Diario de Robin

Aprendiz de Arquero
Aprendiz de Hombre

Sábado, 1 de Septiembre de 2007

Querido diario.

¡Ya son tres!

Esta mañana he estrenado mi nuevo recurvado Blackwidow PGA, un arco hermoso, muy ligero (pesa bastante menos que el Ironwood) y como era de esperar con un comportamiento excelente, algo habitual en toda la gama de recurvados Blackwidow...



Preparándome para disparar


Un arco nuevo se merece estrenar flechas nuevas, por esa razón durante esta semana le preparé unas cuantas para la ocasión. Hoy he desempolvado mi viejo carcaj de espalda con más capacidad de flechas para disfrutar de una buena sesión de tiro en el campo de entrenamiento. Pero estéticas aparte, cuando se introduce uno en un bosque un poco enmarañado de ramas, el carcaj de espalda dificulta el paso del arquero por su interior. En ese tipo de bosque es mucho más práctico utilizar el carcaj de cintura.



Arco nuevo... flechas nuevas


He probado a fondo mi nuevo arco, y después de muchas flechas he llegado a la conclusión de que aunque su rendimiento es muy parecido al del Ironwood, hay diferencia de manejo entre uno y otro. El PGA es mucho más ligero, ni lo notas en la mano y gracias al buen diseño de Blackwidow no aprecias ninguna vibración. Pero aún dando unas prestaciones parecidas que no iguales, el nuevo PGA es más fácil de abrir, al ser su cuerpo más corto, parecido al PSA las palas son un poco más largas para dar las 60 pulgadas de largo total y eso le hace más cómodo de apertura, cuando digo más cómodo es una comparación, quede claro que el Ironwood es como una goma cuando lo abres, pero hay que comparar...



Abriendo mi nuevo Blackwidow PGA


Cuando uno tiene tres arcos recurvados estupendos tiene que tener claro que debe hacer con cada uno de ellos. Mi primer recurvado, el MAII Graybark, es el arco que me acompañó en mi primera experiencia con Blackwidow Bows, aprendí mucho con él formándome como arquero en arquería tradicional. Por esa razón guardo un grato recuerdo de mi MAII y en mi casa disparo ocasionalmente algunas flechas con él para recordar esos viejos tiempos de aprendizaje. Un tiempo después de tenerlo compré mi LAG, el longbow de Blackwidow, deseaba tener un potro salvaje y experimentar con él el vuelo de la flecha de madera, pero experiencias aparte, es cuando abro alguno de mis recurvados cuando me siento a gusto de verdad.

El viejo MAII fue sustituido por un arco que dio nuevas alas a mi tiro con arco, el PMA V Ironwood era y sigue siendo un arco de mayor rendimiento y con mucha, muchísima personalidad. Su madera, la única que se hunde en el agua, combinada con unas laminaciones de bambú lo hacen un arco de combate, literalmente... iría a la guerra con él, entendámonos... guerra en la antigüedad. Es por tanto, el Ironwood, mi arco para competir en los recorridos de bosque con flechas de aluminio.

Y finalmente el tercero y recién llegado, mi nuevo recurvado PGA Blackwidow, el arco del 50 aniversario de la aparición de Blackwidow en el mundo del tiro con arco, el año 1957, el mismo año que yo nací. Es un arco de fabricación limitada, cuando se termine el stock de madera con la que se construye, se terminará de fabricar. Es un arco hermoso, de una sola pieza, con elevadas prestaciones y muy ligero, pero distinto al Ironwood. Este nuevo arco es para mi como el arco insignia de mis recurvados porque representa mucho al ser el arco que conmemora los 50 años de marca y arquero, como supongo sabéis, es mucha mi devoción por Blackwidow Bows. Por esas razones y porque deseaba tener un recurvado de una sola pieza, es el nuevo PGA un arco que de ninguna forma debía dejar pasar. Tengo claro que aunque sea un arco conmemorativo, en absoluto va a quedar colgado en la pared como un adorno, pues como ya he dicho, es un arco de prestaciones elevadas y posiblemente lo utilice en el futuro para disparar en la modalidad de arco clásico con flechas de carbono/grafito de la marca Gold Tip.


"Golden Anniversary" 50 aniversario de Blackwidow


Así que de momento seguiré compitiendo con el arco de la "madera de hierro", mi PMA V Ironwood con flechas de aluminio, y experimentaré con el hermoso y ligero PGA y unas flechas de carbono/grafito de la marca Gold Tip modelo XT tradicional, unos preciosos tubos que simulan un vástago de madera. Esa es mi idea inicial, necesito adaptarme bien al PGA, y no sé realmente en el futuro cual de los dos será mi arco de competición, necesito tiempo, necesito hacer volar muchas flechas.

Robin

Domingo, 2 de Septiembre de 2007

Querido diario.

Más fotos...

Mi amigo Robert me ha enviado unas fotos que me hizo ayer sábado, unas fotos preciosas que por su alta resolución podré imprimir en formato grande, obviamente la versión que cuelgo de las fotos en el diario es con un formato y tamaño más pequeño, más navegable.

Robert, al que también conocemos sus amigos por "Highlander", es un amante de la fotografía y también un perfeccionista, de los exigentes. Cuando ayer no recibía las fotos de mi amigo me extrañé al principio, pero después intuí que mi amigo iba a demorarse un poco porque las estaría trabajando. Siendo yo uno de los dos protagonistas de las fotos y como el arco es más hermoso que servidor, entendí que iba a tener bastante trabajo en suavizar y disimular el desequilibrio.

Así que aquí os dejo una muestra del afecto de Robert... ¡gracias amigo!













¡Buenas noches!

... y los que regresáis al trabajo... ¡Ánimo!

Robin

Martes, 4 de Septiembre de 2007

Querido diario.

"Historias" de la Historia.

Así es como he titulado la nueva sección que ya puede consultarse en la página de tiro con arco:

"Historias" de la Historia

Este será a partir de ahora el rincón de las historias de Kronus en arcobosque.com.

Kronus (Jordi López, el padre de Marta) ha colaborado en el foro de arqueros con interesantísimos artículos sobre historia, muchos relacionados con el arco y las flechas en la antigüedad, pero también hay otros, igualmente interesantes, todos ellos formarán en el futuro una pequeña cápsula del tiempo -como le gusta decir Kronus- para viajar bien acomodados con su pasión por la historia y con esa fascinante forma de contar las cosas. No me cansaré de repetirlo, Kronus ha leído infinidad de libros, muchos editados en inglés, y su memoria es prodigiosa, sazonada con la pasión con la cual nos relata mil cosas distintas, cautiva siempre esa curiosidad de niño que los adultos hemos de saber conservar. Y lo mejor de nuestro amigo es que ese conocimiento le conduce a querer saber más, como también y puedo dar fe de ello, fue como aprendiz de arquero en mi compañía tan excelente como lo es relatando historias.

Hoy en día Jordi es ya un arquero consolidado, aunque no quiera medirse respecto a otros, su tiro con arco no lo necesita. Es un arquero que despertó interés en mi por su amabilidad y por esa capacidad de querer seguir aprendiendo, una forma de ser inherente a su propia naturaleza como persona.

Fue casi al mismo tiempo que tuve la suerte de conocer a Jordi y a Robert, y aunque los intuía, no era consciente de la fortuna que representaría forjar amistad con ellos. Gracias a los dos por tantos buenos ratos y por vuestras atenciones.

A todos os diría, sed certeros ante la diana, pues ese es uno de nuestros objetivos, pero nunca penséis que sois absolutamente nada por encima de nadie, por mucho metal que os cuelguen en el cuello, pues he visto caer torres muy grandes bajo el peso de su propia soberbia.

¡Disfrutad del tiro con arco!

Robin

Domingo, 16 de Septiembre de 2007

Querido diario.

Callejeando...

Después de largo tiempo... mucho tiempo, un ansiado pequeño pedazo de historia descansa finalmente en el suave lecho de terciopelo rojo de mi monetario. Un "écu d'or à la couronne" ha engrosado las filas de mi ejercito de pedacitos de historia, se trata de una moneda de Carlos VI de Francia, que reinó en plena guerra de los cien años.



El día se apaga y la magia fluye a través de esa moneda danzando ante mi, mientras la observo de reojo, sigo leyendo por segunda vez "Arqueros del Rey", sus páginas me retroceden en el tiempo hacia unos años difíciles, años de supervivencia para una inmensa mayoría. Las flores de Lis de la moneda, tan francesas ellas, parecen ondear en cientos de estandartes, a lo lejos una lluvia de flechas oscurece el día, Inglaterra tensa sus arcos largos ¡es la guerra!.

Después de mucho tiempo he conseguido una moneda medieval francesa que como numismático y como arquero anhelaba. Acuñada bajo el reinado de Carlos VI de Francia me situa entre el año 1380 y el 1422, con tiempo espero localizar alguna coetánea Inglesa, con tiempo y mucha paciencia.

Esta mañana he ido a la plaza real, pues es costumbre compartir con el resto de mis amigos numismáticos amantes de la historia las nuevas adquisiciones. Pero antes de ir a la plaza, he querido zambullirme en la Barcelona medieval, por esa razón me he perdido a voluntad por las estrechas calles del barrio gótico de la ciudad, he callejeado captando todos esos detalles que pasan inadvertidos a muchos transeúntes. A pocos pasos de la catedral mis dedos han acariciado la superficie rugosa de una de las piedras de un muro, algunas de esas piedras presentan unas marcas que han producido una hendidura profunda, es en esas piedras donde las gentes de la época afilaban sus espadas y cuchillos, y ahí están, aunque pocos lo saben. Mientras mis ojos inspeccionaban cada una de las callejuelas en busca de más detalles sonaban unas campanas a lo lejos, no era la catedral, era la Iglesia del Mar que hacía su llamada, me dirigí entonces hacia la Iglesia del pueblo que tanto me fascina, y seguí callejeando por esa Barcelona antigua, viajando a través del tiempo y escuchando al pueblo dando el grito de alarma...
"¡Via Fora! ¡Via Fora!"

En la Plaza Real me he encontrado con Miguel, Jesús y otros amigos. Hemos ido todos a desayunar a una granja cercana. Después de una entretenida charla, Jesús me ha ofrecido un pugio romano (puñal) que utiliza en sus exhibiciones, pues hace ya tiempo que mi amigo participa en un grupo de recreación histórica y tiene el equipamiento completo de legionario del Imperio Romano, por lo visto su intención es cambiarlo por otro de la República Romana, así que irá vendiendo todos sus elementos para sustituirlos por los que se correspondan con la época. Cuando escribo estas líneas puedo ver el reflejo de los adornos de bronce del pugio romano que descansa en mi altillo, un rincón de mi casa donde la historia antigua es protagonista.


El próximo fin de semana descuelgo de nuevo mis arcos, si ahora cerrara los ojos podría escuchar el zumbido de mis flechas, me he obligado unos días a descansar para que se cure mi lesión del brazo derecho, pero a medida que se cura... crece la ansiedad por sentir la tensión de la cuerda, y más ahora que estoy releyendo "Arqueros del Rey", deseo que esta semana pase volando.

Robin



Agosto 2007

Septiembre 2007

Octubre 2007

Calendario (diario de Robin)