Diario de Robin

Aprendiz de Arquero
Aprendiz de Hombre

Sábado 15 de Junio de 2013

Querido diario.

Buhitos en el bosque...



(Escuchando: " My Immortal (Evanescence)")

Hermosas criaturitas de trapo, hermosas manos que les dieron forma, hermosa esa intención que puede hacer que permanezcan vivos en el corazón de dos arqueros.

Y llegó el esperado día en el que Marga y Fortunato nos han acompañado, una mañana esperada por mí y por Emma, nuestros amigos arqueros carecen de bosque en su club pero lo aman con intensidad, porque tengas o no tengas un bosque donde disparar tus flechas, lo verdaderamente importante es que lo sientas dentro de ti.

Esta mañana ha sido el día, hacía tiempo que lo veníamos programando y a raíz de una jornada de tecnificación desarrollada en nuestro club por arqueros de Cerdanyola, fijamos fecha para nuestro particular encuentro. Son amistades creadas en la red que necesitan ese sello de realidad y presencia que les dan autenticidad.



Que te dejen fuera de combate emocional a eso de las nueve de la mañana es algo poco habitual, pero Marga nos dejó sin habla a mí y a Emma cuando nos entregó unos regalos, unos pendientes hechos a partir de unas hojas de roble para nuestra Elfa arquera y unos tiernos búhos hechos de trapo reposando en troncos, el mío es precisamente un tronquito que Marga recogió del Tem el día de la tecnificación, incluso me lo mostró, quien iba a imaginar su destino.



Sé cuándo Emma se emociona, la conozco bien, y esta mañana solo le ha faltado llorar, debo enseñarle el noble arte de llorar de emoción en silencio, con los años he aprendido a hacerlo y le he ahorrado un número a algún amigo en más de una ocasión, lo que quiere decir que tengo amigos que han sabido llegar donde más se siente, al corazón.

Mientras nuestros amigos han ido a recoger su auto, Emma y yo nos hemos dirigido al campo de entrenamiento, aún emocionados y con cara de incredulidad, recuerdo frases como... "hecho con sus propias manos" y es que precisamente eso es algo que tanto Emma como yo valoramos mucho. Puedes comprar un objeto para regalar, pero dedicar el tiempo y el pensamiento en una persona es algo que no podremos olvidar.

Le digo a Emma que estamos en deuda, así que vamos a mimarlos y a dedicarles esta hermosa mañana, sin agobiarlos, dándoles la posibilidad de que disfruten intensamente de nuestro bosque, y realmente ha sido así como ha sucedido. Y ha sido posible porque el bosque estaba acogedor, silencioso pero repleto de cantos de pájaros, invitaba a vaciar el alma en él, su magia una vez más nos ha recuperado del desgaste que la vida de cada uno se cobra entre semana.

Si uno entiende cómo funciona el bosque, la naturaleza al fin y al cabo, comprende como toda ella es una entidad, no hay individualismos, solo hechos puntuales que van sucediéndose, todo es un engranaje para que la entidad siga adelante, por esa razón en el bosque pierdes el nombre y el apellido, solo formas parte... lo cual es de por si un acto de humildad que te acerca a Dios.



Primeras flechas en el campo de calentamiento, compruebo el recurvado de Marga y aunque lo encuentro escaso de potencia (25 libras) no detecto ningún comportamiento negativo, es dulce y muy noble al insuflar vida a las flechas, unas cuantas sueltas y me hago con el control, el arco me permite ser su arquero durante un corto período de tiempo.

Reviso a Marga y su equipo, sus flechas dada la envergadura de la arquera son efectivamente bastante largas, pero adecuadas a su apertura, por lo que pienso que es posible que le saque más de 25 libras a su recurvado. Primeros disparos y mi vista se detiene en su anclaje, un anclaje flotante, algo que nunca me ha gustado, le propongo un cambio, sería el único cambio que le indicaría hoy a Marga, como ella es de los míos, de los que no tenemos prisa, le indico lo que debe modificar así que lo único que haría yo esta mañana es comprobar que nuestra amiga mantiene el nuevo anclaje, al arquero interior no le gustan los cambios y hay que machacarlo para que adopte uno, mecanizar determinada cosa requiere insistencia hasta que ya se produce de una forma automática.



Fortunato es un dulce, si, es de los que están pero que fluyen suavemente, puedes aislarte perfectamente a su lado si es necesario, de Fortunato no surgirá nunca una nota discordante que rompa la magia que puede llegar a producirse en un bosque, adorable, menuda pareja de arqueros, un regalo añadido al de esta mañana. Ver disparar a Fortunato es relajante, observarle tensar con dulzura su viejo longbow Century de 40 libras es un lujo, pero es que además su acierto es asombroso, si disfrutas observando a un arquero disparar su arco, ve con Fortunato.




Lentamente, muy lentamente vamos resolviendo cada una de las dianas, disparamos flechas hasta la saciedad, es una mañana a la que hay que sacarle todo el jugo. Emma me sorprende, finalizados los estudios que la tenían agotada, ha regresado a su esencia de tiro, vuelve a soltar divinamente y su acierto también ha regresado, con todo ello esas expresiones de felicidad tan suyas después de dar vuelo a sus flechas.



Felicidad es la palabra que puede definir esta mañana, gratitud el sentimiento que me han dejado mis tres cómplices, gracias Marga, gracias Fortunato, gracias Emma. Ahora que ya ha pasado el encuentro puedo deciros que yo no estaba muy fino, una gastroenteritis esta semana me dejó algo debilitado, a falta de unas pocas dianas me sentía agotado, pero la ilusión, la alegría de estar tan bien acompañado hace que quieras estar, como si no pasara absolutamente nada, ni ese bajo estado físico impidió que Robin radiara de felicidad.

Hemos de devolver la visita a nuestros amigos, da igual que no tengan bosque, lo mejor que te puede dar un bosque... lo llevan ellos de serie, y a gente así uno se hace adicto en una sola mañana.

Hasta pronto amigos.

Robin



Mayo 2013

Junio 2013

Julio 2013

Calendario (diario de Robin)