Diario de Robin

Aprendiz de Arquero
Aprendiz de Hombre

Viernes, 1 de Septiembre del 2000

Querido diario.

Dentro de cinco días finalizarán mis vacaciones, con ellas también nos abandonará el intenso calor que hemos sufrido este verano y una vez más los bosques recuperarán su humedad, en definitiva, su propio aliento.

El otoño es una época del año que siempre me ha cautivado, el verde muta a una infinidad de colores marrones, rojizos, amarillentos, una increíble paleta natural con la que pintar a colores los sueños de quienes profundizamos el bosque.

Ha llegado a mis manos un pequeño relato de Joaquín Araujo, un gran naturalista que llenó en su día el inmenso hueco que la pérdida de Felix Rodríguez de la Fuente produjo en mi adolescencia:

Una emboscada,

Tardé en percatarme. Tenemos tan desmantelada la atención que los matices más vastos, los que tantas veces impregnan el panorama, pueden pasar fácilmente inadvertidos. La tarde se despedía con una frase de brasas y con un vestido transparente que insinuaba un festín para mis ojos hambrientos. La luz al desmayarse pasó la punta de sus dedos sobre las mamblas, que hacen de todo horizonte montano una mujer dormida. Un leve frescor bajó desde las copas de los robles como ardilla en busca de bellotas.

De la mano traía un aroma desconocido: emboscadas entre las ya casi secas jaras y retamas, debían quedar aún algunas flores, todavía sin nombre. Hasta se me acercó la soledad, como coqueta, y dejó una caricia mínima en esa piel de dentro. Así es ella, insinuación y promesa, para que la persigas, para que te adentres en ese otro inmenso paisaje que somos cada uno de nosotros, cuando solos.

Todos tenemos una buena cosecha de ocasos en la memoria y por tanto en la mejor añoranza. Cuando la luz se acuesta suelen levantarse algunas de nuestras mejores ocurrencias.

Y a mí, aquel día, me pasó el bosque por dentro: fui atento oyente de su lenguaje. Todo, si es que cabe palabra tan arrogante que se nos desgasta en un querer abarcar lo que siempre resulta inabarcable, comenzó con un silencio. Ya llevaban bastante tiempo alejadas esas tiranías que llamamos ruido. Luego, según fueron mojándome las sombras de los robles y del monte entero que se acababa de llevar el sol, se calló todo.

Estaba dentro de una de esas reservas de silencio más escasas por cierto que el mismo oso.

Al avanzar por las columnatas del robledo de pronto se interrumpieron también las sonoras armonías. Dejó de vibrar el aire con las canciones de los pájaros y con las charlas de las hojas. Se adensó una calma que como una caricia fue abriendo los poros de todos los sentidos.

"No dudes de las sensaciones", murmuró Epicuro en mi memoria. No era el caso, porque llevo años apaciguando al presente con las noticias de lo viviente, jamás mentirosas, ni calculadoras, ni gastadas...

Aquel silencio embarcaba hacia mi interno una pausa de realidad. O al menos una realidad ajena a la por nosotros creada como disolvente de la tensión. Calma para entender como Antonio Colinas "que el sonido del silencio es la total y madura plenitud del ser" o como Maeterlink "que la palabra es tiempo y el silencio, eternidad".

Cada árbol abrió un poco más los brazos como despidiendo a la tarde, ya penumbra. Con los apetitos sensoriales desatados por el recogimiento, bosque comenzó a contar:

-Somos criaturas que encontramos nuestro sentido en no acabarnos. Somos un ir siendo para mucho y para muchos más que nosotros mismos. Como la otra cara del espejo de vosotros mismos respiramos luz, bebemos tierra, comemos aire, somos una fantasía tan necesaria que hemos fundado la mayor parte de la vida y de lo que posibilita la vida. Pero no menos ejercemos de eslabón entre lo más alto y lo más bajo. Somos un beso de la tierra al cielo y un abrazo del cielo a la tierra. Interrogamos en el pasado, a veces de millones de años, con nuestras raíces y respondemos en el futuro con el aire que producimos, los animales que mantenemos y las cosechas que arrojamos como lluvia sobre el suelo para que crezca protegido.

-Somos una tenacidad fálica que engendra el más bello espectáculo: ¡vida entre vida!, ¡multiplicidad con identidad!, ¡futuro con pasado!

El bosque me dijo que nos echaba de menos por ser los humanos una de sus más olvidadizas creaciones, menos solidarias con lo que a todos, nosotros incluidos, conviene.

Su última frase fue un préstamo que ya había aceptado hace años el poeta Auden, "una sociedad no es mejor que sus bosques".

Y entonces comenzaron a sonar los grillos, el pequeño búho que llamamos autillo y muy lejos descorchó su canto un petirrojo. Volvía a hablar el bosque, porque en realidad, su silencio lo que había logrado es que yo hablara por un rato conmigo mismo. No en vano me vino a la mente que el pensamiento de los árboles es precisamente el oxígeno con el que en buena medida formamos nuestras ideas y nuestros sueños. Respirar ya es diálogo con el bosque. Otro regalo que obsequia cualquiera de esas arboledas que se alejan perseguidas o que ya sólo crecen en nuestra añoranza...

Mañana posiblemente me sumerja en el bosque, en el silencio me acompañará mi viejo arco ofreciendome el suave tacto de madera pulida de su empuñadura, a través de ella sentiré el latido de su corazón, quizás sea el mío, uniendo su ritmo al del bosque, lentamente, con una suave cadencia.

Robin

Martes, 5 de Septiembre del 2000

Querido diario.

Esta mañana me he obsequiado con una sesión cinematográfica intensiva, primero me he puesto las pilas con "Memorias de Africa" para seguir con "Bailando con lobos" y en estos momentos parezco una pluma que se balancea en una brisa de libertad, la libertad de Denis en Memorias de africa, la libertad del pueblo lakota en Bailando con lobos. Sus bandas sonoras son posiblemente las dos composiciones más hermosas de su autor John Barry, ambas obtuvieron Oscar de la academia.

Mañana regreso al trabajo a broncearme bajo el sol fluorescente de la oficina, procuraré disimular la cara de fastidio.

Robin

Jueves, 7 de Septiembre del 2000

Querido diario.

NOTA:

Bajo la firma de Marion se oculta una asídua lectora del diario de Robin, las esporádicas intervenciones de Marion en estas páginas son fruto de su pluma. Hace unos días le comunicaba mi incertidumbre por la continuidad del diario, transcurridas unas horas recibí un correo cuyo contenido he utilizado para recrear un encuentro en el bosque. Marion alienta a Robin para que no escriba su última página. A ella dedico el diario de Robin del jueves 7 de Septiembre.

¿Dónde empieza la realidad? ¿Dónde los sueños? ¿Acaso la realidad y los sueños cohabitan en un mismo plano? sin duda ambos se nutren entre sí. Desde el mundo real y desde el mundo de los sueños, Robin y Josep cohabitan un arquero que deposita en tus páginas, instantes, secuencias de dos vidas en una.

Esta tarde sin nada especial que hacer me he dirigido a un bosque cercano para obsequiarme con un paseo, quería sentir el declinar del día en el interior del bosque. El atardecer es como un pequeño otoño que se produce cada día y como tu y yo sabemos querido diario el otoño es mágico.

Me he detenido frente a una hilera de robles, elevando mi vista he contemplado a los árboles meciendo enérgicamente sus copas, he sentido como si alguien a lo lejos me invitara a entrar en el misterio del bosque, mi intuición percibía como esta tarde "Bosque" estaba especialmente preñado de misterio y sin más demora me he introducido en él.

Paso a paso he ido desprendiéndome de futilidades, he desnudado mi alma bajo la protección de Bosque, he dado descanso a Josep al regazo de Robin quien iba a ser testigo de este hermoso atardecer.

Siguiendo un sendero desconocido me ha parecido escuchar una voz, mis ojos profundizaban el bosque en busca del origen de la llamada, me he detenido y he tomado asiento bajo un viejo roble, apoyando mi espalda en su corteza he concentrado mis sentidos en una voz cada vez más próxima, una voz que invocaba uno de mis dos nombres: Robin.

Súbitamente detrás de una gran piedra la voz ha mostrado su origen: Marion, mi señora de los bosques ha prendido en mis ojos y dulcemente me ha hablado:

Robin:

Hay en el bosque que habitas una magia especial. Eres un espectro que habita en un ser real. Me ha dicho un guardián del bosque que ese ser se llama Josep.

Cuando sus escritos llegan al corazón de los lectores es porque le da espacio a tu profundo y hondo espíritu Robin. Y es a través de eso que su diario se hace original y atractivo. Cuando le incorpora tu misterio, tu mística y su (no podemos negarlo Robin) inteligente sensibilidad.

Creo Robin que Josep no solo debe continuar con tu diario sino que debe hacerlo más de Robin que antes. Debería quitarle al diario su vestido adolescente y revestirlo de luces por el camino de tu leyenda dentro de él.

¿Por qué te eligió como modelo?

¿ Cómo lograste ser un vivo espectro, donde le gustó hacer habitar a parte de su ser?

¿Cómo es esa parte de su ser?

¿Cómo te siente, cómo te vibra, cómo te descubre? ¿Cómo te hace revivir? ...

¿Adviertes tú también Robin que esa parte de su ser (que es tú en él y él en ti) ha crecido tanto en estos últimos tiempos que pugna por salirle, como un ave con las alas entumecidas; sumiéndolo a veces en sofocantes letargos?.

Robin dile que él sabe que si viaja a lo más profundo de su ser, tu figura de leyenda a la que como un niño se apegó, no es otra cosa que lo más real de él mismo, su misión más profunda en este mundo. Dile que desde allí juegue contigo.

Que viaje al templo vivo de su alma y vuelva con el arco iris entre las manos a enseñar el tiro con arco que solo él puede enseñar.

Dile que me ha dicho el guardián del bosque que será feliz más plenamente cuando acepte ese destino y, como en una bella danza de energía cósmica, comience a dar pasos dejándose llevar por la vida y luego marcándole él el paso a ella, y otra vez dejándose llevar, y otra vez marcando él el paso, y otra vez...

Para ello deberá mirar con coraje (tú se lo darás) a los ojos a su partenaire, la vida, y bailar con ella.

Que no se notará por fuera la diferencia, salvo que irradiará una leve paz y alegría que quienes lo quieren advertirán. Que tal vez ha llegado el tiempo de ser quien quiere ser; transformando el Robin de fuego en un Robin de luz.


Un destello en sus ojos ha iluminado su sonrisa antes de desvanecerse. Agitando vigorosamente las copas de sus árboles "Bosque" me advierte de la proximidad de la noche, sintiendo de nuevo mi espalda en la corteza del roble me incorporo elevando mi vista al cielo, con firmeza he mirado a los ojos de la vida, y le he ofrecido mi mano para bailar con ella.

Robin

Viernes, 8 de Septiembre del 2000

Querido diario.

He estado hablando con Jordi para preparar una escapada a Pardines mañana sábado, es muy posible que Enrique venga desde Valencia a pasar unos días de vacaciones a Barcelona por lo que también se reunirá a nuestra expedición. Quiero ver como Enrique experimenta un recorrido 3D en pleno pirineo y también estudiar el rendimiento de Jordi dada su próxima participación en el Campeonato de España de recorrido de bosque, de alguna forma voy a hacer de "sparring" para presionarle un poco ante las dianas y comprobar su resistencia psíquica.

Durante nuestra charla telefónica me ha contado que tiene pensados algunos experimentos para este sábado, uno de ellos consistía en iniciar un recorrido de bosque con solo dos flechas en el carcaj, ha sido escucharle e inmediatamente reprenderle con algunas de sus propias palabras que forjaron mi inicio en el tiro con arco: "un arquero ha de ser audaz", si únicamente lleva dos flechas el miedo a quedarse sin ellas le restará audacia en el momento de encarar dianas complicadas, cuando nos plantamos frente a una diana difícil que además está flanqueada por dura piedra "devoraflechas", el miedo a romperla hará que erremos el disparo, no hay que ver la piedra, hay que centrarse en la diana y soltar la flecha con despreocupación, sin miedo, nuestro carcaj siempre debe estar bien surtido de nuevas flechas. Muchas veces he visto arqueros que inician un recorrido con apenas cinco flechas, como diciendo -no necesito más, también he visto arqueros repetirse en las últimas dianas -no se si podré finalizar el circuito, como pierda una más no se con que dispararé, como bien decía Jordi hace tiempo... no añadas más ramas entre tu y la diana, ahorrémonos más comidas de cráneo de las necesarias, llevar pocas flechas está reservado a arqueros que concursan en la categoría open, es decir con elementos de puntería con los cuales no suelen salirse de la diana.

Tengo realmente curiosidad por ver y escuchar a Enrique en su primer recorrido de bosque, me interesa especialmente su opinión por ser un arquero de precisión.

En el tiro de bosque-tradicional no hemos de luchar contra una muralla de puntos, los puntos no tienen el mismo significado que en precisión puesto que puede haber dos circuitos de 20 dianas cada uno, al primero la media de arqueros le sacará 150 puntos, y al otro 200, quiero decir con esto que las puntuaciones son una referencia pero en absoluto una barrera que batir, podemos decir que un día hicimos 190 puntos, ¿pero en que recorrido? ya que cada recorrido de bosque es distinto en cuanto a dificultad. En bosque el reto no es la puntuación sino el resolver algo nuevo a cada disparo, para eso hay que ser versátil y tener una capacidad mínima para leer cada diana y ver como resolverla, sumemos a esto el intuir correctamente las distancias a las dianas, conocer donde impactarlas y la respuesta de estas a nuestros tiros, por ejemplo, puedo estar delante de un lince, ver el punto de máxima puntuación muy bien pero ladeado, hay que decidir entre arriesgar y jugártela para sacar la máxima puntuación o asegurar dos flechas en el bicho con unos puntos intermedios. Los ciclistas, los corredores de atletismo de fondo han de saber administrar sus energías, en bosque hay que saber renunciar a plenos para seguir acumulando una puntuación media. En precisión hay que ir a por el 10 en cada flecha.

Va a ser sin duda una jornada muy interesante, le pediré a Enrique una crónica de todo lo que experimente en ella.

Robin

Domingo, 10 de Septiembre del 2000

Querido diario.

Agradecimiento:

Fue en Agosto de 1997 cuando se me ocurrió la idea de escribir un diario, en él podía depositar mis vivencias relacionadas con el tiro con arco para releerlas y revivirlas en un futuro, ese fue inicialmente mi propósito.

Con el tiempo he ido añadiendo pedazos de mi fascinación por el bosque y multitud de pequeños sucesos de mi modesta y común vida, todos ellos de alguna forma importantes para mi. Un diario es el reflejo de uno mismo, en él puedes leer euforia, apatía, tristeza, alegría y un sinfín de rostros de la naturaleza humana. Con el tiempo he ido insertando aportaciones de amigos que han querido dirigirse de alguna forma a Robin.

Hace poco tiempo me cuestioné si merecía la pena mantener el diario en línea, la razón principal era mi desconocimiento a este lado de la pantalla del interés que pudiera despertar su contenido en lectores anónimos. Hoy me siento satisfecho por dos razones, la primera por seguir haciendo algo que me gusta, y la segunda por tener por fin la certeza de que hay otros ojos que leen las páginas del diario. Estos ojos tienen multitud de nombres, de alguna forma quisiera darles las gracias a todos ellos por el soporte y aliento recibido, era muy importante para mi recibir alguna respuesta. Gracias Helvia por ser Marion y huntar con miel el corazón-bosque de Robin, gracias "Chordi" por estar siempre a mi lado, gracias Helena, Andrés, Montse, Silvia, Juan Carlos, Juanjo, a ti también Enrique intentaré seguir haciéndolo lo más honestamente posible, gracias José Ramón exprimiré mis sentidos cuando describa nuestros bosques para que tus turnos en la oficina sean unos paseos forestales que te ayuden a evadirte, gracias Txomeka, Eva, Joaquín e Isabel, Eugenio, Pedro Antonio, Andrea, Anna, Felipe, Susana, Miguel, Cristian, gracias Sergio tus palabras fueron un increíble espoletazo para mi voy a estar junto a ti durante el transcurso de tu enfermedad pero debes prometerme que no vas a despedirte nunca de mi ni de quienes te rodean, gracias Arancha, Antonio, John, Elena, Ricart, Héctor, Edward, Angel, Blanca, Rafael, y a ti también Berta pero prométeme que no le destrozarás más el Windows a tu padre que cualquier día le da algo serio. Podría seguir pero seguro que dejaría muchos nombres en el tintero electrónico, gracias por dar doble sentido a este diario, gracias de todo corazón.

Josep Barceló

¡Pardines mon amour! crónica de una escapada.

Sábado 8:00 horas, ¿arco? ¡en el auto!, ¿carcaj y flechas? ¡en el auto!, ¿tropecientos objetos adicionales que nunca se utilizan? ¡en el auto!, falta algo, la melonera sacando chispas... ¡Eureka! ¡falto yo! así que me recojo, me deposito en el asiento donde uno se agarra al volante y salgo como un rayo hacia Pardines. 8:45 horas, falta aproximadamente media hora para llegar, desde el interior del auto contemplo como el paisaje se transforma, el aire es más fresco y contiene esa humedad característica de las zonas montañosas, gran contraste con la llanura de Vic y su característico olor a ganado que ya se distancia de mis fosas nasales. 9:00 horas, inicio el ascenso hacia la cota de los 1.200 metros donde se ubica el final de trayecto, percibo la penetración del otoño en algunos árboles pero el verde es dueño y señor de todo cuanto me rodea, prados recién segados exhalan ese típico olor de hierba recién cortada. Cuanto más asciendo más se estrecha la carretera para abandonarla en un desvió que me llevará a la entrada del camping, 9:30 horas, diviso la cabaña restaurante y devoro los últimos metros hasta detener el auto, fin del viaje.

En el interior de la cabaña restaurante un exquisito almuerzo pone fin al voraz apetito que la montaña ha despertado en mi. En el exterior doy un corto paseo para desatascar articulaciones, finalmente procedo a equiparme adecuadamente. Cuando cuelgo mi carcaj en la espalda la memoria sensorial se dispara y desencadena otro apetito que solo disparando flechas puede saciarse, así que al campo de calentamiento a desentumecer músculos y esperar a Jordi y Enrique que estarán a punto de llegar.

Llegan los dos rezagados, intercambiamos saludos y Jordi equipa a Enrique a la antigua usanza arquera, es decir con un longbow, carcaj de espalda, protector de brazo y guante, ya le tenemos a punto para partir, penetramos en el interior del bosque y nos dirigimos al primer recorrido denominado "el azul". Primera diana: un coyote o algo que se le parecía, distancia media, pendiente hacia abajo algo pronunciada Jordi suelta sus flechas, las mías le siguen y entre el trinar de los pájaros escuchamos a Enrique que exclama: ¿Quien carajo ha puesto este árbol en medio? risas generales y sorpresa ante el impacto de una de las flechas de Enrique en la diana, por dentro dos arqueros tradicionales de bosque se dicen ... Enrique lo va a disfrutar.

Creo que era la diana 4 o 5 cuando vemos caminar a Enrique como si pisara uvas, nos muestra la suela de una de sus botas y vemos como se desprende de la punta, parecía hambrienta la jodida, era evidente que no podía seguir en esas condiciones así que nos detuvimos para esperar a Enrique que regresara con nuevo calzado.

14:00 horas, aproximándose la hora de la comida decidimos no finalizar el primer recorrido y regresamos al restaurante. Después de una comida ligera nos dirigimos al segundo recorrido denominado "el rojo". Nos da la sensación que afinamos más en nuestros disparos, Enrique pese a su inexperiencia con arcos tradicionales y recorridos de bosque va metiendo flecha en las dianas, nos sorprende y nos alegra enormemente, no hay nada peor que efectuar un recorrido y no pinchar diana, cuando un arquero esta hecho de buena pasta se adapta con facilidad a situaciones nuevas.

Finalizamos el recorrido con un ciervo que esta tendido en el suelo a una buena distancia, no damos pie con bola ninguno de los tres, el cansancio está haciendo mella en nosotros, posiblemente al saber que es la última diana hemos soltamos con imprecisión nuestras últimas flechas. Reponemos liquido en el restaurante y nos despedimos del hermoso entorno que nos ha dado cobijo en nuestro encuentro pirenaico.

Creo que como "sparring" de Jordi he cumplido con mi propósito ya que creo haberle motivado para meterse de lleno en las dianas, ha efectuado disparos muy limpios y certeros y ha sabido posicionarse en algunas dianas complicadas, las pifias han sido mínimas y consecuencia de tiros quizás algo precipitados, en plena competición y tratándose de cuatro recorridos creo que puede posicionarse bien en la tabla de puntuación, Jordi es un buen corredor de fondo y sabe cuando darle al pedal del acelerador, le deseo lo mejor en el Campeonato de España, mi teléfono estará listo para recibir cuantas llamadas sean necesarias para insuflar ánimo a este viejo y gran Arquero, mi Maestro.

Robin

Lunes, 11 de Septiembre del 2000

Querido diario.

Esta mañana he subido a mi club y junto a José y Blai hemos disparado a unas nuevas dianas 3D colocadas en la zona más alta del bosque. Un Muflón semi oculto a una distancia de 40 metros y considerable desnivel ha sido quien ha recibido mis dos primeras flechas, se trataba de una diana muy elevada.

Busco la piqueta, mi pie izquierdo contacta en ella, el resto de mi cuerpo se posiciona ante la diana, se trata de un disparo comprometido, cierro los ojos una fracción de segundo, tomando aire tenso mi arco, el corazón golpea en mi pecho, ya no le escucho, me sumo en un inapreciable pero profundo estado de concentración, tenso la cuerda hasta acoplar en mi barbilla la cazoleta que forman el índice y el pulgar, la cuerda presionando mis dedos quiere abandonar mi mano cuando repentinamente veo salir la flecha, las plumas la estabilizan, sigo su vuelo firme, a mitad de su trayecto cabalgo en ella y juntos penetramos en el bosque, en el fondo de la espesura escucho un impacto peculiar, el arco desciende, el brazo que tensaba cuerda cuelga de mi totalmente relajado, fijo la mirada en una pequeña mota blanca que reina exuberante en la zona vital de la diana, esta imagen vuelve hacia mi disparada por la diana y da de lleno en mi corazón, ¡Dios santo! ¿como puede ser tan hermoso?.

Así he iniciado este nuevo recorrido, las dianas estaban magistralmente colocadas y en cada una de ellas era necesario entender bien como resolver el disparo, mis compañeros de patrulla han estado muy acertados convirtiéndose la mañana en un concierto de arcos, flechas y arqueros que ha entusiasmado al innumerable público arbóreo que no se ha perdido detalle. Nadie ha desafinado.

Robin

Miércoles, 13 de Septiembre del 2000

Querido diario.

Hoy ha sido un día de intenso trabajo en la oficina, montañas de papeles, el teléfono ha sido un verdadero incordio que ha derrochado esfuerzos para arrebatarme el tiempo que necesito para resolver el trabajo acumulado en los días de vacaciones. Este es el precio que hay que pagar por unos cuantos días de desconexión.

"Radio macuto" me ha puesto en conocimiento que existe la posibilidad de que en el Open de Cataluña que se celebrará en Noviembre, se abandone el doble circuito 3D por un 2D y otro 3D. Tengo la esperanza que "radio macuto" esté realmente mal informada o bien que la "idea" sea producto de una excesiva exposición solar sufrida por la masa encefálica que la ha ingeniado. Si se lleva a cabo la "idea" no me presentaré al Open, puedo parecerme a cualquier cosa menos a un cangrejo, y la idea de andar hacia atrás no me seduce. Deberíamos entender de una vez que el 2D ha caducado, que cada vez interesa menos y que hoy en día la mayoría de clubes cuentan con dianas 3D para montar sus recorridos, el futuro del recorrido de bosque está en las dianas volumétricas. Mandemos a esparragar a las dianas 2D y potenciemos el tiro de campo que merece mucha más atención, el que quiera papel y líneas que delimiten zona de blanco que pruebe campo donde además deberá resolver disparos a distancias conocidas y desconocidas, en la actualidad el longbow tiene su propia categoría en campo gracias al esfuerzo de su comité.

Algún día la liga catalana de recorrido de bosque será íntegramente 3D, mientras llega ese día los miembros del comité de recorrido de bosque que son teóricamente representantes y portavoces de los clubes de tiro, deberían intentar recabar la opinión de la masa arquera y en función del resultado tomar decisiones, no entiendo como difiere tanto el "vox populi" de las decisiones del comité.

Robin

Viernes, 15 de Septiembre del 2000

Querido diario.

"Radio Macuto" está mal informada y yo me alegro de ello, el Open seguirá siendo un doble circuito 3D, la información me ha llegado directamente de un miembro del comité. Es por esta razón que obsequiaré a "Radio Macuto" con una gorra doble forro y un tubo de crema protección solar factor 50.

Mucho me temo que "Radio Macuto" esté conducida por una animadversión hacia el comité, sus desinformaciones lo único que parecen perseguir es el calentamiento del ambiente arquero, el comité más o menos acertado como mínimo entrega su dedicación al colectivo.

Es posible que para la liga de bosque catalana del año 2001 se adopte la anterior fórmula de la doble liga, una 2D y otra 3D, con ello los arqueros podrán participar en la modalidad preferida sin estar obligados a participar en otra distinta para alcanzar el cupo mínimo de tiradas necesarias para clasificarse. Ello comportará volver al anterior sistema de clasificación que será por puntuación y no por posición entre quienes participen en las tiradas, con ello solventamos la paradoja de otorgar 25 puntos (máximo obtenible) a un arquero que compita sólo o en una categoría casi desierta pese a haber obtenido una ínfima puntuación.

Creo que la mejor forma de estar informado es asistiendo a algunas reuniones del comité, es necesario para conocer y entender los planteamientos, las discusiones, en definitiva la problemática que conduce al comité a tomar sus decisiones. El día que el acceso a la red esté más generalizado, dispondremos de una buena herramienta para recabar información sobre el colectivo de arqueros que representa el comité, también será una ágil plataforma para hacer llegar información o incluso debatir el futuro del recorrido de bosque en Cataluña.

Robin

Jueves, 21 de Septiembre del 2000

Querido diario.

El Campeonato de España de recorrido de bosque ya es historia, Jordi en su primer recorrido sufrió una fuerte lesión en su rodilla, no abandonó, el efecto de los calmantes le convirtió en un zombie y los puntos se volatilizaron pero siguió hasta el final que ya tiene su mérito. Xuri ganó en la modalidad de clásico lo que demuestra que atraviesa un buen momento, creo que repite como campeón de España, le deseo muchas repeticiones más. En el lado negativo "radio macuto" dice que hubieron problemas y discusiones, como no tengo nada claro lo que realmente ocurrió me abstengo de propagar sus emisiones radiofónicas, que Santa Claridad les tenga en su gloria y sepan resolver sus discrepancias, ¡yo paso!

La lluvia y el viento le han dado el definitivo puntapié al verano, la humedad ha regresado, siento un enorme deseo, quiero redescubrir el bosque otoñal para embriagarme con su fragancia. En pocos días las pequeñas setas empujarán a los musgos entre la maleza, señalarán que las lluvias de otoño han traído el período de su recolección.

Ayer, arropado por el inmenso manto de la noche, meditaba observando la luna amarilla, pensé ... "Vivir se trata en realidad de crecer, de llegar a muchos fines, sólo para hallar la puerta abierta y empezar de nuevo otra vez. En el sendero del ser, nuestras visiones iluminan nuestro camino, hasta que soñando y creando toman forma en la arcilla. Moldeando toda esencia de nuestras esperanzas, sueños y miedos, incitándonos progresivamente a través de la risa y las lágrimas. La belleza de nuestro humanismo puede ser un secreto, y sin embargo, es nuestro anhelo más hondo vivir sin arrepentimiento. El miedo a nuestros fracasos puede deslumbrar nuestra vista interna, pero la luna amarilla de la transformación todavía brilla, reflejando la luz de nuestra visión".

Robin

Viernes, 22 de Septiembre del 2000

Querido diario.

He asistido a una reunión del comité de recorrido de bosque. Ha sido muy interesante escuchar "in situ" a los representantes de los clubes exponer sus propuestas y debatirlas. Me he sentido muy cómodo entre todos ellos y he obtenido tantas respuestas como preguntas he formulado, es por ello que hoy entiendo el motivo por el cual se creó y mantendrá el nuevo sistema de clasificación por posición en las tiradas, de alguna forma este nuevo sistema pretende que aquel arquero que participe en una tirada engorrosa por desplazamiento, por climatología etc, y que en consecuencia obtenga una puntuación más pobre sea equiparable a otras tiradas, de esta forma merecerá la pena ir a una u otra tirada sean las condiciones las que sean, si el propósito es únicamente acumular puntuación los arqueros obviamente descartarán aquellas tiradas cuyas condiciones limiten la puntuación total, un primer puesto obtendrá 25 puntos disparando sobre placas de hielo y viento huracanado al igual que bajo condiciones paradisíacas.

La liga volverá a separarse en una 2D y otra 3D a raíz de una encuesta realizada por los miembros del comité sobre los arqueros de sus respectivos clubes. Se otorgará un nuevo trofeo a aquellos que concursen en ambas ligas y para ello sumarán ambas puntuaciones computando la totalidad de tiradas posibles que serán 62D+63D=12 es una forma de premiar la participación del arquero. Actualmente hay dos campeonatos de Cataluña, uno 2D y otro 3D, se propone hacer un campeonato mixto 2D y 3D a raíz de la dificultad que entraña para los clubes organizadores el montar dos recorridos 2D, muchas veces aquello que los arqueros deseamos se da de bofetadas con aquello que es posible llevar a cabo y en función de las posibilidades se optará por la que sea factible.

No quiero que este diario sea una copia del acta de la reunión, por supuesto que no, pero si quisiera apoyar de alguna forma a aquellos que dedican su tiempo en favor del recorrido de bosque, es posible que muchas veces no llueva a gusto de todos pero puedo dar fe que en esta reunión del comité la coherencia y el interés por llevar a buen puerto el futuro del recorrido de bosque en Cataluña ha sido la nota dominante. Hay un dicho popular que dice... "Criticar es más fácil que dar trigo" y también hay otro que dice... "Quien quiera peces, deberá mojarse el culo" estar todo el día criticando y poniendo a parir a todo hijo de vecino es poco constructivo, si uno cree que posee la clave para que todo funcione de maravilla debería implicarse realmente y exponer a los demás aquellos argumentos que sostengan esa clave. Todos podemos equivocarnos, yo el primero cuando he prejuzgado sin suficientes datos determinadas decisiones, hoy me siento bien conmigo mismo por disponer de una opinión menos distorsionada y mejor documentada. Dicen que rectificar es cosa de sabios.

He dejado de sintonizar a "Radio macuto" la música que ponen es realmente una verdadera porquería.

Y este fin de semana a reventar flechas como mandan los cánones del buen arquero.

Robin

Sábado, 23 de Septiembre del 2000

Querido diario.

Hoy te contaré una historia:

Esta historia cuenta sobre un famoso maestro que era muy conocido dentro de su comunidad. Todos decían que era un hombre piadoso, sabio, bondadoso y tan puro que Dios escuchaba sus palabras cuando él hablaba.

Se había hecho tradición en el pueblo, todos los que tenían un deseo insatisfecho o necesitaban algo que no habían podido conseguir, iban a ver al maestro. El los reunía una vez por año, en un día especial que escogía y los llevaba a todos juntos a un lugar único en medio del bosque.

Cuenta la leyenda que una vez allí, este maestro construía con ramas y hojas un fuego particularmente hermoso y luego, en voz muy baja, entonaba una oración como si fuera para él mismo.

Y dicen...

Que a Dios le gustaban esas palabras y se fascinaba tanto con el fuego construido de esa forma y quería tanto a esa reunión de gente en el bosque, que no podía resistir las peticiones del amado maestro y concedía los deseos de todas las personas que ahí estaban.

Cuando el maestro murió, sus fieles se dieron cuenta de algo: nadie sabía las palabras que él utilizaba cuando iban todos juntos a pedir sus deseos. Pero conocían el lugar en el bosque y sabían como construir el fuego. Una vez por año, siguiendo la tradición que el maestro les había enseñado, todos los que tenían necesidades y deseos insatisfechos se reunían en ese mismo lugar.

Prendían el fuego y como no conocían aquellas palabras, entonaban cualquier canción o recitaban un salmo, o simplemente, se miraban y hablaban de cualquier cosa... en ese mismo lugar, en el bosque y alrededor del fuego.

Y dicen...

Que a Dios le gustaba tanto el fuego encendido en ese lugar del bosque y quería tanto esa gente reunida, que aunque nadie decía las palabras adecuadas, igual concedía los deseos a todos los que allí estaban.

El tiempo ha pasado y de generación en generación, la sabiduría se ha ido perdiendo...

Y aquí estamos nosotros. Nosotros no sabemos cuál es el lugar en el bosque. Ni siquiera sabemos como encender el fuego. Nosotros no sabemos cuales son las palabras, ni la manera en que aquél maestro las decía. Sin embargo hay algo que sí sabemos: Sabemos este cuento.

Y dicen...

Que Dios adora tanto este cuento... Que le gusta tanto esta historia... Que le basta que alguien la cuente... Y que alguien la escuche... Para que él complacido, satisfaga cualquier necesidad, Y conceda cualquier deseo.

A todos los que están compartiendo este momento... Que así sea.

Robin

Jueves, 28 de Septiembre del 2000

Querido diario.

Este pasado domingo fue cita de prospección de monedas antíguas en el mercado numismático que se reúne en Barcelona cada festivo por la mañana. Cuando me dirigía hacia allí me detuve frente a la catedral, en las escalinatas vi a un hombre cuyas espaldas acusaban el peso de los años, parecían muchos, como disponía de mucho tiempo me senté a su lado para deleitarme con la improvisada música exprimida a un violín unos peldaños por encima de nuestras cabezas.

Habían transcurrido unos minutos cuando mi compañero de anfiteatro se dirigió hacia mi, y como si me conociera de toda la vida me relató esta historia:

"Si alguna vez puedes ver a los gansos emigrar dirigiéndose hacia un lugar más cálido para pasar el invierno, fíjate, que vuelan en forma de V.

Tal vez te interese saber porque lo hacen de esa forma. Lo hacen porque, al batir sus alas, cada pájaro produce un movimiento en el aire que ayuda al pájaro que va detrás de él. Volando en V, la bandada de gansos aumenta por lo menos un 71% más su poder de vuelo, en comparación de un pájaro que vuela solo.

Las personas que comparten una dirección común y tienen sentido de comunidad, pueden llegar a cumplir sus objetivos más fácil y rápidamente porque, apoyándonos mutuamente, los logros son mejores.

Cada vez que un ganso sale de la formación, siente inmediatamente la resistencia del aire, se da cuenta de la dificultad de hacerlo solo y rápidamente vuelve a la formación para beneficiarse del compañero que va adelante. Si nos unimos y nos mantenemos junto a aquellos que van en nuestra misma dirección, el esfuerzo será menor. Será mas sencillo y más placentero alcanzar las metas.

Cuando el líder de los gansos se cansa, se pasa a uno de los lugares de atrás y otro ganso toma su lugar. Los hombres obtenemos mejores resultados si nos apoyamos en los momentos duros, si nos respetamos mutuamente en todo momento, compartiendo los problemas y los trabajos más difíciles.

Los gansos que van detrás graznan para alentar a los que van delante para mantener la velocidad. Una palabra de aliento a tiempo ayuda, da fuerza, motiva, produce el mejor de los beneficios. Finalmente, cuando un ganso se enferma o cae herido por un disparo, otros dos gansos salen de la formación y lo siguen para apoyarlo y protegerlo.

Si nos mantenemos uno al lado del otro, apoyándonos y acompañándonos; si hacemos realidad el espíritu de equipo; si pese a las diferencias podemos conformar un grupo humano para afrontar todo tipo de situaciones; si entendemos el verdadero valor de la amistad; si somos conscientes del sentimiento compartir, la vida será más simple y el vuelo de los años más placentero."

Cuando finalizó el relato se levantó, me dio la mano y desapareció entre la multitud de personas que abarrotaban el lugar.

Pensaba en esa historia, pensaba en un mundo lleno de gansos cuando el sonido de unas monedas que abandonaban un bolsillo me recordaba un mercado que esperaba.

Al mediodía de regreso a casa, Marco Aurelio me acompañaba troquelado en un hermoso denario de plata, cuando me parecía escucharle recitar sus famosos pensamientos, una enorme bandada de gansos volaba en mi cabeza exhibiendo unas hermosas plumas blancas, bajo sus alas una multitud de seres incapaces de volar, se dirigían desordenadamente hacia cualquier lugar, parecían una bandada pero no lo eran, se trataba de un conjunto de individualidades que aun no habían descubierto que una enorme piedra se mueve cuando todos empujamos por el mismo lado.

Aun que suene extraño, hemos de procurar ser más gansos.

Robin



Agosto 2000

Septiembre 2000

Octubre 2000

Calendario (diario de Robin)