Diario de Robin

Aprendiz de Arquero
Aprendiz de Hombre

Sábado 17 de Julio de 2010

Querido diario.

La necesidad de vencer.



(Escuchando: "Back For Good (Take That)")

"Cuando un arquero dispara porque sí, está en posesión de toda su habilidad. Si está disparando para ganar una medalla de bronce, ya está nervioso. Si el premio es de oro, se ciega o ve dos blancos... ¡Ha perdido la cabeza! Su habilidad no ha variado. Pero el premio lo divide. Está preocupado. Piensa más en vencer que en disparar... y la necesidad de ganar le quita poder."

Esta reflexión atribuida a Chuang Tzu es clara y didáctica. La competitividad, el afán de ser el primero y la constante comparación con los demás son estrategias desestabilizadoras, filtros que nos impiden ver lo importante y que nos pueden llegar a ofuscar. Cuando las emociones toman el timón de nuestra conducta perdemos visión, precisión y templanza.

Cuanto mayor es el poder tanto mayor puede ser el abuso. Victor Hugo decía que no hay nada tan estúpido como vencer. Para él la verdadera gloria estribaba en "convencer". ¿Por qué entonces hay quien pasa su vida intentando ser el ganador? ¿El ganador de qué? ¿Lo hace para satisfacer lo que otros esperan de él o para compensar la inseguridad que siente sobre su propia valía? ¿Qué espera demostrar? ¿A qué precio lo intenta? ¿Qué impacto tiene en su vida y en sus relaciones personales?

La vida no es una competición para ver quién es el mejor de todos. Lo importante es dar lo mejor de uno mismo. Quien es humilde, no se compara, no intenta demostrar nada. Quien es coherente consigo mismo y está dispuesto a crecer con los demás, aunque esto suponga dejar de ser el primero, quien no necesita que le digan que es grande puesto que sabe que su grandeza y dignidad no dependen de la mirada y juicio de los demás... éste es el verdadero vencedor.

A través de los años he conocido a arqueros obsesionados con vencer, uno de ellos al que conocí muy a fondo, fue posiblemente el que más matices del tiro con arco llegó a experimentar, no creo que le faltara probar nada relacionado con el tiro con arco, pero desgraciadamente... vivió toda su vida atrapado por el ansia de vencer sin conseguirlo. Cuando se vio impotente, cuando ese primer lugar quedaba cada día más lejos, buscó atajos, incluso intentó convencer a los demás de que ganar no tenía ningún valor para él, a mi no me convenció.

Gano o me siento satisfecho, cada vez que suelto una flecha, y no creo que ganara un campeonato relevante entre otras cosas porque no me prepararía nunca para una cosa así aún sabiendo de mis posibilidades. En la actualidad estoy más que satisfecho con mi capacidad de acertar y en gran parte eso es posible por saber alejar mis emociones en el momento de efectuar el disparo, por supuesto cuenta también el convencimiento de acertar la diana, la confianza es determinante en cada uno de mis disparos. Después, cuando la flecha ya ha alcanzado su destino, el bosque me regresa, mis compañeros también y entonces sí... emocionado, disfruto algo que ninguna medalla podrá darme jamás, me siento bien conmigo mismo, no he derrotado a nadie, pero me he superado a mí mismo, yo soy mi reto y mi diana.

Hasta pronto.

Robin



Junio 2010

Julio 2010

Agosto 2010

Calendario (diario de Robin)