riera, tiros cortos y fáciles... hasta que llegamos a otra de las dianas que dieron que hablar, el puma agachado rodeado de piedras, mis dos flechas se clavan sin problemas, los demás clavan una o ninguna. No es un tiro difícil si consigues aislar mentalmente el enorme árbol que tapa parte de la diana y las piedras que están sembradas por doquier, si te obsesionas con ello... la flecha en lugar de sonar el "toc" de diana, suena el "crack" característico al impactar en una piedra.

A partir del puma me doy cuenta que Carmen empieza a fallar muchos tiros, suelta al milisegundo de anclar, como queriendo quitarse la flecha de encima, creo que atraviesa uno de esos baches momentáneos que todo arquero ha experimentado alguna vez, me doy cuenta que sus flechas derivan mal, la mayoría hacia la izquierda y cuando observo su secuencia de tiro compruebo que cierra un ojo, le sugiero que incline un poco el arco para corregir la deriva y que pruebe a abrir los dos ojos unos segundos antes de soltar para centrar la flecha, el problema es que no da segundos suficientes... continuamos el recorrido. Jesús desafía a José, José parece un miura sin cuernos y le devuelve el desafío para cuando pueda batirse con el maño. El día que José recupere los cuernos (el arco) más le valdrá a Jesús olvidarse el arco en casa, tiene pocas posibilidades desafiando al viejo arquero.

Y diana tras diana alcanzamos la cabra blanca, penúltima diana del recorrido, la verdad es que resoplamos un poco... la cuesta final se las trae... le soltamos un mar de flechas con bastante acierto y finalizamos la cuesta y el recorrido junto al bar donde nos esperaban unas buenas cervezas.

Hemos reído, hemos soltado muchas flechas, José ha estado con nosotros, no ha podido disparar sus flechas pero ha dado calor al grupo, ojalá pronto pueda proseguir su vida arquera al completo, esta mañana he disfrutado mucho, pero también he sufrido viéndo brillar los ojos del viejo arquero cada vez que alguien soltaba una flecha.

José nos ha dado las gracias por el calor que le estamos dando, nos ha confesado que se mantiene con la moral alta gracias al abrigo y ánimos que le ofrecemos, posiblemente José acaba de darse cuenta de lo mucho que le queremos todos los que hemos tenido la fortuna de disfrutar de su magia... él no haría menos por todos nosotros, ya hemos tenido ocasiones para comprobar como de sólida es su amistad.

Buenas noches diario.

Robin

Sábado, 24 de Abril de 2004

Querido diario.

Hoy ha sido un gran día, podría titularlo como el regreso del viejo arquero. Si, querido diario, esta mañana José ha disparado su primer recorrido de bosque después de sufrir la jodida embolia un mes atrás.

La semana pasada le llevé un pequeño longbow Century de unas 30 libras, y ayudándole en la sujeción del arco hizo sus primeros intentos que se quedaron en intentos, su mano izquierda no tenía suficiente fuerza y tenía que ayudarle a cerrarla sujetándosela con la mía.

Esta mañana me ha sorprendido lo mucho que ha progresado en tan solo siete días, hoy ha sido posible el regreso de José al tiro con arco.

9:00 AM, aparco el cuatro ruedas junto a las palmeras de la plazoleta, a los pocos minutos aparece José con un puñado de flechas en una mano y una bolsa de plástico en la otra. Como me había prometido, traía unos buenos chorizos para hacerlos a la brasa y despacharnos a gusto un buen almuerzo, es decir... lo primero que debe hacer un arquero de bosque que se precie.

Subimos al campo de tiro, repleto de gente por cierto, un campeonato de armas de avancarga se celebraba esta mañana en el club. Nos dirigimos al campo de entrenamiento y hago entrega una vez más del longbow a José. Antes de disparar su primera flecha, me da la mano averiada apretando la mía con una fuerza inexistente siete días atrás. Le digo: ¿podrás sostener el arco? y el muy lince me suelta una sonrisa de dos metros de ancha... empiezo a intuir el regreso de un viejo arquero.

Empezaba la fiesta...

Y seguía...

Un arco con 25 libras de potencia menos de lo habitual, allí estaba José soltando sus flechas, cuando daba en la diana era una explosión de felicidad.

Un primer plano de la mano y el longbow Century que utilizaremos a partir de ahora para ir recuperando al incombustible arquero.

Seguimos...

Guardamos los arcos en el cuatro ruedas y bajamos del campo de entrenamiento hasta el restaurante, antes de llegar nos encontramos con Xavier y Carmen que acaban de llegar y nos los llevamos a compartir los chorizos.

Aposentados y en compañía de Ana del bar nos disponemos a despachar los chorizos.

Desaparecidos los chorizos nos dirigimos al campo de entrenamiento donde conocemos a unos nuevos socios del club, Jordi, Gemma y Marta. Marta con seis añitos es una delicia de criatura.

Hechas las presentaciones iniciamos una serie de flechas para calentar y poder dirigirnos al recorrido azul que en breve será desmontado.


Y llega el momento de introducirse en el bosque y repetir... quizá por última vez el recorrido azul de la tirada de la liga nacional. Aquí tienes unas cuantas instantáneas, formábamos patrulla José, yo, Xavier, Carmen, Jordi y nos acompañaban Gemma, Marta y un muchacho que no conozco que quería ver en vivo un recorrido de bosque 3D.

Jordi en acción...

Gemma observando como Carmen inicia a la pequeña Marta en el tiro con arco, la verdad es que Marta no se despegó de Carmen en toda la mañana, hicieron buenas migas.

Marta junto a la famosa diana del Puma que esta mañana me ha obsequiado con una flecha rota... por eso de las piedras... ya sabes, "¡Cagüentó!"

Carmen ha mejorado en relación al último día, hoy ha disparado con un poco más de tranquilidad sus flechas y ello se ha traducido en una mayor efectividad de tiro, en las dianas difíciles pinchaba como mínimo una de las dos flechas. Se posiciona bien ante las dianas, la colocación del codo es más que correcta y la suelta muy agradable, ojalá con el tiempo solucione lo de cerrar solo un ojo para evitar errores en deriva. Afortunadamente resuelve bien lo de las distancias, muy bien para el poco tiempo que lleva tirando con arco.

Carmen soltando sus flechas...

Los que hacemos fotos salimos poco en ellas, pero nuestro desconocido acompañante nos hizo esta instantánea...

José se desenvolvió bien en las cuestas y descensos típicos del recorrido, la pierna no necesitó bastón para salvar los desniveles, tampoco utilizó las cuerdas de apoyo instaladas en algún descenso pronunciado.

Y eso es todo querido diario, un sábado por la mañana normal pero con el aliciente de que el viejo gruñón ha vivido de nuevo la magia del tiro con arco.

Mañana domingo.... repetimos.

Robin

Domingo, 25 de Abril de 2004

Querido diario.

Hoy domingo repetición de las jugadas más interesantes.

A primera hora me encuentro en el campo de entrenamiento, al poco rato llegan Jordi, Gemma y la pequeña Marta. Marta con un diminuto arco se coloca delante de una diana y suelta unas cuantas flechas, es muy pequeña pero se coloca muy bien, su arco tiene una potencia mínima permitiéndole adoptar una buena postura de tiro. Conversando con su padre Jordi comento lo importante que es que un arco de iniciación o casi de juguete como el de Marta no sea un "handicap" para el arquero, muchas posiciones raras y forzadas son fruto de intentar abrir un arco fuera de nuestras posibilidades, valida esta reflexión para muchos mayores.

Esperando la llegada de José, Xavier y Carmen me dirijo a nuestra diminuta futura arquera Marta y utilizo ese recurso que nunca falla con los arqueros diminutos, ¡El Globo! hurgo en mi bolsa de los trescientos mil y un trastos y encuentro un par de globitos. Debidamente hinchado lo cuelgo del soporte de dianas 2D instando a nuestra pequeña amazona a que lo reviente de un flechazo.

A partir del globo, el interés y la concentración de Marta cambia radicalmente, tiene un apetitoso objetivo que alcanzar. Suelta la primera flecha y la clava a menos de un centímetro del globo, la segunda más abajo... y la tercera... "POFF" globo reventado, al milisegundo de estallar el globo, la cabecita de Marta da un giro de 90 grados y aunque intenta disimular... sus ojitos brillan más que ese inmenso Sol que esta mañana nos acompañaría a todos.

Unas cuantas imágenes de la proeza:

Las dos primeras flechas acosando a la tentación-globo...

Y a la tercera... ¡Prueba superada!

Y lo que siempre sucede en el tiro con arco, que segundas partes no siempre son buenas, el segundo globo necesitó unas cuantas series de flechas hasta que también reventó.

Es evidente que el globito ha sido un estímulo para nuestra pequeña amazona, ella perseguía reventar el globo, yo, su monitor de esta mañana perseguía una agrupación de flechas más que deseable. Sin globo podía recoger flechas de Marta por toda la diana, con globo en dos palmos todas concentradas... ¡perfecto! Al poco rato llegan todos los que faltan y tras pasar por el bar donde recargamos nuestras baterias, atacamos de nuevo ese apetitoso lobo 3D que es la primera diana del divertido recorrido azul. Hoy no he podido finalizarlo por falta de tiempo, después de pelearme con el Puma (ha ganado él) me he despedido de unos amigos fantásticos, son en definitiva ese ingrediente que adereza una jornada de tiro con arco, para mi... imprescindibles.

Y mañana... regresando a currilandia.

Robin



Marzo 2004

Abril 2004

Mayo 2004

Calendario (diario de Robin)