Diario de Robin

Aprendiz de Arquero
Aprendiz de Hombre

Sábado, 4 de Agosto de 2007

Querido diario.

Agosto, vacaciones inminentes...

El próximo día 14 saldré de la oficina para no regresar hasta Septiembre, lo que significa además de no trabajar y dedicar el tiempo a otras cosas, disponer de tiempo suficiente para desarrollar alguna novedad en la página, hay varios proyectos que necesitarán bastante tiempo, pero para empezar abriré una página para compilar relatos históricos que mi amigo Jordi, el padre de Marta, ha posteado en el foro, algunos incluso muy relacionados con el arco, y después una página de reconocimiento a la persona y arquero asturiano que fue José Fernández, padre de nuestra amiga y tertuliana del foro "Skady". Desgraciadamente en uno de los mantenimientos del foro perdimos la información que "Skady" posteó hace tiempo. Así que por su trayectoria y espíritu de superación, José Fernández ha de ocupar un espacio en arcobosque.com.

Y ahora vayamos directamente al inicio de esta mañana. A las 8:00 horas aterrizo con mi cuatro ruedas en las inmediaciones de la casa de José donde me esperaba con Antonio, un par de amigos que esta mañana me harían disfrutar con su compañía y buen humor.

Llegamos al club, el bar está cerrado por vacaciones, pero ya hemos tomado nuestros cafés en un bar de Mataró, así que directos a la zona de entrenamiento a calentar hay que aprovechar el ligero frescor matinal, pasadas unas horas el calor puede ser insoportable, pero hoy hace un poco de aire y eso aliviará el bochorno.

Antonio muy animado por sus últimos resultados con su arco de poleas, José especialmente revoltoso y yo con muchas ganas de hacer volar mis flechas. Iniciamos el recorrido 3D, el terreno está seco, peligrosamente resbaladizo y el bosque no huele absolutamente a nada, bueno... esta mañana algunos, y no quiero señalar a nadie... han amenizado nuestros olfatos con alguna que otra emisión de gas metano, creo que se entiende, el problema ha sido cuando ascendíamos en hilera por el bosque, el tercero podía acabar anestesiado, lo siento Antonio pero había que ponerte a prueba, y vaya si la has superado, 336 puntos con algún fallo tonto es un buen resultado con solo dos meses entrenando con tu nuevo arco...



Antonio encarando una volumétrica



Antonio comprobando sus disparos y un revoltoso detrás.


¿Y porque le llamo hoy revoltoso al viejo José? pues sencillamente porque sacar esas dos fotos que acabáis de ver me han costado unas decenas de gatillazos con la cámara, cuando no me salía el viejo cachondo tocándose los esféricos, me salía haciendo muecas o haciendo el mono, vamos que lo he amenazado con manipular una de esas fotos con el photoshop, pintar unos barrotes y titularla "nuestra visita al Zoológico del campo de tiro del club", menudo cachondeo llevaba hoy el viejo José, pero nos ha alegrado la mañana y nos hemos reído durante todo el recorrido. Amigo Antonio... nunca se te ocurra decirme que no tengo "esféricos" (es para no decir huevos) de contar nada en el diario, que no me corto un pelo y aún estoy tentado de arrancarme una sesión con el photoshop.

Volvamos a parecer serios y sigamos con el recorrido de esta mañana, José aparte de revoltoso no estaba hoy muy concentrado, igual colocaba una flecha en el centro del pleno de la diana como después sembraba media docena en el suelo, pero disfrutar... ¡mucho!, Antonio que era el único que anotaba sus puntuaciones intentaba concentrarse en resolver correctamente el recorrido, incluso cuando le advertíamos de alguna imprecisión en su apreciación de alguna distancia larga se lo ha anotado en la hoja, puedo dar fe que Antonio es muy legal en el momento de anotar sus puntuaciones, algunas dianas están bastante desgastadas y es difícil apreciar si alguna flecha toca o no toca la línea que delimita la zona del pleno, ante la mínima duda no se lo anota, no todos son así, nuestro amigo quiere hacerlo bien, honestamente bien. Yo siempre he dicho que ante una duda, siempre hay que resolver a favor del arquero, sobre todo en competición y con el consenso de la patrulla por supuesto, pero Antonio no quiere favores ni concesiones, quiere currarse los resultados. Vas bien grandullón, vas bien.

Una foto en un jabalí de distancia media-larga pero bastante elevado con respecto a la piqueta de tiro, la hemos resuelto bien, excepto José que ha fallado la primera de sus flechas, la otra (suerte que tiene el abuelo) ha dado en la pata tocando justo en la línea de puntuación...



Con Antonio en el jabalí, un tiro para concentrarse


Y una última foto, en esta ocasión aguantando mi arco en tensión hasta que Antonio ha disparado la cámara...



Servidor tirando junto al revoltoso


...ha tardado tanto en hacer la foto que me temblaba hasta la punta de la nariz, le he tenido que recordar que los recurvados no tienen el let-off característico de los arcos de poleas, él puede aguantar la posición el tiempo que quiera... un arco tradicional es otra historia totalmente distinta, y distinto no quiere decir mejor ni peor, eso es algo que detesto escuchar en algunas ocasiones, cada tipo de arco tiene un desafío característico, un arquero debería probar al menos distintos tipos de arcos, eso ampliaría su visión del tiro con arco, de la misma forma que también es bueno probar en alguna ocasión otras modalidades de tiro, se trata de vivir una experiencia distinta, eso enriquecerá siempre la formación de un arquero. Yo empecé compitiendo en recorrido de bosque 2D con un arco de poleas, he tirado en alguna ocasión sobre dianas de campo y también sobre dianas de precisión. Elegí el arco tradicional y los recorridos de bosque, pero elegí con algo de criterio, y salvo las bromas típicas entre poleas y tradicionales, nunca menospreciaré nada relacionado con el tiro con arco, son distintos caminos, pero la finalidad es la misma, dar vuelo a una flecha, dar vuelo a nuestra ilusión, e iniciar un camino de superación personal, y aunque no es necesario participar en competiciones para ello, también es aconsejable experimentarlo alguna vez, no se tira igual bajo la presión de una competición. Participar aunque sea un par de veces en alguna competición además de ser un nuevo desafío, nos ayudará a conocernos un poco más.

Hasta pronto internautas.

Robin

Jueves, 9 de Agosto de 2007

Querido diario.

¡Lluvia por fin!

Este martes pasado se levantó el día muy nublado, por la tarde nos cayó un mar de agua encima, agua que enloquecida corrió por las rieras para perderse en el mar. A pesar de que cayó mucha cantidad lo hizo de forma torrencial, sin calar lo suficiente en la tierra y ocasionando más daños que beneficios. Pero afortunadamente durante la noche y la mañana siguiente la lluvia regresó como una buena amante, con una cadencia que permitía a la tierra absorberla gradualmente. Aunque ha sido insuficiente, han bajado ligeramente las temperaturas, ha limpiado la atmósfera y ha revitalizado el bosque.

Esta tarde he querido gozar de ese bosque renovado y he recogido a José en su casa para ir a tirar al club, había que disfrutar del bosque con todos nuestros sentidos y disparar nuestras flechas envueltos en un velo de mil fragancias.

¿Que como estaba el bosque? ¡exuberante! la lluvia caída ayer... penetró en él y lo hizo durante muchas horas, con una cadencia suave, nuestro amado bosque fue lentamente penetrado y acariciado por el agua... ¡cuanto la necesitaba!. Esta tarde hemos podido comprobar como aún rezumaba sensualidad, con un ambiente fresco y húmedo, una amalgama de olores que deleitaban nuestros caprichosos olfatos y el suelo... era una alfombra mullida y esponjosa que nos ha permitido trepar y descender por él sin dificultad alguna. Esta tarde, introduciéndonos en su mágico interior, hemos podido sentir un bosque renovado calándose en nuestros cuerpos, en nuestras mentes, estremeciéndose de placer a cada paso que dábamos, un placer que hemos percibido a través de mil sensaciones.



A estas horas mientras escribo estas líneas, la noche ha deslizado su manto silenciosa, anunciando la proximidad de las horas de sueño. Antes del descanso, insisto en recordar sensitivamente como dos arqueros han caminado por ese lecho de amor que era hoy el bosque al que la lluvia ha preñado de vida. Sé que si la lluvia no regresa, esa magia se perderá de nuevo... hasta que la humedad del otoño, como cada año, permita de nuevo esa orgía sensitiva.



Ya tenemos el escenario, vayamos ahora con los actores...

Llegamos al club sobre las 16:00 horas, dejamos el cuatro ruedas en la entrada para no preocuparnos por la hora que cerrará la barrera de la entrada el encargado del mantenimiento, tenemos toda la tarde, no tenemos una hora concreta para regresar, sabemos que una ocasión como la que ha propiciado la lluvia no se prodigará en esta época calurosa y seca del año, sabemos que hasta que llegue el otoño, el bosque volverá a permanecer aletargado y adormecido esperando a su amante... la lluvia.

Mientras José se dirige al almacén del club en busca de su equipamiento, yo me equipo adecuadamente, mi inseparable cámara de fotos, un botellín de agua, el carcaj con unas viejas flechas y mi querido Blackwidow PMA Ironwood.

Damos vuelo a las primeras flechas en el campo de entrenamiento, cuando nuestros huesos dejan de crujir y el cuerpo alcanza el tono suficiente nos dirigimos hacia la entrada del bosque para iniciar el recorrido de dianas 3D. Suelta José sus primeras flechas... y me doy cuenta de que algo está pasando, las flechas no le obedecen, José no controla su arco, cuando lo tensa, el brazo que lo sujeta va rotando en el aire, las flechas se pierden por la derecha y por la izquierda, por suerte se me enciende la bombilla. Le pregunto al viejo José si el arco es el que siempre utiliza, el de 35 libras, y con cara de satisfacción me dice que no, que esta tarde ha cogido el de 55 libras, el que utilizaba antes de sufrir la embolia que le mermó su capacidad física, argumentando que tiene más rasante que el de 35 libras. ¡Viejo tozudo! una vez más quiere demostrarme que aún es aquel José de una fuerza considerable, y lo es, pero muy mermado en su brazo izquierdo y su pierna derecha.

Como le conozco desde hace muchísimos años, le dejo seguir con su viejo arco, pero en las siguientes dianas sufro cuando veo su arco danzar sin control en el aire, las flechas no le obedecen. Finalmente José se da cuenta de que el arco le puede. Estamos en la quinta diana, es la diana de la piedra, dispara hasta 6 veces, pero sus flechas se esparcen por doquier y no toca su objetivo ni por asomo, la única flecha que se clava es por puro azar en una pequeña rama que hay al final del pasadizo vegetal que conduce a un animal con cara de aburrimiento...



...Visto lo visto y harto de ver a José en caída libre, le sugiero que vaya a cambiar ese arco por el habitual de 35 libras, aún estamos cerca del almacén del club y además tenemos tiempo suficiente. Como debería andar la cosa que va el viejo tozudo y me hace caso, retrocede el camino andado para regresar en poco tiempo con el otro arco que le permitiría gobernar dignamente sus flechas.

A mitad del recorrido nos detenemos para descansar y disfrutar del silencio y el frescor, en un bosque hoy maravilloso, en ese momento de relax le digo al viejo tozudo: "Para qué quieres más rasante, solo conseguirás lanzar tus flechas con menos parábola fuera de la diana, tu brazo no controla tanta potencia y lo peor es que se hace muy evidente para quien está viéndote tirar" esa frase con un final intencionadamente envenenado... le convence para dejar de una puñetera vez su viejo arco de 55 libras, ese arco pertenece al pasado de José, y José deberá sumergirlo definitivamente en el mar del olvido.

Iniciamos el descenso para resolver las últimas seis dianas, José es imprevisible, unas dan en el pleno, otras en el cuarto trasero del animal que representa la diana, es evidente que ha acusado el castigo que las 55 libras han infligido a su brazo izquierdo, pero sabe que eso es pasajero, espero que mi entrañable viejo y tozudo amigo haya aprendido la lección.

Es ya muy tarde, mañana tengo que madrugar, espero que durante mi descanso, el sueño me regrese al bosque y como en el sueño todo es posible, me gustaría disfrutar de ese bosque húmedo con mis tres peludos dorados, con Ote que ya no está, a la cabeza del grupo, Wolf a mi lado y Nuka detrás, no hay nada más seguro detrás de uno, ni nada tan fiel al lado, ni habrá jamás nada tan dulce delante, mis párpados se cierran, el sueño me reclama.

¡Feliz fin de semana y felices vacaciones a todos!

Robin

Miércoles, 15 de Agosto de 2007

Querido diario.

¡Vacaciones!

Ayer cerré una puerta que tardaré en volver a abrir, atrás queda el trabajo y la rutina. Por fin llegaron las vacaciones de verano, una época del año en la que muchos marchan de viaje, precisamente cuando menos viajaría yo, este verano, salvo alguna escapada, viajaré mucho más lejos sin necesidad de moverme de mi casa.

Disponer de tiempo me permitirá infinidad de pequeñas actividades, la lectura por supuesto, la pintura, la escritura, los paseos, las aventuras, pues aventura puede ser visitar un importante museo... como lo puede ser visitar un antiguo castillo en la zona de los cátaros en el sur de Francia. Sin embarcarme en grandes viajes, podré disfrutar de pequeñas escapadas y como no... perderme por un bosque mil veces más, y perderme también por la inmensidad de un sueño.

Viaja conmigo, sé halcón durante unos instantes y vuela... vuela conmigo.

Observo ante mi un viejo sendero flanqueado por viejos arces...



Camino lentamente hacia una oscuridad que intuyo al final. Después de una buena caminata me encuentro frente a una cabaña situada junto a un hermoso lago, está anocheciendo...



Escucho el susurro del agua y una brisa que perfuma mi alma, bajo la inmensidad de la noche la luna me ilumina... intuyo su magia, siento toda su grandeza...



Sentado en el porche de la entrada, transcurren los minutos. El tiempo parece que ha cambiado repentinamente, se respira una fuerte humedad transportada por un viento que me anuncia agua.

La temperatura ha descendido, es hora de entrar en mi vieja cabaña de troncos y piedra. En su interior el suelo de madera cruje bajo mis pasos, me detengo y escucho a lo lejos el aullido de un lobo, cuando me giro observo a través de la ventana el vuelo fugaz y silencioso de un ave, ¿podría ser un halcón? podría ser, todo cabe en mi imaginación. Pero ahora estoy en mi refugio y el fuego que crepita en la chimenea me atrae, me fascina y me cautiva, su magia me regresa a mi niñez, me recuerdo niño en mi casa natal, cuando por las noches mi mirada se perdía en el fuego de la chimenea, recuerdo a mi padre sentado en su butaca fumar su pipa ensimismado en alguna lectura, a mi madre remendando algunos calcetines entonando suavemente alguna canción, recuerdo también a mi primer perro, un pastor belga totalmente negro dormitando a mi lado con su cabeza en mi regazo, mientras mis ojos de niño se hipnotizaban con el baile de las llamas...



Un trueno me regresa del pasado, sigo en la cabaña, empieza a llover, observo a través de la ventana una lluvia que cae como un delicado manto de seda. Abro ligeramente la ventana para que la humedad y el frescor penetren durante un instante en el interior de la cabaña, la cierro y al darme la vuelta me deleito con las sombras que las llamas proyectan sobre una pared de piedra, sé que no estoy solo, que 50 años de mi vida me acompañan... y....

¡ROBIN A CENAR!

¡mi cabaña!... ya no puedo verla, ni el fuego, ni la luna, ni escucho la lluvia, ni el aullido del lobo... pero siento que un halcón me observa y por un segundo consigo verlo deslizándose ante mi pantalla...

¡A CENAAAAR!

Ahora es el enano que me reclama... vuelvo a la realidad... tengo hambre, y muchos días... mucho tiempo, mucho que hacer y también, mucho que no hacer.

Buenas noches amigos, que vuestros sueños se hagan realidad.

Robin

Domingo, 19 de Agosto de 2007

Querido diario.

Y más lluvia...

Este Agosto está siendo magnífico, la lluvia no nos abandona, no puedo ni imaginar como estará el bosque de revitalizado, esta semana me he programado unos cuantos días para ir a tirar con arco, en realidad... una excusa para perderme a voluntad en un bosque que de nuevo eclosiona.



Aunque a veces lo parezca, no cultivo la soledad, pero sí que la mimo y la practico. Estar en el interior del bosque, sin nadie, pero definitivamente conmigo y con todo un cosmos dialogante me aporta siempre innumerables delicias. En medio de la inmensidad del bosque, sin gente, tengo tanta compañía... es una vecindad sabia, entre otras razones porque varios miles de seres vivos me demuestran constantemente que no tienen prisa por llegar antes a parte alguna.

Sigue lloviendo...



... el sonido del agua me sirve en estos momentos como una pauta bajo el papel, me ayuda a escribir claro y recto. Cuando mis dedos descansan, fluyen en mi interior nuevas sensaciones, pues cierro los ojos y lleno mis pulmones con el frescor de la lluvia que inunda mi buhardilla, lugar en el que siempre escribo este diario. Este aire fresco y limpio me transporta a un bosque que conozco muy bien. Cuando me disperso entre los árboles que recreo en mi mente, convierto las sensaciones en palabras, abro los ojos y mis dedos como posesos bailan de nuevo sobre el teclado, un teclado de los de antes, de los que hacen ruido, ruido que se funde con el de la lluvia, mientras... mi corazón les marca el ritmo.

Sé que adorno mis palabras, pero es mi deseo que mi voz escrita caiga como una suave lluvia hasta donde alcance... siempre impregnada de la serena elegancia de la naturaleza.

Disfruto de mis vacaciones, y las disfruto tanto porque puedo dar algo menos de velocidad a mi paso por el mundo. La lentitud es el acto de posarse tras un vuelo, la lentitud nada tiene que ver con el tiempo, consiste en tomarse todo con la mayor calma posible, el bosque es una buena escuela donde aprenderla y por supuesto, donde practicarla. La lentitud es lo que más conecta, pues pega la idea a la comprensión, la mirada al paisaje y la cultura a la naturaleza. La lentitud permite una suave y a la vez, consistente adherencia.

Sigue lloviendo... lentamente, con una suave cadencia.

Ahora hay que prepararse, tengo flechas que reparar y una cuerda que encerar, todo debe estar dispuesto, pues muy pronto... un arquero regresará al bosque.

¡Un fuerte abrazo!

Robin

Lunes, 27 de Agosto de 2007

Querido diario.

¡Llegó un arco precioso!

Esta misma mañana he recibido mi nuevo arco, como no... el arco que conmemora el 50 aniversario de la fundación de la prestigiosa marca que ya es una leyenda en la arquería tradicional. En 1957 nació BlackWidow, en 1957 también nací yo, tuvieron que pasar un buen número de años para descubrir al arquero que dormitaba en mi interior, y ya como arquero... un día que recuerdo a la perfección... hice volar una sola flecha disparada con un MAII de un amigo arquero, un solo disparo hizo que quedara enganchado de por vida a estos arcos legendarios, los mejores arcos que un arquero puede disfrutar...



El nuevo PGA "Golden Anniversary"


Una cosa es ver las fotos, otra cosa es tenerlo en las manos, y otra cosa será sentir la energía del arco fluir por todo su cuerpo para después ver volar mis flechas llenas de vida. Tengo muchos días para experimentar con este nuevo arco, pero hoy, sin haber disparado ni una sola flecha con él... siento que ya forma parte de mi.

Y cambiemos ahora de tercio, estoy en mitad de mi período vacacional, no regreso al trabajo hasta el 12 de Septiembre, y aprovecho el tiempo todo lo que puedo. Entre muchas actividades, la lectura es liturgia diaria, tenía muchos libros pendientes de leer, y uno de estos libros me ha enganchado, con ello quiero decir que lo empiezas y ya no puedes dejarlo hasta alcanzar la última de sus páginas, me refiero a la Catedral del Mar de Ildefonso Falcones, un éxito de ventas por cierto. Que puedo decir que no se haya escrito sobre esta novela, mejor os doy un enlace donde su autor nos habla de la novela en un pequeño pero interesante artículo.

Después de un primer capítulo que hay que leer rápido, si no quieres aborrecer a los señores feudales, inicias un viaje por la Barcelona del 1300. Además de la historia del protagonista y la de la propia construcción de la Iglesia, descubres una Barcelona que da sustancia a esas callejuelas del barrio antiguo de la ciudad por las que he andado en tantas y tantas ocasiones. ¿Cuantas veces habré pasado delante de la Iglesia del Mar? ¡muchas!, pero faltaba entrar... y faltaba saber, ese saber me lo ha proporcionado la novela, así que hace pocos días entré en la Iglesia para maravillarme con ella, cuando observaba las claves de bóveda, una de ellas de 6000 Kg que es la piedra angular que une los arcos de la bóveda principal, podía sentir las voces del maestro de obras dirigiendo a las hileras de hombres que tiraban de su cuerda para elevar esa enorme piedra.



La Iglesia del Mar


Desde el 25 de marzo de 1329, fecha en que se colocó la primera piedra del templo, transcurrieron 55 años hasta que colocada la última clave de bóveda, la iglesia fue consagrada, exactamente el 15 de agosto de 1384. La Iglesia del Mar es sin duda el mejor ejemplar existente del gótico catalán.

Pero la Iglesia "del pueblo" no estuvo exenta de contratiempos y dificultades. La expansión comercial y pólitica de la Corona de Aragón por el Mediterráneo estuvo salpicada de numerosas guerras, además, había que frenar a los califas árabes que seguían intentando incursiones en la península, hubo terribles epidemias que mermaron considerablemente la población. La falta de recursos económicos y de personal frenaban la buena marcha de las obras. El 26 de diciembre de 1378, cuando el templo estaba ya a punto de terminarse, hubo un impresionante incendio al prenderse fuego en los andamios, se destruyó buena parte de la sacristia, el coro, órganos y altares, con el temor de que cediera el techo.

Después de la inauguración, en años posteriores, hubo otros contratiempos que afectaron a la basílica: el terremoto del 2 de febrero de 1427 provocó el derrumbamiento del rosetón, ocasionando 25 muertos y numerosos heridos. Hasta 1459 no pudo ser reconstruído e inaugurado el que podemos admirar en la actualidad.

Las contínuas guerras casusaron también destrucciones. Hay noticias de las siguientes: en 1697 una bomba penetró por el tejado destruyendo algunos vitrales, en 1842 Espartero lanzó cañonazos desde Montjuic, afectando al templo, que quedó inhabilitado para el culto.

Pero nada se puede comparar a la destrucción casi total de 19 de julio de 1936, cuando la furia desatada contra la Iglesia Católica provocó el incendio de todos los templos de la ciudad. Total... que Santa María del Mar estuvo ardiendo durante once días seguidos. Se destruyó el magnífico altar barroco, todas las imágenes, excepto una del Santo Cristo, el fabuloso órgano mayor, todos los archivos que estaban situados en los altillos construídos en las capillas que dan a la puerta del Borne y fueron abiertas y profanadas todas las sepulturas. Sólo quedaron las paredes, las columnas y algunas vidrieras más altas a las que no llegó el fuego. Conclusión... el fanatismo una vez más se cobró sus víctimas, que importa el color, que importa la ideología, murieron miles y miles de seres humanos, pero no era suficiente, las bombas primero y el fuego finalmente casi acaban con un pedacito... de piedra... de nuestra propia historia, una iglesia que curiosamente la edificó y sufragó el propio pueblo de Barcelona, que mala memoria tuvieron quienes prendieron la primera llama ese 19 de julio de 1936. El fanatismo y el odio nos convierte en unas simples bestias enloquecidas, no importa la ideología, bestias... lo que hemos sido y lo que seguimos siendo a juzgar por lo bien que va el mundo.

Y ya no voy a extenderme más, os aconsejo la lectura de la novela, y si vivís cerca de Barcelona... visitad de nuevo la Iglesia, seguro que la veréis con otros ojos.



A pesar del fuego y a pesar de los hombres que edifican primero, destruyen después y reparan más tarde, la iglesia "del pueblo" espera erguida vuestra visita. Cuando estéis en su interior prestad un poco de atención, mirad desde vuestro interior, podréis captar esa magia que contradictoriamente distingue a los hombres de las bestias, esa magia que surge en algún ataque ocasional de cordura... y hace que los seres humanos elevemos nuestra vista al cielo para dejar de mirarnos el ombligo.

Hasta pronto.

Robin

Martes, 28 de Agosto de 2007

Querido diario.

Primeras imágenes...

Ya tengo mi nuevo arco preparado para salir al bosque, en casa he estado afinando el fistmeller y probando a distancias cortas su comportamiento. Es un arco considerablemente más ligero que el Ironwood, incluso diría que más ligero que mi viejo MAII, pero el rendimiento es alucinante, a falta de probarlo en el bosque a distancias medias y largas, puedo asegurar que da bastante velocidad a la flecha. Blackwidow me recomienda un fistmeller de 8'5 a 9 pulgadas, he optado por 9 pulgadas para tener más dominio, con menos fistmeller el arco es más crítico, y francamente el rendimiento que parece dar a 9 pulgadas es más que suficiente, perdona más y desde luego que a 10 metros las meto donde quiero en la diana. Ahora falta ajustarlo en el bosque, aunque poco debe uno ajustar en estos arcos, solo hay que acoplarse a él y por lo que he podido experimentar en casa... esto va a ser rápido y muy satisfactorio.



La nueva estrella, el PGA del 50 aniversario de Blackwidow


Y una última foto de mi colección de arcos tradicionales, un longbow Blackwidow y tres recurvados Blackwidow, hay además un longbow Century North Star de color verde que seguramente venderé y el longbow corto de Miqui un Century Venus Hunter...



Mi colección actual de arcos tradicionales


Y ahora falta sacarlo al aire libre, pero antes he de preparar una docena de flechas nuevas, un arco de esta categoría y belleza ha de estrenarse con flechas inmaculadas, el próximo sábado volarán y yo como siempre volaré con ellas.

¡Dios! que arco, cuanta razón tenía Fernando cuando me hablaba de él, pues hace tiempo le regaló un PGA a Olga y solo hablaba maravillas, un arco como este en manos de una arquera como Olga... letal de necesidad, como la picadura de la diminuta araña que identifica la legendaria marca de los BlackWidow... la Viuda Negra.

Esperando que llegue el próximo sábado, sábado grande...

¡sábado de estreno!

Robin



Julio 2007

Agosto 2007

Septiembre 2007

Calendario (diario de Robin)