Diario de Robin

Aprendiz de Arquero
Aprendiz de Hombre

Sábado 5 de Abril de 2014

Querido diario.

Regresando al tiro con arco...



(Escuchando: " A Whiter Shade of Pale (Procol Harum)")

De nuevo mis flechas han recobrado la vida, y como es fácil entender... yo mi vida como arquero. Esta mañana después de unos meses lesionado he regresado al tiro con arco. No he podido practicar en los recorridos del club debido al mantenimiento y montaje de los mismos para una competición de campo, pero si he podido disparar mi recurvado Ironwood en la explanada de entrenamiento. Físicamente ningún problema, pero mis nuevas lentes con la nueva graduación con las que estoy en fase de adaptación no me han ayudado mucho, solo cuando ha transcurrido una hora con la lente monofocal he empezado a centrar bien mis tiros. Agrupar lo hacía excelente pero no donde debía, me he dado cuenta que no ves igual con una lente progresiva que con una monofocal, y el cambio de graduación con mi estigmatismo requiere un tiempo de adaptación para que las imágenes que toma cada ojo sean unificadas correctamente por el cerebro, así que esta mañana mi arquero interior se ha vuelto un poco loco, por suerte, la paciencia es un don innato en mí y poco a poco, sin atosigar al arquero intuitivo he permitido que fuera adaptándose e interpretando mejor lo que visualizaba. Tampoco pretendía hacer unos disparos excelentes, mi atención estaba en mi clavícula y esta ha soportado perfectamente los disparos, así que muy contento por haber sabido esperar el tiempo necesario para recuperarme, tanto tiempo sin sujetar un arco ha sido un verdadero suplicio, si no lo digo reviento.

Esta semana ha sido muy triste porque he perdido a un compañero y amigo con el que he compartido tempestades y también buenas travesías en mi vida laboral durante más de treinta años, y eso son muchas horas juntos, al ser un socio mío en la empresa que creó mi padre hace 60 años, hemos compartido decisiones muy trascendentes. Jaime nos ha dejado un día después de cumplir los 65 años, por suerte y gracias a una buena decisión por su parte se jubiló cuatro años antes de alcanzar la edad de retirarse, han sido cuatro años en los que ha quemado el cirio de su vida por ambos lados. Es difícil aceptar la muerte de alguien tan vital y optimista. Te extrañaré Jaime, cuando veas a mi padre dile que el barco que construyó hace tantos años, sigue navegando, incluso ahora que la crisis nos intenta hundir a todos. Hasta siempre amigo, hasta siempre Jaime, la primera flecha de este sábado ha sido honrando tu vida.



La vida sigue, no sabemos hasta cuando, y en cada despedida me queda más claro la necesidad de aprovechar el tiempo.

Hasta pronto amigos.

Robin



Marzo 2014

Abril 2014

Mayo 2014

Calendario (diario de Robin)