Diario de Robin

Aprendiz de Arquero
Aprendiz de Hombre

Domingo, 2 de Agosto de 1998

Querido diario.

Agosto!!, esa epoca del año donde las playas parecen barbacoas humanas, las carreteras hormigueros humanos mecanizados y todos andamos buscando como romper el reloj de la rutina diaria del resto del año. Sin duda es cuando más tiempo disponemos para desarrollar nuestros hobbies y deportes favoritos, nosotros los arqueros, las familias de arqueros, tomamos otra dirección en esas carreteras repletas, mientras unos se precipitan freneticamente hacia las costas, nosotros tomamos rumbo hacia lo alto de las montañas y nos zambullimos dentro de sus bosques buscando una temperatura más soportable.

Hoy es un día especialmente reconfortante para mi, llueve sin cesar, se que mis hermanos de las barbacoas estarán algo insatisfechos, pero hace una semana desaparecieron 27.000 hectareas de bosque en un enorme incendio, estos dias de lluvia eran más que necesarios para retornar una pizca de humedad a nuestros bosques. Lo más triste es la noticia que ese gran incendio fue provocado por dos irresponsables y despreciables "humanos", jamás sabran el daño, el dolor, la muerte que han cosechado.

Robin


Lunes, 3 de Agosto de 1998

Querido diario.

Sigue lloviendo, aunque parece que a partir de mañana el tiempo volverá a la normalidad, y nuestros bosques no estarán tan a merced de los temibles incendios de verano.

Sabes diario, ya tenemos polémica entre arqueros. Según parece se quiere agrupar en los recorridos de bosque a los long bows con los recurvados de caza y alguien más atrevido sugiere que los que tiramos con recurvados de caza utilicemos flechas con vástagos de madera. También se pretende unificar las actuales modalidades de arco de poleas libre que se dispara a dedos, el arco de poleas open con disparador y el arco recurvado clásico con visores.

Creo que las actuales modalidades son mucho más adecuadas y justas si se trata de una competición, a no ser que al unificar las modalidades se sumen o resten puntos para equilibrar las diferencias, no es lo mismo utilizar un disparador mecánico que tirar a dedos en un poleas.

También hay otra polémica encendida tras la aparición de unos nuevos long bows no tan rectos, con materiales no tan nobles etc, digamos que son arcos que cabalgan entre los clásicos long bows y los más modernos recurvados de caza. Quizás la aparición de estos nuevos long bows más modernos es el motivo de la pretendida unificación en las modalidades de arco tradicional.

Esperemos que esta simplificación y unificación de modalidades no lleve a la división entre arqueros, a veces parece que nos guste más discutir que tirar.

Robin


Lunes, 10 de Agosto de 1998

Querido diario.

He comprado unas cuantas dianas 3D, ahora cuando salgo a tirar parece que lleve el zoológico a cuestas, antes cuando paraba en el peaje de la autopista ya me miraban de una forma un poco rara al ver el arco, flechas y demás parafernalia, ayer el encargado del peaje no podía más, no paraba de mirar el flamante jabali que estaba sentado en el asiento trasero de mi coche, y disculpandose me preguntó por mi equipaje, cinco minutos más tarde su cara recobró el color y una amplia sonrisa cubrió su rostro.

Esta es la culpable del desconcierto:

Esta semana subiré con José a nuestro campo de entrenamiento, pero lo haremos por las tardes cuando el sol es más benévolo con los pobres arqueros.

Y como novedad, mi amigo Jordi casi ha terminado con la fabricación de mi nuevo carcaj, creo que pronto podré estrenarlo, aprovecharemos la ocasión para hacer una escapada ya te contaré.

Robin


Viernes, 14 de Agosto de 1998

Querido diario.

Como un niño con zapatitos nuevos. Ya tengo mi nuevo carcaj !!

Ha sido una larga espera, pero es que el trabajo que ha costado no ha sido para menos, aquí lo tienes nuevecito...

Jordi me lo ha entregado esta semana, pero aquí no han terminado las sorpresas, ya que el carcaj no ha llegado solo. Este incansable artesano y arquero me ha fabricado unos mocasines al mejor estilo indio.

Hace ya tiempo que se me ocurrió comentarle lo que me gustaria tener un par de mocasines de este tipo y le ha faltado tiempo de pillar la aguja y el hilo, yo le he sugerido que además de vender carcajs debería ampliar el muestrario con algunos mocasines, es una forma original de andar por casa, por la calle no me atrevo, no vaya a encontrarme algún día el septimo de caballería y montemos un buen cirio en pleno siglo XX.

Me ha comentado que el sabado y domingo participará en un campeonato que se celebra en La Molina, yo no asistiré para poder dar un poco de descanso a una pequeña lesión del talón que requiere un poco de reposo, son dos días seguidos de caminata de alta montaña y creo conveniente no participar.

Robin


Lunes, 17 de Agosto de 1998

Querido diario.

Hoy he hablado por teléfono con Jordi, y me ha estado contando su estancia en La Molina. Efectivamente ha sido preferible quedarme en casa, ya que uno de los recorridos era especialmente duro con unas subidas de las que quitan el hipo. También me ha pasado el parte médico de la tirada y por lo visto Romeu se ha roto algún ligamento de detrás de la rodilla, como sean los cruzados va a tener para unos meses de reposo.

Por lo visto en esta tirada 3D han limitado las distancias hasta un máximo de 35 metros, lo cual es de agradecer para los que tiramos con recurvados o longbows, así debería ser siempre tratandose de una simulación de caza, ningún cazador arquero dispararía a una pieza a una distancia de 45 metros con toda seguridad.

¿Sabes diario?, hoy es mi primer día de vacaciones así que voy a reunir a la tribu y vamos a dar un buen paseo durante el cual planificaremos unas cuantas salidas al Pirineo para darle buenas vibraciones a nuestros arcos.

Robin


Jueves, 27 de Agosto de 1998

Querido diario.

Esta tarde ha sido un poco especial, por la mañana ha sonado el teléfono y al descolgar una voz misteriosa me ha pedido que por la tarde cogiera el arco y 4 flechas y esperara en el campo de entrenamiento. Como habilmente deducirás querido diario esa voz era la de mi amigo Jordi que se traía alguna entre manos.

Pues bien, sonaban las cinco de la tarde en el campanario y me dispuse a recoger el arco y las cuatro flechas, recordando las palabras de mi amigo que me decia... esta tarde puede ser una trastada para ti o no, dependerá de ti mismo. Y dandole vueltas a mi calabaza cogí el equipaje solicitado y tomé rumbo hacia el campo de entrenamiento.

Las cinco y veinte minutos, llego al campo, desierto, ni un alma, bajo un sol de justicia busco refugio a la entrada del bosque y me dispongo a esperar.

Las seis de la tarde, monto el arco y practico en las dianas de entrenamiento. Al cabo de media hora empiezo a pensar... bien, puedo imaginarme cual era la trastada a que se refería Jordi, subo al coche y me dirijo de nuevo de regreso. No habia recorrido 500 metros cuando me cruzo con la divina ausencia.

Nos saludamos, y estrechandome la mano me dice.. amigo mio vamos al campo de entrenamiento que hoy vas a hacer una prueba de tiro algo diferente. Una vez en el campo, se dirigió a una diana clavando una flecha en la parte superior y del bolsillo de la chaqueta sacó un fino cordel de un metro de largo al extremo del cual tenía atado un cascabel dorado de unos dos centimetros. Ató el extremo del cordel en la flecha clavada en lo alto de la diana y de ella dejó colgado el cordel con el cascabel que penduleaba debajo.

Me situó a unos 20 metros de distancia diciendome: ¿ves el cordel? y le respondí: en absoluto, solo veo el destello del cascabel en la parte inferior de la diana. Pues bien la prueba consiste en tirar al soporte de la diana (stramit) hasta que toques el cordel y suene el cascabel, esto puede durar 3 minutos o 2 horas, de ti depende.

Antes de disponerme para el tiro me dijo: no pretendas apuntar, no puedes apuntar no tienes ningun lugar donde apuntar, solo la referencia del cascabel y la flecha que sujeta el fino cordel. Debes liberar al arquero que llevas en tu interior.

Urgué en mi carcaj y cogí una flecha, la tomé en mi mano derecha y mirandola fijamente pensé en ella y cerrando los ojos la vi volar. Abrí los ojos, inserté el culatín en la cuerda y me coloqué en posición de tiro, relajé mi nuca, ligeramente presioné con los dedos en la cuerda para darle un poco de tensión. Elevé el arco y vi al fondo un soporte de stramit sin nada a que apuntar, pero sabiendo cual era el objetivo todo empezó a desaparecer, los ruidos, el terreno, el cielo, el bosque, solo estaba el objetivo al cual no podía ver con mis ojos y empecé a tensar el arco al tiempo que aspirando hinchaba mis pulmones, el arco bajaba lentamente hasta situarse en linea con la diana.

Entonces fué cuando surgió el instinto, solté la cuerda y mi mente voló con la flecha hacia algun lugar, a los dos segundos se escuchó el sonido de un cascabel, y girando mi cabeza vi a mi amigo con una sonrisa de satisfacción y me dijo: ¿ves? has confiado en ti mismo, has logrado el objetivo.

Recogió el cordel con el cascabel y sacando una bolsita de cuero de uno de sus bolsillos los introdujo en su interior, y alargando el brazo me lo entregó diciendome: este va a ser tu amuleto a partir de esta tarde.

Muchas veces las cosas simplemente suceden, y podemos sin querer desprenderlas de su belleza cuando intentamos racionalizarlas, esta tarde simplemente sucedió y mi amigo por enesima vez me sorprendió.

Robin


Lunes, 31 de Agosto de 1998

Querido diario.

A petición de Jordi transcribo aquí una carta que acabo de recibir dirigida a ti querido Diario:

Querido diario de Robin :

Había tenido un sueño, en el que salía mi buen amigo Josep. Para mi,
había sido más que un sueño.

Llamé a Josep y quedamos en un campo de tiro, no le dije nada de mi sueño.
Había decidido que Josep viviera mi sueño.

Por asuntos ajenos a mi voluntad y por más que me esforcé, llegué tarde a
la cita. Encontré a Josep arriba en la montaña, en su coche, camino ya de
su casa. Hablamos a través de las ventanillas del coche.

-Tenemos dos opciones -le dije- o das media vuelta y vamos al campo de tiro
a hacer algo que quiero que hagas o nos vemos en tu casa. Decide.
-Es que he quedado con el enano a una hora y... bueno va! vamos al campo
¿Que tardaremos mucho?
-No lo sé, depende de ti.
-¿Como es que has tardado tanto y llegas tarde?
-Ya te contaré, pero no llego tarde, es ese Algo que rige el destino de los
hombres lo que decide la hora de los encuentros y desencuentros. Anda
vamos!

Josep. Montó el arco. Le pedí una flecha. Até en ella un hilo de coser de
color crema que se confundía con el color de la paja de la diana.

Clavé la flecha en la diana de stramit. El hilo caía vertical. En el
extremo del hilo había atado un objeto, que tenía por misión hacernos ver
si se había tocado el hilo.

Llevé a Josep a unos 20 metros de la diana.

-Mira Josep, el ser humano intenta siempre resolver bien las cosas que se
le plantean en la vida o que le salen al encuentro. Casi siempre los
hombres utilizamos la razón, hoy, ahora y aquí vas a descubrir otros
recursos que tenemos para hacer lo mismo. No te va a servir de nada
calcular racionalmente donde está el hilo, porque no lo ves, pero a pesar
de ello vas a ser capaz de darle.¿Como? Creyendo que es posible, con
decisión, intentándolo. ¡Inténtalo! ¡Tira!

Josep tensó el arco y disparó. El testigo enganchado al hilo nos hizo ver
que había acertado claramente (sucedió como en mi sueño).

-Déjamelo intentar de nuevo -dijo Josep-.

Y le volvió a dar al hilo (esto no estaba en mi sueño).

-Ya está, ya está. Hemos acabado. ¡Vámonos! Sabía que lo conseguirías -le dije-.

No sé que le pareció todo esto a Josep. Para mí fue una hazaña que ocurrió
de una manera tan sencilla que nos pareció casi nada, no hubo ni
exclamaciones ni botellas de champagne (eso también podría ser otra hazaña, ja!).

Un arquero debe plantearse siempre desafíos e intentar resolverlos,
enfrentarlos con decisión y soltura. El retumbo de lo logrado le lleva a
descubrir otras areas y recursos de sí mismo que pocas veces utilizamos y
que nos revelan aspectos nuevos y sorprendentes de nuestro ser.

Hasta pronto,

Jordi.

Hasta aquí la carta enviada por Jordi para ti Diario, con ella terminamos el mes de Agosto y nos dirigimos hacia una de mis estaciones preferidas, el Otoño.

Robin



Julio 1998

Agosto 1998

Septiembre 1998

Calendario (diario de Robin)