Diario de Robin

Aprendiz de Arquero
Aprendiz de Hombre

Sábado, 3 de Noviembre de 2007

Querido diario.

Las buenas compañías...

Inicio el diario de Noviembre con una imagen sólida y cálida, la imagen de mis estimados amigos Robert y Jordi, las buenas compañías, amigos con los que he compartido esta mañana de sábado, una jornada de tiro exquisita.



He subido esta mañana al club sin acordarme de que había una tirada social 2D, estos días tengo la cabeza puesta en muchas cosas y no soy consciente de lo rápido que pasan los días. Pues bien, llego al club y me encuentro con Robert en el bar restaurante, allí nos despachamos un buen desayuno y hablamos de nuestras cosas. Mientras Oscar nos entrega las papeletas para la anotación de las puntuaciones llegan Jordi y Marta. Hoy, después de mucho tiempo he podido disfrutar una vez más de la compañía de estos buenos amigos.

De nuevo el recorrido 2D, en el que me he sentido muy cómodo, el resultado ha sido de 540 puntos con un final de recorrido muy acertado, 100 puntos en las últimas tres dianas. He recuperado el "swing" en mis tiros largos y he afianzado los cortos que siempre son decisivos para firmar una buena tarjeta. Pero esta jornada de tiro ha sido especialmente exquisita por la calidez que me envolvía. Robert ha cazado sus fotos sin su cámara, es curioso como un día que no la lleva consigo ha sido el día que cientos de imágenes han aparecido por todos los rincones del bosque.

Jordi nos ha amenizado la jornada hablando sobre los motivos que llevaron a la derrota a Napoleón en Waterloo. Jordi, Kronus en el foro, es conocido y muy apreciado en el foro de arqueros por sus relatos sobre historia, pasear con él es retroceder en el tiempo para revisar la historia bajo el prisma del análisis. Y Marta, nuestra pequeña amazona... sigue creciendo sin parar.



¿Que estarán observando estos arqueros?


Su propia imagen reflejada en el suelo...


A Marta la he visto hoy en muy baja forma, ha acusado bastante el cansancio, incluso ha renunciado a disparar en algunas dianas, la falta de práctica pasa siempre su factura. Espero que recupere pronto el tono para que pueda resurgir su tiro con arco. No obstante, he podido deleitarme con algún disparo sorprendente de la pequeña amazona, como por ejemplo un pleno con sus dos flechas en una diana donde el resto nos habíamos esparcido a placer.

Y finalizo hoy esta breve entrada en el diario con una hermosa foto hecha por mi amigo "el cazador de imágenes"... se titula -Gotas atrapadas- y aunque he tenido que reducirla bastante para hacerla navegable, sigue siendo una foto preciosa:



Robert, ¡no olvides tu cámara el próximo sábado!

Hasta pronto.

Robin

Sábado, 10 de Noviembre de 2007

Querido diario.

Fusión en el bosque...

Hemos repetido, exactamente los mismos del sábado anterior, pero con dos novedades, el frío que nos ha recibido de buena mañana y la cámara de Robert que hoy si ha podido explayarse capturando imágenes, cientos de imágenes.

A primera hora Jordi revisa el envoltorio de su retoño, el frío ha sido el invitado de honor, y era tal que mis dedos han sufrido con los primeros latigazos al soltar la cuerda de mi arco, esta mañana era más que necesario calentar...



Jordi ajustando el pañuelo a Marta


Nuestro "cazador de imágenes" Robert, se ha extasiado recolectando instantáneas, incluso ha reptado por el suelo cuando así lo requería, al final de la mañana, incluso podría asegurar que también ha estado tirando con arco, pero cuando sus dedos soltaban la cuerda de su arco... su alma seguía con seguridad en el visor de su cámara...



Esta mañana mientras nos introducíamos en el bosque, el ojo de Robert ha captado de nuevo algo más que imágenes, yo aseguraría que muchas veces capta... sensaciones, y en una de sus fotos ha podido congelar de un modo fugaz a este arquero que os escribe unos segundos antes de soltar la cuerda de su arco, en esa instantánea se estaba produciendo una fusión, la de mi "ser" arquero con el propio bosque, estoy allí, tensando mi arco, rodeado de árboles, de seres, de frío... pero como una parte más, no esencial, de esa entidad que es el bosque...



El tiro con arco, mi tiro con arco en definitiva, es un catalizador y un medio a través del cual sintonizo con esa entidad compleja y rica que es la madre naturaleza. En el bosque, las sensaciones que me produce el tirar con arco propician un estado receptivo de mi ser hacia todo cuanto me envuelve, sean otros arqueros, vegetación, rayos de luz o cualquier individualidad de ese todo que denominamos bosque.

Solemos considerar al bosque como algo externo a uno mismo. Usamos las percepciones de nuestros sentidos para construir todo un mundo "ahí fuera", pero de hecho, no estamos separados de él, ya que lo que percibimos suele afectar a nuestro estado interior. Por tanto establecemos una conexión, a través de la cual es posible fusionarse, formar parte de esa entidad, el bosque, la madre naturaleza al fin y al cabo.

Cuando regreso al mediodía, cuando abandono el bosque físico, sigo conectado al bosque espiritual para revivir cada una de sus sensaciones cómodamente sentado en mi estudio, muchas veces escribiendo este diario.

Hace apenas unos minutos, mientras escribo estas líneas, he recibido un email de un ser entrañable que hace un tiempo se cruzó por mi bosque. Durante unos pocos meses le acompañé en su experiencia de descubrir el tiro con arco, aprendiendo a disparar rodeado de esos seres que no juzgan... los árboles. Pues si, aún humeante en mi bandeja de entrada tengo un hermoso mensaje de Caruca, la aprendiz de arquera con quien tuve la satisfacción de compartir unas buenas jornadas de arquería en el bosque del club...



Caruca, hace casi un año en el club


Me cuenta Caruca que desde nuestro último encuentro ha pensado muchas veces en Robin, que ha ido esporádicamente algunas veces entre semana al club, y que ha disfrutado del silencio. Recuerdo un día que estábamos en el bosque, cuando unos segundos antes de tensar su arco el bosque entero enmudeció, y como desde ese silencio sepulcral pudimos escuchar el sonido de su flecha volando hacia la diana, también como tras el impacto de su flecha el bosque cobró vida de nuevo, recuerdo también una mirada de complicidad que cruzamos despues de esa experiencia. Fueron sin duda, unas jornadas muy satisfactorias y enriquecedoras, tanto para la aprendiz como para el arquero que os escribe.

Me cuenta también la aprendiz que ha cambiado de nuevo de casa, creo que es la sexta vez en cuatro años, un verdadero espíritu nómada el de Caruca. Pues bién pequeña cabezona, como sé que estarás leyendo estas líneas, estaría bien que aunque sea por última vez, me acompañaras por el bosque para presentarme el nuevo arco que el amigo Oriol te vendió, me dices que tiene un Oso en el logotipo, así que supongo que será un Bear, y esos números que para ti son como una cábala quieren decir nada más ni nada menos que tu arco (que aún no conozco) tiene 52 pulgadas de largo y una potencia a una apertura de 28 pulgadas de unas 35 libras, falta saber cual es tu apertura para determinar que potencia extraes de esas 35.

Entrañable Caruca, corazón palpitante del bosque, espero tener la fortuna de disfrutar de una nueva jornada de arquería con tu compañía y la de tu nuevo arco y porque no... con la de tu novio al que estoy dispuesto a inocular el letal veneno del tiro con arco, por supuesto si ese es tu deseo.

Gratos recuerdos, gratas sensaciones, de tantos y tantos individuos que el tiro con arco me ha permitido conocer, con ellos y con la excusa de enseñar... he podido crecer a través de sus propias experiencias, gracias a todos por esos buenos ratos.

Robin

Domingo, 18 de Noviembre de 2007

Querido diario.

Donde habitan los duendes...

Sentado ante la pantalla después de una larga sesión de pintura de figuras, mientras escucho el canto de los mirlos, el olor a leña quemada de la chimenea del vecino me transporta al país donde habitan los duendes, duendes con nombre, Taburi y su hijo Dolfu, dos miniaturas que ayer descubrí en la visita que hice a un proveedor, posiblemente el mejor y más entrañable que haya conocido durante estos años de hobby. Las miniaturas son artesanales, cuidadas al detalle y fruto de la imaginación del prometedor modelista asturiano David Lobo Reigada responsable de "Miniaturas Dobra" la firma artesanal que ha lanzado esta serie de duendes en miniatura, pero... dejémonos de charla, conozcamos a nuestros protagonistas...

En un mundo mágico, lleno de extraños seres, habita Taburi, un duende estudioso de lo desconocido. No mide más de 58 centímetros, y algunos dicen que tiene más de 462 años...


Taburi

Taburi lleva siempre un farol para iluminar su camino durante las oscuras noches, y carga en su espalda con un gran libro, donde toma apuntes y hace bocetos de todos los seres que encuentra en sus expediciones. Su vida de errante comenzó cuando no era más que un inexperto jovenzuelo de 150 años, cuando después de sobrevivir al ataque de unos enormes trolls, decidió escribir un libro para informar a todos sus congéneres. Una fría mañana de otoño, cuando la oscuridad se disipa y el sol asoma entre los árboles, Taburi emprende su retorno a casa, hace ya unos cuantos días que ha regresado de estudiar a las setas trovadoras con las que ha compartido tres agradables jornadas de música y comparsa...

Lejos de allí, un rumor advierte de un pronto regreso de Taburi. Hace mucho tiempo que nada se sabe de él. Su hijo Dolfu sigue su vida, sumido en rutina, al igual que se suceden las estaciones, una tras otra, año tras año.


Dolfu

Dolfu ha aprendido ya a vivir con la sombra del que una vez fue su mayor ídolo, hubiera deseado que Taburi le enseñara todo cuanto sabe, y que incluso alguna vez se le hubiera ocurrido llevarlo con él para descubrir ese mundo siempre tan fascinante y seductor, pero en modo alguno sucedió, todo lo contrario, su padre ha aprovechado siempre cada encuentro para prohibirle y reprenderle sobre las cosas más emocionantes, las únicas que a su corta edad ha tenido que descubir por si solo, y eso poco le gusta. Desde niño Dolfu ha mostrado una atracción insana hacia todo lo prohibido, las cosas más peligrosas siempre han clamado su atención.

Esta vez los rumores son ciertos, y Dolfu, como de costumbre, subido en el punto más alto del poblado puede ver ya en la lejanía el regreso de su padre...

Este podría ser el inicio de una historia, y Taburi y Dolfu los protagonistas que impacientes, esperan ya en mi taller las caricias de mis pinceles, poco a poco el color de las pinturas les dará vida, aunque... ya viven en mi imaginación.

Escribir, pintar miniaturas, diseñar y construir sus escenarios o dioramas me permite evadirme de un mundo real que parece surgido muchas veces de alguna novela de ciencia ficción como las que edita mi hermano Miquel. Es necesario en este mundo cargado de estupidez, vivir nuestros sueños, hasta donde la realidad lo permita. Por fortuna, sigue existiendo un lugar donde habitan los duendes y los elfos, un lugar llamado bosque, allí los arqueros dan vuelo a sus ilusiones, y estas, cabalgando sobre sus flechas, impactan en sus dianas. Dicen que querer es poder, también, soñar... es poder.

Unas fotos del pequeño Dolfu montado en una espectacular peana elaborada por su creador David Lobo, hay mucho más trabajo de pintura en la base que en la propia figura...


Dolfu en una
espectacular peana

David Lobo Reigada
en su mesa de trabajo

El próximo sábado día 24 asistiré al salón del hobby que se celebra cada año en Barcelona, lugar de encuentro con otros locos por las "minis". Allí me espera un nuevo personaje que necesitará de mi pintura para esa historia de duendes que quizá... quien sabe... puede que algún día continúe.

Hasta pronto.

Robin

Sábado, 24 de Noviembre de 2007

Querido diario.

Rolz, y van tres...

He ido, he visto, he alucinado... y he regresado. Sabía que podía suceder, y ha sucedido, he ido esta mañana al salón del hobby en Barcelona, he saludado a amigos de afición, he recogido unos encargos que tenía hechos a un comerciante y he disfrutado como un loco examinando las piezas que se han presentado a un concurso, entre ellas... tres que conozco, que creía conocer. ¡Como le restan las fotos a una figura! Esta mañana he podido contemplar en vivo y en directo las obras originales de David Lobo, allí estaban Taburi, Dolfu y mi nueva adquisición... Rolz, a quien os presentaré dentro de unas líneas. Ha sido increíble poder estar a un palmo de esas minis, las peanas se salían de impresionantes y las figuras de David como esperaba... transmiten una historia. Como un niño, allí estaba yo detrás del frío cristal de la vitrina recibiendo el calor de grandes aventuras. Ha sido tanto lo que me ha transmitido la pintura de David que por la tarde he garabateado mi libreta de trucos de pintura con cantidad innumerable de detalles e ideas para llevarlas a cabo en la próxima pintura de mis duendes. El cristal de las vitrinas era frío, y era tanto lo que yo me acercaba que por donde pasaba... quedaba la marca del vaho de mi respiración. Como he disfrutado esta mañana con esas minis. Pero presentemos ya a Rolz, que parece lo que no es...

Había sido un día muy caluroso hasta llegar a una zona sombría del bosque... el que había sido un gran bosque. Gran parte de él estaba ahora totalmente seco y ya no había prácticamente vida en su interior. Antes del comienzo de la guerra era un lugar precioso donde vivían cientos de seres en armonía, no existía la maldad, pero ahora... todo era diferente. La noche ya no nos pertenecía, el poder oscuro lo había cubierto todo con su manto de desolación.

Un día estaba yo esperando justo en el tocón del árbol del ahorcado la llegada de mi amigo Taburi y los hermanos Burn's, pero a medida que transcurría el tiempo el temor me invadía, por esa razón decidí jugar al azar con mi destino, así que saqué una moneda de mi zurrón... cara, esperaría en aquel lugar, cruz, iría a resguardarme a mi torre para seguir estudiando los designios de las estrellas. De repente una sombra se movió ante mi, acompañada del chasquido de unas ramas secas. ¿Serían ellos?...


Rolz

Rolz es un ser de 80 centímetros de altura. Muchos dicen que es de los más dotados de su pueblo. Combina una gran maestría en la lucha y la supervivencia, y está dotado de un buen tamaño entre los seres de su raza. Le gusta quedarse en su torre estudiando las estrellas, sus designios y el futuro de su pueblo. Cuenta ya con 510 años de experiencia y es muy respetado por todos. No han sido pocas las ocasiones en las que le han pedido ayuda para enamorar a una joven o para prever el futuro. Eso siempre le ha ocasionado bastantes problemas y discusiones con el chamán del pueblo. Este, envidioso por su maestría y resignado al no poder enfrentarse a él, no ha dejado de intentar que su pueblo le ignore. Aun así, Rolz respeta a su chamán. Hace tiempo que se ha retirado a la torre de las montañas donde ha encontrado la felicidad...

Mañana iré al club, como no habrá nadie en casa aprovecharé el día entero, por la mañana tirando con arco y por la tarde paseando por el bosque, no sabe uno nunca a que hora puede toparse con un duende en el bosque.

Hasta mañana.

Robin

Domingo, 25 de Noviembre de 2007

Querido diario.

Un mundo llamado bosque.

A primera hora preparo toda mi parafernalia para ir a tirar con arco, esta mañana he cogido un viejo carcaj de espalda para llevar mis flechas y el Ironwood para darles vuelo. Hoy dispongo de muchas horas, la tribu no estará en casa por la tarde y yo aprovecharé para retozar a placer en el bosque mañana y tarde.

Por la mañana recorrido 2D con el viejo José, acompañados de Fliser, un perro pequeño pero fibrado por los cuatro costados...



Fliser


Después de un breve calentamiento nos hemos despachado el circuito de las dianas 2D, José ha llevado el arco de 55 libras, y yo he pasado olímpicamente de decir nada al respecto, como yo ya temía... ha acabado el recorrido con el arco bailando en el aire, ya le dije en su día lo que pienso sobre esa potencia y las posibilidades reales de su brazo izquierdo, pero como el viejo gruñón es tozudo hasta el tuétano de sus huesos, sigue insistiendo...



El viejo José


La mañana ha sido hoy menos fría que la semana pasada y el día bastante luminoso para esta época del año, charlando con José y resolviendo cada una de las dianas la mañana prácticamente se ha esfumado.

Comida en el bar restaurante del club y por la tarde mi regreso en soledad al bosque. He llevado el arco conmigo para disparar a cualquier diana que se me apareciese durante el paseo, también mi bloc de notas para mis anotaciones y por supuesto la cámara para capturar algunas imágenes que después me sirven como patrón cuando realizo algún diorama con mis figuras. El bosque estaba esta tarde algo inquieto, un ligero viento barría las copas de los árboles provocando una lluvia de hojas intermitente allí donde estuviera. En la zona baja del bosque, junto a la balsa discurre una pequeña riera que generalmente está llena de arena, hoy la arena estaba cubierta de hojas... parecía un río de hojas...



Un río de hojas


Trasteando un poco la cámara de fotos he conseguido acordarme de como se activaba el sistema automático de fotografía, lo que me ha permitido sacarme una foto sin ayuda de elfo alguno, por la mañana intenté que José me sacara alguna, pero el sistema de auto enfoque que se obtiene apretando ligeramente el disparador de la cámara es algo totalmente incompatible con los gruesos y torpes dedos del viejo arquero...



Mi auto-foto de esta tarde


Para otra sesión auto-fotográfica andaré con cuidado escogiendo el lugar donde hacerla, esta tarde coloqué la cámara en una rama para salir disparado al lugar donde debía posar, solo que al lado había un barranco y con las prisas casi me lanzo al vacío, he de configurar la cámara para que me dé algo más de tiempo, si me lee Robert seguro que dice... "¡mira que eres sopas!".

Hacía mucho tiempo que no deambulaba por este bosque sin otra compañía que la capacidad de emocionarme con su belleza, el otoño está haciendo especialmente hermoso el bosque. He andado algunos senderos, y me he detenido en algún que otro rincón mágico, esa magia que hace que mi imaginación despegue para volar entre unos árboles que más se parecen a la paleta de un pintor... ¡que gama de rojos y ocres!, que contraste con las verdes hojas perennes de otros árboles. Y esos senderos... puertas abiertas que invitan a descubrir que hay más allá...



Senderos en el bosque


Perdiéndome en el misterio que envuelve el bosque al atardecer y encontrándome a mi mismo en cientos de rincones maravillosos... en esos momentos, escuché en el susurro de las ramas de los árboles la advertencia de unas minúsculas presencias muy cerca de mi, fue entonces, cuando en absoluto silencio, supe escuchar con más profundidad... distinguiendo unas minúsculas risas en la profundidad de ese mundo llamado bosque.

En estos momentos que escribo estas últimas líneas, la noche cubre con su manto un día cargado de buenas sensaciones, ahora, un batallón de botecitos de pintura aguardan ansiosos mis pinceles...



... deseo que la inspiración del bosque me ayude a conseguir las mezclas necesarias para empezar a darle color a mis pequeños y entrañables duendecillos.

¡Hasta pronto!

Robin



Octubre 2007

Noviembre 2007

Diciembre 2007

Calendario (diario de Robin)