Diario de Robin

Aprendiz de Arquero
Aprendiz de Hombre

Jueves 29 de Junio de 2017

Querido diario.

Junio agobiante...



(Escuchando: "Out of Africa (John Barry)")


Junio es el último mes para presentar declaraciones de renta, mi trabajo en Mayo y Junio consiste en facilitar esta obligación tributaria a muchos de mis clientes, obviamente es un mes que vamos saturados de trabajo y hacemos más horas que el reloj.

Me gusta mi trabajo, de lo contrario no lo soportaría, y me gusta defender al contribuyente de la voracidad desmedida del fisco, hemos de pagar impuestos sin duda, pero desde mi perspectiva, pagan siempre más los más humildes. Cuantas veces se me encoje el corazón cuando tengo que decirle a un pobre jubilado al que no le han hecho retención que debe pagar determinada cantidad de euros, se me hace difícil y me siento impotente al no poder hacer absolutamente nada para disminuir ese golpe bajo a su economía que si de algo adolece es de insuficiencia para lo más esencial en la vida.

Por ejemplo, un caso que se repite y es a mi modo de ver una verdadera injusticia. Un contribuyente tiene ingresos por importe de 21.500 euros y no debe presentar declaración por no rebasar los 22.000 euros al año según determina el reglamento del impuesto. Otro contribuyente cobra una pensión de 9.500 euros y otra pensión de cuando estuvo trabajando en el extranjero de 3.500 euros al año, al cobrar de dos pagadores, ese mínimo para presentar la declaración de renta baja hasta los 12.000 euros anuales, debiendo presentar la declaración y hacer frente al pago del impuesto al no haber tenido retención alguna, así que con menos ingresos que el de los 21.500 euros este va a tener que pagar. Lo mismo sucede con el que va al paro a mitad de año, o se jubila, ese año cobrará de dos pagadores y su mínimo serán esos 12.000 euros, asqueroso, no tiene otro nombre.

Pero endulcemos un poco esta entrada, en las fotos podéis ver mis tres plumas Nakaya Piccolo que son las que me acompañan cada día en el trabajo, su tacto, su belleza y la suavidad con la que escriben hacen que en mi mundo laboral pueda disfrutar de su magia, porque la tienen, no me cabe duda, cuando me saturo, las tomo en mi mano, las acaricio, bebo de su belleza y me recuperan, adoro mis plumas japonesas como adoro mis arcos y mis flechas.



Iniciamos Julio, y pronto desconectaremos del trabajo, es necesario, cuantos más años tengo, más siento la necesidad de desconectar para reconectar con mi familia, mis bosques, mis arcos, mis plumas, mis innumerables pequeñas grandes cosas que endulzan mi vida.

Hasta pronto amigos.




Mayo 2017

Junio 2017

Septiembre 2017

Calendario (diario de Robin)