Diario de Robin

Aprendiz de Arquero
Aprendiz de Hombre

Domingo, 3 de Abril de 2005

Querido diario.

Ayer aparqué el arco para poder disfrutar de mi nieto Pau de 14 meses que ha estado este fin de semana en casa. No me pongo a hablar de mi nieto porque podría agotar la capacidad del servidor, así que... de buena os libráis...


Conservo buenas sensaciones de las vacaciones de semana santa en las que estuve tres días tirando con arco hasta la saciedad. En uno de ellos Bea nuestra nueva aprendiz de arquera disparó con el viejo longbow del enano, un Century Venus de 30 libras y francamente me sorprendió su progresión, estuvo bastante atenta a mis indicaciones empezando adecuadamente su aprendizaje...


Espero que el próximo fin de semana podamos seguir con su aprendizaje.


Nos prometieron abundantes lluvias, y no ha caído puñetera gota. La verdad es que últimamente los meteorólogos no dan pie con bola, pero pronósticos a parte, lo que empieza a ser alarmante es la sequedad de nuestros bosques. Se acerca el verano y empiezo a temer por el alto riesgo de incendios forestales.

Y es que cuando un bosque se quema, no solamente arden entre las llamas árboles, pastos y matorrales. Cuando un bosque se quema, arde también la memoria del bosque y esa parte de nuestra memoria que está llena de árboles que son recuerdos y de recuerdos que crecen entre la niebla como los árboles. Cuando un bosque se quema, las autoridades valoran únicamente las pérdidas materiales, pero se olvidan siempre de ese mundo primitivo y silencioso que yace bajo las brasas y que no por invisible es para algunos menos valioso e importante.

Para quienes nacieron en las ciudades y por sus calles caminan y viven día a día hasta su muerte, el bosque es sólo, quizá, un conjunto de plantas y de árboles de desconocidos nombres y de rendimiento económico dudoso. El automovilista urbano que solo o con su familia, circula a través de un bosque o, en tardes de domingo o de verano, se sienta bajo sus árboles a cocinar su paella y a dejar pasar la tarde, no ve más en torno suyo que una sucesión de troncos y un entramado de ramas que en el mejor de los casos, aportan cierta armonía, alguna fruta silvestre y sobre todo, su sombra. Pero, para quienes nacimos y crecimos en el bosque, el bosque es algo más, mucho más que una sucesión de árboles.

Para quienes nacimos y crecimos en el bosque y entre sus sombras tenemos nuestra primera memoria y nuestra voz más lejana, el bosque es ese espacio privado y familiar, por más que inhabitado, que guarda nuestros recuerdos y los de nuestros antepasados. Un humus de recuerdos superpuestos que crece con el del bosque y fermenta día a día bajo el peso de la lluvia y de los años. Por eso, cuando ese bosque se quema, cuando el espacio aquel inhabitado y mágico que alguna vez recorrimos desaparece de repente y para siempre entre la nómina anónima de los incendios forestales de cada año, no perdemos solamente un conjunto de árboles y plantas, sino también la madeja de recuerdos y deseos que quedaron desde entonces enredados en sus ramas.


Pero no solo nosotros, quienes amamos y vivimos conectados con el bosque, perdemos nuestra memoria cuando desaparece de pronto devorada por las llamas. La humanidad entera tiene en él su voz primera y aunque muchos no lo sepan, también pierden su memoria primigenia y su cultura más antigua.

Allí, en el silencio umbrío e inhabitado de los bosques, nació la historia del hombre. Allí, entre la bruma verde e indescifrable de los árboles, nacieron las religiones, la música, las leyendas, los sueños de libertad y la desesperanza. Y allí siguen, fundidos con el silencio, flotando sobre la bruma de cada tarde y esperándonos. Muchos ya no lo saben. Otros, por gracia o por desgracia, recordamos todavía el eco de las voces de los árboles que aprendimos a escuchar en nuestra infancia. Pero todos los hombres, lo sepamos o no, lo queramos o no, perdemos mucho más que un pedazo de bosque cuando éste arde cualquier día de verano y en su lugar aparece un espacio calcinado y solitario, también mudo, también quieto e inhabitado, pero incapaz ya de guardar nuestros recuerdos ni de seguir alimentando la memoria de una especie que en él tiene su origen y su última morada.

Que la lluvia no se demore.

Robin

Sábado, 9 de Abril de 2005

Querido diario.

Tirada social 3D en nuestro club.

Existen perros bonitos, perros feos, perros grandes, perros pequeños, perros sordos, perros blancos, perros tontos....

y luego existe "Fliser" alias "tocacojones":



Intentar concentrarse en una tirada social con Fliser a menos de un kilómetro de tus flechas... es difícil, más que difícil, ¡IMPOSIBLE!

Esta mañana he formado patrulla con Robert, Bea y José para despacharnos el recorrido 3D. El día se presentaba bien, pero Robert y Yo hemos acabado desconcentrados y al borde del ataque de nervios... "Fliser" nos ha dado la mañana.

Uno, con todas las ganas del mundo se coloca en la piqueta para resolver la primera diana, un pavo gordo de esos que te miran mal, coges una flecha, insertas el nock en la cuerda, levantas la vista y de repente ves a "tocacojones" entre la diana y tu piqueta ladrándote como un poseso. Te sacas el perro de delante lanzándole una piedra al quinto cuerno, el perro sale disparado en busca de la piedra y como otro poseso aprovechas para disparar tu primera flecha. Elevas el arco de nuevo, tensas la cuerda y sueltas. Que hermoso es ver salir volando tu flecha... con Fliser persiguiéndola a toda velocidad. José gritando al perro para que vuelva, "tocacojones" que vuelve, pero cuando ve que te preparas para la segunda flecha hace un amago y se vuelve a la diana, abres el arco y ves DOS volumétricas... ¡DIOS SANTO! a "tocacojones" le ha ido de unos segundos, más gritos... piedras lanzadas para engañar a Fliser, y la segunda flecha inicia su vuelo... directa al mar de los despropósitos... no al de las intenciones que ese es otro.

Que no, que así es imposible hacer las cosas un poco decentes, que cualquier día Fliser va a convertirse en una brocheta perruna y tendremos disgusto y quien sabe si alguna bronca con el dueño.

El problema es que Fliser está locamente enamorado de el viejo José, y a donde va José va el perro, y lo peor es que a José no le molesta. Pues sintiéndolo mucho donde esté Fliser no estaré yo, porque no le quiero mal al perro, puede recibir un flechazo o lo peor... morir estrangulado en manos de un arquero.

Volvamos a la competición, esta mañana han mejorado algunos arqueros, a otros no les ha ido tan bien, y otros soñaremos con Fliser, jejeje, es que no me lo quito de la cabeza. Bea casi ha doblado su puntuación y parece que le está entrando por vena el tiro con arco, José se mantiene y Robert ha demostrado que el gamemaster es el terror de las dianas, y ya veréis porque...


Así, ha quedado la diana después del impacto de una flecha de Robert, el GameMaster que tiene malas pulgas.

A los demás no los he visto tirar, mañana posiblemente. El enano me ha contado que durante la primera mitad del recorrido le ha ido bastante bien, pero en la segunda... de cabeza al pozo.

Veamos como han quedado las puntuaciones de la tribu:

Desde la piqueta blanca:

Marta López
Bea Coll
92 puntos
79 puntos

Y desde la piqueta azul:

Josep Barceló
Robert Calderon
Xavi Marin
Jordi López
Carmen Navas
Antony
José Ruiz
Miqui
Iñaky
239 puntos
180 puntos
144 puntos
139 puntos
126 puntos
123 puntos
100 puntos
86 puntos
70 puntos

No puedo quejarme por la puntuación, ya que a pesar de Fliser, muchas flechas tiradas sin convicción han sido dirigidas por la diosa Fortuna, quiero decir que he tenido suerte en algunos tiros, tiros de esos que uno sabe que menos darle a la diana... cualquier cosa.

Corramos un túpido velo a esta mañana, y evitemos a "tocacojones" en la próxima.

Buenas noches!!

Robin

Domingo, 10 de Abril de 2005

Querido diario.

Esta mañana "Fliser" nos ha obsequiado con su ausencia, y la jornada de tiro ha sido distendida y muy gratificante. He repetido el 3D con Jordi, Robert y Marta, y lo hemos pasado divinamente. El cielo totalmente despejado, quizá el único inconveniente ha sido el fuerte viento que ha hecho acto de presencia durante la luminosa mañana, en algunos momentos ha llegado a incomodarnos, pero es difícil incomodar a dos Blackwidows y un Gamemaster empuñados por tres arqueros con muchas ganas de disfrutar de sus flechas.

Ayer Robert me entregó una copia del video de Black Widow pasado a DVD, hoy he podido visionarlo de nuevo ya que mi reproductor de video hace tiempo que pasó a mejor vida. Volver a ver a los chicos de la factoría de la viuda negra fabricando sus arcos y a Ken Beck disparando sus flechas ha sido un placer cargado de recuerdos, recuerdos de mi primer Black Widow allá por el año 1997.

A principios de este año 2005, Ken Beck ya entrado en años ha decidido traspasar la fábrica a tres de sus más antiguos y leales trabajadores: Roger Fulton, Toby Essick y John Clayman. Con esta operación tenemos Black Widow para bastantes años.

Ken Beck nos escribe un mensaje en su página y más o menos dice lo siguiente:



EL EQUIPO (por Ken Beck)

En cierto momento de nuestras vidas, supongo que todos comenzamos a hacer frente a nuestra propia mortalidad y podemos esperar solamente poder dejar algo de mérito que continuará después de que nos hayamos ido. En parte, esto sucede porque nos casamos y tenemos niños. También porque trabajamos, creamos, construimos, y nos esforzamos en mejorar las cosas alrededor nuestro y en nuestra vida.

Como estoy cerca ya de la séptima década de mi vida en este lugar del planeta, he estado pensando en el futuro de Black Widow, los muchos clientes que tenemos, nuestros leales empleados y sus familias... y el hecho de ya no tengo muchos años por delante ni la energía para hacer todo lo que debe hacerse en Black Widow.

Entonces, un día mientras estaba sentado bajo un árbol, vino a mí un PLAN. Es asombroso las cosas buenas que le vienen a uno mientras está sentado bajo un buen árbol.

Después de más de un año preparando y formalizando todos los detalles de este PLAN, es una satisfacción anunciarlo oficialmente ahora.

(mi esposa Brenda y Yo) estamos buscando un proceso para vender Black Widow a tres de nuestros trabajadores más antiguos y de confianza; Roger Fulton, Toby Essick y John Clayman. Ellos han sido compañeros de trabajo desde hace mucho tiempo, pero lo más importante, también son amigos desde hace mucho tiempo.

Entre los tres, este EQUIPO de hombres jóvenes tiene 52 años de experiencia en Black Widow. Roger tiene la mayor antigüedad con 19 años de servicio. Para John y Toby, éste es el único empleo que han tenido desde su graduación. Roger servirá como presidente y Toby y John como vicepresidentes. Yo asistiré al EQUIPO como cuadro superior.

Toby es nuestro Master Bowyer y está a cargo de la producción. John maneja el inventario, los accesorios y el envío. Roger coordina los pedidos con la producción y las finanzas.

Este joven equipo le ha prometido a este viejo que se puede quedar pululando alrededor de la empresa durante al menos diez años y echar una mano allí donde sea necesario. Incluso me van a permitir diseñar algunos nuevos "juguetes" de cuando en cuando. Lo único malo es que insisten en que me vaya a probar esos nuevos diseños en lugares lejanos y salvajes sujeto a condiciones muy primitivas y contra bichos peligrosos. ¡Oh, bueno! ¡alguien tiene que hacerlo!

Esto significa simplemente que nada va a cambiar aquí en Black Widow, excepto que ahora será propiedad de un EQUIPO. un Equipo dedicado a continuar con la leyenda y la tradición de Arcos Black Widow. Un equipo dedicado a proveer productos y servicios de la más alta calidad para vosotros, los numerosos clientes de Black Widow.

Creo que el futuro de los arcos Black Widow está en buenas manos y continuará haciendo realidad mis sueños incluso mucho después de que me haya ido, pero todavía no me voy a ir.

CAMBIO DE GUARDIA

Arriba de izquierda a derecha:
Toby Essick, John Clayman y Roger Fulton

Sentados de izquierda a derecha:
Ken Beck y Brenda Beck.



Larga vida a Black Widow Bows, creadores de un sueño... el mejor arco tradicional del mundo, la leyenda de la Viuda Negra.

Robin



Marzo 2005

Abril 2005

Mayo 2005

Calendario (diario de Robin)