Diario de Robin

Aprendiz de Arquero
Aprendiz de Hombre

Miércoles, 2 de Agosto de 2006

Querido diario.

¡Agosto! y seguimos con el bochornoso calor.

Este fin de semana pasado he disparado unas cuantas flechas en el bosque del club sin otra compañía que el recuerdo de Blanca a la que sigo echando en falta...



Necesitaba estar solo ante las dianas y solo en el bosque, era necesario desentumecer mi tiro con arco que últimamente estaba un poco encallado.

Practiqué primero mis tiros a poca distancia en unas cuantas dianas 3D al azar, el resultado fue muy satisfactorio, la mayoría fueron al pleno o muy cerca. Después me coloqué ante una diana que permite practicar todo tipo de distancias y afiné los tiros medios y algunos largos. Después de probar mil y una posiciones noté como recuperaba mi "swing" arquero, ahora vuelvo a tener esa sensación de control y confianza, y eso... es bueno.

En el campo de entrenamiento pude saludar a Jordi y a Robert que finalizaban el circuito de volumétricas, a Jordi le vi satisfecho, a gusto con su Ironwood, a Robert no tanto, por lo que me contó Jordi estaba atravesando una de esas crisis arqueras, también llamadas "pájaras". Me gustaría coincidir un día de estos con los dos, además de asegurarme unas horas deliciosas en su compañía podría observar como le va a Robert, no tengo ninguna solución milagrosa para esas crisis, pero igual corrigiendo algún pequeño detalle técnico podamos desatascar a nuestro amigo, de todas formas... no hay nada que cien años dure.

En estas ocasiones de atasco, es bueno detenerse, o bien de una forma drástica sin disparar flechas durante unas semanas, o bien cambiando el chip a la hora de disparar nuestras flechas, es decir, por ejemplo no anotar puntuaciones o intentando tirar por tirar sin pretensiones, la mayoría de las veces el causante de esas crisis es un estado de ansiedad que empieza a galopar en nuestro interior y eso es uno de los peores enemigos del arquero, cuando empiezan a pesar más los fallos que los aciertos y no precisamente por el número de ellos sino por lo que pueda afectarnos... estamos cocinando sin saberlo una pájara temporal de la que algunas veces cuesta salir.

El día 11 de Agosto inicio mis vacaciones de verano...


... seguimos con la cuenta atrás.

Robin

Jueves, 3 de Agosto de 2006

Querido diario.

Dianas 3D...

Un grupo numeroso de españoles han participado recientemente en una interesante tirada 3D que se celebra cada año por estas fechas en Blanquefort (Francia). Es una tirada distendida con muy buen rollo y con el único propósito de hacer disfrutar a los arqueros. Pongamos un sencillo ejemplo, a falta de caballos...



Pero lo verdaderamente interesante de estas tiradas son las dianas, todas ellas de la firma Arawak. Este fabricante francés ha revolucionado las dianas 3D desde que en el año 2002 presentó sus productos en el Game Fair. Jean Cazenove es el artista que esculpe estas hermosas obras de arte, estudiando y presentando las posturas de los animales que recuerdan el trabajo de los mejores taxidermistas. El detallado trabajo de pintura, su ligereza para el transporte y los detalles añadidos como por ejemplo unas huellas en la misma base de la diana logran una revolución dentro del mundo del tiro con arco 3D.

Creo que sobran las palabras, mejor veamos unas cuantas fotos...



Y para finalizar una combinación de un cocodrilo y mi amigo Fernando, a quien creo que ya le conocen bien en Blanquefort. Por cierto... Olga repitió primer puesto con su Black Widow, es una maravilla verla disparar con su arco, pero veamos juguetear a un par de animalitos...



Y ahora a esperar al sábado para tirar unas flechas en compañía del viejo José.

Robin

Sábado, 5 de Agosto de 2006

Querido diario.

Regreso al 3D...

A primera hora partimos hacia el club, el enano, José y servidor. El día se ha levantado fresquito, estos días la lluvia ha hecho acto de presencia y se intuye un Agosto más respirable que el bochornoso mes de Julio.

Son las 8:15 h. de la mañana, es posible que el bar esté cerrado por el inicio de vacaciones de Oscar y el club no se abra hasta entradas las nueve de la mañana... pero no, encontramos la barrera de entrada abierta y a Oscar que acaba de llegar, esta mañana antes de marchar de viaje de vacaciones a Madeira ha querido hacer limpieza en el Restaurante. Charlamos en la terraza del bar mientras liquidamos unos bocadillos que hemos traído de casa. Aprovechando la charla le aconsejo que cuando aterrice en Madeira cierre los ojos y le cuento su fantástica pista de aterrizaje que algunas veces ha cambiado de nombre por el de pista de amerizaje.

Al rato invitamos a Oscar a unirse a nosotros para disparar unas flechas en el 3D, también se nos une Gloria que llega cuando estamos calentando en el campo de entrenamiento. Después de unas cuantas series de flechas nos dividimos en dos patrullas: en la primera yo, el enano y Oscar, detrás nos seguirán José y Gloria con el fin de ir más deprisa.

En muy pocas ocasiones he disparado junto a Oscar, y hoy puedo decir que con su longbow y sus elaboradísimas flechas de madera ha realizado unos disparos geniales. Por mi parte sigo en la mejora de mis tiros, y esta mañana he podido saborear unos excelentes tiros a distancias medias-largas excepto en el muflón donde la primera flecha se me ha ido al lomo y la segunda por corregir en exceso se ha clavado en la panza, las demás bastante bien, y muy bien un plenazo en un ciervo tumbado que hay en la bajada de la segunda parte del circuito, no es un tiro fácil...



Y sigo afianzándome en los tiros cortos, la cosa va bien.

No puedo describir lo mucho que he disfrutado resolviendo de nuevo dianas volumétricas, el 2D es interesante para entrenar, pero no tiene el morbo del 3D. Un poco inquieto al principio por saber como respondería mi rodilla en los descensos, pero por lo visto el reposo de este último mes y medio ha sido más que beneficioso, he podido olvidarme de ella durante toda la mañana, ¡excelente!

En cinco días inicio mis vacaciones, estaré unos días en Tarragona y aprovecharé para hacerme una ruta arqueológica, nunca he visitado el museo de la ciudad y le tengo bastantes ganas.

¡Feliz verano!

Robin

Domingo, 13 de Agosto de 2006

Querido diario.

El viernes salí disparado de la oficina, no acababa de creerme que iba a estar tres semanas desconectado del trabajo, aún no he conseguido cambiar el chip... pero sólo es cuestión de unos días más.

Pues bien, aprovechando el inicio de vacaciones, ayer sábado doble jornada de tiro con arco, empecemos por la mañana:

Llegada al club con José para encontrarnos con Jordi y su hija Marta con quienes hacía tiempo que deseaba compartir una jornada de tiro. Nos despachamos unos bocatas caseros y corregimos el fistmeller del Ironwood de Jordi, todo a punto... y Marta que cada día crece más.

Suelto unas flechas en la explanada del campo de calentamiento sientiéndome bastante cómodo, controlo muy bien mis flechas. Tengo muchas ganas de patearme el recorrido de dianas volumétricas, la rodilla parece que también se ha ido de vacaciones y no me va a dar la murga.

Empezamos el recorrido, a José se le pierden muchas flechas, me da mala espina, no me gusta lo que intuyo, hace ya días que le veo algo abatido y eso sumado a su lesión crónica del brazo y la pierna perjudica su tiro con arco, esperemos que sea algo pasajero. A Jordi le veo fenomenal, algunas veces se embarranca en alguna diana pero después ejecuta unos disparos con muchísima precisión. Debido a cierta complicidad en su evolución arquera, cuando le veo dar vuelo a sus flechas se me hincha el pecho, la barriga y las extremidades de pura satisfacción, Jordi es el aprendiz perfecto, asimila muy bien las sugerencias que se le hacen y las desarrolla, Jordi tiene el don de saber escuchar, y eso hoy en día es caro de ver. Marta, nuestra pequeña amazona parece que haya cogido el síndrome de Miqui, suelta con precipitación la cuerda, pero en su caso no es por ansiedad sino por algo de flaqueza, un período de inactividad arquera ha hecho que las libras de su arco le pesen un poco más, y ese poco más hace que su mano tiemble y suelte la cuerda con demasiada antelación, incluso he visto que no ancla correctamente, pero eso tiene rápida solución, entrenamiento casero de tensión de arco y una práctica más regular del recorrido de bosque, no me preocupa en absoluto, la capacidad de Marta está intacta, la reforzaremos y ella sola volverá a estar en la cresta de su ola arquera.

Finalizado el recorrido quedamos para participar esta noche en una tirada nocturna que se hace en el centro de tiro con arco de Mataró "Tirarc" el año pasado me la perdí, este año no me la pierdo ni harto vino. Y de esta forma pasamos a la jornada nocturna de tiro con arco de este sábado:

Llego con el enano a "Tirarc" sobre las 8:30 de la tarde, a las 9:30 es la cena y una hora más tarde nuestra participación en un evento arquero que va hacer que hoy derrame teclas en este diario.

Tirada nocturna... tirada a ciegas donde solo la intuición y la ayuda de la diosa Fortuna pueden hacer que impactes tu flecha correctamente en una diana, demasiado para el cuerpo, no hay referencias, solo un puntito de luz verde que te indica la situación del pleno en algunas dianas...

En otras, un par de antorchas alumbran fantasmagóricamente una diana de foam plana en la que han dibujado un piolín o un pato donald... ¿donde está el pleno? "qui lo sa" confiemos en la diosa, esto va a ser una lotería. Y más dianas, en una de ellas una hilera de pequeñísimas velitas indican donde se esconde el objetivo, pero el objetivo no lo ves... hay que intuir, hay que utilizar otros recursos inmerso en la imponente magia de la noche. Es una experiencia inolvidable, he aprendido cosas de mi mismo y de mi arco que desconocía. Dicen que de noche todos los gatos son pardos, pero... ¿y las dianas?

Localizo la piqueta de tiro, es de noche, las nubes ocultan la luna, no se ve a un palmo de mis narices, a lo lejos un desafío a resolver. Cuando vamos a puntuar es difícil anotar los puntos en la tablilla de puntuación, no se ve nada, memorizamos las puntuaciones hasta localizar una antorcha bajo la cual anotamos unos números que se mueven como fantasmas en el papel... es una noche mágica, es una noche para recordar.

Pero retrocedamos, es la hora de la cena, Yo y el enano estamos muy bien acompañados por Jordi, Marta y Gemma, y un grupo de arqueros que van a compartir nuestra aventura. Nos despachamos una barbacoa de carne, embutidos y ensaladas, una charla distendida anima la mesa, música de fondo, y a unos pasos... la noche que nos espera.

Llenos de combustible y de ilusión nos dividen en patrullas de tres arqueros, a mi me ha tocado con un arquero llamado Roberto y con nuestra pequeña amazona Marta, todo un lujo. Somos los que inauguramos el mini recorrido de 14 dianas, que por cierto nada tienen que ver con las conocidas volumétricas, esto va a ser nuevo en su totalidad.

Dispara Roberto y escucho el sonido de su flecha al clavarse en el suelo, no se ve nada, no sabemos que sucede... pero intuimos, deducimos y sobre todo escuchamos. Me sitúo en la piqueta, me es difícil colocar el culatín en la cuerda... no se ve una mierda con perdón, intento relajarme y miro a lo lejos un puntito de luz, calculo la distancia y elevo el brazo izquierdo, apenas veo el puño de mi mano y calculo sin dejar de mirar en la oscuridad, de pronto escucho el latigazo de la cuerda de mi arco, tras un corto silencio un "toc" característico me indica que la flecha se ha clavado en el foam de la diana, pero... ¿donde?. Le toca a Marta, le digo que adelante unos pasos hacia la diana en busca de una piqueta blanca de infantiles imaginaria, ejecuta sus dos disparos... sonido de tierra seguido del sonido del foam atravesado. Entrego mi arco a Gemma y nos dirigimos hacia la caja de las sorpresas, en este caso la diana de las sorpresas, ¿que era? ¡anda! se trataba del demonio de Tasmania, puntuamos las flechas clavadas con cierta dificultad ya que el bicho está lleno de rallas y no atino a saber que zona es la del pleno y cual la de herido, José de la organización nos indica las líneas divisorias de puntuación y yo alucino al ver lo pequeñas que son las zonas a impactar... esta noche mejor invocamos repetidamente a la diosa Fortuna.

Una a una vamos resolviendo las distintas situaciones de tiro, incluso algunas en las que la flecha ha de pasar por un pequeño aro de fuego, el problema es que el pleno de la diana situada detrás puede estar más elevado y si disparo desde mi altura sin agacharme la flecha no lo alcanzará, pero como voy a saber como tirar si no se lo que hay detrás... estas situaciones hacen que disfrute de lo incierto, que busque en mi interior recursos para finalmente dejar que el arquero intuitivo ejecute su trabajo, mi estado consciente es básicamente un espectador más y sabe Dios que esta noche no la voy a olvidar. Me encuentro ante la última diana, el mini recorrido se me ha hecho muy corto ya que ha sido a partir de la mitad que le he pillado el truco al asunto, de nuevo un puntito verde de luz a lo lejos, elevo mi arco y me concentro en ese punto de luz, lo demás no existe, solo el punto de luz, disparo mi flecha y David uno de los organizadores que está a mi lado alucina en colores, mi flecha impacta en la diana y una lluvia de liquido verde fosforescente salta por los aires, ¡bien! le acabo de dar al puntito y el "gusiluz" ha reventado, cuando recojo mi flecha observo en la oscuridad como la punta ha quedado impregnada del liquido verde fosforescente, David me dice que es la primera vez que ha visto algo así en sus tiradas nocturnas, y yo le digo... bueno, la diosa Fortuna tiene ganas de jugar esta noche.

Es tanto lo que he disfrutado que no voy a perderme tirada nocturna que se haga en Tirarc, nos han cuidado de maravilla, nos han alimentado a conciencia y nos han preparado una fiesta de sensaciones que valen muchísimo más que los pocos euros que al final les hemos dado.

Al finalizar la tirada la lluvia hace acto de presencia, en la cabaña de madera del centro de arquería se hace el recuento de puntos, he quedado en cuarta posición aunque la verdad... hoy no era noche de puntos, hoy era noche de sensaciones, noche de magia. Después del recuento de tablillas hay dos arqueros que han quedado primeros al empatar en sus puntuaciones, ¿adivinas quien ha sido uno de ellos? nada más y nada menos que mi buen compañero de flechas Jordi, el padre de Marta, ¡Guau! esto ya es la guinda para esta noche. Se decide que los dos arqueros tienen que desempatar lanzando dos flechas en una de las dianas, marcha el organizador con los dos arqueros y esperamos en la cabaña su regreso, al cabo de unos minutos eternos... aparecen, solo con ver la cara de satisfacción de Jordi tengo la certeza de que ha cerrado con aplomo una noche muy especial, mi corazón rebosa satisfacción.

No he podido hacer fotos durante la tirada porque la cámara no captaba absolutamente nada, pero si que he inmortalizado la cara de placer de Jordi sosteniendo su trofeo junto a uno de los dos organizadores de la tirada.. David Cano.



Si tenéis ocasión, probad una tirada nocturna, es una experiencia muy interesante, cuando os encontréis prácticamente desnudos ante la diana experimentaréis nuevas sensaciones que se sumarán a vuestra experiencia de tiro, en definitiva acabaréis más locamente cautivados por la magia del tiro con arco.

Y mañana no hay que ir a trabajar, ¡esto es la leche!

Buenas noches amigos, voy a buscar puntitos de luz verde en mis sueños.


P.D:
No creas lo que tus ojos ven, pues sólo muestran lo que esperas ver. Mira con tu espíritu y descubrirás aquello que ya conoces: el camino que retorna al hogar.

-Las enseñanzas del bosque-

Robin



Julio 2006

Agosto 2006

Septiembre 2006

Calendario (diario de Robin)