Diario de Robin

Aprendiz de Arquero
Aprendiz de Hombre

Miércoles 24 de Junio de 2015

Querido diario.

El pulso interior.



(Escuchando: "Wish you were here (David Gilmour)")

Creo que existe una dimensión más profunda en todos los seres humanos que uno puede aspirar a conocer. Para mí, no hay nada más importante que la búsqueda de esa dimensión.

Con el paso de los años me he dado cuenta de que, mientras uno intenta aprender a tirar con arco, mantiene una continua conversación consigo mismo. Una parte de este monólogo interior está basado en el miedo y en la duda de sí mismo, ayudando a crear un entorno poco propicio para el buen desempeño del arquero. A esa voz crítica y controladora la suelo llamar el Yo consciente, y al otro yo que tiene que disparar la flecha, le llamo el arquero interior o Yo interior. Con el tiempo constaté que, cuanto menos monólogo crítico y controlador hubiese, mejores eran los disparos. Cuanto más confiaba en el potencial de mi arquero interior, mejor era mi tiro con arco, y no solo en rendimiento sino en sensaciones y satisfacciones, al mismo tiempo que silenciaba a mi Yo consciente.

Mi experiencia a lo largo de los años ha hecho que aumentara enormemente mi admiración por la capacidad para aprender que tiene el arquero interior. Al mismo tiempo, siento un mayor respeto por la persistencia y la inventiva del Yo consciente para encontrar nuevas formas de estorbar. También descubrí que el arquero interior es mucho más que el ejecutor de la acción. El arquero interior es capaz de experimentar toda una amplia gama de sentimientos, los cuales representan el aspecto más humano de la vida. Estos sentimientos pueden ser explorados en los deportes, las artes, los negocios, y en muchas otras actividades. El Yo interior, o arquero interior en nuestro caso es como una bellota que puede parecer muy pequeña cuando se descubre por primera vez, pero que tiene la increíble capacidad de convertirse no sólo en un espléndido árbol sino en un bosque entero, siempre y cuando encuentre las condiciones adecuadas.

Esta batalla o pulso interior tiene lugar en la mente del arquero, y es necesario pelear contra obstáculos como la falta de concentración, el nerviosismo, las dudas sobre uno mismo y la excesiva autocrítica. En resumen este pulso interno se hace para superar todos los hábitos de la mente que inhiben la excelencia en el desempeño deportivo.

Muchas veces nos preguntamos por qué disparamos tan bien un día y tan mal al día siguiente o por qué nos agarrotamos durante una competición o fallamos las dianas más fáciles. ¿Y por qué lleva tanto tiempo romper un mal hábito y aprender uno nuevo? Las victorias en nuestro pulso interior no significan trofeos adicionales, pero nos proporcionan algo más permanente, algo que puede contribuir significativamente a nuestro éxito, tanto dentro como fuera de la zona de tiro con arco.



El arquero que practica este pulso o batalla interior llega a valorar el arte de la concentración relajada por encima de cualquier otra habilidad, descubre una verdadera base para la confianza en sí mismo y aprende que el secreto para ganar cualquier competición radica en no intentarlo con demasiada vehemencia. Se trata de lograr un desempeño espontáneo que sólo ocurre cuando la mente está en calma y parece formar una unidad con el cuerpo. Al superar los típicos obstáculos de la competición, el que practica este pulso interior encuentra una voluntad de victoria que libera toda su energía, y nunca pierde el ánimo ante la derrota.

Existe un proceso mucho más natural y efectivo para aprender y para hacer casi cualquier cosa. Este proceso es muy parecido al que todos hemos usado, y hemos olvidado rápidamente, para aprender a hablar y a caminar. Es un proceso que usa las capacidades intuitivas de la mente y de los dos hemisferios cerebrales. No es un proceso que tengamos que aprender porque ya lo conocemos. Lo único que tenemos que hacer es desaprender los hábitos que interfieren en su funcionamiento y luego permitir que opere por sí mismo.

El propósito de este pulso interno es descubrir y explorar nuestro verdadero potencial.

Bienvenidos al tiro intuitivo y al arte de la concentración relajada.

Hasta pronto amigos.




Mayo 2015

Junio 2015

Julio 2015

Calendario (diario de Robin)