Diario de Robin

Aprendiz de Arquero
Aprendiz de Hombre

Viernes 24 de Junio de 2011

Querido diario.

El poder de los objetos...



(Escuchando: "Days Like This (Van Morrison)")

Después de darme una ducha relajante, peinarme los pocos pelos que me quedan, regarme con dos litros de colonia y sucumbir al placer de un aromático café de media tarde, me planto de nuevo ante el teclado. En todo el mes no he podido escribir nada en este viejo diario, el trabajo ha tenido gran parte de culpa, por suerte el día 30 termina la sobrecarga de trabajo, pero hoy dispongo de tiempo y tranquilidad, un paréntesis en un mes agobiante, el más intenso del año, así que... aunque no tengo ni idea de que voy a escribir, ¡me lanzo sobre el teclado!

Primeras sensaciones en la yema de mis dedos, el teclado es extremadamente suave esta tarde, es como terciopelo esperando mis pulsaciones, antes busco una música que me dé el clima apropiado, la música es importante cuando escribo, siempre encabezo mis escritos con la que escucho cuando me pongo a la tarea. Al principio no hay conexión, en mi cabeza fluyen cientos de vivencias, ideas, sensaciones, emociones... pero la pantalla permanece vacía, es necesario algo que haga fluir las palabras a través de mis dedos hacia el teclado para que poco a poco la pantalla cobre vida y el cursor inicie su baile, la música crea el clima y establece la conexión mágica.

Mañana regresaré al bosque, mi arco y mis flechas me están esperando hace días, ambos nos merecemos unos buenos disparos en busca del ansiado centro de las dianas, un centro que hay que buscar suficientemente relajado, de otra forma se mueve caprichosamente y se hace esquivo. El deseo no va a ser un obstáculo, por fortuna los años de arquería me dan la seguridad que necesito antes, durante y después de efectuar cada disparo. Siento enormes deseos de sentir de nuevo el castigo de la cuerda en mis dedos.

Pero todo esto será mañana, ahora mis recuerdos flotan entre monedas acuñadas hace dos mil años, viejos libros y charlas con arqueólogos y expertos numismáticos, pues finalmente me he decidido a financiar un proyecto para editar un trabajo sobre las monedas de la vieja ceca Ibero-Romana de Ilturo, un proyecto que poco a poco va tomando forma y quienes participan están muy ilusionados, espero que antes de fin de año sea una realidad.



Fotos, antiguos relojes, libros, y como no... efectos personales que pertenecieron a seres queridos que ya no están, pequeños objetos que me permiten sentirlos de nuevo cerca, muy cerca de mi. Me confieso fetichista, y lo soy hasta el tuétano de mis huesos, los objetos tienen poder y son muy importantes para mí, por esa razón una flecha no es solo un proyectil, tiene muchos más significados.

Mirando el viejo reloj de bolsillo de mi abuelo, puedo contemplar con frescura la ceremonia que repetía cada 15 minutos extrayéndolo de su bolsillo donde estaba sujeto por una cadena de plata, le veo abriendo con un clic su plateada tapa y después de un fugaz vistazo reanudar de nuevo la charla que le dirigía a su nieto, este que os escribe. Vienen ahora a mi memoria miles de gestos del abuelo, incluso su voz que endulza de nuevo mi corazón. La música sin ser un objeto tiene también un fuerte poder sobre la memoria, al igual que los olores. Hay tantos registros guardados en nuestra memoria, tantos.

No os he contado nada nuevo, pero algo he escrito, como siempre... recuerdos que cobran vida proyectando desde mi memoria pequeñas secuencias que me recuerdan sobre todo... cuanto he amado a lo largo de mi vida.

Mañana unos objetos alargados cobrarán vida, mañana un arquero tensará de nuevo su arco, así que es muy posible que pronto mis dedos sientan de nuevo el terciopelo de estas silenciosas y cómplices teclas.

Robin

Sábado 25 de Junio de 2011

Querido diario.

Amazonas...



(Escuchando: "Grenade (Bruno Mars)")

Tirar con arco es algo que me apasiona, si además lo hago con un par de amazonas como Fani y Emma es una experiencia inolvidable. Esta mañana he disfrutado, hemos disfrutado de verdad los tres tirando con arco.

Una mañana muy soleada con un airecito que la ha hecho muy practicable. He llegado algo tarde al campo de entrenamiento, algunos arqueros habían iniciado ya su recorrido de bosque. Oriol estaba con una recién llegada dándole unos primeros pasos en el tiro con arco, y Fani calentaba con Emma. Emma hace relativamente poco que tira con arco, tiene 21 años y es de los alumnos que han sacado muy buen provecho de las sabias instrucciones que le han dado Fani y Oriol como monitores. Hoy tenía ganas de repetir el recorrido de volumétricas y me he agregado a Fani y a Emma para formar una patrulla de tiro.

Hacía tiempo que no me reía y divertía tanto, sobre todo disfrutando del tiro con arco de otros arqueros. Si hay algo que me pone a cien es vivir la progresión de otro arquero, percibir su inseguridad al inicio del recorrido e ir comprobando cómo va superándose diana a diana, la clave... no hay duda... tener la confianza suficiente en uno mismo.

Fani esta mañana ha arrancado con un problema de narices, y no me refiero a un problema grande, sino muy estrechamente vinculado a su nariz, me explico... muchos de sus primeros disparos de la mañana acusaban una deriva importante a la izquierda, la he observado con detalle y no apreciaba ningún defecto de suelta ni de posición, francamente me tenía algo desconcertado, ¿sería un problema visual? pero no, para nada, porque cierra el ojo izquierdo para disparar. Con buen humor como es habitual en Fani hemos proseguido con las primeras dianas hasta que se me ha encendido la bombilla cuando ha hecho un comentario referente a que habitualmente llega a sangrar por el roce de la cuerda con la nariz, y ha sido entonces cuando he fijado mi atención en su anclaje, cierto, la cuerda quedaba en algunas ocasiones reposando en un pliegue en el lateral de la nariz, y no era por un exceso de nariz, en absoluto, sino por su peculiar anclaje, es correcto pero hay mucho contacto entre la cuerda y la sufrida nariz. Cuando le dije que no buscara el origen de la deriva en ninguna otra circunstancia, y que la cuerda no salía limpia hacia delante dándole un ligero toque a la flecha que provocaba ese desvío hacia la izquierda las cosas han empezado a cambiar. Afinando el anclaje Fani ha suavizado el contacto de la cuerda con su nariz y los disparos han empezado a cumplir con la calidad de la arquera, que bien dispara Fani cuando la nariz no se entromete.



Y ahora hablemos de Emma, una joven arquera a la que he acompañado por primera vez. Ha sido en el primer disparo cuando la aprendiz ha cautivado mi atención, Emma siempre alegre tiene una condición especial, y no es otra que controlar muy bien su cuerpo, cuando se coloca justo antes del tensado ya no varía el cuadro superior de su cuerpo, es como un bloque compacto, si encara bien la flecha, esta la obedece y de qué manera. También se da cuenta cuando algo no está correcto o cuando no se siente cómoda, sin que nadie le diga nada baja el arco y arranca de nuevo, eso es muy bueno en alguien que está empezando. ¿Qué he hecho yo? no permanecer callado y expresar abiertamente la satisfacción que me producía su tiro con arco, resultado... una subida de autoestima considerable y un aumento de efectividad que ha llegado a sorprender a la propia arquera. Esta chica promete... ¡y mucho!

Y yo... me he contagiado, del buen humor y del saber disfrutar, sin ser conscientes mis dos entrañables compañeras han creado un clima que ha extraído mi mejor tiro con arco, esta mañana, a medida que transcurrían las dianas mi efectividad ha ido en aumento, finalizando las últimas con plenos y un control casi total de mis flechas. ¿Se puede pedir más?

Una fotos...



Gracias Fani, gracias Emma, el sábado repetimos.

Que tengáis un buen fin de semana amigos!!

Robin



Mayo 2011

Junio 2011

Julio 2011

Calendario (diario de Robin)