Diario de Robin

Aprendiz de Arquero
Aprendiz de Hombre

Miercoles, 2 de Diciembre de 1998

Querido diario.

Lo que son las cosas, tengo un flamante lonbow aparcado en la aduana, a la espera de que la autoridad correspondiente se digne a revisar el paquete y dar la autorización para que Ups me haga la entrega. Y yo me pregunto, para que sirve que todo el servicio de Ups haya sido rápido y eficaz para traer el arco en dos días a mi pais, si un perfecto inepto no cumple con su cometido como es su deber, en fin, solo me queda esperar a que el agente de aduanas se digne cumplir con su trabajo, yo pagar los impuestos correspondientes más los aranceles debidos y al farmaceutico los 3 kilos de valiums que he tenido que endosarme para no perder los nervios. Que Pais!!.

Robin

Domingo, 6 de Diciembre de 1998

Querido diario.

Mi Longbow ha llegado, una vez más se ha repetido la secuencia, la furgoneta de letras doradas, el conductor que al intentar bajar de la misma es interceptado por un arquero con los ojos desorbitados y en estado de extasis, etc.

Si querido diario, al final el paquete siguió su ruta hacia su destino, mis manos, mi bosque. Como en una ceremonia ritual, tomé en mis manos uno de los Longbows más bellos que se fabrican en la actualidad, un Long Autumn Gray (LAG) de Black Widow Custom Bows, y noté como el calor, mi calor corporal fluía por mis brazos hacia su empuñadura, y en unos instantes la madera pareció latir, como naciendo a la vida, observandome en silencio.

Detenidamente examiné aquella belleza en todos sus detalles, que bonito es querido diario, no tengo palabras para describirlo, para mi es único. Los chicos de la factoría de Missouri se han lucido por segunda vez.

Esta mañana he subido a mi bosque, y allí le he dado el primer soplo de vida, y como un potro que se resiste a ser domado, he notado en los primeros tiros una sensación diferente a la que me transmite mi recurvado MAII, es más rebelde, pero al cabo de unas horas, hemos empezado a acoplarnos, la forma de tomar la empuñadura es sustancialmente diferente, el arco ha de inclinar su parte elevada hacia la derecha para centrar los tiros. Es una forma distinta de tirar, el cuerpo ligeramente corvado hacia el arco y el brazo que sujeta el arco menos recto que con el recurvado. Al final de la jornada le he dado un respiro y he disparado unas flechas con el MAII, mucho más dulce, más preciso, más agradable, pero sin la garra y el carisma del LAG.

Como bien sabes querido diario el Longbow es un arco más brusco y que exige al arquero un dominio considerable, ahora solo es cuestión de madurar y disparar un sinfín de flechas hasta que el tirar con él sea ya un acto reflejo e instintivo.

Robin

Martes, 15 de Diciembre de 1998

Querido diario.

Esta noche me he puesto algo melancólico recordando esos días tan agradables en la cabaña de Pardines, y cerrando los ojos he querido volver allí, el suelo de madera cruje bajo mis pies, imagino que está lloviendo, las gotas de lluvia resbalan por el borde de la ventana y caen en los cantos rodados que ocupan la ladera debajo de la cabaña, con una cadencia intermitente, me gusta oir esa pauta, me relaja. La niebla se aproxima desde las altas cumbres de las montañas, diciendome que las estaciones están cambiando mientras yo observo silenciosamente los movimientos de la naturaleza.

Hoy, la lluvia podría transformarse en nieve. Dentro de la cabaña, con el fuego encendido protegiéndome del frio húmedo de la mañana, disfruto del silencio del bosque. Incluso oyendo el agua que corre en el rio y canta para mi, siento el respeto hacia esas montañas majestuosas y su tranquilidad vigilante.

A través de la ventana, esta visión del caracter sagrado de la vida se convierte en mi maestra. Me habla de la insignificancia del drama humano, pidiéndome que me confunda con la niebla que cubre el valle inferior. Como un gigante, de pie en el borde del agua, quedo en silencio, escuchando el fluir del río. Por un momento infinito, me convierto en árbol, viendo todo lo que ha pasado anteriormente. Después, entre la niebla, la claridad penetra en mis sentidos. He oído la pauta eterna. Contiene la música de todas las formas de vida y respira al unísono con los latidos de todo ser viviente.

En ese momento eterno, mientras oigo la pauta, la niebla se desvanece y la luz del abuelo Sol entra en mi corazón....

Abro los ojos .......

Samtron Low Radiation, F1, F2, F3, Pentium inside ......

Querido diario, tengo que volver pronto a mis montañas.

Robin

Domingo, 20 de Diciembre de 1998

Querido diario.

Hoy he subido con el enano al campo de tiro, se celebraba la tirada de Navidad, un concurso de tiro en el cual quien consigue el mejor 10 se lleva un jamón a casa.

Sabes que cenaremos hoy querido diario? ... JAMON!!

Una mañana muy fria acentuada por el viento que no ha cesado de soplar durante todo el día. Para quitarnos un poco el frio a primera hora he formado una patrulla con el enano, José y dos chavalines más y nos hemos introducido en el bosque donde los arboles nos han dado protección. Me he sentido muy cómodo en el recorrido, creo que la mayoria de las dianas las he resuelto con convicción y adoptando la postura de tiro más adecuada, unas veces agachado, otras rodilla en tierra etc. según las características de cada puesto de tiro, ramas bajas, pendientes etc.

Sobre las 12 del mediodia hemos finalizado el recorrido regresando a la zona de entrenamiento donde iba a iniciarse la tradicional tirada de Navidad.

Cada uno tenía una diana de las de competición con pistola en la que debia impactar 5 flechas a una distancia de 25 metros, el 10 era un circulo de apenas 2 centimetros y te aseguro que a esa distancia era muy pequeño. Suelto 4 flechas de las cinco que dispongo y una vez agrupadas me parece que una de ellas se aproxima al 10 pero no toca, solo me queda una flecha y por un momento recuerdo .... recuerdo un día en el que un buen amigo me demostró que hay que tener la convicción de que vas a lograr tu propósito, recordé un hilo que no se distinguía del cual colgaba un cascabel, mi amuleto.

Tomo aire, abro bien los ojos y tenso mi arco, escucho un cascabel lejano, suelto la cuerda, y mi última flecha vuela, como dejando una estela blanca observo la parábola que va describiendo en el aire hasta que se clava en el 10. Tomo mi arco con la mano derecha y con la izquierda desnuda busco en el bolsillo de mi pantalón, una bolsa con un cascabel en su interior, mi amuleto.

A veces las cosas sencillamente suceden.

Y esta noche cenaremos jamón.

Robin



Noviembre 1998

Diciembre 1998

Enero 1999

Calendario (diario de Robin)