Diario de Robin

Aprendiz de Arquero
Aprendiz de Hombre

Domingo 9 de Octubre de 2011

Querido diario.

Domando al viejo potro...



(Escuchando: "Heart of Gold (Neil Young)")

Ayer sábado fue un día completo de arquería en mi club. Por la mañana recorrido 3D en la parte alta del bosque con una patrulla de arqueros numerosa: Josep, Fani, Oriol, Neus, Emma, Azucena y Ernesto...


Josep Fani Oriol Neus Emma Azucena Ernesto


Unas fotos de la mañana...



Debido a la lentitud de la patrulla, pues siete son multitud, fue imposible terminar el recorrido, a las dos del mediodía los estómagos rugían y Oscar nos esperaba en el restaurante para servirnos la comida. Así que recortamos el recorrido y regresamos a rellenarnos de combustible. Después de una más que apetecible comida los arqueros degustamos un buen orujo de hierbas con el perceptivo café en la terraza, parecía que el lanzamiento de flechas había finalizado... pero no, la tarde mucho más tranquila en nuestro querido club, era una excelente ocasión para que Emma disparase todas las flechas pendientes de la mañana y yo sustituyera a mi recurvado Ironwood por el viejo e indómito longbow de la factoría Blakwidow, el LAG "Autumn Gray" mi primer longbow, un potro salvaje que aterrizó en mis manos procedente de Missouri allá por el año 1998.

Escribo estas líneas con lo que queda de mis brazos, cabalgar el maravilloso longbow de Blackwidow es toda una aventura, por no decir un rodeo al más puro estilo americano. Acostumbrado a la dulzura de mis recurvados el regreso a la montura de mi LAG ha sido sensacional. Emma alucinaba, no estaba acostumbrada a imprecisiones del viejo Robin, pero dominar a un longbow de los de antes al que le saco unas 54 libras de potencia reales no es tontería. Hoy tengo algo doloridos los brazos, pero como dicen, sarna con gusto no pica, disfruté, disfruté como un poseso, disfrute fallando los primeros tiros, el jodido potro me llevó atrás en el tiempo, debía dominarlo, hacerme con él, y en los primeros tiros no se dejaba, rápidamente el arquero interior debía resetearse y cargar nuevo software, seguro que andaba loco de atar archivando datos de tiro y anotando nuevas referencias, esto nada tenía que ver con disparar mis recurvados.

Mientras Emma le disparaba a todas las dianas que se nos iban apareciendo, fui tomando el control del potrillo. Los longbows que se hacen actualmente son mucho más dóciles para los arqueros, pero no por eso más buenos, mi potro dispara como los dioses, pero es necesario entender su comportamiento y acoplarse suavemente a su empuñadura, suave pero con firmeza, me llevó por todo el recorrido al galope a través del bosque, pero en las últimas dianas cuando lo tenía en plena tensión... mi cuerpo, mi alma, todo mi ser, estaba perfectamente acoplado al suyo, éramos uno en el bosque, estábamos en "Pandora" y la tarde estaba cayendo, una tarde para no olvidar.



Feliz de haber retomado el contacto con mi longbow voy ahora a procesar unas cuantas fotos de mis amigos para colgarlas en el facebook, y el miercoles que es festivo... regresaré al bosque.

Hasta pronto.

Robin



Septiembre 2011

Octubre 2011

Noviembre 2011

Calendario (diario de Robin)