Diario de Robin

Aprendiz de Arquero
Aprendiz de Hombre

Lunes, 1 de Mayo de 2006

Querido diario.

Aprovechando este primero de mayo festivo tomo rumbo a primera hora de la mañana hacia el club de tiro. Llego de los primeros justo en el momento en el que Oscar está abriendo la verja de entrada al recinto del club. En el restaurante cargo combustible alimenticio y disfruto de la llegada de varios arqueros. Uno de ellos es Gloria a la que invito a compartir patrulla para seguir con su puesta a punto iniciada el pasado sábado en la tirada social. Llega José, su yerno y otros arqueros, más tarde aparece Jordi y Marta nuestra pequeña amazona a quienes invito a unirse también a nuestra patrulla, tengo muchas ganas de seguir de cerca la vuelta de Marta a su arco de iniciación, en definitiva a su buen tiro con arco.

Veo algo nerviosa a Gloria, le doy algún consejo en la zona de calentamiento y le sugiero que no dispare a dianas lejanas, que se concentre en la que está a 15 metros e intente agrupar sus flechas, eso es primordial, cuando las agrupe podrá aumentar la distancia entre ella y la diana, la observo disparar y corrijo su anclaje. Antes anclaba a la altura del pómulo y bastante atrás, le invito a anclar estilo mediterráneo sin tensar tanto la cuerda, de esa forma sufrirá menos la tensión de la cuerda ya que detecto cierto temblor cuando ancla en el pómulo, además lo que puede perder por reducir la apertura lo ganará al bajar el anclaje. Necesitará un tiempo para grabar en el subconsciente esta nueva postura, pero de momento ya empieza a agrupar algunas flechas. Corregimos también la precipitación en el tiro, le sugiero que visualice el tiro como si fuera a cámara lenta, el tiro con arco no es compatible con las prisas y es necesario sentir el momento en el que debes relajar la mano para que se produzca esa suelta suave e inesperada. Pero al igual que Roma no se construyó en dos días, no es bueno intoxicar a un aprendiz con excesivos conceptos el primer día...



Observo también a la pequeña Marta, la veo tirar con mucha comodidad, creo que hoy va a darnos una buen recital de tiro con arco.

Empezamos el recorrido en el pavo decapitado, hoy les voy a amenizar la mañana con temas posturales. En bosque hay muchos tiros con desnivel, tanto hacia arriba como hacia abajo, en algunas ocasiones es aconsejable además de subir o bajar el arco con el brazo, torsionar la cintura para que todo el cuadro superior se desplace hacia atrás o hacia adelante. Hacia atrás en un tiro largo y ligeramente alto, hacia adelante cuando es un tiro cercano y hacia abajo. Tanto Gloria como Jordi mejoran su alcance a algunas dianas desniveladas. Aprenden a jugar con su propio cuerpo basculándolo en función de la situación de la diana. Insisto de nuevo en las posiciones de pies y vigilo de cerca el nuevo anclaje de Gloria.

La pequeña Marta nos deja boquiabiertos con sus aciertos ante las dianas, ejecuta sus tiros con serenidad, sin prisas y con la frialdad que le caracteriza, excelente.

Una instantánea de Jordi y Marta junto a la nueva cabra hispánica, la de los cuernos enormes...



y ahora otra de Jordi extrayendo las flechas, aunque.. más bien parece que este ordeñando al animal...



Una detrás de otra vamos resolviendo todas las dianas, también yo me he sentido hoy más seguro en mis tiros, ya sabemos que tirando con arco nunca hay dos días iguales.

Espero y deseo que mis consejos le sirvan a Gloria, de momento me ha confesado que en mi compañía tira muchísimo más relajada, lo mismo que sucedía con Carmen, las dos deben dominar su ansiedad y relajarse ante las dianas, y si la compañía no es precisamente relajante será necesario aprender a aislarse, pero ese... es un capítulo que de momento no vamos a tocar, primero hay que mecanizar bien la secuencia de tiro con las posturas correctas, posiciones de pies, anclajes y sueltas, es necesario agrupar decentemente en las dianas y alcanzar la puntuación mínima posible para cada uno.

El próximo año 2007 este diario cumplirá diez años de vida, es increíble como ha pasado tanto tiempo, y es también increíble la cantidad de personas que he llegado a conocer a través de él. Tengo amigos en muchísimos países que me cuentan sus vivencias con el arco y eso es moneda suficiente para seguir adelante con este diario de Robin, el eterno aprendiz.

Que tengáis una buena semana.

Robin

Sábado, 20 de Mayo de 2006

Querido diario.

Después de unas semanas de descanso por dolores en la rodilla, esta mañana he participado en la tirada social 3D de mi club. He formado patrulla con José, Robert y Gloria.

Empezamos el recorrido y veo a Gloria totalmente descontrolada disparando con precipitación a las dianas, sus flechas vuelan muchas veces sin un rumbo fijo. José parece empezar bien pero al cabo de unas dianas muchas de sus flechas se pierden también entre la maleza. Y Robert al cabo de unas dianas se contagia del mal "yuyu" y falla bastantes primeras flechas que también van fuera de la diana. Y yo... algo nervioso por el mal "yuyu" que nos acompañaba diana a diana he tirado con inseguridad a partir de medio circuito, pero por fortuna algún ángel de la guarda me ha favorecido en muchos tiros que podía haber fallado o quedarme a un milímetro de la línea de puntuación y he reconducido mi tarjeta de puntos para poder intentar rebasar los 200. Llego a la penúltima diana donde pierdo la primera flecha, con la segunda solo sumo 3 puntos... ¿a que no llego?... en la última invoco a los elfos del bosque para que me aíslen del mal "yuyu"... y la primera flecha vuela directa al diez, y la segunda al seis, dieciséis puntos que sumados a los que tenía han totalizado 213... uff!! respiro y directo hacia el bar a olvidar esta mañana. Robert se ha plantado en 140 puntos, José 104 puntos y Gloria creo que unos 89 puntos.

Pese a haber alcanzado los 213 al final del recorrido, la tirada de hoy no me ha dejado buen sabor de boca, el desanimo general me ha hecho sentirme inseguro, y esa sensación siempre hace que falles lo que no debes fallar, suerte de la Diosa Fortuna que hoy me ha favorecido.

He procurado andar con mucha precaución por el bosque, sobre todo en los descensos que es donde más sufren las rodillas, el terreno está excesivamente duro y seco, la lluvia reparadora por lo visto se está haciendo de rogar. A estas horas de la tarde parece que las rodillas aguantan bastante bien, pero mucho me temo que al final tendrán que operarse.

Robin

Domingo, 21 de Mayo de 2006

Querido diario.

He recibido un correo de Robert diciéndome que esta mañana ha repetido recorrido y el mal "yuyu" no ha hecho acto de presencia. Posiblemente como dice nuestro amigo... el mono o ganas de tirar provocó cierta ansiedad este sábado y esta se manifestó en un desacierto poco habitual en él. Este domingo ha recuperado su "swing" arquero y con 198 puntos ha puesto el punto que le faltaba a la i.

En el tiro con arco nunca hay dos días iguales, es más, en una competición larga de más de un recorrido uno puede comprobar como el estado de ánimo y la propia efectividad, varia en el transcurso de la prueba, el propio resultado de la misma puede condicionarnos, así que el factor mental es muy, pero que muy importante en un arquero y ese aspecto hay que trabajarlo cuando ya hemos dado unos buenos primeros pasos.

Ante este condicionante juega un papel esencial la propia naturaleza del arquero, un arquero frío que sepa aislarse de condicionantes externos tiene mucho ganado y difícilmente pierde la serenidad o lo que es lo mismo no permite que la ansiedad arruine sus tiros. Un arquero nervioso caerá victima de si mismo, ese enemigo interior que llevamos todos dentro provocará un estado de ansiedad nefasto, la primera manifestación de esa ansiedad es la precipitación en la suelta de la cuerda, muchas veces cuando el arco aún está en movimiento, a saber entonces donde irá a parar la flecha, generalmente se perderá en el mar de las intenciones, y es entonces cuando los propios fallos sumados a la ansiedad pueden hacer que tirar con arco sea menos divertido, porque no nos engañemos... todos queremos alcanzar el diez, aunque presumamos de que solo tiramos por el placer de tirar, a mi personalmente me cabrea fallar una flecha, solo que intento que ese fallo no me condicione el siguiente, algo fácil de decir y difícil de lograr.

Bienvenido a casa Robert, cada día se aprende algo nuevo tirando con arco. El tiro con arco es un medio a través del cual podemos ahondar en el conocimiento de nuestra forma de ser, y quien sabe... con tiempo y paciencia puede inducirnos a que aprendamos también a controlarnos. Hay métodos para ello, pero esto será tema para otro día.

Robin



Abril 2006

Mayo 2006

Junio 2006

Calendario (diario de Robin)