Diario de Robin

Aprendiz de Arquero
Aprendiz de Hombre

Martes 27 de Septiembre de 2016

Querido diario.

Las dos corrientes…



(Escuchando: "Jealous Guy (Roxy Music)")


En todos los tiempos, han habido siempre dos vías para quien quisiera desarrollar una destreza. A una de esas vías yo la llamo el río de las "formulas", y a la otra, el río del "sentir". Una corriente fluye hacia el dominio del mundo exterior, la otra hacia el dominio del mundo interno.

El río de las formulas crea un formidable caudal de instrucciones técnicas, surgidas del análisis detallado de cualquier destreza, en nuestro caso del tiro con arco. Este enfoque ha dominado el pensamiento occidental desde que se impuso la visión mecanicista del universo de Isaac Newton. Al establecerse las leyes que gobiernan el movimiento de los objetos físicos se intentó supeditar todo a la noción de causa y efecto.

A los newtonianos siempre les ha molestado que el comportamiento, las emociones y las aspiraciones de los seres humanos no puedan conocerse ni controlarse con la misma facilidad que el universo físico. Los métodos de la ciencia objetiva simplemente no se prestan con facilidad para la exploración de realidades subjetivas.

Sin embargo, antes de Newton (de hecho, ya desde Sócrates) el consejo de los sabios al ser humano ha sido siempre "conócete a ti mismo". Los sabios afirmaban, de forma clara y contundente, que realmente era posible hacerlo, y hablaban de una vía directa para acceder al conocimiento de la realidad interior. No eran científicos en el sentido moderno de la palabra pero confiaban en otras facultades de conocimiento que solemos llamar "intuición", "revelación", y "autoconocimiento".

Siempre me ha seducido la dimensión humana de la existencia, el mundo del pensamiento y el sentimiento. En el caso que nos ocupa a los arqueros, lo que podríamos llamar como el "aspecto mental" del tiro con arco. Recordad cuando en otras ocasiones os he hablado del yo interior o arquero interior y el yo consciente, ese prepotente y pedante sabelotodo que solo interfiere en el buen hacer del arquero interior.

Así pues tenemos dos corrientes, la de las fórmulas y la del sentir, ambas han avanzado a través de la historia como dos ríos. A veces uno de ellos crece, mientras el otro va menguando. A veces se entrecruzan, pero rara vez se unen. En ocasiones incluso es difícil decir si los dos ríos se dirigen al mismo mar. No cuesta llegar a la conclusión de que, para ser eficaces, los seres humanos han de tener parte de ambas corrientes.

La clave no está solo en un incremento de la formación técnica o de la basada en el "sentir". Ni tampoco sirve estudiar cada uno de estos casos como si fueran áreas independientes. No, en la vida están integrados, y por tanto, también deben estarlo en el tiro con arco. Debe ser una integración que preserve la identidad de cada uno, un auténtico maridaje, en el que ambos tipos de conocimiento funcionen juntos y jueguen su papel apropiado y distinto a la vez. No podemos hablar de un verdadero maridaje cuando cada campo se aferra dogmáticamente a su propia perspectiva y trata de imponerse al otro.

Hay que crear una mejor relación entre el "enfoque interno" y el "externo", dos perspectivas que han estado separadas durante demasiado tiempo.

Los arqueros son los peores enemigos de sí mismos. No pueden darse un verdadero progreso sin el sincero reconocimiento de los obstáculos internos que los seres humanos nos ponemos a nosotros mismos y al desarrollo de nuestras potencialidades. Aunque la creencia en el potencial humano está ahora más generalizada que antes, parece que nos sigue resultando difícil como siempre admitir esa tendencia que tenemos a interferir con nosotros mismos. Solo si tenemos el valor y la honestidad de reconocer nuestra propia autointerferencia y estamos más alerta a la misma en el momento en que surge, lograremos sacar partido de la abundante información técnica de que disponemos. Sin una mejor comprensión del proceso de aprendizaje humano y algo de compasión por las debilidades y las aspiraciones de los aprendices, toda la información técnica y todo el pensamiento positivo del mundo no nos servirán para nada.

Hasta pronto amigos.




Agosto 2016

Septiembre 2016

Octubre 2016

Calendario (diario de Robin)