Diario de Robin

Aprendiz de Arquero
Aprendiz de Hombre

Domingo 29 de Abril de 2018

Querido diario.

La suelta perfecta...



(Escuchando: "Hallelujah (Pentatonix)")


Imagina que estas sujetando un grueso libro con los dedos de una mano, cierra los ojos, imagina ahora que tu mano se va relajando lentamente hasta que inesperadamente el libro ya no está en tu mano, está cayendo.

Esa es la forma de soltar, nunca abrir los dedos de la mano, la suelta debe producirse de una forma involuntaria, por relajación. Y la mano debe quedar en una posición natural y correcta, el codo debe estar debidamente alineado con el brazo para tirar de ella.

Hay que entrenarlo todo, cierto, pero la suelta más que el resto, y para ello no hace falta agotarnos, con un arco de menor potencia y a poca distancia, en casa por ejemplo, soltar, soltar, soltar, cerrando también los ojos, sin pensar, el cerebro da la orden sin que nuestro yo tenga que intervenir, con la vista... el arquero interior sabe cuando, entonces el cerebro no ordena abrir la mano, sino relajar los dedos para que la cuerda los abandone cuando su fuerza supere la resistencia de estos.

Mucha gente dirá que para llevar la flecha en una trayectoria recta, debes soltarla de un modo flojo. Yo discrepo con esto, porque para soltar la cuerda de un modo flojo debes usar y controlar los músculos para abrir los dedos, y nadie puede abrir los dedos con los músculos lo suficiente rápido como para evitar la presión de la cuerda y que ésta restriegue las puntas cuando pase. Lo siguiente entonces sería conseguir abrir los dedos lo suficientemente rápido para que la acción de restregarlos fuese eliminada, hasta cierto punto.

Esto nos lleva a la suelta relajada.



Creo que el modo adecuado y consistente para efectuar la suelta es rehusar sujetarla. Este método no tiene nada que ver con soltarla de un modo flojo, y de hecho, es exactamente lo opuesto de hacerlo.

Insisto en como hacer la suelta: Para rehusar sujetarla, simplemente relajas los músculos que intervienen en la sujeción de la cuerda. Para entender esto, sujeta un libro con la mano entre el pulgar y los dedos con el reverso de la mano arriba y el brazo extendido desde el cuerpo. No debes abrir los dedos con ningún músculo de ninguna forma. El libro se cae porque relajamos la mano cuando rehusamos sujetarlo. Si usamos los músculos para dejar que salga la cuerda, abriendo los dedos, posiblemente abriremos un dedo antes que otro o sujetaremos uno más tiempo que los otros, lo cual son inconsistencias que no podemos ver.

La razón por la cual esta suelta funciona tan bien es porque la relajación de la mano es instantánea, lo cual es tan rápido o más que la acción de la cuerda. Por tanto, la cuerda sale de un tirón de los 3 dedos relajados completamente, sin causar dolor en los dedos y ninguna inconsistencia en la propia suelta. Esa es la suelta perfecta.

Hasta pronto amigos.




Marzo 2018

Abril 2018

Mayo 2018

Calendario (diario de Robin)