Diario de Robin

Aprendiz de Arquero
Aprendiz de Hombre

Sábado, 8 de Mayo de 2004

Querido diario.

7:30 AM, suena el "tocalasnarices" más conocido como despertador, me levanto y doy un vistazo a través de la ventana, un día cristalino y totalmente despejado me da los buenos días. A recoger parafernalia arquera y a montar en el cuatro ruedas, hoy es jornada arquera.

Montado en mi cuatro ruedas asciendo una pronunciada pendiente de una urbanización y veo a lo lejos un viejo cuatro ruedas que me es familiar... ¿Será posible? pero... ¡pero si es José! se suponía que no podía coger el automóvil. Llegamos al campo de tiro y le pregunto si ya puede conducir y me responde con una carcajada. Quizás es un poco precipitado, me resigno, pienso que debe ser casi imposible detener un tornado, esperemos que el gran árbol guíe al viejo cuatro ruedas de José.

En el campo de entrenamiento nos recibe "blanca" la perra del club que gime de alegría al vernos llegar. Esperando la llegada del resto de los componentes de la tribu arquera, disparamos unas cuantas flechas para entrar en calor:


Después de este primer contacto con el arco nos dirigimos al bar-restaurante para preparar unos chorizos y unas morcillas que ha traído José, serán nuestro almuerzo. Mientras nos aposentamos en la mesa va llegando la tribu. Esta mañana nos acompañará Jesús y su hija Laura, Ana recién llegada al tiro con arco, Jordi y su pequeña Marta, Xavi y Carmen, el incombustible José y servidor que ya debo parecer el ángel de la guarda de los viejos arqueros-tornado tozudos.

Con unos gramos más de peso iniciamos el calentamiento en grupo en el campo de entrenamiento, aquí tienes unas cuantas instantáneas. Armado con mi nueva cámara digital lo que no faltarán a partir de ahora serán fotos.

En línea de tiro de izquierda a derecha:

Ana, Carmen, Laura, Marta, Xavi y Jordi:


Otra instantánea:

Ana, Carmen, Laura, Marta y Xavi:


Y otra más:

Jesús dando instrucciones a su hija Laura, Carmen observando atentamente a la pequeña Marta que va mejorando día a día. Esta mañana en el bar, Gemma, la madre de la pequeña amazona, me comentaba como durante la semana esperaba con ilusión la llegada del sábado para volver a disparar sus flechas... esta pequeñuela promete:


Esta mañana, Josep Xuriach y Ángel Salinas están montando un recorrido 3D en la parte alta del bosque, es el mini recorrido permanente que utilizamos siempre para entrenar las volumétricas, mañana lo estrenaremos.

Iniciamos el recorrido 2D. Debido al número de arqueros/as nos dividimos en dos patrullas. La primera la formamos José, servidor, Carmen y Ana. Detrás nos seguirá en una segunda patrulla Xavi, Jordi y Marta, Jesús y Laura.

Transcurridas unas cuantas dianas compruebo que Carmen ha mejorado notablemente, su colocación es correcta, la suelta bastante limpia y los problemas de deriva parece que se van solucionando, me alegro mucho... se lo difícil que es en el primer año de arquería hacer más o menos lo que uno desea con sus flechas, una vez corregidos los primeros errores y con una formación básica correcta empieza ese trabajo constante y largo de depuración... en definitiva... toda una vida tirando con arco, ¡casi nada!


Ana nos acompañó con un recurvado de iniciación del club, es la tercera ocasión que dispara con nosotros y aunque es muy prematuro emitir juicios, me atrevo a pronosticar una buena evolución, se coloca bastante bien y no creo que sea complicado pulir lo más básico para que emprenda correctamente su camino del arco y la flecha, por cierto... contagia buen humor y eso es algo que siempre se agradece.

Ana a escasos milisegundos de soltar una de sus flechas...


José resolviendo una diana a mitad de recorrido, nuestro viejo amigo va progresando, su impaciencia hace que agote el brazo en los campos de entrenamiento y después se resiente en el recorrido, mañana que practicaremos el 3D solo le dejaré tirar un par de flechas de calentamiento, ¿no lo dije?... es difícil controlar a un tornado:


Y para finalizar una foto de mis tres compañeros de patrulla... un verdadero lujo querido diario:


Mañana toca recorrido 3D. Por la tarde aporrearé de nuevo el teclado contando el transcurso de la jornada. Intentaré convencer a Xavi de lo magnífico que es anclar correctamente. Deseo con ganas que coja la progresión de Carmen, se lo merece por su dedicación al tiro con arco... pero un buen entrenamiento no es disparar mil flechas, sino analizar el comportamiento de estas y averiguar que debemos corregir, para ello es necesario que un tercer ojo vea lo que uno mismo no puede ver.

Hasta mañana diario.

Robin

Domingo, 9 de Mayo de 2004

Querido diario.

El recorrido 3D aún no está preparado, así que esta mañana repetición de 2D. Xavi, Carmen, José y Yo formamos la patrulla, todo el circuito para nosotros cuatro.

Como que uno es un poco cabezón, a primera hora de la mañana observo concienzudamente a la pareja de arqueros Xavi y Carmen. Efectivamente Xavi ancla un poco más atrás de lo que yo le aconsejaría, dice que con ello gana un poco más de potencia. ¿Porqué quiere ganar potencia? ¿es acaso el arco de 40 libras insuficiente? ¿no deberíamos seleccionar otro peso de flecha? muchas preguntas podría hacer, pero lo dejaremos para otra ocasión, la cuestión es que aunque ancla casi a oreja lo hace siempre en el mismo lugar y parece que el dedo gordo le hace de clicker indicándole una posición de apertura igual en cada disparo. Observo diversas sueltas y empiezo a descartar que el anclaje sea la causa de la incerteza del vuelo de algunas de sus flechas, hay problemas de deriva y la vista no es la culpable. Centro mi atención en otro lugar... ¿cual? pues la forma de encajar la mano en la empuñadura, "Eureka" aquí radica creo la causa de la deriva a derecha o a izquierda.

El eje de la empuñadura debe de coincidir con la línea de pliegue de la palma de la mano, si nos miramos la palma de la mano bien abierta y juntamos el dedo pulgar con el dedo corazón...

(todos a mirarse la mano), ... ¿ya? pues esa línea por dónde pliega debe de coincidir con el eje de la empuñadura. Es la única forma de no imprimir giros al arco al soltar. Luego se inclinará el arco más o menos según el estilo de cada uno, pero, siempre mediante giro de codo. Al principio es molesto pero debe uno acostumbrarse.

Unos cuantos dibujillos por aquello de que una imagen....


Y ahora una vista aérea de la secuencia de apertura del arco, observad la posición correctamente alineada, especial atención en la línea que atraviesa la mano de sujeción, en este dibujo la mano no se cierra porque se utiliza dragonera, en tradicionales los dedos deben cerrarse para evitar que el arco se vaya de juerga ante nuestras narices...


Cuando le he comentado la posibilidad del giro de muñeca y la correcta colocación de la mano, a Xavi se le ha encendido una bombilla, a partir de ese momento ha empezado a centrar su atención en el agarre, le he preguntado el porqué de mantener el dedo índice extendido, ¿es acaso por miedo a que la flecha se salga del reposaflechas?... respuesta afirmativa, pues a devolver el dedo a su verdadera función e inclinar ligeramente el arco para evitar que la flecha se salga, agarrar con todos los dedos la empuñadura, sin pretender asfixiarla se entiende.

Y ahora el protagonista...


Un primer plano de su mano mejor colocada en la empuñadura...


Esta mañana hemos tirado todos de maravilla, incluso José nos ha sorprendido con algún tiro largo muy certero con el longbow de 30 libras. Carmen ha seguido en la línea de ayer, una bonita instantánea de uno de sus disparos...


Y este que te escribe tenía uno de esos días celestiales, clavando en varias dianas las dos flechas agrupadas en el pleno, unas cuantas fotos...


Aunque no lo parezca hay dos flechas juntas...


Dos dianas más con hermosos plenos...


Terminamos ya con una vista desde atrás, Carmen disparando hacia abajo desde unos escalones labrados en un gran margen...


Y como no... mis tres compañeros en un momento de descanso y reflexión sobre el transcurso del recorrido...


Hablamos también de la arquera más menuda del club, Marta y sus seis añitos. La semana pasada nos acompañó con su mini arco en un recorrido 2D, disfrutó muchísimo y a todos nos sorprendió gratamente. Es alucinante verla prepararse para el tiro...

Marta se coloca, observa la diana fugazmente, gira la cabecita clavando la mirada en su carcaj, su mano extrae suavemente una de sus flechas, la inserta en la cuerda y coloca como a cámara lenta el tubo sobre un reposaflechas que no es otra cosa que la parte superior de una empuñadura de plástico (tiene mérito), inicia la tensión elevando la cabeza y fijando toda su atención en la diana, estira el brazo lentamente hasta anclar su mano, el codo correcto, el brazo en línea con la flecha... y como culminación una suelta delicada como lo es ella misma, la vista sigue clavada en la diana hasta después del impacto, si la flecha ha alcanzado su objetivo nos mira de reojo para recibir los elogios que se merece, si falla el disparo permanece clavada en el suelo, no se atreve a repetir sin la autorización de alguno de la patrulla... pero sabemos todos que de allí no la mueve nadie hasta que alcance su objetivo, Marta es metódica, tenaz y no le gusta ni un ápice perder, creo no equivocarme afirmando que estamos ante la materia prima con la que forjar a una futura gran arquera.

Y esto es todo querido diario, el fin de semana finaliza, a estas horas la noche nos cubre con su manto, bajo ella permanece la memoria de cientos de flechas.

Hasta la próxima.

Robin

Domingo, 16 de Mayo de 2004

Querido diario.

¡Milagro!

Mi enano ha desenterrado su arco y ha compartido la mañana con la tribu arquera del club.


Una vez más nos hemos reunido la tribu arquera con nuevos participantes, Judit y Neus hijas de Xavi, y Daniel nieto del viejo José. Prometí hablar de ti Daniel, pero eso será dentro de unas líneas, creo que hay una carta para Daniel en algún lugar de arcobosque.com, bueno, no voy a volverte loco, sigue leyendo y seguro que darás con ella.

Hoy hemos gozado de una mañana preciosa, con los primeros avisos del calor que nos aguarda a la vuelta de la esquina. Jordi, a quien podéis preguntarle cuanto queráis sobre textiles deportivos, Marta, nuestra diminuta futura gran arquera y Gemma que sin necesidad de ningún arco hace felices al arquero grande y a la arquerita menuda, a partir de hoy creo que debo nombrarla jefa superior de avituallamiento de la tribu. Si necesitas algo, Gemma hace que aparezca de una mochila mágica que siempre lleva adosada a su espalda.

Hoy hablaré de arquería y de mis amigos del fin de semana, esos que hacen posible que tirar con arco se multiplique por mil.

Sigamos, Xavi y Carmen hoy acompañados por Judit y Neus. Judit que protestaba cuando tenía que abandonarnos ha disfrutado con su primera jornada de tiro con arco, y Neus de la misma estatura que Marta no se ha separado de ella en toda la mañana, aquí tienes una foto de las más menudas arqueras del club...


Y ya que estamos puestos... una foto del grupo, falta Gemma que en esta ocasión apretaba el disparador de la cámara, buena foto Gemma.


Daniel... un poco de paciencia... ya te he dicho que hay una carta para ti en algún lugar del cyber espacio.

Sigamos...

Carmen se está consolidando como arquera, es un placer ver como se mete en la diana segundos antes de soltar la cuerda y de verdad que está mejorando día a día. Xavi parece que controla mucho mejor la deriva, por lo visto su mano y la empuñadura del arco viven un intenso idilio de amor, y como todo idilio amoroso, al consumarse con un buen acoplamiento (no me seáis mal pensados...) empieza a dar su fruto, tranquilo Xavi... solo falta controlar las distancias.

José disparaba con el longbow de 30 libras de los últimos días, pero ha querido flirtear con su viejo recurvado de 55 libras, de momento el amor es más bien platónico, y creo sinceramente que deberá esperar una buena temporada para disparar con él.

Miki mi entrañable enano ha disparado de nuevo sus flechas, parece que ha decidido seguir con el arco en el mismo punto en que lo aparcó, es verdaderamente un auténtico "Speedy Gonsales" del tiro con arco, es decir... no hay puñetera forma de conseguir añadir algún segundo después de elevar el arco, algunas veces en plena elevación la cuerda abandona sus dedos y la flecha navega sin carta de navegación entre los árboles. Cuando está relajado suele acertar su primera flecha y además con bastante eficacia, pero esa flecha certera es el motivo de que las siguientes diez flechas sean descontroladas por la ansiedad de repetir el buen tiro o esas ganas de lucirse que espero que algún día le abandonen y permitan aflorar esos disparos que en algunas ocasiones me han dejado alucinado. Miki puede hacer sencillo lo más difícil, y de momento... difícil lo más sencillo.

Hablemos ahora de magia, esa que hace que ese acto aparentemente mecánico de disparar una flecha se impregne de sensaciones. Sin ellas, limitamos el tiro con arco a una puntuación, eso es algo estéril que en algunas ocasiones ha disminuido en tiempo e intensidad la vida de algún arquero. Descubrir el tiro con arco que yo amo necesita maduración y por supuesto esa ilusión que se mantiene intensamente acurrucada en el espacio de tiempo que media entre una jornada de tiro y la siguiente. Hay que disfrutar de nuestros progresos y relativizar el valor de las medallas, pues no hay mejor reconocimiento que el que uno se da a si mismo.

Anochece, tomo una pausa y revivo esos segundos antes de la extracción de la flecha del carcaj, me encuentro ante una diana, ese es el instante en el que hay que desconectar del mundo real que nos acompaña y conectar con el arquero que anida en nuestro interior, hay que olvidarse de resultados, es necesario concentrarse, vivir ese momento como si fuera nuestra primera flecha, respirar profundamente, visualizar la diana y clavarle en ella nuestra intención mientras extraemos la flecha del carcaj, hay que sentirse un poco depredador, situarse bien en el terreno, no de cualquier forma, y una vez bien anclados en el planeta tierra, preparar el despegue de nuestra flecha. Insertamos el culatín en la cuerda hasta escuchar el "clic" que nos garantiza su sujeción, la depositamos en la ventana, extendemos el brazo que sujeta el arco y tensamos la cuerda, sentimos esa energía que vamos acumulando hasta el momento mágico en que se produce la suelta, suelta en la que no hay que abrir la mano sino relajar hasta que toda la energía impregne la flecha de vida propia. Cuando la flecha vuela, nuestra vista sigue su vuelo y nuestros pulmones exhalan el aire que reteníamos en el tensado... hasta que un sonido más o menos lejano da por terminado el disparo, sonido que nos anticipa si la flecha ha aterrizado en zona deseable o por contra ha impactado en piedra o sumergido en los mares de hierba y maleza que abundan en el bosque.

Disfruto tanto disparando mis flechas que cuando empiezo a hablar de este acto, no puedo evitar enrollarme como una persiana. Vivir con intensidad cosas sencillas es algo que el contacto con el bosque me ha enseñado. Cuando observo a un arquero/a poseedor de esa capacidad de sentir el tiro con arco, cuando a escasos metros de mi alguien hace que disparar con arco sea algo más que una secuencia mecánica en la que es propulsada una flecha, mi corazón anida en él y capta un mar de sensaciones.

Viene ahora a mi memoria la imagen de un veterano arquero que fue el responsable de mi crecimiento en el tiro con arco, Jordi Durall me abrió una ventana a un mundo de nuevas sensaciones, corrigió mil y un detalles, y potenció mi capacidad de sentir y vibrar con algo tan... repito... aparentemente simple como... disparar una flecha.


Gracias Jordi por tus lecciones, y gracias también por dejarme probar hace unos años tu recurvado Blackwidow, realmente su picadura es letal... porque desde que compré el mío... creo estar en los Campos Elíseos...


He hablado de arquería, de algunos arqueros y no se si me dejo a alguien... umh... creo que había alguien más... si... es posible.. espera que recuerde...

¿Había alguien más esta mañana?

¿Lo había?

Pues claro que si... nos acompañó el nieto de un viejo arquero amigo mío..

estaba...

D A N I E L


¿Se parece a Daniel el travieso verdad?

pues se llama Daniel y es algo travieso en honor a la verdad.

Creo que hay una carta para Daniel...

no le hagamos esperar más, es posible que no queden ya teclas que roer en su teclado.


Venga Daniel... un click en el sobre y a leer tu carta...


Pulsa en el sobre para abrir la carta


Y eso es todo por hoy.

Robin

Martes, 18 de Mayo de 2004

Querido diario.

Un poco más de correspondencia para Daniel y para todas aquellas personas menudas que se inician en la aventura del tiro con arco.


Pulsa en el sobre para abrir la carta


El fin de semana está a la vuelta de la esquina, hay muchas flechas que sueñan con volar, pero de momento... a currilandia hay que regresar.

Robin

Sábado, 22 de Mayo de 2004

Querido diario.

¡Y llegó el día de repasar a Jordi, padre de Marta!

De nuevo toda la tribu reunida en el campo de entrenamiento del club. Antes de empezar el recorrido he centrado mi atención en Jordi, padre de Marta. Hay trabajo que hacer, es necesario rectificar posturas, anclaje y toda una serie de detalles que están desbaratando sus tiros. Cuando ha visto que le observaba, sus ojos han emitido una llamada de auxilio... algo así como un S.O.S arquero, entablamos diálogo, me confiesa que esta semana se ha hinchado a disparar flechas y cuanto más disparaba menos le salían las cosas... de alguna forma... Jordi me decía que estaba ¡ENCALLADO!

Ha llegado el momento de intervenir, le digo que hay que cambiar cosas, tirar dos mil flechas más sin modificaciones no va a servir de nada... bueno si... puede servir para empezar a no disfrutar del tiro con arco y hacerse un lío mental de impresión.

Observemos como era el anclaje de Jordi en una foto anterior:


Mal anclaje y codo súper alto, se le ve incómodo. Le propongo un cambio, algo que mejore su visión del tiro, algo que permita relajar todo ese tronco superior que está pidiendo a gritos "LIBERTAD".

Mi propuesta no es otra que anclar haciendo cazoleta con el dedo índice y el pulgar bajo el mentón, de esa forma los tiros ganarán altura y la cuerda quedará alineada casi tocando la punta de la nariz. Veamos el resultado del cambio:


El codo del brazo derecho ha mejorado mucho, ahora está en línea con la flecha, y los primeros resultados en forma de agrupación empiezan a apreciarse, pero algo sigue fallando, algunas flechas (no todas) salen de su arco dando bandazos en el aire como si fueran un boomerang, no puede ser, el anclaje es correcto, la suelta dentro de los límites de lo razonable, ¿que narices está ocurriendo?...

Pues lo que ocurre es que la flecha antes de salir completamente del arco, choca lateralmente con algo, ¿la ventana?... no puede ser, la suelta es correcta y el anclaje también, el tubo de la flecha está dentro de los parámetros aconsejables, spin correcto, calibre, etc. entonces observo el antebrazo izquierdo de nuestro lanzador de boomerangs, antes y después del protector unas buenas marcas de impacto de la cuerda... ahí radica el problema, la cuerda se engancha o golpea en el protector haciendo que la flecha salga totalmente desmadrada con un vuelo en zig zag que lo primero que hará es golpear en alguna de las ramas que median entre el puesto de tiro y la diana, algo hasta ahora habitual en los tiros efectuados por Jordi entre árboles o entre ramas.

Jesús que hoy nos acompaña en la patrulla me confirma que la cuerda golpea algunas veces en el protector. Hay que solucionarlo, es necesario variar la posición del tronco frente a la diana y cerrar un poco el brazo del arco con relación al pecho.

Observemos una foto de mi maestro Jordi Durall en la fase de tensado del arco, desde atrás podemos ver como el brazo que sostiene el arco está desplazado hacia la derecha haciendo que el ángulo que forma el brazo con el pecho se cierre un poco:


Al cerrar el ángulo separamos la cuerda del brazo de sujeción del arco, de esa forma no impactará en el antebrazo. Yo mismo hace años que no llevo protector.

Observo a Jordi más contento que un ocho, dejaré que se habitúe a estos nuevos cambios, cuando los haya digerido, seguiremos con el hombro del brazo izquierdo que lo coloca excesivamente alto, también vamos a relajar un poco el brazo que sostiene su arco, cuando lo extiende empuja excesivamente la empuñadura, en realidad hay un poco de pelea entre la potencia y el arquero, pero... eso mejor lo dejamos para más adelante, ¿oído Jordi? primero a consolidar los cambios de hoy... el resto.. en próximas entregas, demasiados cambios en un mismo día no es aconsejable. A las comidas copiosas les siguen digestiones difíciles, en algunos casos indigestiones. Y como suelo decir... Roma no se construyó en dos días.

Esta mañana Daniel ha disparado con un arco de iniciación de 18 libras de potencia, ha mejorado ostensiblemente y su cuerpo ya no parecía una "S" al no estar sometido a un arco que le podía. El próximo sábado tengo que enseñarle el anclaje. En principio esta mañana iba a recomponer las posturas de nuestro pequeño saltamontes Daniel, pero una llamada de S.O.S es preferente, de no atenderse puede que un arquero termine ahogado en el mar de los propósitos y los despropósitos.

Y mañana más flechas...

Por cierto... mis primeras tres flechas de esta mañana han alcanzado a un pecari situado a unos 50 metros en el campo de entrenamiento, las tres han impactado correctamente... lo mío es el 3D sin ningún género de duda...

Eso menudo que indica la flecha roja es un pecari...


Y esta es una de las tres primeras flechas que he disparado esta mañana...


Aunque... en el recorrido 2D he colocado algún par muy ajustado. Mis flechas son las de aluminio con plumas blancas, no puedo quejarme.


Mañana domingo... ¡repetimos!

Robin

Domingo, 23 de Mayo de 2004 (Madrugada)

Querido diario.

Porque existen flechas doradas y dianas 4D.

00:10 de la madrugada, me conecto a la red para recibir algunos mensajes, de uno de ellos parte una flecha dorada, seguramente la única que puede alcanzar una diana 4D, esa diana que muchos arqueros llevamos en nuestro interior. Después de un dulce vuelo, la flecha ha dado de lleno en el centro de mi corazón. Un arquero amigo ha sabido dispararla.

Para alcanzar una diana 4D querido diario es necesario apuntar siempre desde el centro del propio corazón. ¡Buena punteria Jordi!

Por el redactado de tu mensaje, entiendo, que tu flecha dorada ha de figurar en este Diario de Robin, gracias por compartir, gracias por ser mi amigo y gracias por atreverte a escribir/disparar esta hermosa flecha dorada.



Apreciado Robin

Te conocí navegando por la red. Hace poco, muy poco que me he iniciado en la arquería y ávidamente buscaba en la red de redes todo lo que podía encontrar sobre el tiro con arco en bosque. Un día, uno de los caprichos de google me llevó hasta tu diario. Debo reconocer que pronto quedé enganchado. No era normal leer los pensamientos íntimos, ni de un arquero ni de nadie, pero ¡ahí estaban! finamente desgranados para consumo cibernético, ¡y además sobre el tema que me interesaba!. Quedé impresionado.

De todas formas lo mejor estaba por venir. Ha querido el azar reunirnos sobre el mismo lugar de la piel de toro y compartir el mismo club. ¡Quien iba a decirlo! El primero que conocí en persona fue al incombustible José. Acababa de salir del hospital y se apoyaba en una muleta, pero nos recibió a Marta y a mí como si siempre hubiéramos formado parte de la tribu. Allí conocimos a Xavi, Carme, Daniel "el terrible", Jesús.. ¡Qué voy a decir! Un estupendo grupo de personas.

Entonces, un día, allí estabas: Robin en persona. Si el diario me había impresionado, tu calidad humana, ya desde los primeros compases, me convenció de que el autoproclamado aprendiz de arquero y aprendiz de hombre había avanzado mucho en su andadura y que ya no era ningún aprendiz. Desde entonces, muchas mañanas, mi hija marta y un servidor, hemos compartido con la tribu al completo las flechas, las satisfacciones, las risas, la admiración, los TOC de las flechas al alcanzar los blancos, (y eventualmente, los CRA-AK de los sufridos árboles producidos por los que menos duchos somos con el arco). Todo ello en medio de un ambiente fenomenal.

Sin embargo, había tenido una semana terrible donde las flechas apuntaban en la dirección opuesta a la que mi ánimo las impulsaba. Estaba atascado y esta mañana, te he pedido que me observaras para ver si detectabas dónde se producían los fallos que estaban volviendo loco a este arquero novato que te escribe. ¡Y vaya si me has observado! Con la pasión y dedicación que pones en aquello que haces, has ajustado tu mente y renunciando a una jornada de tiro, te has transformado en maestro: Dosificando sabiamente las perlas de conocimiento que desgranabas para mi beneficio, con unos magistrales comentarios me has ayudado a modificar esos pequeños detalles de postura, anclaje y suelta que me han permitido acabar la jornada con una sensación de satisfacción que hacía tiempo que no sentía.

Robin, permíteme que te de las gracias. Gracias por tu dedicación, amistad y ayuda. Y sobre todo: Gracias por compartir. Lejos de atesorar esos conocimientos que has acumulado en tu viaje como arquero, has escogido ser generoso con ellos. Y ahí, apreciado Robin, precisamente ahí está la grandeza. Los antiguos romanos decían: aquel que poco da, poco puede pedir. Y tú, amigo mío, das. Sin reservas y sin condiciones.

Ojalá tu ejemplo estuviera más difundido, no solo en el arco si no también en otras facetas de la vida. En fin, mejor dejarlo aquí porque si me pongo filosófico, puedo enrollarme sin mesura.

Recibe un agradecido abrazo de tu amigo.

Jordi.



Y ahora a descansar, en unas pocas horas... volvemos a la carga.

Robin

Domingo, 23 de Mayo de 2004 (Anocheciendo)

Querido diario.

¡Satisfacción!

Esta mañana he rebosado de alegría, Xavi y Jordi han dado un gran paso en su progreso arquero, he podido deleitarme contemplando unos disparos muy bien ejecutados, y lo mejor... les veo ilusionados y mucho más cómodos disparando sus flechas. Xavi está controlando muy bien su muñeca y sigue acoplando la mano correctamente en la empuñadura. También he visto que ha modificado su anclaje, bien Xavi, muy bien. Jordi ha zarpado del dique seco y ya empieza a sentir cierta seguridad ante las dianas. Por cierto... a última hora hemos probado sus flechas con un poco más de peso en la punta, necesitan ser un poco más flexibles y al mismo tiempo que ese mayor peso en la punta dirija con más solidez su vuelo. Carmen sigue progresando, y salvo algunas ocasiones en las que ejecuta sus disparos algo nerviosa, la veo muy entera, va a ser una arquera muy competitiva. El próximo año va a ser una respetable contrincante en los recorridos de bosque, de momento puliremos detalles, tiene garra y le gusta hacer bien las cosas, solo hemos de controlar ese motor de 200 caballos que lleva en su interior, para ello tengo unas cuantas instrucciones programadas que le iré suministrando a su debido tiempo.

José sigue en proceso de recuperación, hace dos meses del batacazo y todos estamos gratamente sorprendidos con su mejora, no obstante, tengo la antena puesta ante algún bache anímico que pudiera surgir en el futuro, de momento aguanta bien los recorridos y el brazo aunque lentamente recupera su funcionalidad.

Marta sigue sorprendiendonos a todos, ejecuta al pie de la letra cuantas instrucciones recibe de nosotros los grandullones, solo necesita crecer un poco más para poder manejarse con un arco de más prestaciones y potencia.

Y finaliza aquí un fin de semana muy satisfactorio, en estos momentos la noche con su magia cubre los sueños de mis amigos aprendices, y yo contemplando miles de estrellas le digo... cuida de ellos, son mis amigos.

Robin



Abril 2004

Mayo 2004

Junio 2004

Calendario (diario de Robin)