Diario de Robin

Aprendiz de Arquero
Aprendiz de Hombre

Miércoles, 7 de Agosto de 2002

Querido diario.

Agosto ha traído lluvias copiosas, la temperatura a descendido y el bosque ha recuperado su humedad.



Esta tarde nos hemos reunido en el club... el viejo José, Jesús con su nuevo arco, Laura su hija de 9 años con un recurvado y mi enano.

Jesús, tozudo hasta la médula de sus huesos, no ha hecho caso de mis consejos y le ha comprado un arco de 30 libras a Laura, arco muy bonito pero excesivo en potencia y en peso para la diminuta amazona. Esta tarde al verla retorcer todo su cuerpo intentando tensar su nuevo arco le he recordado a mi tozudo amigo que con 18 libras incluso podría llegar a disfrutar con él. Debido al tremendo esfuerzo que Laura hacía para tensar el arco su cuerpo se retorcía adoptando una posición que ha permitido que la cuerda castigara varias veces su brazo, adoptando esa posición el protector no sirve absolutamente de nada. Después de la evidencia, Jesús ha prometido a los cuatro vientos que cambiará el arco de Laura por un sencillo arco de iniciación de no más de 18 libras de potencia.

No recuerdo un mes de Agosto en el cual el bosque estuviera tan húmedo y tan verde, han sido tantos los días de lluvia que parece que estamos en otra estación del año.



Tarde de reencuentros, el viejo José, el bosque, el sonido de las flechas clavándose en las dianas, nuestra inseparable perra "blanca" que vive en el club de tiro ha aumentado la población perruna con dos pequeños cachorros, la vida avanza a cada paso, nada se detiene.

Mientras mis amigos se desentumecen disparando sus primeras flechas, me adentro un poco en el bosque, recorro un pequeño sendero y me detengo ante un imponente árbol, de pie ante mi, inmóvil, con toda su simplicidad y su fuerza, sin esperar nada de mi, parece indiferente balanceando sus ramas. Extiendo mis brazos y apoyo mis manos en su tronco, inclino la cabeza hacia atrás observando el movimiento de las ramas, siento su movimiento en mi cuerpo, al poco rato me estoy balanceando, cierro los ojos y aspiro profundamente la humedad que nos envuelve, mi corazón golpea fuertemente mi pecho, creo que tengo las pilas totalmente recargadas.

Regreso con mis amigos y me dispongo a soltar mis primeras flechas, algo mágico sucede, parece que no intervenga en la acción del disparo, como si fuera un espectador, todo se produce por si solo, la flecha inicia su vuelo, embriagado, contemplo su vuelo hasta que el sonido del impacto con la diana me regresa al mundo tangible.


el viejo José disparandoYo y mi BlackWidow


Treinta flechas más tarde formamos una patrulla iniciando nuestro primer recorrido de bosque en este mes de Agosto singular, húmedo, fresco.... delicioso.

A Jesús le veo muy ilusionado con el arco y sus primeras sesiones de bosque, en Septiembre quiere darse de alta en mi club, el viejo José ya le ha dado sus primeros consejos de tiro, pasar una mañana disparando flechas y debatiendo historia y numismática puede ser un éxtasis, este otoño promete.

Este próximo domingo reunión numismática en Barcelona, inicialmente pretendemos hacer tertulia sobre historia antigua y numismática ibérica... aunque intuyo que Jesús va a acosarme con cientos de preguntas arqueras.

Robin

Miércoles, 21 de Agosto de 2002

Querido diario.

Hoy hace exactamente 45 primaveras que se me ocurrió asomar la cabeza por este planeta, afortunadamente sigo creyendo que vale la pena, aunque generalmente para vivir con intensidad unos minutos hay que pagar con bastantes horas de relleno, sigo pensando que la vida debe medirse en intensidad, aunque esas intensidades duren poco tiempo.

EL viernes día 16 partí junto al enano hacia Pardines, allí disfruté de la compañía del Caballero Negro, Olga, Enrique, Blai, Ángel, Begoña y Flavia nuestra invitada oriunda de Argentina que esta unos meses trabajando en nuestra piel de toro. Como arqueros que somos iniciamos la jornada con uno de los dos recorridos de bosque 3D y disfruté como un cosaco, disfruté porque tiré muy relajado gozando de buena compañía, las flechas volaban silenciosas dando caza a las dianas, sin esfuerzo, fluyendo arquería por los cuatro costados.

Al mediodía comimos, reímos y lucimos ese niño que los más afortunados conservamos en nuestro interior, a media tarde rumbo a casa bajo una lluvia deliciosa... de noche regresaba a través del mundo de los sueños, seguía en Pardines, riendo, disfrutando, sintiendo el calor de la amistad, siendo... una vez más.. un niño.

Esta mañana he iniciado una nueva lectura (creo que ya son 6 simultaneas), se trata de "Historia de Cataluña - modestia aparte" de Toni Soler un licenciado en historia con notas discretas que se convirtió al periodismo para acabar haciendo unos buenos programas humorísticos de televisión. Por lo poco que llevo leído se trata de un libro para conocer de forma sencilla y amena la historia de Cataluña, desde la prehistoria hasta la época actual. La ironía, y por qué no... la risa, es una magnífica vía de conocimiento, un libro bien escrito, ameno y, encima, riguroso.

Acunado por la historia de nuestros ancestros, olvidando ya la luz de los fluorescentes de la oficina, impregnado de la naturaleza que siempre me rodea, voy a disfrutar de estos 45 años oficialmente inaugurados desde este instante.

Sed felices...

Robin

Viernes, 30 de Agosto de 2002

Querido diario.

Mañana alcanzaré el ecuador de mis vacaciones, hasta el momento me he despachado a gusto con lecturas pendientes, esta semana he conocido en persona a Ralda, el Dragón sobre el Tigre, un arquero dragón curtido hasta la epidermis de un corazón que exhala fuego. ¿Quien coño dijo que en el país vasco no había dragones?

Esta tarde Montse andaba como poseída dando tumbos por la casa, al parecer la lavadora se ha querido dar unas vacaciones, he intentado decirle que podremos sobrevivir hasta el próximo lunes, intento fallido, el síndrome de abstinencia mellará en ella en breve, recemos.

Más tarde, cuando estaba en la terraza observando el mar me he visto gratamente sorprendido por el vuelo de un par de águilas, seguía con mi vista el suave planeo de una de ellas sintiendo una extraña sensación de descanso, parecía que quisieran anunciarme algo, quizá deba consultarlo al gran árbol del bosque.

Y ahora te contaré una historia:

En un reino encantado donde los hombres nunca pueden llegar, o quizás donde los hombres transitan eternamente sin darse cuenta ...

En un reino mágico, donde las cosas no tangibles se vuelven concretas...

Había una vez ... Un estanque maravilloso. Era una laguna de agua cristalina y pura donde nadaban peces de todos los colores existentes y donde todas la tonalidades del verde se reflejaban permanentemente ...

Hasta ese estanque mágico y transparente se acercaron a bañarse haciéndose compañía mutua, La Tristeza y La Furia.

Las dos se quitaron sus vestimentas, y desnudas entraron al estanque. La Furia, con prisas (como siempre esta La Furia), urgida - sin saber por qué - se baño rápidamente y más rápidamente salió del agua ... Pero la Furia es ciega, o por lo menos, no distingue claramente la realidad, así que, desnuda y apresurada, se puso, al salir, la primera ropa que encontró ...

Y sucedió que esa ropa no era la suya, sino de La Tristeza ... Y así vestida de tristeza, La Furia se fue.

Muy calma, y muy serena, dispuesta como siempre, a quedarse en el lugar donde está, La Tristeza terminó su baño y sin ninguna prisa (o mejor dicho sin conciencia del paso del tiempo), con pereza y lentamente salió del estanque.

En la orilla se encontró con que su ropa ya no estaba. Como todos sabemos, si hay algo que a La Tristeza no le gusta es quedar al desnudo, así que se puso la única ropa que había junto al estanque, la ropa de La Furia.

Cuentan que desde entonces, muchas veces uno se encuentra con La Furia, ciega, cruel, terrible y enfadada, pero si nos damos el tiempo y miramos bien, encontraremos que esa furia que vemos, es solo un disfraz, y que detrás del disfraz de La Furia en realidad ... esta escondida La Tristeza.

Un fuerte abrazo.

Robin



Julio 2002

Agosto 2002

Septiembre 2002

Calendario (diario de Robin)