Diario de Robin

Aprendiz de Arquero
Aprendiz de Hombre

Miércoles, 13 de Agosto de 2003

Querido diario.

Junio y Julio han sido sofocantes, en Agosto los incendios están devastando bosques por doquier.

Parece ser que este fin de semana va a cambiar el tiempo, necesitamos lluvia para detener el fuego y elevar la humedad inexistente en estos momentos, ni me atrevo a ir al bosque... desde la impotencia absoluta no puedo ni imaginar sus profundos lamentos.


¡Fuego en el bosque!

Ahora toca huir. Los que pueden, claro. A los árboles, al matorral y al paisaje en su conjunto sólo les queda retorcerse de dolor antes de convertirse en un gigantesco cenicero. No hay mayor tragedia que la del fuego, mayor espanto para los animales. Ninguna ayuda mejor que prevenirlo, porque cuando mandan las llamas lo único que vale es huir de su voracidad desoladora. Después vendrá el lamento ante la tragedia.

Y para colmo escucho en la radio que muchos de estos fuegos han sido provocados... ¡como se puede ser tan miserable!.

Robin

Viernes, 15 de Agosto de 2003

Querido diario.

7:30 AM, ¡Enano despierta! que nos vamos a Pardines.

A las 8 de la mañana el enano y yo tomamos rumbo hacia Pardines, hace ya un año de nuestra última visita, hoy reencuentro con Fernando, Olga, Matho, Weeko, la pequeña Apawin, Ángel, Bego, Begoña, Cris, Chechu, Merce y Babu, una chechu hembra pequeña a la que es mejor comprarle un traje que invitarla a comer.

Cuando la compañía es grata... todo lo demás va rodado, hoy no podía ser más selecta. Llegamos al camping, hace pocos días que ha llovido se nota en el ambiente aunque se aprecia que las lluvias este verano han escaseado como en el resto del país. Nos damos la bienvenida y nos desayunamos en la cabaña restaurante. Lo poco que he observado da la impresión de dejadez, cuando nos metemos en el recorrido de bosque compruebo que hay decenas de árboles abatidos por algún temporal, yacen en el suelo y desde hace bastante tiempo, nadie se ha preocupado en retirarlos y hacer un poco de limpieza, el bosque se ve abandonado, muchas dianas están deterioradas, faltan piquetas o están desclavadas, signos evidentes de dejadez, esto ya no es ni la sombra del Pardines que yo disfruté en años anteriores, pero la compañía es de primera, ellos hacen que me sienta acurrucado y querido, no se puede pedir más.

Formamos dos patrullas para ir más ligeros. Fernando con su blackwidow persigue a las dianas como un niño grandote, se le nota un poco saturado de tiro, un mes de descanso le vendría como anillo al dedo y mejoraría al recontactar con el arco y las flechas. Olga con su nuevo arco me ha sorprendido con unos disparos divinos. Matho dispara sus flechas de madera y yo disfruto viéndolas volar como a cámara lenta. El enano sigue tirando casi instintivo, apenas levanta el arco y la flecha ya está en el aire, tiene su mérito cuando alcanza las dianas, ha habido de todo y ha caído por el suelo como es costumbre.

Unos pasos atrás escuchamos a la patrulla de Ángel, Bego, Chechu con su arco Huno y Merce su media naranja que se inicia con el arco. Poco he podido hoy deleitarme observando a Bego disparar con su arco pero la tengo grabada en mi cajón de imágenes bellas, ver tirar a Bego es también gozar del tiro, lo hace tan... sencillo... limpio... y con tal acierto... el blackwidow que lleva en sus manos es muy afortunado. Ángel... entrañable Ángel, puede parecer que no esté... y sin embargo que vacío estaría todo sin él. Chechu incombustible dando guerra con su pequeño arco Huno y Merce sacándole jugo a su nuevo arco de iniciación.

Recuperamos liquido en la cabaña y nos dirigimos al pueblo de Pardines donde disfrutamos de una exquisita comida. Saludo a Weeko y a Apawin... su timidez nos distancia pero unos videos que tiene Fernando en el móvil me descubren a una pequeña de dos años... genial, de alucine.

Entrada la tarde regresamos a casa, el mar que nos ha visto nacer nos reclama, a medida que abandonamos Pardines el paisaje va mutando del verde al amarillo y la temperatura asciende, durante el viaje de regreso pienso en el mes de Septiembre, el día 20 Montse y yo iremos a Madrid con ocasión del Campeonato de España de recorrido de bosque, para unos iré a recoger un trozo de metal, pero sabes bien querido diario que voy a reencontrarme con gente a la que aprecio y como no... a darle un fuerte abrazo a Juanjo al que debo ya demasiadas cervezas.

Viernes noche, inicio la lectura del libro que me ha regalado Fernando, en mi pecho descansa una pequeña flecha de plata que Matho ha tenido el detalle de regalarme, cierro los ojos y revivo un día hermoso que guardaré en mi memoria como se merece.

Hasta pronto Madrid.

Robin

Martes, 19 de Agosto de 2003

Querido diario.

He recibido algunas fotos del día 15 en Pardines...


Fernando... dudando si son 3D o no



Una foto con Fernando antes de tirar



Tiro hacia abajo desde un árbol a un pequeño lince.



Olga descansando en un entorno maravilloso



Matho en acción antes del encuentro con el Oso
Cuando un Oso encuentra a otro Oso ¡el amor estalla!



Fernando chupando cámara detrás como un crío grandote,
aunque lo parezca... no muerde mi flecha.



Cuando Fernando tira parece más serio... pero solo lo parece.



Las pequeñas Babu y Cris


Me faltan más fotos, espero poder ponerlas en breve.

Robin

Jueves, 21 de Agosto de 2003

Querido diario.

Hoy hace 46 años que vine de visita a este curioso planeta, y cada día que pasa es más dificil imaginar que algún día tendré que abandonarlo, aunque... puedo afirmar con satisfacción que no me iré vacío.

Completando el reportaje fotográfico del día 15...



Weeko, Apawin y el "tio Fer".



Apawin dormida en pleno recorrido.


Chechu con su arco Huno en la mano también sufrió la invasión de la tribu de los rumiantes, cualquiera se atreve a disparar a la diana...



Chechu... alucinando.


Angel y Bego, una pareja encantadora, espero verles de nuevo en Madrid.



Guapos ellos.... si señor..



Bego en plena sublimación arquera.



Bego metiéndose mentalmente en la diana,
se aprecia el trazado de la flecha al salir.


Y para finalizar una foto de dos amigos haciendo el indio, bueno... Matho en realidad no hace el Indio, se siente tan identificado con ellos que si miráramos a través de sus pupilas... veríamos con toda seguridad una extensa pradera, y penetrando un poco más... unos cuantos tipis rodeados por un refrescante río.



Matho y Bego


Algunas personas tienen talento para crear un espacio sagrado donde otros nos sentimos cómodos, ellos abrazan la seguridad natural acogidos por la sinceridad donde no residen juicios.

"Iya Can" (El que habla con los árboles)

Robin



Julio 2003

Agosto 2003

Septiembre 2003

Calendario (diario de Robin)