Diario de Robin

Aprendiz de Arquero
Aprendiz de Hombre

Lunes, 1 de Junio de 1998

Querido diario.

Lo que tenía que suceder algún día, ha sucedido. Ayer participé en el recorrido de bosque 3D que tanto esperaba, ya que éste puntuaba para la liga regional, y desgraciadamente me derrumbé.

El recorrido era un poco técnico con mayor dificultad y tiros más largos que el anterior que mejoré la puntuación, pero no fue ese el problema, incluso la patrulla era perfecta, Yo, José, Jordi y Juli. Fue disparar la primera flecha y darme cuenta que lo hacía con miedo, intenté sobreponerme, pero fue cada vez peor.

Por la tarde sonó el teléfono, era mi amigo Jordi, tuvimos una larga charla sobre lo que me sucedió en la competición, lo primero que me dijo fue... bienvenido al mundo de la competición, eso que tantas veces hemos comentado de la distensión en el momento del tiro, se fue al traste, me tranquilizó y me confesó que lo pasó realmente mal, porque no sabía como sacarme del agujero negro en el que me había metido esa mañana, yo simplemente le dije, tenía que suceder y ya ha sucedido, recuerdo cuantas veces me había comentado esos momentos de crisis que se producen de improviso en el mundo del tiro con arco, pero es necesario experimentarlo, ahora ya se lo que es.

He analizado repetidas veces el motivo de mi inseguridad en el momento de encarar las dianas durante el día de ayer, quizás, los días anteriores estuve demasiado obsesionado en mejorar mi anterior puntuación, sin darme cuenta construí un muro contra el que me estrellé este domingo.

De lo negativo hay que sacar el lado positivo que siempre hay, es al errar cuando debemos reflexionar, analizar e intentar superarnos.

Esta mañana, he vuelto al recorrido y he decidido tirar una sola flecha por diana, sin posibilidad de un segundo tiro, pues bien, la mayoría de las flechas han logrado su objetivo, es más me he vuelto a encontrar conmigo mismo, he vuelto a sentirme seguro y a gusto tirando, simplemente se trata de hacer lo mismo en competición, pero... eso es fácil escribirlo, querido diario solo he de aplicarme el cuento... distensión.

Por cierto, el enano superó su puntuación y mantuvo el estandarte familiar en alto, siempre hay algo positivo, a veces simplemente no sabemos encontrarlo, quizás porque no está dentro de nosotros mismos sino a unos pocos metros, a nuestro lado.

Robin


Jueves, 11 de Junio de 1998

Querido diario.

Voy a montarme un indoor en casa, lo primero será encontrar a un precio razonable unas placas de ethafoam para cubrir una superficie de unos 4 x 3 metros, dispongo de una distancia de tiro de unos 10 metros suficiente para el invento que hace tiempo me da vueltas en la cabeza, se trata de hacer unas diapositivas en un recorrido 3D de todos los puestos de tiro tomando las instantáneas desde la piqueta, en casa con un proyector y la luz apagada reflejarlas en la superficie del ethafoam.

Hace un tiempo pude comprobar el resultado en una galería de tiro y te aseguro que es increíble, desde ese día que se me ha metido en la calabaza la idea, ahora lo más importante es conseguir el ethafoam a un precio asequible, el estramit es más económico pero tiene el inconveniente que es más pesado, menos limpio y compacto. Además el blanco del ethafoam va perfecto como pantalla para las diapositivas.

Aquí queda la idea para quien pueda leer el diario y montarse el recorrido indoor.

Robin


Domingo, 21 de Junio de 1998

Querido diario.

¡Ni una sola nube!, como lo oyes, hoy hemos subido al Pirineo y por fin se acabaron los días de lluvia, aunque sea para dejar paso al calor.

Hoy querido diario hemos subido toda la tribu doméstica, la que soporta mis ronquidos nocturnos ha estado afinadísima con su arco de poleas, la mayoría han entrado en el pleno, el enano sigue con su puntuación con regularidad, el próximo fin de semana tiene una competición infantil y creo que ya está preparado para intentar lograr el primer puesto. Meri, mi preferida como dicen todos en casa (es con la que más veces me peleo) ha dejado el arco aparcado y ha estado toda la mañana con sus caballos, ¿sabes diario? su verdadera pasión son los caballos, los quiere con locura. Recuerdo un verano en un picadero, ella trabajaba tres horas limpiando caballos para poder montar gratis una hora. Durante la semana, cuando estamos en la mesa algunas veces le hago el ruido del galope y a los dos minutos se le ponen los pelos de punta y la piel de gallina, a los 10 minutos sus ojos brillan bajo un mar de lágrimas que se resisten a estallar. Desde muy temprana edad perdía la cordura al ver una montura, hoy con sus 18 primaveras los sigue queriendo a rabiar.

Y servidor, pues no ha estado mal no, un 80 % de aciertos, no puedo quejarme, aunque cuando nos faltaban tres dianas para finalizar el recorrido 3D, mi encantadora mujer estaba 5 puntos por debajo de mi y clavándome una mirada maliciosa que conozco a la perfección.

Pero mira como son las cosas, 3 faltaban y tres plenos me salvaron de una semana de recochineo, loado sea Dios, San Caballo y ¡Santa Diana!.

Robin


Jueves, 25 de Junio de 1998

Querido diario.

Ayer 24 día de San Juan, aprovechando que era festivo, me reuní con Jordi en el campo de tiro junto al castillo de Montjuic. Yo entrené con mi recurvado Black Widow y Jordi con su nuevo Longbow 21Century de color rojo.

Estuvimos un buen rato entrenando sobre una diana a una distancia de unos 25 metros persiguiéndonos las flechas, es decir uno lanza y el otro se aproxima al lugar donde está clavada la flecha del otro. Al cabo de una media hora Jordi me ofreció su arco y una de sus flechas para que lo probara, lo cogí, inserté su flecha, levanté el arco, tensé, solté la cuerda y .... ¡sorpresa! le metí un Robin a una de sus flechas que estaba en la diana, mi flecha se insertó a través del culatín de la que estaba clavada. Arranqué las dos flechas que se habían convertido en una, y pude apreciar que la había impactado con mucha fuerza. Ambas flechas o la doble flecha, ya reposa en una pared de mi sala de tiro, como testimonio de la jornada.

Pues bien, haciendo unas pruebas de velocidad, el Longbow de Jordi imprime a sus flechas de aluminio una velocidad aproximada de 200 pies por segundo, y todo ello gracias al laminado de grafito que incorpora ese arco, hay que reconocer que estos Longbows han evolucionado considerablemente y en la actualidad están dando prestaciones de un recurvado, algo impensable años atrás.

Respecto al campo, que puedo decir, se encontraba muy abandonado, el césped en muy mal estado y el terreno muy duro por falta de riego, es una pena que un campo tan hermoso como lo había conocido hace años se haya degradado tanto.

Robin



Mayo 1998

Junio 1998

Julio 1998

Calendario (diario de Robin)