Diario de Robin

Aprendiz de Arquero
Aprendiz de Hombre

Lunes, 4 de Mayo de 2009

Querido diario.

Suena una canción...



(Escuchando: "Tears in heaven (Eric Clapton)")

Sentado en el viejo bar escucho una vez más la canción, por un momento cierro los ojos volando de nuevo con mis recuerdos, lentamente el tacto frío del mármol agrietado me devuelve a tierra, pero la dulce sintonía sigue conmigo.

Muy cerca... suenan unas campanas cargadas de historia, parece que lloren conmigo una ausencia, pero la música... sigue acariciando mi alma. Sentado una vez más junto a la vieja mesa de hierro forjado, contemplo absorto una humeante taza de café navegando sobre un mar de mármol quebrado, la canción sigue conmigo, y ya no me parece tan larga y difícil la espera.

Suena de nuevo la canción, un cuatro de mayo.

Robin

Viernes, 8 de Mayo de 2009

Querido diario.

El poder de las palabras...



(Escuchando: "Heart of Gold (Neil Young)")

Doce años escribiendo este viejo diario, amasando palabras, amasando sentimientos y sensaciones. Las palabras son un vehículo de contacto. Gracias a ellas, tomo conciencia y simbolizo aquello que he vivido. Las palabras dan significado a la experiencia, desde lo banal hasta lo trascendente, incluso dan sentido a la vida.

Las palabras me permiten percibir las diferencias, los contrastes, acercarme al mundo. Con ellas creo y exploro universos reales e imaginarios, son puente y camino para conocer y reconocer a seres próximos, y con ellas descubro también muchos matices. También son un vehículo para llegar hasta mi mismo, como también me ayudan a tomar distancia, a ganar perspectiva, a desahogarme.

Amo la escritura y la lectura, adoro las palabras que condensan experiencias, sentimientos, anhelos, incluso toda una vida. Muchas veces las palabras evocan y recrean un universo de recuerdos y de emociones más rico e intenso que la propia realidad cotidiana. Que poderosas son las palabras... sencillas, inmediatas, adecuadas, amables. Una palabra amable y sincera es buena medicina, puede cambiarte el humor en un abrir y cerrar de ojos, conducirte hacia la alegría, la risa, la ternura y el buen humor. La palabra, amigo lector... sorprende, conmueve, enternece y emociona.

Escoger las palabras adecuadas en cada momento es un ejercicio que puede transformar nuestra existencia o bien abrirnos la puerta a escenarios interiores y exteriores que nunca hubiéramos imaginado.

Así que permitidme que siga atesorando palabras, en este viejo y querido diario.

Robin

Sábado, 16 de Mayo de 2009

Querido diario.

Habemus visita...


Fani, Fernando y Olga


(Escuchando: "Everything I Do (Brian Adams)")

Después de otro período de descanso arquero y aprovechando una visita de mis amigos Fernando y Olga, esta mañana hemos ido los tres al club para hermanar una vez más nuestras flechas en un precioso bosque mediterráneo.

Con el fin de cumplir con las estrictas nuevas reglamentaciones de mi club y también para aprovechar la oportunidad de la visita de nuestros dos amigos, Oriol y Fani han estado con nosotros para endulzar una mañana deliciosa, también nos ha acompañado Víctor y Joan Tramullas. En la zona de calentamiento hemos decidido formar una sola patrulla, siete arqueros ralentizarían el recorrido, pero todos deseábamos estar con todos, así que... una mega patrulla se ha introducido esta mañana en el bosque.

He podido desentumecer mi tiro con arco, pues durante unas buenas semanas mis flechas han dormitado en su carcaj, y como suele ocurrir en estos casos... algunos primeros disparos han sido imprecisos, por suerte a medida que resolvíamos las dianas he ido recuperando el tono. En períodos de abstinencia arquera el tiro con arco no se pierde... pero se adormece, y es que una de las cosas que más necesita el tiro con arco... es practicarlo regularmente.

Una foto con Fernando...



Unas fotos de Fernando y Oriol tensando sus arcos...



Todos mis compañeros de patrulla anotando puntuaciones...



Finalizado el recorrido hemos regresado al asfalto y nos hemos ido a comer con Montse, había mucho que compartir y muchas cosas de las que hablar, y como no... algún proyecto que diseñar y poner en marcha.

Robin

Domingo, 24 de Mayo de 2009

Querido diario.

Amanece...



(Escuchando: "Can You Feel The Love Tonight (Elton John)")

Amanece, podremos una vez más (y van muchas) complicarnos la existencia, o bien... arrancar el día pensando en lo mucho que merece la pena la vida. El simple hecho de seguir vivos, de ser conscientes, es un regalo extraordinario, una vez más, la vida es una oportunidad para aprender, crecer, compartir y amar.

El tiempo, amigos míos... fluye, los días pasan y cada segundo que vivimos es un momento que ya no volverá. La vida, nuestra vida avanza implacable. Y es que una cosa es estar vivos y otra vivir la vida, podemos ser meros espectadores del tiempo y del espacio y otra intervenir en el guión para modificar en la medida de nuestras capacidades y responsabilidades dicho escenario siendo capaces de construir una vida hermosa.

Tengo la enorme satisfacción de haber acompañado a buenos amigos míos en momentos cruciales de su vida, por supuesto que ellos tomaron sus decisiones, era su vida, pero una caricia, un mimo, unas palabras de ánimo les fortaleció, es tan importante saber que no estamos solos. También yo tuve esas caricias, esos mimos y ese ánimo en algunas ocasiones, fueron momentos también cruciales, momentos en los que debía cambiar el rumbo de mi nave, momentos en los que la duda y las ataduras que la vida había tejido a mi alrededor dificultaba la toma de decisiones, agradecí entonces que alguien me advirtiera que había mar frente a mí, y que era necesario... saltar el vacío creado en mi mente.

Por eso es tan importante actuar, es necesario hacer para transformar, pues imaginación sin acción es fantasía, y acción sin reflexión pueden ser no sólo precipitación, sino causa de dolor y crisis innecesarias.

La pérdida de mis padres provocó en mí una reflexión profunda sobre el sentido de mi vida, pensé que podía ocurrir que cuando me diera cuenta de la bellísima oportunidad de amar y crecer que supone la existencia, dispusiera de poco tiempo para aprovecharla. Y en eso estoy, hasta que llegue el momento del último suspiro, momento en el que pueda partir con una sonrisa en los labios y el alma empapada en gratitud por haber vivido una vida plena y cargada de significado.

Recuerdo una frase que mi madre me repetía siempre, ¡Si quieres, puedes!, eso nos dice siempre quien nos quiere, quien nos aprecia, para darnos aliento frente al reto o a la adversidad. Pero el camino debemos hacerlo nosotros, con nuestros propios pies, cualquier cambio es un proceso individual en el que la voluntad debe nacer necesariamente de uno mismo.

Sin miedo amigo mío, sin miedo.

Robin



Abril 2009

Mayo 2009

Junio 2009

Calendario (diario de Robin)