Diario de Robin

Aprendiz de Arquero
Aprendiz de Hombre

Domingo, 4 de Abril de 1999

Querido diario.

Agotados !!

Pero satisfechos, ayer subimos a Pardines (Pirineo) el enano, José, mi amigo Jordi y Yo. Cuando llegamos nos encontramos con el otro Jordi al que llamaré Romerito para no confundirte.

Despues de desayunar en la Cabaña Bar, nos equipamos con nuestros carcajs rebosantes de flechas y tomamos rumbo hacia el primer recorrido de los dos que hay en el lugar. Durante la mañana nos lo pateamos todo y por la tarde la mitad, las piernas cada vez pesaban más, en los últimos tiros los dedos de la mano que tensan la cuerda empezaban a quejarse, al anclar se escuchaba un temblar de flechas dentro del carcaj, señal inequivoca de que la jornada había concluido. Y es que querido diario tiramos lo indecible, hasta saciar nuestro apetito arquero.

El día anterior llamé a José y le pregunté si le apetecía subir, ese día le tocaba trabajar de noche y finalizaba su trabajo a las seis de la mañana del sabado. Sin dormir, una hora despues le recogiamos en su casa para partir hacia Pardines. De regreso en el coche, José se resistía a cerrar los ojos, el sueño le estaba sometiendo.

El día fué excelente, y los cinco supimos aprovecharlo. Mi amigo Jordi me corrigió algún defecto de posición con lo cual ahora he consigo más rasante y mejor equilibrio en mis tiros.

Hoy el enano y yo nos hemos dado un descanso pero mañana subiremos a nuestro club a disparar unas cuantas flechas más y dar por finalizadas estas mini vacaciones de semana santa.

Robin


Martes, 6 de Abril de 1999

Querido diario.

He conocido a Ignacio.

Ayer mientras el enano estaba practicando en el campo de entrenamiento, tomé mi arco y me sumergí en mi precioso bosque. Habían transcurrido apenas unos minutos, cuando noté que alguien o algo me estaba siguiendo. Apoyé mi arco en un pino centenario y tomé asiento en una losa de piedra cercana al árbol. A los pocos segundos apareció el misterioso individuo.

Como quien no quiere la cosa, un petirrojo curioso apareció entre el verde forestal, un nuevo amigo al que he bautizado con el nombre de Ignacio.

Nos observamos unos segundos y al momento empezó a saltar por el suelo dándome un rodeo y emitiendo un curioso Tic Tic. Hurgué en uno de mis bolsillos hasta recoger unas migas de pan del resto del bocadillo matutino, y en pequeñas cantidades lancé la tentación a unos metros de mi. Ignacio uno de los pájaros más curiosos que uno pueda toparse en el bosque se acercó con disimulo a las migas sin perderme de vista ni un instante.

En unos minutos Ignacio se situó a un metro de mis pies, delicadamente me levanté, pensando que el gallardo pajarillo saldría en estampida y cual fue mi sorpresa cuando solo efectuó un pequeño salto hacia atrás, cogí mi arco y reanudé mi paseo. Durante mis pequeños itinerarios Ignacio no me abandonaba, me detenía para fumar un cigarrillo observando con tranquilidad cuanto me rodeaba mientras Ignacio a escasos metros investigaba el terreno y marcaba el territorio con sus tics tics.

A media mañana regresando hacia el campo de entrenamiento, me di cuenta de que Ignacio ya no me seguía, y pensé lo grato que sería regresar otro día y reencontrar a ese espontaneo vivaracho y atrevido amigo.

Robin


Lunes, 12 de Abril de 1999

Querido diario.

Mis dedos parecen boñigas. Ultimamente estoy acusando las sueltas, después de una sesión de entrenamiento en la que se tiran bastantes más flechas que en una competición, los tres dedos que afianzan la cuerda quedan notablemente doloridos.

Lo primero que uno piensa es en cambiar el guante o dactilera, en mi caso el guante, pero ningún guante nuevo es tan cómodo como uno sobado por el uso.

¡ Dilema !

¿Cambiar el guante?, ¿reforzar el interior del mismo?, o analizar la suelta como causa de esas lesiones en los dedos.

Una suelta relajada evita dedos inflamados y da una mejor suelta. Un arquero amigo de la red tuvo la paciencia de traducir un artículo de Al Henderson que trataba sobre el tema de la suelta relajada, y como hoy estoy de un tecleador que alucina, lo transcribo a continuación:

Una suelta relajada (Al Henderson)
Traducción: Francisco José Perez

Todo el mundo sabe que la presión constante y despiadada de la cuerda cuando abandona la punta de los dedos ocasiona dedos inflamados, simplemente porque no salen de su camino lo suficientemente rápido, y la cuerda los restriega duramente cuando pasa. Ya que nadie puede abrir los dedos más rápido que la presión que la cuerda hace empujando, debemos encontrar un camino para soltar los dedos de la cuerda de una forma que minimice el problema.

Un montón de gente dirá que para llevar la flecha en una trayectoria recta, debes soltarla de un modo flojo. Yo discrepo con esto, porque para soltar la cuerda de un modo flojo debes usar y controlar los músculos para abrir los dedos, y nadie puede abrir los dedos con los músculos lo suficiente rápido como para evitar la presión de la cuerda y que ésta restriegue las puntas cuando pase. Lo siguiente entonces sería conseguir abrir los dedos lo suficientemente rápido para que la acción de restregarlos fuese eliminada, hasta cierto punto.

Esto nos lleva a la suelta relajada.

Creo que el modo adecuado y consistente para efectuar la suelta es rehusar sujetarla. Este metodo no tiene nada que ver con soltarla de un modo flojo, y de hecho, es exactamente lo opuesto de hacerlo.

Para rehusar sujetarla, simplemente relajas los músculos que intervienen en la sujección de la cuerda. Para entender esto, sujetemos un libro con la mano entre el pulgar y los dedos con el reverso de la mano arriba y el brazo extendido desde el cuerpo. No abrir los dedos con ningún músculo de ninguna forma. El libro se cae porque relajamos la mano cuando rehusamos sujetarlo. Si usamos los músculos para dejar que salga la cuerda, abriendo los dedos, posiblemente abriremos un dedo antes que otro o sujetaremos uno más tiempo que los otros, lo cual son inconsistencias que no podemos ver.

La razón por la cual esta suelta funciona tan bien es porque la relajación de la mano es instantánea, lo cual es tan rápido o más que la acción de la cuerda. Por tanto, la cuerda sale de un tirón de los 3 dedos relajados completamente, sin causar dolor en los dedos y ninguna inconsistencia en la propia suelta. Esa es la suelta perfecta.

Nunca he sido capaz de enseñar a nadie a relajar los dedos que están bajo la presión del arco en total apertura. Sin embargo, no tengo ningún problema en conseguir que los dedos se relajen enseñándoles a relajar el REVERSO de la mano.

La suelta relajada no es una cura para todos los problemas de los dedos doloridos. Puede funcionar perfectamente, pero el esfuerzo de la suelta total puede deteriorarse debido a otra parte de la técnica.

Un problema con el tercer dedo muy habitual en los arqueros, es el torque de la mano de tracción. Todo el mundo "torquea" la mano de tracción hasta cierto punto en total apertura. Algunos arqueros lo hacen excesivamente, causando una presión excesiva en el tercer dedo.

Hagamos una comprobación, mantengamos la parte de la mano de nuestro anclaje en la cara con el reverso de la mano girado horizontalmente. Esta es la posición más confortable para la mano, porque es una posición natural. Ahora giremos la mano hacia abajo, para poner el reverso de la mano en vertical, y tendremos la posición en la cual sujetamos la cuerda en total apertura. Nos damos cuenta de que esta posición es innatural y requiere control de los músculos y concentración en ellos para mantenerla allí.

Ahí es donde está el problema. La mano del arquero en total apertura quiere instintivamente girarse a la posición horizontal, por ser una posición más natural. Este movimiento de giro, llamado torque, ocasiona presiones laterales en el tercer dedo, lo cual puede acabar restregandolo, especialmente si los dedos en la suelta no están relajados.

Debemos repetirnos mentalmente que mantendremos el reverso de nuestra mano en la posición vertical en total apertura, y que la dejaremos en esa posición todo el tiempo hasta el "follow through". Una suelta buena, relajada y un mínimo de giro (torque) en la mano de cuerda no producirán dedos doloridos.

Bien este es el artículo sobre la suelta y las boñigas.... digo... dedos de la mano de la suelta. Otra cosa es conseguir eso que parece tan sencillo.

De todas formas reforzaré el interior de los dedos del guante.

Robin


Domingo, 25 de Abril de 1999

Querido diario.

El enano y yo hemos participado en otra competición de liga 3D. Esta vez en nuestro club. El recorrido era precioso y la ubicación de las dianas así como el diseño general del mismo ha sido del agrado de todos los 125 arqueros que han participado.

Hoy era un día para batir mi record, pero desafortunadamente he iniciado mal el recorrido, los nervios me han jugado una mala pasada, la fortuna ha sido gozar una vez más de una buena compañia en la patrulla, gracias al buen ambiente en la misma, he conseguido serenarme un poco y corregir el mal inicio, aunque ya no he podido alcanzar mi puntuación habitual. Quien si ha conseguido un resultado notable ha sido mi compañero de patrulla Joan Cano (ex campeón de España) es un muchacho que dispara de maravilla, y un noble arquero, ante una flecha polémica de un contrincante la favorece, cuando la flecha es la suya no ejerce ninguna presión para obtener más puntos, delega con nobleza la discusión de la misma al resto de la patrulla. Será un placer compartir patrulla cuantas veces tenga ocasión con él.

Estaba en el patio del bar del club recuperando liquido, cuando veo llegar al enano loco de contento, no por los puntos conseguidos en total que no han sido muchos, sino por haber acertado sus dos flechas en un conejo 3D que muchos habían fallado.

José también ha participado en la competición, generalmente no suele competir, pero al celebrarse en nuestro club no ha podido resistir la tentación, y al final de la jornada sus ojos reflejaban la felicidad, hoy había logrado una buena colección de puntos, y lo hemos celebrado tomando unas frescas cervezas en el club.

Cuando finalice la temporada de liga 3D a finales de junio, voy a empezar a entrenar con mi nuevo Longbow, y posiblemente la próxima temporada participe en esa modalidad en la liga 2D. En la de 3D seguiré con mi recurvado, duplicando de esa forma mi presencia en competición, creo que disparar en campos desconocidos es altamente positivo para cualquier arquero.

Robin



Marzo 1999

Abril 1999

Mayo 1999

Calendario (diario de Robin)