Diario de Robin

Aprendiz de Arquero
Aprendiz de Hombre

Miércoles, 8 de Junio de 2005

Querido diario.

Tiempo para soñar...

Anochece, el misterio de la noche nos envuelve...


Desde mi habitación puedo observar el bosque, muy cerca, cada vez más cerca... la luz de la habitación se desvanece lentamente, el bosque me seduce... ¿estoy soñando? no lo se, ni me importa. Se que existe un árbol, un poderoso Roble Sagrado, que es como mil robles fundidos en uno, un árbol que se yergue hasta el cielo, y cuyas ramas se extienden tan altas que desaparecen en la vastedad del infinito. Las raíces de este poderoso árbol también se entierran en lo más profundo de la tierra, extendiéndose hasta las mayores profundidades que conforman la base de otro Mundo.

¿Estoy soñando?... no lo se, ni me importa. Cierro los ojos, me concentro en mi visión interior, el bosque me llama, percibo el movimiento de las copas de los árboles, se balancean todas juntas... el viento emite un susurro, estoy ya en el interior del bosque, vuelvo a concentrarme en mi visión interior, en la forma y majestad de este terrible y poderoso árbol, el Sagrado Roble de los Antiguos Misterios.


Puedo observar la base de este árbol, en ella se abre una gran puerta de madera, sobre la puerta puedo leer mi nombre grabado en la corteza del árbol. La puerta me llama para que entre en ella y explore los misterios que se encuentran en su interior.

Permanezco en mi visión interior, paso ahora por un pasaje que me conduce a lo largo de un oscuro y misterioso túnel que se va introduciendo en lo más profundo de la tierra. A medida que me adentro en el túnel, diviso a lo lejos una débil luz que lanza sus destellos vacilantes sobre las arrugadas paredes del túnel. Ahora la luz me llama, me anima a que siga avanzando. Se que a medida que me aproxime a su origen penetraré en otra región, en un mundo donde habita la magia, ¿la magia del sueño?... quien sabe. Es posible que en ese lugar se otorgue el conocimiento. A medida que voy recorriendo más y más el camino hacia la luz, noto que sus rayos caen con más libertad sobre mi rostro, enriqueciéndome con mayor fuerza, sintiendo una valiente resolución. Finalmente, llego a un punto del túnel que se abre a un vasto espacio que constituye el dominio infinito de su magia... es maravilloso.

Me encuentro frente a la mística luz, me encaro hacia ella... y escucho un sonido... un sonido... un sonido.... un...

¡BOUM!

¡Abro los ojos!

Me encuentro a dos palmos de la lámpara de la mesa de mi estudio... me he quedado dormido junto al teclado. Recuerdo un bosque, un túnel y una luz... el portazo del impresentable de mi vecino me ha devuelto a mi habitación, la luz de la lámpara ciega mis ojos... estoy algo aturdido pero recuerdo lo que he soñado.

Voy a regresar a ese lugar. Apago una luz... para que otra se encienda... se encienda... se encienda...

Buenas noches y buenos sueños.

Robin

Sábado, 11 de Junio de 2005

Querido diario.

Esta mañana he participado en una tirada social 3D del club. He formado patrulla con José, Carmen y Bea. Hoy era uno de esos días que no sabes porque razón tiendes a desconfiar un poco de ti mismo, ayer por la tarde preparando el material tenía esa extraña sensación y esta mañana lo he apreciado en las primeras dianas del recorrido. Mal asunto eso de perder confianza en uno mismo, así que he borrado el chip totalmente y a partir de la quinta diana he encarado de nuevo las dianas con mayor convencimiento. Ese cambio de actitud me ha propiciado algunos buenos aciertos... pero pese al cambio de actitud notaba que hoy era uno de esos días distintos en los que es mejor asegurar los tiros sin apurar en exceso.

El terreno extremadamente seco, la fatalidad ha querido que en la diana anterior al muflón me diera un buen batacazo en el suelo, el codo izquierdo con un buen tortazo y la rodilla derecha que hace tiempo que me esta pidiendo una revisión... tocada. De no recordar que tienes rodilla a acordarte de ella en todas las pendientes y desniveles. El terreno muy peligroso, la sequedad de la tierra hace que el agarre de los tacos de las botas sea inexistente, y las partículas de arena parecen pequeños rodamientos en el suelo.

Había que seguir en el recorrido, aunque... a partir del batacazo con dos nuevos compañeros, el dolor del codo al tensar, y la rodilla avisando que al mínimo desliz me daba un disgusto. Iba muy ajustado en puntuación, pero la diosa Fortuna que nunca me abandona ha estado junto a mi en alguna que otra diana. He finalizado muy mal las dos últimas dianas, 5 en la penúltima y 3 en la última, aquello de tocar a duras penas, el codo y la rodilla eran más protagonistas que las dianas, y francamente no quería castigarme más. A pesar de un final de recorrido algo mediocre, he alcanzado los 201 puntos en el 3D, podía haber sido sustancialmente peor.

A José y a Carmen los he visto muy bien, he disfrutado observando el vuelo de algunas excelentes flechas de Carmen que ha alcanzado los 157 puntos y también muy buenas flechas de José que ha firmado una tarjeta de 143 puntos. Nos queda Bea, una joven amazona que cree que esto de tirar con arco es llegar y besar el santo. Esta muy verde, necesita un equipo de tiro propio y lo más importante... entender que tirar bien con arco requiere entrenamiento y años de soltar cuerda. Con 57 puntos Bea ha finalizado un recorrido descontrolado, algo como ir a caballo sin sujetar las riendas. Cuando regresabamos del circuito la he visto algo abatida, no ha podido superar sus anteriores 79 puntos.

Tengo que hacer entender a Bea que antes de querer ganar, un arquero tiene que querer aprender, que en el disparo de una flecha intervienen una infinidad de factores... que mecanizar un disparo requiere meses y depurarlo años, que no se pueden disparar dos flechas distintas a la misma diana, que tirar con arco es aparentemente fácil y tirar bien con arco muy difícil. Espero y deseo que empiece a darse cuenta de que esto no es un juego de feria, que empiece a pedir consejos, ya que para que yo intervenga en su tiro con arco es imprescindible que ella me pida que lo haga. De momento hay que solucionar el tema del material, yo no tengo inconveniente en prestarle el arco, las flechas y el resto del material, pero de momento mis flechas de iniciación han pasado de 12 a 3.

Y eso es todo... de momento.

Robin

Sábado, 18 de Junio de 2005

Querido diario.

De nuevo hacia el club de tiro, esta mañana solos José y Yo dispuestos a despacharnos el recorrido 2D. Primeras sueltas y primeras buenas sensaciones... el jodido "mal YuYu" ha desaparecido.

Nos plantamos los dos ante la primera diana 2D, la hierba oculta parcialmente la zona del pleno, pero mis flechas saben encontrar el camino, mis dos primeras flechas en el pleno... "Guau" esto se pone interesante. Vamos en busca de la segunda, una diana a la que generalmente le disparamos algo bajo... "toc" "toc" y dos "tocs" más, las flechas cual depredador a la caza del circulito del pleno... hoy nos salimos... lo intuyo. Como si levitáramos por el bosque nos dirigimos en busca de la tercera diana, cruzamos unas cuantas sonrisas de complicidad y unos cuantos comentarios jocosos. Nos encontramos en la piqueta de la tercera diana, detrás se oyen unos tremendos cañonazos de la galería de 100 metros donde tiran con armas largas, hay que procurar que la suelta no sea el resultado del sobresalto de uno de esos cañonazos. Encaramos la diana y metemos bien las flechas, que si... que hoy nos salimos... ¡que lo intuyo! directos hacia la cuarta diana, se trata de una doble, o sea dos dianas pequeñas una flecha para cada una, la distancia muy corta... nos concentramos, sabemos que el peligro de estos tiros cortos es no darles la misma importancia que el resto, los animalejos son muy pequeños... la zona de máxima puntuación ni te cuento. Pero hoy vamos a salirnos los dos, ¡que lo intuyo! Solventamos bien la diana doble y llegamos a la quinta diana... y como mi intuición no suele fallar... "ME SALGO DEL TODO" he tensado la cuerda y la cuerda ha dicho hasta aquí he llegado obsequiándome con un buen hematoma en el brazo izquierdo, ¡Mierda! no me refería a esto cuando decía que íbamos a salirnos. Regresamos al campo de entrenamiento para cambiar la cuerda de mi arco, abro el maletero, abro la caja de herramientas y en ese mismo instante me acuerdo del tonto de "Robin" que ha olvidado traer su cuerda de recambio, algo que siempre advierto a los aprendices.

Esta mañana el destino no ha querido que tirara con arco, animo a José para que abandone a un arquero gafe y se dirija hacia el otro recorrido 3D donde está, Xavi, Carmen y Antony, aún puede alcanzarlos. José no quiere dejarme y yo no quiero que él pierda su merecida jornada de tiro con arco, cuando observo a José introduciéndose de nuevo en el bosque, recojo parafernalia y tomo el camino de regreso a casa. Antes me detengo en el bar para aplicar un poco de hielo al hematoma del brazo y ahogar mis penas en una coca-cola condenadamente fresca. Era una buena mañana... intuía que me saldría... y al final ¡me salí!

Esta tarde he montado una nueva cuerda, esta vez en lugar de cuatro arañitas silenciadoras he puesto dos y dos silenciadores tipo tarántula que amortiguan bastante más el sonido de lata de los arcos, he colocado el nock point y he ajustado el fistmeller, después de hacerme unas series de flechas en mi diana casera a 10 metros, estoy preparado para volver mañana, y mañana... ¡que tiemblen las volumétricas!

Robin

Domingo, 19 de Junio de 2005

Querido diario.

Hombre, temblar... temblar, lo que se dice temblar... pues que igual no, pero tampoco han temblado nuestros arcos ante las volumétricas.

Distendida y calurosa jornada de tiro con arco. Hoy he iniciado el recorrido 3d con José y Antony. Antes de la cuarta diana me he dirigido al bar para repostar, he animado a José y a Antony para que continuaran el recorrido, que yo les alcanzaría más tarde. Con el depósito lleno he continuado en solitario el recorrido desde la cuarta diana hasta la diana número 11 en la que he dado alcance a la patrulla de Jordi y Robert que estaban detrás de la patrulla de José y Antony, me he sumado a la patrulla de Robert y Jordi y juntos hemos resuelto más que bien el resto del circuito.

Como me esperaba, la nueva cuerda tiene algo de elasticidad, en pocos días se estirará un poco y con algunas vueltas de cuerda recuperaré el fistmelle correcto, a partir de entonces apenas se estirará alcanzando su rendimiento óptimo. Es necesario hacerle el rodaje a la cuerda, me gusta más cuando lleva unos cuantos disparos en sus hilos.

Buenas sensaciones esta mañana, muchas de ellas favorecidas por la compañía de Jordi y Robert, me satisface mucho ver progresar a estos dos arqueros. Jordi, extrayendo el jugo de su BlackWidow ha sabido ejecutar unos disparos exquisitos, aunque... en alguna ocasión se niega a corregir un disparo alto, con el tiempo estoy seguro que depurará estos pequeños "lapsus". Robert, que a tozudo le ganan pocos, esta doblegando al rebelde Gamemaster, un jodido potro salvaje que tiene forma de arco.

Es curioso pero a primera hora en el campo de entrenamiento, a Antony se le ha roto la cuerda de su arco, por suerte y previsión tenía otra cuerda de repuesto y ha podido seguir disfrutando del tiro con arco, algo que algún tonto del haba debe grabarse en la mollera. Esta mañana Robin llevaba tres cuerdas de repuesto, "tropecientos" nocks y toda una unidad móvil repara arcos en el cuatro ruedas.


Esta tarde he estado haciendo pruebas en casa con todos los arcos tradicionales que tengo. Algo que les diferencia es el peso del cuerpo del arco.

El peso del cuerpo del arco es el que dota a éste de una mayor estabilidad y capacidad de absorción de las vibraciones que se producen en el momento de la suelta. Estas vibraciones se ocasionan en el momento en que la flecha abandona el cuerpo del arco y las palas ya han recuperado su posición inicial tras aportar a la flecha la energía acumulada durante su flexión. Estas vibraciones tienen un doble efecto negativo, ya que por una parte generan inestabilidad en la trayectoria de la flecha, al recibir ésta tensiones con direcciones distintas a la deseada para su salida óptima, y por otra producen una molesta sensación de golpeo en la mano del arquero en el momento del disparo, algo que el Gamemaster sabe hacer muy bien.

Es importante suprimir o reducir estas vibraciones, se puede conseguir con un buen peso del cuerpo central del arco, sea porque este es grande o por el material utilizado en su construcción, aquí es donde destaca el BlackWidow PMAV IronWood, construido su cuerpo central con una madera de altísima densidad que se hunde en el agua.

Voy a contestar aquí una pregunta que suelen hacerme a menudo quienes optan a comprar un recurvado de caza: Que es mejor, ¿que un arco sea más largo o más corto?

La mayor longitud de una pala, y en especial la de su parte activa (la que en realidad flexiona y acumula energía) es en general sinónimo de una mayor flexibilidad, y por lo tanto de una mayor comodidad en el manejo del arco.

En contraposición, y debido a su mayor velocidad de recuperación, una pala corta proporciona una mayor velocidad de salida de la flecha, a costa de un mayor esfuerzo por parte del arquero y de un mayor riesgo de pinzamiento de la flecha, debido a lo cerrado del ángulo que se forma en la cuerda en el momento de la apertura del arco, que fuerza los dedos del arquero contra el culatín.

Mi consejo, optar por la comodidad, en arcos de gama alta como los Blackwidow, la calidad de los materiales empleados en su construcción y el propio diseño del arco nos aporta una velocidad de flecha más que suficiente. Podemos además, jugar con el calibre y peso de la flecha y también con el número de hilos de la cuerda. Mis recurvados tienen unas 50 libras reales a 29" de apertura, una longitud de 60" es idónea para ellos.

Hasta aquí llegó el tiro con arco este domingo de Junio, mañana hay que volver al trabajo y empezar la cuenta atrás hasta la próxima jornada de arcos y flechas.

Buenas noches diario.

Robin

Viernes, 24 de Junio de 2005

Querido diario.

Afinar un arco tradicional.

Después de la verbena de San Juan aprovecho el día festivo para ajustar un poco el material de tiro.

Al igual que es necesario afinar las cuerdas de una guitarra, también hay que hacerlo en los arcos tradicionales, sobre todo si la cuerda es nueva o cuenta con pocos disparos como es el caso de la que he montado en mi recurvado Ironwood.

Hablemos un poco de afinar la cuerda, hablemos del... fistmelle.

Como deberíamos saber, el fistmelle es la distancia que hay entre la cuerda y el punto más profundo de la empuñadura del arco (donde se apoya la mano). También se conoce esta medida como "brace height".

Es generalmente el propio fabricante del arco el que nos indica esta distancia, ya que de un arco a otro puede variar. Podemos variar el fistmelle acortando o alargando la longitud de la cuerda, para ello daremos vueltas a la cuerda en un sentido u otro, según queramos alargar o acortar esa distancia. Obviamente este ajuste debe hacerse con el arco desmontado y ha de repetirse tantas veces como sea necesario. Cuando cambiamos una cuerda debemos durante unos días prestar especial atención al fistmelle, la elasticidad de una cuerda nueva requiere unos cuantos disparos para estabilizarse después de su estiramiento.

A título de ejemplo mi recurvado de 50 libras, 60 pulgadas de largo y 29 pulgadas de apertura necesita para funcionar correctamente un fistmelle de 8'5 pulgadas o 21'5 centímetros. Después de instalar la nueva cuerda y transcurrida una semana, el fistmelle me ha bajado unos dos centímetros por lo que he de desmontar la cuerda de un tip, darle algunas vueltas en el sentido correcto para acortarla y recuperar esa distancia perdida.

En las cuerdas de fast flight o dyna97 el estiramiento será mucho más rápido que en cuerdas de dacrón, estas últimas considerablemente más flexibles.

Pregunta habitual... ¿como saber el fistmelle correcto cuando desconocemos las indicaciones del fabricante?... tomando como punto de partida una medida razonable, hay que tener presente que en los longbows el fistmelle suele ser algo menor que en los recurvados, efectuaremos unas cuantas series de disparos. Partiendo de un fistmelle bajo observaremos que a medida que lo aumentamos las flechas se agruparán más, pero de la misma forma... a partir de un fistmelle más alto las flechas volverán a perder agrupación, observemos el siguiente gráfico:


Veamos ahora un ejemplo gráfico de como nos afecta el fistmelle en la salida de la flecha:


Es cierto también que con unos cuantos años de tiro con arco en las espaldas, un arquero de tradicional suele saber si su cuerda está afinada o no con el propio ruido que hace al soltarse la cuerda, no obstante... la regla no falla.


Regla Fistmelle


La regla de fistmelle, además de una herramienta imprescindible para colocar el nock point, es también una herramienta imprescindible para poder controlar la medida del fistmelle cada vez que montamos la cuerda. Comprobar y ajustar el fistmelle nos llevará apenas unos minutos, no hemos de descuidarlo.

Después de darle a la tecla... toca hacer bricolaje arquero, así que hasta pronto querido diario.

Robin



Mayo 2005

Junio 2005

Julio 2005

Calendario (diario de Robin)