Diario de Robin

Aprendiz de Arquero
Aprendiz de Hombre

Jueves, 10 de Agosto del 2000

Querido diario.

Ayer por la tarde fue una gratificante jornada de tiro en la que disfruté de la compañía de Jordi, Miguel Angel un amigo piloto y arquero que hace años introdujo Blackwidow en mi país, Blai restablecido de una pequeña lesión, el enano y José.

Media hora antes de introducirme en el 4 ruedas, ¡horror! uno de los neumáticos a medio kilo de presión... ¿pinchazo? el enano me advierte: "Igual no, algunos contemporáneos míos tienen por insana costumbre deshinchar neumáticos ajenos, con eso se divierten" intento racionalizar su mensaje y afirmo rotundamente... ¡es un pinchazo! diminuto.. pero pinchazo. Directos a la gasolinera reponemos aire al perforado elemento y tomamos rumbo al campo de tiro.

Llegamos al club, las cinco de la tarde, el calor sofocante y el aire brilla por su ausencia, me equipo con el carcaj de cintura y unas cuantas 2115 de aluminio esperando la llegada del resto de arqueros. A lo lejos escucho un grito de José dándome la bienvenida, pensé.. el viejo arquero lleva un buen rato persiguiendo dianas. Diez minutos más y oigo a lo lejos el motor de un auto aproximarse a la zona de aparcamiento, Jordi y Miguel Angel, mi corazón rebosante de alegría, han transcurrido muchos meses desde la última ocasión en la que compartimos una jornada de tiro, por enésima vez iba a gozar de su exquisita compañía, una nueva ocasión para deleitarme viéndole disparar su longbow, esa inimitable forma de tensar y soltar la cuerda, también me sentía feliz por poder compartir una tarde con Miguel Angel cuyos conocimientos y agradable forma de ser llenan los vacíos de quien le acompaña.

posando con Miguel Angel
Miguel Angel y Josep Barceló

Querido diario, antes de seguir debes saber que nuestro enano es un apasionado de la aviación y sueña con todo aquello que se relacione con los aviones. Pues bien, Miguel Angel a quien por lo visto Jordi advirtió de esta particularidad abordó al enano nada más verle diciéndole que se preparara porque muy pronto los dos iban a alquilar una avioneta biplaza, y una vez en el aire iba a tener la ocasión de pilotarla. Me aproximé al enano temiendo que cayera desvanecido al suelo, pero afortunadamente se mantuvo de pie, el resto de la tarde su cara parecía la de un recién salido de una sesión de hipnosis.

Reunidos todos en el campo de entrenamiento soltamos nuestros músculos disparando nuestras primeras flechas. Miguel Angel con uno de sus Blackwidows, un MAIII de 60 libras, nos comentaba que hacía más de dos años que no disparaba una flecha, Jordi al escucharle casi le da un delirium tremens imaginando el síndrome de abstinencia que en él produciría esta desconexión con sus arcos y flechas. Los primeros disparos de Miguel Angel fueron inseguros pero al poco tiempo ya estaba agrupando.

Disparando a un pavo difícil
Disparando a un pavo difícil

Después de vaciar un par de carcajs, descansé mi arco y me situé al lado de Jordi en la línea de tiro, me concentré en él y vi de nuevo lo que no logro ver en los campos de tiro, me deleité observando su secuencia de disparo. Extrae su flecha de madera y la introduce en el arco, ese gesto es extremadamente exquisito ... empieza la liturgia... dobla ligeramente su cuerpo, estira el brazo izquierdo que sostiene el arco e inicia la tensión de la cuerda, muy lentamente, como a cámara lenta, durante el recorrido de la cuerda en el espacio, su cuerpo se acopla más y más al arco, se agazapa como un gato salvaje que acecha su presa, todo en él es instinto, intensidad, cuando la cuerda se aproxima a su rostro el ojo traza una línea hacia el objetivo, el pulgar a punto de contactar con la comisura de sus labios, mete más la cabeza, su cuerpo y toda su alma en una fracción de segundo, contacta el pulgar con su mejilla y se produce un estallido silencioso, la mano se relaja y la cuerda desata toda la energía acumulada transmitiéndola a la flecha. Se produce la suelta, cuando se inicia el vuelo observo su rostro que se desencaja hasta el punto de que los labios parecen desprenderse algo parecido a un amante un segundo antes de alcanzar un orgasmo. Como decía Confucio, "cuando uno ve a un arquero disparar su arco, puede ver su espíritu". He visto arqueros campeones disparar su arco y no he podido leer absolutamente nada en su gesto.

Jordi "acechando diana"

Unas cuantas flechas más tarde, nos sumergimos en el bosque e iniciamos nuestro particular recorrido, primero unas volumétricas para seguir con unas 2d en otra zona del bosque. Cien litros de sudor más tarde subíamos una pendiente dando por finalizado el encuentro, nos reunimos en un restaurante próximo donde pudimos recuperar parte de nuestro liquido elemento. Antes de partir nos emplazamos para disparar otro día con puntas de goma e ir a la caza de la piña que es una forma distendida y muy intuitiva de disparar en nuestros bosques sin ocasionar daños y sin estar sujetos a circuitos, normas, ni dianas.

Sucesos: Blai pareció recuperado de un reciente esguince en el costado, el Enano "aterrizó" en el duro suelo de una pendiente llevándose por delante todas las zarzas habidas y por haber, parecía escapado de un campo de concentración y Jordi intentando recuperar una flecha bajó rodando una pendiente dándose un buen tortazo en la cabeza con una piedra que no tenía que estar donde estaba. Afortunadamente nada pudo oscurecer una espléndida jornada de tiro

Robin

Domingo, 13 de Agosto del 2000

Querido diario.

Ayer sábado fui a un encuentro sobre Nativos Americanos con Jordi, Blai, Enrique de Valencia, Juan Antonio "el Lakota" de Madrid, familiares, otros arqueros y unos cuantos amantes de los Nativos Americanos, el lugar de la cita fue en San Celoni a los pies de la montaña del Montseny. Nos pregonaron que era un encuentro sobre los indios Lakotas y que compartiríamos el día con ellos. Pues bien, parece ser que Custer pasó antes por allí por aquello de la revancha ya que ni Dios vio a Nativo alguno, según nos dijeron los de la "organización" los pieles rojas que debían asistir al encuentro trabajaban haciendo el indio en Port Aventura, que terminaban cada día a las tres de la mañana y que debido a ello era difícil que se desplazaran a San Celoni. Bien, me parece muy bien, pero era previsible si sabían lo atareados que estaban. Nos dieron gato por liebre, el gato tampoco apareció por supuesto.

A la vista del plantón, la docena de arqueros que nos reunimos allí abrimos los maleteros de nuestros autos, apareciendo: un ciervo en el mío, un peckari en el de Jordi, y tres bichos más en el de Jordi Cunill. Disponíamos de ganado suficiente para hacer de las nuestras y sin quererlo dimos un poco de espectáculo al "encuentro" porque aquello estaba muy, pero que muy aburrido.

A los de la organización un cero patatero les daba yo, y a los indios una patada en los mismísimos por su falta de seriedad, al resto no hay palabras, porque fue gracias a todos ellos que la jornada mereció la pena.

Plantamos las dianas en una zona del bosque muy agradable junto a un riachuelo, y dimos vuelo a nuestras flechas, Jordi y Yo nos lanzábamos desafíos, apurando nuestros tiros y divirtiéndonos como niños. Al mediodía recogimos bichos y nos desplazamos a un pueblo cercano donde Jordi nos amenizó la comida con innumerable cantidad de chistes. ¡Que conste que yo ya les advertí!

Robin

Martes, 15 de Agosto del 2000

Querido diario.

Sigue vivo en mi memoria el encuentro arquero que tuvimos en San Celoni, aunque digan que "lo bueno, si breve, dos veces bueno", en esta ocasión nos supo a poco, hemos de organizar otro encuentro arquero, un fin de semana completo, el éxito esta garantizado.

Aqui tienes una breve descripción de la experiencia personal de Enrique Llopis que vino desde Valencia para compartir jornada con nosotros:

"En cuanto vi que allí no había ni una sola diana de olímpico, pensé (la cagaste, compañero) menos mal que Durall me dejó uno de sus arcos y un montón de flechas, para romper mano, bueno, mano, el antebrazo, una flecha, dos perdidas y tropecientas a esparragar. Pero me lo pasé divinamente.

El lugar, un paraíso, un bosque que era una maravilla de matices de color, unos claroscuros en verde y dorado, y por allí dejadas caer sabiamente, las dianas 3D. Bueno, sabiamente y con una mala leche. Empiezan a tirar Barceló y Durall: dos plenos. Un servidor de Uds. que dice que se va a tomar un cafelito, pero los muy ladinos, no me dejaron. Cojo la primera flecha y pregunto - Bueno, y esto de que va - Tu tira y a ver que pasa, y pasó que, con el más puro estilo de poleas con suelta de sorpresa, me aticé un cebollazo en todo el antebrazo, que me voy a estar acordando de San Celoni, el resto del verano. La flecha, metro y medio por encima del culo del ciervo perdiendose majestuosamente por medio del bosque. (Espero que no le diera a nadie) Se convirtió en mi ofrenda a los espíritus del bosque. ¡Y parecía grande el bicho!. Segunda flecha: calcadita a la primera, leñazo en brazo incluido, pero por encima del morro del animalito, esta vez rebota en un árbol y veo dónde cae. Esa, no se pierde. Ahí, casi a dúo, Durall y Barceló me dicen - Que esto no es un arco olímpico, lo tienes que ladear así y asá ponerlo tal que por aquí tensar aquí, no en la mandíbula etc. Tercera flecha (sin leñazo, gracias mil) en todo el trasero del bicho, es importante saber lo que NO se debe hacer. Recogemos palillos, bueno recogen porque desde otra diana seguían tirando y, entre que rodee para evitar sustos, ya habían terminado, todas excepto mi/nuestra ofrenda. Y así seguimos tirando, haciendo fotos, disfrutando, bueno, hasta mi segunda pifia o cagada. Ya me iba confiando, cuando desde un puentecito, me encaro a un cochino jabalí, y con mi estilo que me caracteriza dejo ir el arco ¡AL RÍO!, ¡Quería que me tragara la tierra! el espléndido arco de Jordi, entre las piedras y bajo el agua. Despitorre general, ¡Qué no llevas dragonera! No, si ya, pero bueno, así fue transcurriendo la mañana y con la ayuda de todos, poco a poco, las fui metiendo , excepto una que se partió al rozar la oreja del cochinillo, no hubo más incidencias ni daños materiales.

Puedo certificar y certifico, que Durall y Barceló, Barceló y Durall, son dos monstruos del arco instintivo. Pique: ¡Venga, al pleno! ¡Tum! ¡tum! ¡fiuuuu! (esa era la mía que iba a esparragar) ¡dos plenos! Ahora a la oreja ¡tum! ¡tum! ¡tum! (Dos en la oreja y la mía, en el culo del bicho ¡ahora al morro! Dos al morro y una en la pata (¿adivinan de quién? la flecha, no la pata) ¡Aún queda morro! dos más en la ¡puntita! "Massiao pa mi cuerpo"

Y Juan Antonio, por cierto, como se dice quejica en Lakota, para ponérselo como segundo apellido. Que yo quiero aprender, que yo novato, que no se, que soy malo, que..... ¡pero si tira de narices! Claro, que Durall y Barceló, se salen, pero, lo haces muy bien, de verdad. Y Blai, ese va para campeón, que lo digo yo, tiene estilo, buenos maestros y juventud, toda la vida por delante. Además, chaval majo donde los haya. Lo observa todo, mira y ve, se empapa de lo que hacen los demás, hasta a mí me observaba animándome: Uy, casi un poco más abajo. Bien, le has dado, un poco traserilla. ¡Sigue chaval, vas bien!"

Querido diario va una foto como recordatorio de este fantástico 12 de Agosto del 2000:

Este inicio de semana hemos tenido una borrasca en casa y algunos rayos y truenos han enturbiado lo que para mi eran el inicio de las vacaciones, para ayudar a desvanecer la tormenta he tenido que pagar un tributo, y este no ha sido otro que no asistir a una competición que se ha celebrado hoy en La Molina, francamente me hacía mucha ilusión compartir patrulla con Jordi y Blai.

Querido diario, aparquemos las tormentas, acaba de llamarme Jordi de su regreso de la Molina y me ha contado que le ha ido bastante bien, el circuito tenía su complicación por el tipo de dianas (la mayoría pequeñas) y las distancias de tiro, se trataba de un doble circuito compuesto de 15 dianas 3D y 15 dianas 2D, lo mejor ha sido que Blai ha conseguido el primer puesto en su categoría, lo cual me ha causado mucha alegría, estoy convencido que tiene mucho que decir en el tiro con arco de competición, es un chaval encantador y se merece lo mejor. Dos días antes de la competición su arco quedó inutilizable por la rotura de la cuerda y la imposibilidad de conseguirle una de repuesto, pero, San Jordi Durall que está en los cielos y en la tierra de los buenos arqueros le ha prestado su viejo recurvado Black Widow junto a unas cuantas flechas, Blai habrá sabido disfrutar doblemente de esta jornada, una por el éxito alcanzado y otra por el placer de disparar uno de los mejores arcos recurvados de caza que ha parido humano.

Robin

Jueves, 17 de Agosto del 2000

Querido diario.

Acabo de recibir unas fotos que hicimos en el club con el singular trofeo del Campeonato de Catalunya 3D por equipos en el cual el TEM (mi club) quedó en segunda posición, y digo singular porque podrás comprobar como nada tiene que ver con las consabidas copas y medallas, es algo rotundamente distinto, aquí tienes la foto del trofeo.

Trofeo por equipos Camp.Cat. 3D 2000

Esta otra la hicimos en el club en la que varios arqueros del TEM posamos para inmortalizar el logro de este Subcampeonato por equipos, Xuri no sale porque es el que sostenía la cámara pero debería aparecer, quedó 1º en su categoría y contribuyó con su puntuación a la clasificación de nuestro club.

grupo de arqueros del TEM con el trofeo
El Enano - Xavi - Josep - SuperBlai - José - Víctor

Querido diario, creo que ya he dado con la flecha adecuada para mi longbow de 52 libras de potencia, he optado por vástagos de menor diámetro, con 5/16" vuelan mucho mejor, el único problema es que los tiros acentúan la suelta, son como más críticos pero merece la pena ya que a largas distancias es un placer ver la flecha mantenerse en el aire, con los otros más gruesos de 11/32" a partir de 35 metros daban una caída muy brusca con lo cual era realmente complicado meterlas en el pleno. Con el fin de equilibrar la flecha he reducido peso en la punta para hacerla más rígida, de 125 grains he pasado a 80 grains, también he optado por una pluma mayor que proporciona un vuelo más seguro, seguiré experimentando.

Robin

Lunes, 21 de Agosto del 2000

Querido diario.

Hoy hace exactamente 43 años que me metieron en esto de vivir, esta mañana al levantarme y mirar a través del espejo unos ojos me observaban, me daban los buenos días, me he sumergido en ellos, rebosaban una infinidad de instantes, infinidad de alegría, infinidad de sufrimiento, infinidad de pérdidas, infinidad de reencuentros, esos ojos estaban exactamente 43 años preñados de mi, y gracias a Dios rebosaban.

Hoy he empezado el día con The Blues Brothers a toda pastilla.

(Pulsa para escuchar una versión midi de los Blues Brothers)

¡Everybody needs somebody!
¡Everybody needs somebody to love!

Robin



Julio 2000

Agosto 2000

Septiembre 2000

Calendario (diario de Robin)