Diario de Robin

Aprendiz de Arquero
Aprendiz de Hombre

Sábado 30 de Abril de 2016

Querido diario.

Betina, mi ahijada y aprendiz de maestra arquera.



(Escuchando: "Chevaliers de Sangreal (Hans Zimmer)")

Durante mi larga vida como arquero he tenido la fortuna de conocer a gente entrañable. Una de esas personas fue Blai que vino a mí como un niño y años más tarde partió como hombre a conquistar el mundo. Mucho después conocí a Emma y a Betina, la historia de Emma ya la conocéis, con ella he compartido muy buenos momentos de tiro con arco pues es una compañera arquera exquisita y siempre me ilusiona compartir con ella nuevas aventuras en el bosque. Por último, mi querida Betina, que me otorgó el título de "su maestro", algo que siempre he considerado como un desafío y una gran responsabilidad. Son ya unos cinco buenos años, no hemos podido compartir una jornada de tiro con arco por la inmensa distancia que nos separa, pero esa distancia no ha impedido mi tutela en su andadura del camino del arco, la tecnología en este tipo de casos ha eliminado barreras, aunque, anhelamos lógicamente poder compartir una jornada de tiro algún día, el futuro igual nos concede esa posibilidad.

Hoy, mientras la lluvia golpea con energía mi ventana os hablaré un poco de ella. Han sido muchas las palabras, he buceado horas en sus videos, sus fotos, en todos y cada uno de sus comentarios, algunos inducidos inconscientemente por los míos, pero otros genuinamente suyos producto de la gran persona y arquera que es.



Betina dobla en edad a Blai y Emma, sin embargo mantiene la ilusión de niña y la fuerza de mujer en aquello que hace y ama, el tiro con arco lo estudia, lo vive con intensidad, con proyección y crece con él. El tiro con arco le ha servido mucho para mejorar como persona, la admiro mucho por eso y por otras razones. Los maestros, los buenos maestros, también aprenden de sus aprendices, y lo hacen porque aunque tengan experiencia en arquería, la vida de cualquier persona aporta siempre elementos esenciales para entender la complejidad del ser humano.



Mientras las flechas vuelan, la vida nos pone a prueba, como siempre hace, en los momentos complejos he procurado estar cerca, apoyándola, activando el gran potencial que reside en su interior, un potencial que la salvará de cualquier naufragio y que le dará la fuerza necesaria para conducir a otros futuros arqueros, Betina no es una aprendiz de arquera, es y será una maestra de arqueros, pues "Maestro" no es aquel que hace más puntos en una diana, maestro es aquel que sabe extraer lo mejor de cada uno y te ayuda a crecer y consolidarte como arquero. Todos hemos vivido en algún momento la sensación de estar perdidos, de no saber qué elegir al hallarnos en una encrucijada, de desánimo o enfado cuando el camino elegido nos lleva a un muro y debemos dar marcha atrás rehaciendo lo andado. Desde que nací conozco la experiencia del error, cuantas veces he sentido desconcierto ante la incertidumbre sobre si elegí correctamente, aprendemos por ensayo y por error qué caminos son los mejores porque nos abren, y cuales nos encierran o nos llevan a un callejón sin salida. Siempre intentando mantener el equilibrio buscando esa salida del laberinto huidiza. Siempre aprendiendo... ¡eternamente aprendices!



Ser aprendiz significa aprender nuevas habilidades, vivir nuevas experiencias, contrastar opiniones, romper esquemas o viejos paradigmas, cuestionar creencias, sentir, vivir, ser. Para avanzar solo es necesario tener ilusión, coraje, fuerza y la voluntad de no detenerse. Betina es aprendiz, yo también soy aprendiz, el camino del arco finaliza cuando emprende el vuelo la última de tus flechas, nunca antes.

El ser humano tiene la capacidad de crearse estímulos y de sentirlos de distinta forma. Según su educación y sus deseos, tiene la posibilidad de poetizar sus reacciones, de jugar con la fantasía y de hacer que cada acontecimiento pueda despertar en él mismo diversas reacciones, pasiones o inhibiciones. Debemos plantearnos el tiro con arco como una parcela de nuestra vida especialmente indicada para descubrir quién es ese desconocido que habita en nosotros mismos, es decir, comprobar que capacidad tenemos para reaccionar ante los diversos estímulos que el tiro con arco puede ofrecernos. Y así es para Betina, un camino de crecimiento en el que además disfrutas dando vida a tus flechas, poco más se puede pedir, bueno si, poder compartir la experiencia del camino con personas con la misma sensibilidad, y así ha sido y espero que siga siendo con mi ahijada Betina, es una extensión de mi alma en un lugar muy lejano, pero aunque lejano, mis flecha/consejo no se pierden por la gran arboleda humana, sino que impactan en uno de los arboles más férreos del lugar.

Querida Betina, sigue creciendo, eres portadora de un don, tienes duende en tu interior, resiste con fuerza el embiste de la envidia y cuando te veas sobrepasada, eleva tu cara al cielo e imagina que una flecha luminosa inicia su vuelo, tu maestro, tu compañero de arco y flecha, estará a tu lado, como debe ser, como siempre ha sido.

Para ti, mi ahijada, para que sigas con fuerza este maravilloso camino de crecimiento.


Y finalizo con el video que hace tiempo edite con alguna secuencia y algunas fotos, mucho has mejorado desde entonces, creo que es momento de ir preparando un segundo video.





A principios de Abril hizo 8 años de la muerte de mi padre, no ha habido ni un solo día que no piense en él, he aprendido a convivir con su ausencia pero el dolor permanece, no podía imaginar entonces que unos meses después mi madre le seguiría, creí enloquecer de tristeza, afortunadamente lo mejor de ellos que permanece en mí, me sostiene y me anima a seguir, siempre adelante, siempre con la cabeza en alto, como decía mi madre. Seguís aquí, conmigo, guardaditos en mi corazón, seguís siendo aire bajo mis alas, Papa, Mama ¡os quiero!

Hasta pronto amigos



Marzo 2016

Abril 2016

Agosto 2016

Calendario (diario de Robin)